PUBLICIDAD
 
sábado, 16 de febrero de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    7
     

    ¿Qué es eso de aceptar a Cristo?

    Si queremos ver cambios en la tarea de evangelizar, tenemos que desmontar muchas de las estructuras que hemos construido y volver a la sencillez del mensaje de Jesús.

    EL ESCRIBIDOR AUTOR Eugenio Orellana 09 DE FEBRERO DE 2019 22:45 h

    Los cristianos manejamos lenguajes y códigos que solo entendemos nosotros. Con esos mismos lenguajes y códigos pretendemos que los que no pertenecen a nuestra fe nos entiendan. Y como no nos entienden, nos sentimos frustrados porque nuestras iglesias no crecen como quisiéramos. La gente no rechaza a Cristo; lo que rechaza es nuestra metodología. Y la rechaza porque le resulta demasiado enmarañosa.



    Uno de los códigos a que me refiero puede definirse como “aceptar a Cristo”. Le decimos eso a la gente, en la calle, desde los púlpitos, desde la radio, la televisión e incluso desde los estadios, y descubrimos que -muchas veces- los que deciden aceptar a Cristo lo han hecho antes; una vez y hasta más de una vez. Y los que no lo han hecho nunca, se quedan sin reaccionar.



    Además de lo anterior, hemos construido un andamiaje tan sofisticado en torno a eso de aceptar a Cristo que para muchos no creyentes resulta casi como una misión imposible. Tiene que hacer esto, lo otro y lo de más allá; tiene que dar estos tres, cinco o quince pasos; tiene que dejar, renunciar, alejarse, acercarse y así podríamos seguir enumerando “las condiciones” sin las cuales… ¡ejem! Bueno… ¡quién sabe!



    Nosotros entendemos todo lo anterior porque ya “estamos adentro” pero los demás, no. ¿Qué es eso de levantar la mano, de pasar al frente, de anotar el nombre y otros datos en una hoja de papel? ¿De renunciar a esto, a aquello y a lo de más allá? La gente, como no entiende toda esta parafernalia que nosotros hemos inventado, da media vuelta y se aleja, sin pan ni pedazo. No está rechazando a Cristo; nos está rechazando a nosotros.



    Si queremos ver cambios en la tarea de evangelizar, tenemos que desmontar muchas de las estructuras que hemos construido y volver a la sencillez del mensaje de Jesús.



    Aunque según dicen los que saben, la cita que haré a continuación corresponde a otro contexto, muchas veces la usamos en la forma que yo la usaré. Lo pondremos de esta forma:



    Estamos en casa. Alguien toca a la puerta. Abrimos. Nos encontramos con Jesús. Nos saluda con una sonrisa y nos dice: “Me permites entrar”. Nosotros le decimos que sí. Jesús entra y, gentilmente, espera que nosotros hagamos la siguiente movida. Ponemos rápidamente la mesa. Traemos la comida. Les decimos a nuestros hijos que ocupen sus lugares e invitamos a Jesús a sentarse y compartir con nosotros la cena. Jesús se sienta y se inicia una conversación entre él y nosotros. Como consecuencia de ese encuentro tan familiar, tan doméstico, tan sencillo pero tan elocuente le pedimos a Jesús que se quede a vivir con nosotros. Jesús acepta y, poco a poco, las cosas y costumbres de la casa y de nuestras propias vidas, empiezan a cambiar. Eso es aceptar a Cristo. Nada de imposiciones. Nada de requisitos. Nada de “tienes que hacer esto y lo otro”. Los cambios se van produciendo en forma espontánea, a medida que se prolonga la presencia de Jesús en “nuestra casa”.



    Si presentamos el evangelio de esta forma, nadie podrá decir que no nos entiende. Todos acostumbramos a sentarnos a la mesa; todos recibimos visitas. La visita de Jesús con su amable toque a la puerta de nuestras vidas es para quedarse. Y a partir de ahí, las cosas cambiarán. Eso es aceptar a Cristo. ¿Complicado? ¡Sencillo! Como el evangelio.


     

     


    7
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    EZEQUIEL JOB
    13/02/2019
    02:40 h
    7
     
    Yo no "acepté" a Cristo, leí La Palabra y me convencí que hay que llamarlo "Señor" y obedecer a su evangelio el resto de mi vida, solo los que tienen el Espíritu(Señor Jesús,2Cor3:17) pueden llamarlo "Señor Jesús" y obedecerlo(1Cor12:3), obviamente antes de arrepentí de todo pecado."2Co 4:5 Porque no nos predicamos a nosotros mismos, sino a Jesucristo como Señor, y a nosotros como vuestros siervos por amor de Jesús.". El problema es que no se predica a Cristo como "Señor" al que se debe obedecer
     

    Juan
    11/02/2019
    20:39 h
    6
     
    Si no me gusta eso de "aceptar a Cristo" ni todo lo que el autor del artículo denuncia (en general estoy de acuerdo con la primera parte del artículo), lo que me parece lamentable es que a continuación pasa a exponer un "supuesto" evangelio pero que NO es el evangelio del Señor Jesucristo y que está igual de alejado del verdadero evangelio que podemos encontrar a lo largo de la Palabra de Dios (más explicado en mi otro mensaje).
     

    Juan
    11/02/2019
    20:33 h
    5
     
    El evangelio es sencillo, lo de este artículo NO es el evangelio. El evangelio exalta a Cristo, muestra la santidad de Dios y el pecado del hombre. Debe llamar al arrepentimiento (Mc. 1:15; Hch. 3:19) y a la fe en Jesucristo como Salvador y Señor (Hch. 16:31). Salvador porque Jesús es el único que nos puede salvar de nuestros pecados y reconciliarnos con Dios (Mt. 1:21; 2Co. 5:21; Ef.1:7) y Señor porque le debemos obedicencia (Col. 3:24), no como mérito, pero sí como reflejo de nuestra fe.
     

    cavw<><
    10/02/2019
    22:50 h
    4
     
    Amado, entiendo a dónde apunta, s.e., pensar que Jesús simplemente pasa si le abrimos la puerta, es simplificar el evangelio y podemos caer en el otro extremo, cambiarlo. Jesús fue claro en Luc 9.23 y 8.21. Jesús mismo plantea demandas (Jn 14.21-23) Añadirle es malo, sacarle también.
     

    Ricardo de Uruguay
    10/02/2019
    15:47 h
    3
     
    La palabra "aceptar" lleva implícita la idea de que podría rechazarse. Por ejemplo estos carteles que todos hemos visto alguna vez en las cajas de los supermercados: "No se aceptan cheques" (podrían no tener fondos). "No se aceptan dólares" (podrían ser falsos) "No se aceptan tarjetas" (podrían ser robadas). En Jesús nada hay por lo que pudiera Él ser rechazado.
     

    Moshe
    10/02/2019
    13:24 h
    2
     
    Eugenio usted lo plantea tan facil que yo creo que las iglesias que adopten su estrategia, en pocos dias estaran super abarrotadas y todos vendran a Cristo Jesus y la misma iglesia donde usted se congrega tendra un aumento del 100%
     

    Dios es bueno
    10/02/2019
    00:33 h
    1
     
    Dios le bendiga esa es la manera y la forma de ganar almas para cristo. Sin poner o imponer lo que deben y tienen que hacer, cuando aceptan a cristo de corazón espontáneamente viene el cambio de las personas una vez que toque su corazón ojala todos pensaran así fuésemos multitud. Pero el tiempo de Dios es perfecto y hay que saber esperar en el sin afanarce Dios le bendiga
     



     
     
    ESTAS EN: - - - ¿Qué es eso de aceptar a Cristo?
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    “Que Venezuela vuelva a ser el país próspero que siempre fue” “Que Venezuela vuelva a ser el país próspero que siempre fue”

    Luis Troconis y Mena Giuliano nos cuentan su historia: por qué salieron de Venezuela, cómo viven la situación crítica que atraviesa el país en la distancia, y cómo ha sido su acogida en España.

     
    “No estamos en contra de ningún grupo, sino contra la imposición” “No estamos en contra de ningún grupo, sino contra la imposición”

    Julio Pérez entrevista a Christian Rosas y Samuel Justo, de la plataforma ConMisHijosNoTeMetas que comienza su andadura en España.

     
    Periodismo evangélico en una Europa poscristiana Periodismo evangélico en una Europa poscristiana

    Joel Forster repasa los retos para los cristianos en el continente europeo y la labor que realiza desde hace cuatro años Evangelical Focus para conectar evangelio y sociedad.

     
    Un sello que hace historia Un sello que hace historia

    José Luis Fernández Carnicero explica las actividades programadas este mes de enero en Ourense para celebrar la emisión del sello de la Biblia del Oso y la Reforma Protestante.

     
    La Inquisición española, ¿leyenda negra? La Inquisición española, ¿leyenda negra?

    Ante una nueva edición del libro “Artes de la Santa inquisición Española”, Emilio Monjo nos explica su importancia, la relación con Casiodoro de Reina, y confronta los desvaríos históricos que se han realizado en los últimos meses en torno a la historia de la España del XVI.

     
    Jaume Llenas: fin de etapa en la AEE Jaume Llenas: fin de etapa en la AEE

    Conversamos con Jaume Llenas sobre la Alianza Evangélica Española, su presente y futuro, tras 17 años en la secretaría general.

     
    FOTOS Fotos
     
    15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

    Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

     
    Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

    Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

     
    Idea2018, en fotos Idea2018, en fotos

    El encuentro celebrado en Palma de Mallorca reunió a evangélicos de todo el país para conversar sobre convivencia, misión e interculturalidad.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Toda la Biblia: Colosenses Toda la Biblia: Colosenses

    No podemos llamarnos cristianos si Jesús no ocupa el centro de nuestra vida.

     
    Desánimo Desánimo

    En los momentos más difíciles, las preguntas nos pueden asaltar.

     
    Tips para leer más Tips para leer más

    Algunos consejos para que la lectura forme parte del día a día.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.