PUBLICIDAD
 
sábado, 20 de octubre de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
 

El enérgico Theodore Roosevelt, y el dolor de su hijo

Somos muy dados a querer lograr que las personas que nos rodean sean tal y como nosotros queremos.

FOLLAS NOVAS AUTOR Beatriz Garrido 23 DE SEPTIEMBRE DE 2018 09:00 h


“La libertad exige mucho de todo ser humano. Con la libertad llega la responsabilidad. Para la persona renuente a crecer, la persona que no desea asumir su propia responsabilidad, es una perspectiva atemorizante”.




Eleanor Roosevelt, Presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU.



Esta estupenda frase de una gran mujer que un día trataremos en profundidad, fue dicha por la digna sobrina del gran Presidente de Estados Unidos Theodore Roosevelt. Gran y recordado presidente, energico y que logró grandes logros. Su bien conocida sobrina, entre otras muchos logros, fue la presidenta de la comisión de derechos humanos de la ONU, siempre luchando por los favorecidos y mil cosas más. Su tío no fue una mala persona; sino todo lo contrario, pero creo que tenían algo en común, buenos de corazón, siempre querer lo mejor para la humanidad, pero, tal vez de una forma en pensamiento u obra, un tanto enérgica, que podía dañar sin querer.



Theodore Roosevelt, vigésimo sexto presidente de los Estados Unidos de América. Historiador educado en Harvard y procedente de una familia acomodada, fue un político polifacético y un hombre de acción, aficionado a aventuras como la que le llevaría a explorar en 1914 un río del Brasil, llamado desde entonces Río Teodoro. Entró en la política de la mano del Partido Republicano, siendo elegido representante de su estado en el Congreso (1882-84) y subsecretario de Marina (1897-98).



Desde aquel puesto dirigió los preparativos para la guerra contra España de 1898; pero su ideología nacionalista y su admiración por el heroísmo militar le impulsaron a comprometerse más directamente, formando un cuerpo de voluntarios con el que desembarcó y luchó en Cuba. Tras la victoria sobre España, el Partido Republicano aprovechó la popularidad de Roosevelt para presentarle como candidato a gobernador del Estado de Nueva York en aquel mismo año. Durante el tiempo que fue gobernador (1898-1901) mostró ya su peculiar orientación política, equilibrando un talante esencialmente conservador con medidas populistas que le granjearon el apoyo de parte del electorado progresista: impulsó la lucha contra la corrupción y defendió algunas reivindicaciones salariales.



Para evitar que aspirara directamente a la presidencia, el Partido Republicano le presentó como candidato a vicepresidente en las elecciones de 1900, en las que resultó reelegido William McKinley. Un año después, el asesinato de McKinley convirtió a Roosevelt en presidente (1901) y él mismo logró la reelección en 1904, de manera que su mandato se prolongó hasta 1909.



Su buena sintonía con la opinión pública le permitió controlar al Congreso y ejercer una presidencia enérgica. Luego dejó paso a su secretario de Estado, William Howard Taft, al cual apoyó en las elecciones de 1908. Intentó que su partido le volviera a presentar como candidato en las presidenciales de 1912. Al no conseguirlo, se presentó como independiente y obtuvo más votos que Taft; pero la división que introdujo en el electorado republicano facilitó la victoria del candidato demócrata, Woodrow Wilson.



La política interior de Roosevelt estuvo marcada por su campaña contra los monopolios y el gran capitalismo (conflictos como el que le enfrentó al poderoso banquero J. P. Morgan le dieron una reputación progresista). Pero su presidencia es recordada sobre todo por una política exterior expansiva, basada en la doctrina del big stick (gran garrote), que señala el inicio del imperialismo de Estados Unidos y de su actuación como potencia mundial.



Hasta aquí, todo fenomenal, pero en ocasiones sucede que las personas así, en una u otra manera, suelen querer lo mejor para los suyos; aunque ellos no deseen tal cosa, o sean completamente diferentes.



Cuenta la historia que algunos años antes de convertirse en Presidente, el hijo mayor de Roosevelt, enfermo de forma muy fuerte de algo que tenía cura, pero fue muy profundo, y la causa era el propio padre, el chico padecía un profundo agotamiento nervioso.  Esto fue un duro golpe para nuestro protagonista, quien había presionado de modo implacable a su propio hijo, intentando que se convirtiera en un héroe valeroso. Se condolió de tal manera, que prometió: “De ahora en adelante nunca más lo voy a volver a presionar, ni mental ni corporalmente”, y cumplió su promesa.



Aquel mismo chico, fue quien siendo adulto, lideró con valentía, el desembarco de los soldados aliados en Playa de Utha, durante la segunda guerra mundial.



Esta historia real me conmueve demasiado; porque somos muy dados a querer lograr que las personas que nos rodean sean tal y como nosotros queremos. El Planteamiento de Roosevelt, era válido, ¿no es cierto? Sí tenía buenos propósitos, pero erró profundamente en el método. ¡Mucho cuidado con los hijos y la propia familia! Podemos destrozar y destruir, sin darnos cuenta, a los nuestros. Pero quiero hacer extensivo esto a mucho más. Hay personas en nuestro entorno, más o menos cercano, que pretenden hacer de nosotros lo que ellos quieren, en ocasiones por bondad negligente y poco sabia, en muchas otras, por negligencia absolutamente deliberada y con no demasiados buenos propósitos.



Simplemente algo o alguien no encaja en nuestra mente limitada, entonces lo primero es destruir a través de la murmuración, o el poder, cuando esto ya prácticamente ha destrozado y destruido a alguien, entonces viene la maravillosa “exhortación con amor”… palabras “dulces” que desgarran el alma, y el tan típico… “y esto te lo digo porque te quiero”. En alguna ocasión muy aislada, puede ser verdad. En la gran mayoría de las veces, subyacen razones demasiado terriblemente poderosas, para destrozar a alguien que no nos gusta por cualquier causa, la mayor parte de las veces, por razones demasiado oscuras.



Una cosa es el proceso bendito que utiliza el Señor para pulir nuestros defectos y aristas, entonces sí que tenemos que dejarnos como barro en manos del alfarero, para lograr a ser como Cristo. Otra muy distinta el lo que acabo de escribir, sinceramente, me duele demasiado la mano y el corazón como para repetirlo.



- Perdonar a otros, también significa perdonarnos nosotros mismos, por el daño que nos causamos inconscientemente.



- Perdona a todos, pero principalmente a aquellos que no se lo merecen, porque si no lo haces, tu rencor oculto lo reflejarás en la gente que te rodean y que te quiere.



- Perdona, porque solo así podrás reconciliarte con tu pasado y evitaras que ese rencor no estorbe ni te afecte en tu futuro.



- No esperes disculpas ni perdones, porque aunque lleguen, el rencor seguirá dentro de ti por un tiempo. Perdona tú, porque así te haces bien a ti mismo.



- Perdonar no es olvidar. Perdonar es recordar aquello que te hizo daño y a pesar de todo, dejarlo ir.



 



Dice La Escritura en Colosenses 3:13



“Soportándoos unos a otros y perdonándoos unos a otros, si alguno tiene queja contra otro; como Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros”.


 

 


0
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 



 
 
ESTAS EN: - - - El enérgico Theodore Roosevelt, y el dolor de su hijo
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo

Caminando por Libertad es una marcha contra la trata de personas, la esclavitud del Siglo XXI. Loida Muñoz explica en qué consiste.

 
La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal

Tras los escándalos de títulos universitarios dados a políticos, César Vidal analiza la raíz de este mal en España. El origen, dice, está en la moral de la cultura católica.

 
Prostitución: abolicionismo Prostitución: abolicionismo

Jorge Rodrigo, de la asociación Esclavitud XXI, explica en qué consiste el modelo abolicionista para luchar contra la trata y rescatar a víctimas de prostitución.

 
Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño

María Mercedes Páez relata su experiencia como madre de acogida y el programa de acogimiento familiar que desarrolla Aesvida.

 
Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo

Jaume Llenas expone el reto que desde el Movimiento de Lausana se ha planteado, de alcanzar a las personas que están alejadas de la fe, a pesar de considerarse a sí mismos como cristianos.

 
¿Qué pasa con los errores de la Biblia? ¿Qué pasa con los errores de la Biblia?

Para el cristiano la Biblia es la Palabra de Dios. Pero ¿coincide la Biblia de hoy con el texto original? ¿o está llena de errores? (Andy Wickham)

 
FOTOS Fotos
 
15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

 
Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

 
Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga

El encuentro congregó unas 50 personas de 12 países.

 
VÍDEOS Vídeos
 
Toda la Biblia: Lucas Toda la Biblia: Lucas

Este evangelio nos muestra a Jesús con detalle, descrito por un investigador preciso.

 
¿Es la Biblia fiable? ¿Es la Biblia fiable?

Algunos cuestionan la Biblia porque piensan que su antigüedad le quita veracidad. ¿Es así?

 
Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal

El comunicador cristiano tiene retos, pero también buenas herramientas, para llevar a cabo su labor con palabras que sanen y construyan.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.