PUBLICIDAD
 
viernes, 19 de octubre de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
1
 

Cambiar de iglesia en busca de prestigio y reconocimiento social

Dios es quien nos mueve; no obstante, debemos reflexionar sobre dónde seremos más fructíferos para la obra y dónde estaremos mejor reguardados en Dios para su honra y su gloria.

PARA VIVIR LA FE AUTOR Tomás Gómez Bueno 05 DE AGOSTO DE 2018 10:00 h

Un fenómeno poco estudiado es la movilidad de la membresía entre las iglesias evangélicas. Es bien sabido que las iglesias tienen, y esto no es malo, su perfil social de clase. Hay iglesias de barrios pobres, las hay de clase media, y también de clase alta. Sin embargo, estas iglesias, si son consecuentes con su llamado, están abiertas para todas las personas sin necesidad de establecer distinciones por asuntos de raza, color, clase, edad, sexo o cualquier otra diferencia de este tipo. La iglesia es una comunidad inclusiva establecida por el Señor en el que caben todas las personas. 



Aunque en la realidad no sea siempre así, la iglesia cristiana está llamada a ser inclusiva y a superar todo tipo de discriminación o exclusión. Sin embargo, las iglesias definen su perfil y composición de acuerdo a diversos factores y uno de ellos es el lugar donde están ubicadas. Una iglesia ubicada en un sector residencial y muy exclusivo no tiene el mismo perfil de una iglesia ubicada en un barrio marginado de la ciudad. En ambas deben coexistir los mismos valores cristianos, el mismo amor, la misma devoción, la misma santidad y preocupación por la misión y el evangelismo, aunque se expresen en formas y estilos que subrayen visibles diferencias.



La verdad es que la congregación la componen sus miembros. Una iglesia de clase baja está compuesta comúnmente por obreros, trabajadores ocasionales, amas de casas, y abundan los desempleados, aunque como excepción haya algunos que otros profesionales o pequeños comerciantes. En una iglesia de clase media o clase alta abundan los profesionales, los hombres de negocios y personas destacadas y reconocidas en la sociedad, aunque casi siempre también hay, en menor medida, personas de clase económicamente baja que son bien acogidas.



Una iglesia con nombre reconocido y ubicada en un lugar céntrico y atractivo de la ciudad o en una zona de prestigio residencial crea un sentido de pertenencia social que algunos miembros exhiben con alarde y notable presunción. Sin dudas que esto forma parte de la proyección de la misma iglesia para atraer gente de clase media alta, incluso personas que han ascendido social y económicamente que provienen de iglesias más pequeñas y marginadas.



La gente tiende a ubicarse en la congregación donde se siente más cómoda. Las personas procedentes de iglesias socialmente marginadas que han crecido social o económicamente, regularmente cambian su lugar de residencia y se mudan a viviendas mejor ubicadas en el entorno urbano. Además, entran en relaciones con personas más exigentes social e intelectualmente, y entonces, al momento de invitarlas a sus iglesias prefieren hacerlo a una congregación más acorde con el nivel que en diversos sentidos tiene la persona invitada. De esa forma quieren evitar algunas preguntas incómodas de sus invitados en lo que tiene que ver con estilos y formas. Esta movilidad es posible gracias a que en la mayoría de nuestros países el evangelio ha llegado a todas las clases sociales.



Si esta movilización se ve de manera normal no debe generar mayores preocupaciones. Pero hay otros impulsos que mueven al trasiego de hermanos desde una iglesia marginal o barrial, compuesta por obreros y gentes de a pie, a una iglesia central y residencial de mayor nombradía y prestigio social. Predomina la creencia de que en estas congregaciones se van a sentir mejor y van a encontrar más valores espirituales y cristianos que los que tienen en la suya. Sienten que allí cada culto es espectacular y deslumbrante, que todo se llena de expectativas y está más acorde con la actualidad. Para ellos todo es más emocionante y generador de entusiasmo.



Hay algunas cosas que se tenían en la iglesia pequeña que con frecuencia se olvidan y hasta se ignoran. El hermano se trasladó de ser un agente activo y en crecimiento, a ser un espectador pasivo que está a expensas de los que otros hagan y digan. Su proceso de crecimiento y acción se detuvo. Quizás desde su iglesia de origen iniciaría su ministerio y conectaría con un propósito en Dios más relevante que el hecho de pertenecer a una iglesia grande y de prestigio social. Es probable que haya perdido ese cálido contacto con hermanos amorosos y solidarios con los que mantenía una relación viva y sobre todo sincera. Antes estaba más protegido contra acciones y prácticas mundanas porque se sentía más cuidado y obligado a rendir cuentas entre los suyos. Es probable que el hermano que se fue haya ganado más espacio social, pero que haya perdido otros agregados que son importantes en nuestra vida de fe.



En su iglesia pequeña no era un anónimo, lo querían de verdad, su aporte económico se podía verificar en las atenciones de necesidades más humanas y piadosas. Antes satisfacía necesidades, ahora está en riesgo de financiar lujos y caprichos de súper ministros. Lo que antes aportaba para resolver verdaderos problemas humanos, ahora lo hace para ampliar las comodidades y la buena vida de dirigentes religiosos que viven a expensas del lujo y el dispendio.



Sabemos, y es normal, que el crecimiento empuja hacia el desplazamiento, hacia la movilidad social ascendente, pero como creyentes, al momento de desplazarnos de un lugar de congregarnos a otro, debemos orar y pensar dónde Dios nos quiere, dónde somos más útiles, dónde nuestras vidas serán real y auténticamente más bendecidas. En definitiva, Dios es quien nos mueve; no obstante, debemos reflexionar sobre dónde seremos más fructíferos para la obra y dónde estaremos mejor reguardados en Dios para su honra y su gloria.



El afán de cambiar de congregación simplemente para ubicarse mejor socialmente y ganar mayor prestigio y sentido de pertenencia es un motivo sobre el que tenemos que reflexionar ante de movilizarnos del lugar y espacio donde el Señor nos ha llamado. No debemos llevarnos de la fiebre de estar en una congregación que nos sume prestigio e infle nuestro sentido de pertenencia. Debemos pensar desde qué iglesia podemos cumplir la misión que el Señor ha puesto sobre nosotros con mayor rendimiento y fidelidad a Él. Debemos tener presente que podemos pasar de actores activos donde estamos a espectadores pasivos donde vayamos.


 

 


1
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 

EZEQUIEL JOB
06/08/2018
17:34 h
1
 
El verdadero llamado de Dios no es vivir un cristianismo de “iglesia” entre cuatro paredes, sino que Dios nos ha llamado a vivir el cristianismo principalmente ANTE EL MUNDO(Jn17:18). Dios nos ha escogido para que demos FRUTO permanente ante el mundo, y ese fruto es el amor al prójimo(Jn15:16-17)(Mat5:16). Dios no habita en templos hechos por manos humanas(Hech17:24), el verdadero Templo de Dios somos cada uno de nosotros(1Cor6:19). Se glorifica a Dios con nuestra vida, no con lo que predicamos
 



 
 
ESTAS EN: - - - Cambiar de iglesia en busca de prestigio y reconocimiento social
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo

Caminando por Libertad es una marcha contra la trata de personas, la esclavitud del Siglo XXI. Loida Muñoz explica en qué consiste.

 
La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal

Tras los escándalos de títulos universitarios dados a políticos, César Vidal analiza la raíz de este mal en España. El origen, dice, está en la moral de la cultura católica.

 
Prostitución: abolicionismo Prostitución: abolicionismo

Jorge Rodrigo, de la asociación Esclavitud XXI, explica en qué consiste el modelo abolicionista para luchar contra la trata y rescatar a víctimas de prostitución.

 
Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño

María Mercedes Páez relata su experiencia como madre de acogida y el programa de acogimiento familiar que desarrolla Aesvida.

 
Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo

Jaume Llenas expone el reto que desde el Movimiento de Lausana se ha planteado, de alcanzar a las personas que están alejadas de la fe, a pesar de considerarse a sí mismos como cristianos.

 
¿Qué pasa con los errores de la Biblia? ¿Qué pasa con los errores de la Biblia?

Para el cristiano la Biblia es la Palabra de Dios. Pero ¿coincide la Biblia de hoy con el texto original? ¿o está llena de errores? (Andy Wickham)

 
FOTOS Fotos
 
15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

 
Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

 
Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga

El encuentro congregó unas 50 personas de 12 países.

 
VÍDEOS Vídeos
 
Toda la Biblia: Lucas Toda la Biblia: Lucas

Este evangelio nos muestra a Jesús con detalle, descrito por un investigador preciso.

 
¿Es la Biblia fiable? ¿Es la Biblia fiable?

Algunos cuestionan la Biblia porque piensan que su antigüedad le quita veracidad. ¿Es así?

 
Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal

El comunicador cristiano tiene retos, pero también buenas herramientas, para llevar a cabo su labor con palabras que sanen y construyan.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.