PUBLICIDAD
 
sábado, 24 de febrero de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    Maná para el peregrino VII
    1
     

    Peregrinos y extranjeros

    Jesús, el inmigrante de Dios, vino por un tiempo en busca de mejores horizontes para nosotros.

    MUY PERSONAL AUTOR Jacqueline Alencar 11 DE FEBRERO DE 2018 08:10 h

    El mes pasado tuvo lugar la Semana Unida de Oración 2018, promovida por la Alianza Evangélica Mundial. El título del tema elegido este año fue ‘Peregrinos y extranjeros’, dos palabras tan conocidas, mencionadas y sentidas por los cristianos que estamos de paso por este mundo. Eso decimos constantemente: de paso. De una vida a la otra. Así nos lo recuerda Dios por medio de su palabra.



    La temática elegida es muy actual, tal como señalaron desde la Alianza Evangélica Española, encargada de elaborar los textos para esta edición: “Hemos titulado la guía de oración: ‘Extranjeros y Peregrinos’. Estamos en una Europa plural, en la que cada vez quieren vivir más extranjeros. Aunque los periódicos ya no se hacen eco de ello, el problema de los refugiados sigue vigente. Y Europa no ha sabido dar respuesta a esta situación. La iglesia tampoco ha estado a la altura”. Y también señalaron que no debíamos olvidar nuestra ciudadanía que viene de lo alto. Seguro que todos nos sentimos identificados con ellos.



    Reflexionando días después, volví a los personajes de la Biblia elegidos para los textos de la semana de oración y pensé que Dios siempre ha promocionado las migraciones, por lo tanto, debemos ver este fenómeno como algo normal. Bien podría haberle dicho a Abram: Quédate en Haram, y desde allí, cómodamente, cumple mi plan. Pero no, tuvo éste que emigrar dejando su tierra, su parentela y la casa de su padre. Por fe lo dejó todo y salió rumbo al lugar que había de recibir como herencia; sin saber a dónde iba. Y moró en la tierra prometida como extranjero, en tiendas, sin desesperarse porque esperaba la ciudad que tiene fundamentos, cuyo arquitecto es Dios. Aquel Abraham que con toda naturalidad dijo a los hijos de Het al pedir tierra para sepultar a Sara, su mujer: “Extranjero y forastero soy entre vosotros; dame propiedad para sepultar entre vosotros…”. Estaba de paso…



    Más adelante, Dios sacó a José de su casa de una forma tan dramática para demostrar que él tenía grandes planes para él y toda la casa de Jacob. Lo lleva a tierra hostil, como lo era Egipto, para dar testimonio de su Dios: “Esto es lo que respondo a Faraón. Lo que Dios va a hacer, lo ha mostrado a Faraón”.  Fue allí, fuera de su contexto, que José pudo hacer algo extraordinario por los suyos. José toma consciencia de que depende de su Señor, y nosotros hoy tomamos consciencia de cómo Dios protege a este extranjero dándonos ejemplo. Vemos que a pesar de los sufrimientos de José, Dios estaba cumpliendo su promesa. Podemos observar que la clave está en esa confianza puesta en su Dios por encima de las circunstancias. Y, por ende, obediencia. José lo entendió. Así lo constatamos cuando dice a sus hermanos en el capítulo 45 de Génesis: “Ahora, pues, no os entristezcáis […] no me enviasteis acá vosotros, sino Dios, que me ha puesto por padre de Faraón,  y por señor de toda su casa, y por gobernador en toda la tierra de Egipto”. Interesante… era un no nacido en Egipto. ¡Y lo pusieron como señor de toda esa tierra! ¡Y como padre de Faraón!



    Sigo diciendo que Dios lo revoluciona todo. Nos desconcierta a los humanos. Pero al final todo confluye para bien. ¿Te imaginas si Faraón hubiera pensado que José podría dar un golpe de estado en Egipto y quedarse con todos los graneros? Al contrario, Faraón no desconfió, pudo percibir que ese hombre era de otra estirpe porque tenía a alguien poderoso que lo respaldaba. La intachable trayectoria de José lo avalaba a tal punto que era digno de confianza. Confianza, algo imprescindible en las relaciones, ya que si no existe mejor sería la cárcel, digo yo. Y no tuvo que sudar para demostrar que era merecedor de este gesto por parte del otro. Algo que no pudieron percibir sus propios hermanos. Lecciones de ayer para hoy. Dice Faraón: “… ¿Acaso hallaremos a otro hombre como éste, en quien esté el espíritu de Dios? … Tú estarás sobre mi casa, y por tu palabra se gobernará todo mi pueblo; solamente en el trono seré yo mayor que tú…”. Realmente me emociono ante estos hechos; me parecen insólitos; no sé si esta sería mi actuación. ¡Ay de mí que soy lenta para entender!



    Dos extranjeros: José para los egipcios, y Faraón para el pueblo elegido. Ambos formando parte de la misión. Una antesala de lo que vendría después. Dios le había dicho a Abram: “… y serán benditas en ti todas las familias de la tierra”. Y también: “He aquí mi pacto contigo, y serás padre de muchedumbre de gentes”.



    ¿Te imaginas si José no hubiese entendido que Dios tenía un propósito para él? ¿Despreciara el país que le había acogido? ¿Que no le hubiese importado la problemática que se avecinaba y que afectaría a muchos? ¿Qué se lo tenían merecido porque no eran de los buenos como él?



    Continúo absorta en la cantidad de veces que Dios promueve y tutela las migraciones para llevar a cabo esos grandes planes que tiene para nosotros; planes de bienestar, no de calamidad. Sólo tenemos que ver los signos de los tiempos.



    Dios utiliza la migración de la familia de Elimelec para que Rut, la moabita, se acogiera bajo sus alas. No voy a entrar en debate sobre si hicieron bien o mal los miembros de esta familia saliendo fuera de sus fronteras, pero sí sé que todo confluyó para bien. Rut acompañará a Noemí de vuelta a su tierra, Belén, en otro proceso migratorio, como el de aquellos que regresan a casa con las manos vacías y que no obstante son recibidos con los brazos abiertos, tal como lo hacemos hoy con los refugiados que llegan de todas partes. Muchas eran las recomendaciones de Dios a su pueblo respecto a este colectivo. Ellos sabían de extranjería y exilio, lo que era el desarraigo. Aunque como nosotros, necesitaban de los recordatorios. Asimismo, sabían de acogidas, por ello vemos el trato hospitalario con el que son recibidas las dos mujeres desprovistas de todo, y una de ellas extranjera.



    Los textos de la Semana de Oración nos confrontaron con los testimonios de vida de otros personajes de la Biblia como Daniel, Pablo, Priscila y Aquila y Jonás. Personas como nosotros, de otra época, pero con los mismos retos y problemas a los que nos enfrentamos en la actualidad. Dieron la talla.



    Y vuelvo a repensar en que ante Dios no es una desventaja añadir a mi Curriculum Vitae la palabra forastero o extranjero. O inmigrante. Para que no haya dudas, recordemos que el verbo se hizo carne. Jesús, el inmigrante de Dios, vino por un tiempo en busca de mejores horizontes para nosotros. Se humanó, humillándose. Tuvo que huir a Egipto como tantos perseguidos que huyen de la intolerancia de todo tipo. Llegó a tierra extraña donde otrora su pueblo había sido esclavo. Llega buscando asilo, y no nos cuesta imaginar que en esas condiciones su familia no tuvo facilidades a la hora de buscar vivienda, un trabajo, ayudas sociales. No se nos dice nada al respecto, pero sí que nunca hizo uso de sus privilegios divinos. Entonces imaginas la dureza de su estancia en la tierra del Nilo, como la de cualquier ciudadano de a pie.



    Así como el Padre envió al Hijo también nos envía para que continuemos lo que Él dejó. Y nos envía por un tiempo, somos sus misioneros. No nos avergoncemos, pues, de ser peregrinos, indocumentados para este mundo que a veces no nos reconoce, pero al que debemos entregarnos en la tarea de llevarles el mensaje de las buenas noticias de que el reino de Dios ya está aquí y ahora. Y que luego será muchísimo mejor.  Pero no te librarás de la cola para empadronarte, ni alcanzar el peor sitio en el albergue.  

     


     

     


    1
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    Tomas Gomez
    11/02/2018
    05:45 h
    1
     
    Valoro mucho este excelente articulo de Jacqueline. En mi país como dominicano que soy se vive una agitada situación migratoria con nuestros hermanos haitianos. Somos una isla compartida por dos naciones con notables diferencias culturales; sin embargo, esto no es excusa para entender la situación humana de los emigrantes. Creo que este articulo aporta a esta compresión, no solo para nosotros los cristianos dominicanos, sino también para los cristianos en todo el mundo. Bendiciones.
     



     
     
    ESTAS EN: - - - Peregrinos y extranjeros
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    Aarón Lara: ser sal y luz en todo Iberoamérica Aarón Lara: ser sal y luz en todo Iberoamérica

    Entrevista al presidente de los dos Congresos Iberoamericanos celebrados en México, el último el 14-17/02/18. Proyectos conjuntos sociales, políticos y en los medios por una mayor presencia e influencia de iglesia y creyentes evangélicos en la sociedad. 

     
    ¿Una fe que razona o una razón que cree? ¿Una fe que razona o una razón que cree?

    En nuestras decisiones cotidianas ¿unimos la fe y la razón? ¿Es la fe cristiana una “fe ciega”?

     
    “La cristianofobia es una realidad en Europa”

    Ted Blake, director de Puertas Abiertas en España, analiza en profundidad la Lista Mundial de Persecución 2018.

     
    El cristiano y la ideología de género: Juan Varela

    “No podemos ser pasivos y sí huir del liberalismo y del fariseísmo", dice Juan Varela, autor de la "Guía sobre ideología de género, familia y matrimonio" de la Alianza Evangélica Española.

     
    “Enzinas es un ejemplo de compromiso, rebeldía y pasión” “Enzinas es un ejemplo de compromiso, rebeldía y pasión”

    Alejandro Britos y Bambalúa Teatro recrean en una obra teatral la vida de Francisco de Enzinas, el burgalés que hace cinco siglos vivió por una pasión: acercar la Palabra a todos.

     
    Francisco de Enzinas, pasión por la Palabra

    Miguel Ángel Vieira presenta a la figura del burgalés, el primero en traducir la Biblia al castellano en el siglo XVI, que está siendo homenajeado este año en Burgos.

     
    95 Tesis para la España de hoy 95 Tesis para la España de hoy

    Xesús Manuel Suárez presenta el documento en el que han colaborado más de 90 evangélicos de España de distintas áreas para aportar a la sociedad desde la cosmovisión protestante.

     
    FOTOS Fotos
     
    Idea2018, en fotos Idea2018, en fotos

    El encuentro celebrado en Palma de Mallorca reunió a evangélicos de todo el país para conversar sobre convivencia, misión e interculturalidad.

     
    Las 95 Tesis, clavadas en España Las 95 Tesis, clavadas en España

    Evangélicos presentan 'Las 95 Tesis de la Reforma 500 años después' a gobiernos locales y regionales, por toda España.

     
    La Biblia a través de la historia La Biblia a través de la historia

    Una exposición recorrerá Galicia este año 2017 mostrando la historia de la Biblia y su importancia para la Reforma Protestante.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Toda la Biblia: 2º Crónicas Toda la Biblia: 2º Crónicas

    Cuando solo seguimos a personas, corremos el riesgo de caer en mecanismos sectarios e idolatría. Este libro nos enseña a buscar a Dios.

     
    ‘Aquí estamos’, Marcos Vidal ‘Aquí estamos’, Marcos Vidal

    En el ministerio hay desgaste, pero la gracia del Señor siempre está presente.

     
    La Biblia, ¿machista? La Biblia, ¿machista?

    Al acercarnos a la Biblia, es importante entender el contexto en el que fue escrita.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.