PUBLICIDAD
 
lunes, 21 de enero de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
3
 

Alice Gulick, ¡una mujer fuera de serie!

Dedicó su vida a luchar en favor de la educación en general, y la de la mujer en particular, como medio para acabar con el fanatismo y la persecución religiosa en España.

FOLLAS NOVAS AUTOR Beatriz Garrido 27 DE ENERO DE 2018 21:30 h
La casa del Colegio del Instituto.


“Nada en la vida debe ser temido, solamente comprendido. Ahora es el momento de comprender más, para temer menos”, Marie Curie.




No sé cuantos añitos podría tener, pero creo que no más de dos, y se celebraban unos cultos anuales de aquellos de los que aun quedan unos cuantos en mi Galicia; aunque con mucha menos pujanza, y estábamos en Seixo, antes Santo tomé de Piñeiro, donde habían servido hombres de la talla de Benjamín White o Jorge Condé. Yo sólo conocí a la hija de este, Lidia Condé, y lo cierto es que mis recuerdos de la más profunda niñez son muy hermosos. Todos aquellos misioneros ingleses habían partido con el Señor, y durante muchos años llevaba la iglesia Lisardo González, un hombre de Dios donde los hubiera, quien estaba casado con Raquel García del Campo, hermano de mi tío político, José, esposo de mi querida tía Esther Garrido.



Todas mis primas eran mayores que yo, y ami siempre me encantaba… ¡Y me encanta! Estar en todos lados y disfrutar de todo.



Aquel día de no sé que año, una de mis primas me dijo, ¡Ven conmigo, que te voy a enseñar a mi otra abuelita! Entonces me llevó a una habitación donde estaba una ancianita muy delgada, se veía pequeña, y llevaba una melena banca sobre  las sábanas. Su expresión era dulce, pero recuerdo que comencé a llorar, la comparaba con mi otra abuela, muy derecha, con su pelo blanco recogido en un precioso moño italiano, con sus dos peinetas y brillantina para marcas sus ondas, y me asusté, y quería salir de allí a toda costa. No recuerdo más, con el tiempo sabría que aquella ancianita dulce, era Simona del Campo, una pequeña gran mujer que procedía de la Rioja, sus padres la habían enviado a formarse para servir al Señor al Instituto de Alice Gulick, y terminó dando clases de maestra titulada en las míticas Escuelas Evangélicas de Marín, donde dejó su vida, se casó muy cerca y terminó allí sus días.



Cuando ya con suficiente edad para entender, vi la preciosa foto de Simona del Campo en casa de mis tíos, entonces comprendí, era realmente una pequeña gran mujer, muy guapa, y con una pose tremendamente elegante. Cada vez que pienso, toco, hablo, o escribo sobre Alice Gulick, no puedo evitar acordarme de todo lo que he vivido en carne propia y deaquella maravillosa ancianita a lo que yo le tenía miedo.



Alice Gulick era una mujer extraordinaria, una auténtica fuera de serie en aquella época, y aunque muy distinta a HarrietTubman, de quien hablábamos hace poco, fueron mujeres maravillosas que marcaron un hito muy importante, cada una en su entorno, circunstancias, época…. Pero mujeres de Dios que se dejaron la vida en el empeño de ayudar a otros, en el caso de Alice, a mujeres… Simplemente ¡Me puede!



 



Alice Gulick.

Alice Gordon Gulick,(1847-1903), fue misionera y educadora, fundadora del Instituto Internacional. Esta maravillosa mujer dedicó su vida a luchar en favor de la educación en general, y la de la mujer en particular, como medio para acabar con el fanatismo y la persecución religiosa en España. Desde su punto de vista, este medio, aunque lento, era el medio más eficaz para convertir a España en un país tolerante, donde se pudiera predicar el evangelio con libertad. Plenamente convencida de este modo de pensar, se instaló junto con su esposo William, primero en Santander, y más tarde en San Sebastián, donde abrió una escuela elemental y un internado que entonces se ocupaba especialmente de formar a las chicas para ser maestras en las escuelas protestantes, ya que en aquella época, por lo general, con cada iglesia que se establecía, se abría una escuela. El internado, poco a poco, se convirtió en un prestigioso centro educativo. El método de enseñanza no era el usual en España. No se practicaba la memorización del libro de texto y el examen correspondiente; sino que se utilizaba una enseñanza práctica, con salidas al campo, para estudiar ciencias naturales, se hacían prácticas de laboratorio en la clase de química, se leían las principales obras de literatura en vez de limitarse al estudio de datos biográficos y listas de obras….. También estudiaban inglés, música y dibujo. Además, se estudiaba la Biblia de forma sistemática, y se favorecía la educación física. Todo esto era una autentica y absoluta innovación pedagógica en aquella época, y más hablando de mujeres.



Cuando Alice llegó a España el estado de la educación, especialmente la de la mujer, era de total abandono. Las clases humildes no tenían posibilidades de aprender nada. La clase media y la alta burguesía educaba a sus hijas en conventos, en los que se les enseñaba a leer y escribir con bonita caligrafía, a coser y a bordar, tal vez un poco de francés, más que mucho catecismo, y algo de de piano Alice Gordon Gulick pertenecía a un grupo de mujeres norteamericanas, dotadas de una profunda fe en Dios, pero al mismo tiempo de una fuerte convicción de que las mujeres debían tener acceso a la educación superior, hasta entonces sólo accesible a los hombres. Por ello, desde el principio contó con un profesorado formado por mujeres eruditas, grandes investigadoras e innovadoras en materia educativa, que convirtieron el Instituto en un centro modelo, al estilo de los Colleges americanos de donde procedían. El centro contaba, además, con algunas profesoras especializadas en la educación preescolar, siendo una de las instituciones pioneras en este tipo de educación en España. En Junio de 1897, dos alumnas del Instituto, Esther Alonso y Juliana Campo, recibieron el título de Licenciadas en Filosofía y Letras de un tribunal compuesto de los profesores Salmerón, Morayta y Amador de los Ríos, siendo las primeras en hacerlo preparadas solo por mujeres, y además mujeres protestantes. Por otra parte, hasta entonces ninguna mujer se había presentado como libre para conseguir dicha licenciatura. Más adelante, Raquel Alonso y Marina Rodriguez, dos graduadas del Instituto se licenciarían en Farmacia, abriendo un nuevo campo de trabajo para la mujer española. Después de un período de estancia en Biarritz, Francia, debido a la guerra entre Cuba y España, el Instituto se estableció en Madrid, donde habían comprado unos terrenos, gracias a los esfuerzos inmensos de Alice Gulick que había pasado 32 años de su vida enseñando y al mismo tiempo buscando fondos y apoyos al otro lado del charco. Sin embargo, ella no llegaría a ver cumplido su sueño en Madrid, ya que murió el 14 de septiembre de l903, mientras se efectuaba el traslado del colegio desde Biarritz. El Instituto, no obstante, pudo continuar su andadura gracias al apoyo de muchas personas en Estados Unidos, a las que Alice Gulick había transmitido su pasión por la educación y por España. En los años 20 y 30 se convirtió en uno de los centros culturales más importantes de Madrid, sirviendo de modelo y colaborando estrechamente con la Junta para Ampliación de Estudios en dos proyectos pioneros de la renovación pedagógica en España: la Residencia de Señoritas y el Instituto-Escuela. La Guerra Civil Española pondría fin a esta labor, pero su aportación a la educación en general, y a la de la mujer, en particular, fue inestimable, abriendo el camino para la educación superior de la mujer en España, y siendo modelo de tolerancia religiosa, el medio que Alice Gulick había visualizado y soñado como más eficaz para convertir a España en un país donde se pudiera predicar el evangelio con libertad.



Es absolutamente fascinante la biografía de esta extraordinaria mujer, que era esposa de misionero, quien siempre estuvo a su lado comprendiéndola y ayudándola en todo.



Querámoslo o no, la mujer: aunque con notables diferencias, sigue siendo un tanto discriminada, machacada, en algunos casos maltratada… y, tristemente en lugares tales como las iglesias, en muchas situaciones son tratadas como ciudadanas de segunda categoría.



Recordáis aquello escrito hace algunos años de… Soy mujer, ¿y qué?. Me estuvo viniendo ala mente durante muchos días, supongo que con otro poso y otro peso, pero básicamente lo mismo.



Me acuerdo de todas las mujeres que sirvieron a Jesús, las había de todos los tipos; pero Jesús vino, entre otras cosas mucho más importantes, para liberar a la mujer de las cadenas que llevaba puestas. Rompió con todos los cánones de su época, y como de costumbre, liberó a lo grande.



¡Lo sé, aun seguimos viviendo mucha cola en todo esto! Pero muchos se olvidan de las palabras de Pablo:




“Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús”, Gálatas 3:28





“Porque de la manera que en un cuerpo tenemos muchos miembros, pero no todos los miembros tienen la misma función, así nosotros, siendo muchos, somos un cuerpo en Cristo, y todos miembros los unos de los otros. Romanos 12:4-10




De manera que, teniendo diferentes dones, según la gracia que nos es dada, si el de profecía, úsese conforme a la medida de la fe; o si de servicio, en servir; o el que enseña, en la enseñanza; el que exhorta, en la exhortación; el que reparte, con liberalidad; el que preside, con solicitud; el que hace misericordia, con alegría. El amor sea sin fingimiento. Aborreced lo malo, seguid lo bueno. Amaos los unos a los otros con amor fraternal; en cuanto a honra, prefiriéndoos los unos a los otros.



Creo que no tengo nada más que añadir, solamente dar las más profundas gracias desde el corazón a mi Dios, por amarme y no discriminarme como mujer. Y gracias a mujeres como Alice, que han dejado sus vidas para que las que venimos unas cuantas generaciones después, podamos servir a Dios como lo hacemos, a fin de cuentas, Él nos entretejió en el vientre de nuestra madre tal y como quería que fuésemos, con un propósito muy especial, sólo nos queda obedecerle.



¡Gracias mi Señor!


 

 


3
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 

Félix de Alcalá
31/01/2018
19:04 h
3
 
Felicitaciones Beatriz por estos artículos tan necesarios. El ejemplo de Alice es impresionante, al igual que el de otras mujeres evangélicas españolas que os habéis sentido amadas y no discriminadas por el Señor para que estéis pudiendo llevar Su Obra y proclamando Su Verdad en la España del siglo XXI. Le pido a Dios muchas mujeres como vosotras para su Evangelio en este mundo.
 

quijote
28/01/2018
18:18 h
1
 
MUCHAS GRACIAS Y FELICITACIÓN. "Doña Alicia", se merece que la RECONOZCAMOS e IMITEMOS. En Madrid, en una de las RUTAS TURÍSTICAS del Consejo Evangélico la evocamos durante la visita al edificio que se levantó en su memoria (calle Miguel Ángel, 8), y que es Premio Nacional de Arquitectura.
 
Respondiendo a quijote

Beatriz Garrido
29/01/2018
22:49 h
2
 
Muchísimas gracias Quijote por tus palabras y tu aportación, lo sé!!! Y desde luego que tendría que llevar el Dña. Lo hice sabiendo que lo hacía, para evitar que otras mujeres que tal vez humanamente no lo merecieran, pero con labores impresionante, no se vieran desmerecidas a su lado. Pero tienes razón! Mil gracias y un saludo muy afectuoso. Beatriz.
 



 
 
ESTAS EN: - - - Alice Gulick, ¡una mujer fuera de serie!
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
Periodismo evangélico en una Europa poscristiana Periodismo evangélico en una Europa poscristiana

Joel Forster repasa los retos para los cristianos en el continente europeo y la labor que realiza desde hace cuatro años Evangelical Focus para conectar evangelio y sociedad.

 
Un sello que hace historia Un sello que hace historia

José Luis Fernández Carnicero explica las actividades programadas este mes de enero en Ourense para celebrar la emisión del sello de la Biblia del Oso y la Reforma Protestante.

 
La Inquisición española, ¿leyenda negra? La Inquisición española, ¿leyenda negra?

Ante una nueva edición del libro “Artes de la Santa inquisición Española”, Emilio Monjo nos explica su importancia, la relación con Casiodoro de Reina, y confronta los desvaríos históricos que se han realizado en los últimos meses en torno a la historia de la España del XVI.

 
#Forum18: ¿Cómo vas a brillar? #Forum18: ¿Cómo vas a brillar?

Samuel Escobar, Israel Montes, Ester Caballero y otros nos dan su valoración y qué se llevan para aplicar tras asistir a un evento cuyo lema fue ‘Brillando como estrellas’.

 
Jaume Llenas: fin de etapa en la AEE Jaume Llenas: fin de etapa en la AEE

Conversamos con Jaume Llenas sobre la Alianza Evangélica Española, su presente y futuro, tras 17 años en la secretaría general.

 
Alianza Solidaria: Ayuda a Venezuela Alianza Solidaria: Ayuda a Venezuela

Conocemos más de cerca el proyecto de alimentación a la infancia que lleva adelante esta entidad evangélica en Venezuela.

 
FOTOS Fotos
 
15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

 
Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

 
Idea2018, en fotos Idea2018, en fotos

El encuentro celebrado en Palma de Mallorca reunió a evangélicos de todo el país para conversar sobre convivencia, misión e interculturalidad.

 
VÍDEOS Vídeos
 
Toda la Biblia: Gálatas Toda la Biblia: Gálatas

Nuestra vida no depende de nuestras tradiciones o costumbres, sino de la dependencia de Dios.

 
Mi testimonio Mi testimonio

¿He conocido de verdad a Jesús? ¿Cómo saber si soy salvo? Sofía Oliver nos cuenta su historia.

 
Mi último día Mi último día

Un corto de animación que recrea la perspectiva de uno de los ladrones crucificados junto a Jesús.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.