PUBLICIDAD
 
martes, 21 de agosto de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
4
 

Hablemos de periodismo

Antes se hacía diferencia como algo cuasi sacrosanto entre informar y opinar.

EL ESCRIBIDOR AUTOR Eugenio Orellana 16 DE DICIEMBRE DE 2017 23:35 h

En periodismo, como en todas las demás cosas de la vida, cuando un propósito secundario toma el lugar primario, se produce un trastorno de la realidad a la que, lamentablemente, el mundo de hoy nos tiene tan acostumbrados.



En cuestiones de fe —y me refiero a la fe cristiana— por ejemplo, si los intereses temporales: políticos, económicos, raciales, financieros, empresariales se sobreponen a los intereses de la fe, ésta pierde su eficacia.



"Ustedes son la sal de la tierra. Pero, si la sal se vuelve insípida, ¿cómo recobrará su sabor? Ya no sirve para nada, sino para que la gente la deseche y la pisotee" Mateo 5.13).



¡Triste destino para una fe que pierde su cualidad intrínseca!



Por desgracia, esta translocación es tan común que ya la vemos como algo normal. Nos sentimos cómodos con las injusticias, los abusos de poder, los intereses temporales.



Y tranquilos, dándoles nuestro apoyo a quienes se manejan en estos terrenos. Incluyendo a los mentirosos y manipuladores que han fabricado sus propios dioses y los adoran con idéntica o mayor dedicación que nosotros al Dios único y verdadero. (Isaías 44).



Cristo, con su vida y su enseñanza, queda relegado a una segunda, tercera o cuarta posición. Esto se vio —entre otras instancias—cuando hace algunos años, la entonces activa Christian Coalition llevó a la gran masa evangelical —que no es lo mismo que evangélica— a la ultra derecha de los Estados Unidos haciendo de ella una pálida expresión cristiana y una más desteñida expresión política.



La iglesia no existe para moverse en ese terreno o para cambiar sus fines por aquéllos. Los que la formamos tenemos una misión clara, diseñada repetidamente en la Escritura. No hacerlo, es errar al blanco a veces, deliberadamente; a veces, ingenuamente. Y decepcionar al Señor de la iglesia.



En mis viejos tiempos de reportero, el periodismo parece verse ahora, con la nueva moda que han implementado los grandes periódicos —y algunos no tan grandes— como algo tonto, sin gracia, ingenuo.



En aquellos tiempos imperaba un criterio del que ahora la prensa internacional quizás esté riéndose: se hacía diferencia como algo cuasi sacrosanto entre informar y opinar. Los periodistas de aquellos años informábamos objetivamente. Exponíamos los hechos tal como habían ocurrido, con lo cual dejábamos al lector la oportunidad de informarse bien sin que el diario o el periodista lo influyeran con sus propias opiniones.



Si queríamos decir lo que pensábamos sobre tal o cual acontecer, teníamos acceso a la página editorial o de opinión y allí podíamos exponer nuestros criterios, respaldándolos con nuestra firma.



Hoy día, para darle un carácter de legitimidad al nuevo estilo, se permite al periodista “opinador” que escribe en la sección informativa, que ponga su nombre y diga lo que se le antoja sobre un hecho, un movimiento, una persona a los que se les debería tratar objetiva y respetuosamente.



En aquélla escuela me formé; con esa leche me amamantaron. ¡Y vaya que bien me hizo!



Hoy tal cosa no ocurre. Hoy, los medios entremezclan opinión con información objetiva con lo cual se le está quitando al lector la posibilidad de formar su propia opinión sobre el hecho que se le expone.



Es igual a que la iglesia pierda su sabor. Al lector se le induce; se le lleva a pensar como el periodista o la empresa representa quieren que piense. Y, de esta manera, se va dando forma a una sociedad injusta y, a la vez, manipulada y manipuladora.



Dentro de este mismo fenómeno, creyentes se identifican y apoyan a gobiernos dictatoriales que en su gestión político-gobernante están lejos de los valores que darían forma a una sociedad más justa. O menos injusta.



¡Pero qué importa! Miramos para otro lado y solucionado el problema.



¿Queremos una brújula que nos indique hacia dónde debemos ir en cuanto ciudadanos pensantes? ¿Que nos aclare el panorama político-social para saber identificar el lugar que nos corresponde como cristianos y vivir de acuerdo con nuestro Señor y no de acuerdo con los intereses de los señores? Leamos con cuidado el Sermón de la Montaña y dejémonos guiar por las instrucciones que nos dejó allí Jesucristo.



Así, pues; el periodista de mis tiempos no era ingenuo; simplemente se desenvolvía en el ambiente puro del verdadero periodismo. Y no era que no se produjeran intentos para forzarnos a entrar a un terreno que no era el nuestro. Ni tampoco que faltaran intereses tan importantes en aquel contexto como son los de ahora.



Una anécdota personal para reafirmar este aserto:



Había terminado mi día de trabajo y ya me encontraba en casa disponiéndome a descansar cuando tocaron a la puerta. Era casi la medianoche. El director del diario, D. Raúl Gallardo Lara —de quien tengo los mejores recuerdos y el más alto de los respetos— había mandado a mi casa al chofer con uno de los vehículos de la empresa.



El señor Gallardo era, ante todo, periodista; un gran periodista, pero tenía que ser, a la vez, parte de la empresa. Y en esta posición, se vio en la necesidad de convocarnos. Me necesitaban en el diario pues se iba a llevar a cabo una importante reunión.



A todo el equipo de periodistas nos reunieron en la sala de redacción. Comenzaban las horas de la madrugada. Se nos planteó un asunto que no cabía dentro de nuestra misión periodística pero que sí era de alto interés para la empresa.



La Sociedad Periodística del Sur no era, en aquellos años, cualquier cosa. Tenía diarios e influencia en Santiago, “El Diario Ilustrado”; en Concepción, “La Patria”; en Temuco, “El Diario Austral”; en Valdivia, “El Correo” y en Osorno, “La Prensa”; es decir, en las ciudades más importantes del sur de Chile.



Nos negamos. Seguiríamos siendo leales a nuestra misión de informar y a nuestro público lector. La empresa, que buscara otros medios para apoyar sus intereses.



Hace poco se vio este mismo fenómeno en los Estados Unidos cuando el presidente pidió al director del FBI James Comey lealtad a su persona por sobre lealtad a los Estados Unidos. ¿Consecuencia “inmediata” para Comey? “Por la presente, estás despedido y eres removido del cargo con efecto inmediato”.



Los efectos para el presidente aún no se han terminado de dar. En cuanto a nosotros, no se tomaron represalias ni nadie fue despedido, lo que demuestra que hasta aquellos poderosos dueños de la empresa entendían la misión del periodista.



¡Eran otros tiempos!


 

 


4
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 

Juan Angel
21/12/2017
10:59 h
4
 
(continuación) Esto también es aplicable a quienes creen que están enseñando "solo la Biblia" sin interpretar. Lo más honesto no es hablar "solo los hechos" o "solo la Biblia", sino exponer la Biblia y los hechos después de un esfuerzo real por entender ambos y con la humildad del que sabe que al fin y al cabo es su punto de vista. Este puede ser más o menos valioso, pero no infalible.
 

Juan Angel
21/12/2017
10:55 h
3
 
Lo peligroso es pensar que existe algo así como la información sin opinión. En el momento que informados de algo, al tener que seleccionar necesariamente qué parte de todo lo que ocurrió es importante o trascendente, estamos interpretando y, por lo tanto, opinando. Esto es absolutamente inevitable, lo importante es que la opinión sea lo más informada y honesta posible, tratando de encajar en el cuadro de la interpretación todos los hechos de la manera más natural posible.
 

Alfonso Chíncaro (Perú)
18/12/2017
16:35 h
2
 
Lo que más desespera es que esa intromisión de la opinión sobre la información se presenta de una forma atractiva, que nos hace abandonar nuestro juicio y pensar que la opinión expuesta es un hecho real. Pienso en los narradores de noticieros que se ponen a comentar las noticias en una conversación relajada y aprovechan para inyectar su interpretación personal (la de sus jefes, realmente) en el público. Esto llevado a las iglesias es peligroso y tóxico, preocupante y lamentable.
 

Ricardo de Uruguay
17/12/2017
13:59 h
1
 
Se me ocurre que podría estar ocurriendo con el periodismo lo que con el ministerio evangélico: antes lo vocacional primaba sobre lo profesional. Ahora es al revés: abundan las escuelas de periodismo y los institutos bíblicos, pero muchos de los que egresan con diploma y título ¡ni saben donde están parados!
 



 
 
ESTAS EN: - - - Hablemos de periodismo
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
Galicia insumisa: Eva Sierra habla de su último libro con César Vidal Galicia insumisa: Eva Sierra habla de su último libro con César Vidal

La nueva identidad del gallego evangélico tras abrazar la nueva fe: abandonaron ancestrales y arraigadas creencias populares, fruto del sincretismo mágico-pagano y del catolicismo implantado desde el s. XVI.

 
“Llevamos un mensaje de redención y de convivencia” “Llevamos un mensaje de redención y de convivencia”

Aarón Lara, coordinador del Congreso Iberoamericano para la Vida y la Familia, analiza lo sucedido en la última Asamblea General de la OEA.

 
¿Qué pasa con los errores de la Biblia? ¿Qué pasa con los errores de la Biblia?

Para el cristiano la Biblia es la Palabra de Dios. Pero ¿coincide la Biblia de hoy con el texto original? ¿o está llena de errores? (Andy Wickham)

 
¿Es Dios un 3 en 1?

Muchos creen que tras morir Jesús sus seguidores le idealizaron hasta hacerle Dios con el Padre y el Espíritu Santo ¿Es posible un solo Dios con tres personas a la vez? Reflexión de Andy Wickham.

 
Cristianos PSOE, un puente entre política y fe cristiana (Juan Carlos González) Cristianos PSOE, un puente entre política y fe cristiana (Juan Carlos González)

Entrevista a Juan Carlos González, Coordinador Federal de Cristianos Socialistas, sobre su papel, visión del hecho religioso en la vida pública y puntos centrales de conflicto fe-política en España.

 
¿Qué hay después de la muerte?

Todo ser humano muere. La gran cuestión es: ¿Qué pasa luego, seguimos existiendo, hay otro tipo de vida, cómo sería? ¿Me pedirán cuentas por cómo he vivido? Reflexión de Andy Wickham.

 
Todas las religiones ¿llevan al mismo Dios?

Existe la idea de que toda religión en lo esencial es igual, con sólo diferencias secundarias. ¿Es así? ¿Son lo mismo o tienen todas parte de la verdad? Reflexión de Andy Wickham.

 
FOTOS Fotos
 
Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga

El encuentro congregó unas 50 personas de 12 países.

 
Idea2018, en fotos Idea2018, en fotos

El encuentro celebrado en Palma de Mallorca reunió a evangélicos de todo el país para conversar sobre convivencia, misión e interculturalidad.

 
Las 95 Tesis, clavadas en España Las 95 Tesis, clavadas en España

Evangélicos presentan 'Las 95 Tesis de la Reforma 500 años después' a gobiernos locales y regionales, por toda España.

 
VÍDEOS Vídeos
 
‘Nadie como tú’, Marcos Vidal ‘Nadie como tú’, Marcos Vidal

El cantautor español destaca en esta nueva canción la grandeza de la salvación.

 
Toda la Biblia: Nahum Toda la Biblia: Nahum

La justicia de Dios siempre se va a cumplir, Él tiene la última palabra.

 
La carta La carta

El clip ganador de la última edición del Festival Phos, realizado por David Parra.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.