PUBLICIDAD
 
viernes, 22 de junio de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
El poder transformador de la palabra XCIX
 

Como las águilas

Reflexionando sobre nuestro matrimonio de cada día.

MUY PERSONAL AUTOR Jacqueline Alencar 11 DE NOVIEMBRE DE 2017 23:05 h
Foto: Jacqueline Alencar.

Hace algunos años, mientras realizaba mi primer 'Máster en Peregrinaje Cristiano', en un apartado dedicado a la familia tuve que escribir un pequeño trabajo como parte de mi preparación. Y después de leer, escuchar, escrutar la realidad mía y la de otros, hilvané estas líneas que hoy completo:



"He leído que las águilas suelen vivir aproximadamente 70 años. A los 40, sus uñas y pico se curvan y no pueden alimentarse; las alas están envejecidas y pesadas, volar se torna difícil. Así, pueden dejarse morir o iniciar un doloroso proceso de renovación que les permitirá vivir 30 años más. Si deciden renovarse, suben a un pico alto y solitario y se arrancan pico, uñas y plumas. Al final del proceso, y con estos elementos totalmente nuevos, procederán a realizar su vuelo de renovación. ¿Podríamos aplicar este símil a nuestra vida matrimonial? Pienso que toda pareja necesita, en algún momento, recobrar fuerzas; debilitados, desmotivados, quién sabe por el ajetreo diario, menor tiempo de comunión con el Señor, trabajo estresante… cosas que pesan e impiden alzar el vuelo. Entonces, como estas aves, debemos parar, y juntos elevarnos hasta las alturas donde podemos iniciar ese proceso de renovación, pero con el Señor a nuestro lado, dejándonos alimentar con su Palabra, y experimentando sus tiernos cuidados. Desprendernos del lastre de esas uñas y plumas gastados por el tiempo puede ser doloroso, arrancarlos debe ser agotador, implicará lucha, pero si Él está ahí  podemos pasar la tempestad y salir victoriosos, capaces de afrontarlo todo. Sólo hay que ser pacientes y esperar… Pues sabemos que “los que esperan en el Señor renovarán sus fuerzas, se remontarán con alas como las águilas…”



Esto es muy fácil de escribir. Pero llega la práctica y me surgen preguntas al ver la realidad y acceder a las informaciones que recibo de personas muy preparadas en el tema. He oído que dentro de nuestras prioridades, primero está Dios y a seguir debe estar nuestra familia, nuestro matrimonio; que todo lo demás, sobre todo el trabajo estresante, el ministerio, etc., no debe influir negativamente en las relaciones, y que debemos estar atentos por si alguno de estos factores atenta contra el buen desarrollo de las mismas. La familia ante todo. Totalmente de acuerdo. Pero, como siempre, nos incordian supuestos de que cómo sería si... Si alguna vez, hipotéticamente, claro, el Señor podría pedirme que ponga su Obra en primer lugar. O que a él o ella se les pida comprensión infinita ante la labor del uno o del otro. Que no nos amenacemos con la frase "yo o el ministerio". "Si no hay vacaciones lindas me voy a la casa de mi mamá". O "Podrías estar utilizando tus talentos en campos más rentables". Y ante estas posibilidades, porque todavía estamos un poquito en 'la carne', pensaba que llega un momento en el que podemos negociar, ceder, ganar, equilibrar... y llegar a compartir la pasión por lo que a cada uno nos gusta, acompañarnos, ayudarnos el uno al otro en lo que hacemos, si es para el Señor.



Me preguntaba si es posible sentir placer y regusto en promocionar al otro. No sentirme ciudadano de segunda si mi pareja alcanza grados más elevados. Y cuando me toque el turno, saber que el otro estará ahí para apoyarme. Compartir el tiempo: "hoy me quedo, mañana salgo", turnándonos sin sentirnos como Cenicienta. Me pregunto si a veces Dios nos pide ir en vez de quedarnos. Si Él tiene cosas urgentes que nos llevarán a sacrificar algo. Que tal vez no todo debe ser "dos más dos igual a cuatro". Que a veces me lo pondrá todo del revés, asombrándome, y me mandará a trabajar, a veces lejos, muy lejos,  para que otros cuiden a sus familias muy tranquilitos, y más adelante me tocará a mí, si es que me toca. ¿Son estas cosas inescrutables? ¿O ya pueden ser escudriñadas por nosotros y experimentadas? ¡Ay de mí, que soy tan sencilla para entender todo esto!



Solos no podemos.  El cordón debe ser de tres dobleces, porque la envidia, el recelo, la desconfianza, la murmuración, el insulto, el ninguneo, la dictadura, la censura, se pueden dar entre aquellos que prometieron amor eterno.  



 



Foto: Jacqueline Alencar.



Me preguntaba si es posible decir que si amo a alguien como a mí mismo, me va a encantar estar de aquí para allá con él o ella; que no me aburre su presencia si estamos juntos todo el día en casa, o cuando llega la jubilación. Me pregunto si es normal que me tire a la piscina sin saber nadar. Sentir que su presencia es tan necesaria como el primer día y que lo necesitas como el aire que respiras. Que todo lo que el otro consigue lo sientes como tuyo, sin recelos y lo aplaudes. Que madrugue si es necesario por ayudarle y viceversa, y entienda también cuando el cansancio apremia, sin romper todos los platos que tanto apreciamos. ¿Es esto posible y no una utopía?  



Sea en la realidad del hogar, o del ministerio que llevamos a cabo, o de otra labor en el ámbito secular, ¿deberíamos desde los inicios de nuestras relaciones poner sobre la mesa un plan provisional para que sea como una posible hoja de ruta, donde estén claros los paso que queremos dar delante del Señor, aun cuando sabemos que pueden surgir imprevistos de diversa índole? Preguntarnos si estamos dispuestos a embarcarnos en esa odisea con el compromiso de ambos, evidentemente. Preguntarnos si estamos dispuestos a dialogar, dar, recibir, perdonar, cooperar, entender, ser leal, suponiendo que el amor será una constante. Expreso esto para que luego no digamos "Yo no lo sabía". Si aun siendo cristianos, o más aún siéndolo, debemos dejar las cosas claras. Ser francos y mirarnos a los ojos para decir lo que deseamos o no deseamos. Solo así todo irá mejor o más o menos, incluso sabiendo que hay un porcentaje de que las cosas pueden no salir como lo planificamos al principio. No dará lugar a malentendidos, decepciones,  deserciones, reputaciones estropeadas, daños colaterales, guerras frías...



Y me preguntaba si no es necesario tener cierta madurez cuando iniciamos este u otro proyecto. Me gustaría que alguien más entendido me lo explicara. O si por el camino vamos madurando y a ver qué pasa. Y otra vez me digo: Solos no podemos. Y cada mañana debemos encomendarnos al Creador de todo, de lo que está arriba y de lo que está abajo. Y como las águilas debemos retirarnos y acurrucarnos bajo sus alas para recibir Su consejo. El único mediador entre nosotros y nosotros.


 

 


0
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 



 
 
ESTAS EN: - - - Como las águilas
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
Galicia insumisa: Eva Sierra habla de su último libro con César Vidal Galicia insumisa: Eva Sierra habla de su último libro con César Vidal

La nueva identidad del gallego evangélico tras abrazar la nueva fe: abandonaron ancestrales y arraigadas creencias populares, fruto del sincretismo mágico-pagano y del catolicismo implantado desde el s. XVI.

 
“Llevamos un mensaje de redención y de convivencia” “Llevamos un mensaje de redención y de convivencia”

Aarón Lara, coordinador del Congreso Iberoamericano para la Vida y la Familia, analiza lo sucedido en la última Asamblea General de la OEA.

 
¿Qué pasa con los errores de la Biblia? ¿Qué pasa con los errores de la Biblia?

Para el cristiano la Biblia es la Palabra de Dios. Pero ¿coincide la Biblia de hoy con el texto original? ¿o está llena de errores? (Andy Wickham)

 
¿Es Dios un 3 en 1?

Muchos creen que tras morir Jesús sus seguidores le idealizaron hasta hacerle Dios con el Padre y el Espíritu Santo ¿Es posible un solo Dios con tres personas a la vez? Reflexión de Andy Wickham.

 
Cristianos PSOE, un puente entre política y fe cristiana (Juan Carlos González) Cristianos PSOE, un puente entre política y fe cristiana (Juan Carlos González)

Entrevista a Juan Carlos González, Coordinador Federal de Cristianos Socialistas, sobre su papel, visión del hecho religioso en la vida pública y puntos centrales de conflicto fe-política en España.

 
¿Qué hay después de la muerte?

Todo ser humano muere. La gran cuestión es: ¿Qué pasa luego, seguimos existiendo, hay otro tipo de vida, cómo sería? ¿Me pedirán cuentas por cómo he vivido? Reflexión de Andy Wickham.

 
Todas las religiones ¿llevan al mismo Dios?

Existe la idea de que toda religión en lo esencial es igual, con sólo diferencias secundarias. ¿Es así? ¿Son lo mismo o tienen todas parte de la verdad? Reflexión de Andy Wickham.

 
FOTOS Fotos
 
Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga

El encuentro congregó unas 50 personas de 12 países.

 
Idea2018, en fotos Idea2018, en fotos

El encuentro celebrado en Palma de Mallorca reunió a evangélicos de todo el país para conversar sobre convivencia, misión e interculturalidad.

 
Las 95 Tesis, clavadas en España Las 95 Tesis, clavadas en España

Evangélicos presentan 'Las 95 Tesis de la Reforma 500 años después' a gobiernos locales y regionales, por toda España.

 
VÍDEOS Vídeos
 
Toda la Biblia: Daniel Toda la Biblia: Daniel

Podemos atravesar por situaciones injustas por amar al Señor. Pero Dios controla la historia.

 
Me gustan los lunes Me gustan los lunes

Porque el lunes también puede ser un gran día.

 
‘El amor que viene’, Luis Avero y Sammy Planes ‘El amor que viene’, Luis Avero y Sammy Planes

Ritmos alegres para celebrar el mayor regalo: el amor de Dios.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.