PUBLICIDAD
 
jueves, 23 de noviembre de 2017   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    5
     

    Hus y la mentira de la religión imperial

    ‘Prefiero herir con la verdad, antes que matar con la mentira’. La Iglesia imperial no soportó una vez más ser puesta en evidencia y denunciada. Condenó y asesinó a Juan Huss en la hoguera.

    AGENTES DE CAMBIO AUTOR Óscar Margenet 15 DE OCTUBRE DE 2017 15:00 h

    Antes de Lutero, el Espíritu que espiró la Palabra levantó a muchos valientes reformados, como es el caso del checo Juan Huss (01). Frente a un clero negador de las Escrituras este varón, como pocos cristianos hacen actualmente, respondió asertivamente al ruego del apóstol Pablo:



    Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional. No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta” (02).



    Sin duda alguna, “los escritos de Wycliffe (03) habían alcanzado mucha circulación en otros países, pero fue principalmente en Bohemia (04) donde tuvieron singular acogida, no sólo de parte de algunas personas intelectuales y estudiosas sino también de parte del pueblo, de la gente campesina que se hallaba en franco antagonismo con la aristocracia poseedora de la tierra que otros cultivaban. Las aspiraciones de este pueblo cansado de sufrir injusticias y sediento de libertad se personificaron en Juan Huss” - describe J.C.Varetto en su obra ‘La Marcha del Cristianismo’ (05). De esas páginas adapto aquello que nos pinta el contraste que había entre este fiel siervo de Dios y el clero corrupto que reinaba en Europa con su cabeza en el Vaticano.



     



    Juan Huss



    Hablaremos ahora de la vida, trabajos y martirios de este precursor de la Reforma. Su padre era un campesino sin recursos que murió joven dejando a su esposa e hijo en la mayor miseria. Pero la solicitud y sacrificio de esta viuda bastaron para sobreponerse a las grandes dificultades que encontró, logrando dar buena educación a su hijo hasta verle ingresar en la Universidad de Praga, pasando de la categoría de alumno a la de profesor cuando tenía veinticinco años de edad. En 1401 fue elegido deán y dos años más tarde rector de la Universidad, por los votos del profesorado y del auditorio como era costumbre. Fue también nombrado predicador de la capilla de Belén” – edificada por dos laicos para que en ella se predicase la Palabra de Dios en lengua vernácula. Fue así debido “a que los templos de Praga estaban consagrados a ritos y ceremonias” inútiles para satisfacer a los que tenían hambre y sed de enseñanzas divinas.



    Tanto la predicación como los escritos de Juan Huss despertaron la oposición del clero al cual atacaba sin miramientos debido a la vida licenciosa de sus componentes. El arzobispo se puso al frente de la oposición y lo acusó ante el papa de ser propagador de las doctrinas de Wycliffe. El papa encargó al arzobispo que hiciese una prolija investigación requisando todos los escritos heréticos que pudiese encontrar, y éste, haciendo uso de un celo verdaderamente inquisitorial, consiguió no menos de doscientos volúmenes que con gran pompa hizo quemar frente a su palacio. Se prohibió a Huss la predicación, pero éste consiguió mantenerse en la capilla de Belén que era propiedad privada y ahí continuar enseñando al pueblo. Dadas las modestas dimensiones de esta capilla, se vio obligado a salir al aire libre y llegó a predicar a diez mil personas. Sus partidarios le imitaban en su actividad y recorrían los pueblos y aldeas predicando al aire libre.



    El rey Wenceslao se puso a favor del movimiento y se dirigió al papa quejándose de la quema de los libros y de los obstáculos que se oponían a la predicación. Fue citado a comparecer a Roma, pero Huss no se presentó sabiendo que en la corte papal no encontraría ni justicia ni seguridad. Fue entonces excomulgado, y como la ciudad se adhería cada vez más a sus doctrinas, fue puesta en entredicho, es decir privada del ejercicio del culto y de los sacramentos. Esta medida solía tener mucho efecto en aquellos tiempos y provocar levantamientos populares de graves consecuencias. El rey se atemorizó y le retiró su protección, y muchos de sus adeptos volvieron atrás cuando vieron el giro que iban tomando las cosas. En este tiempo Huss se vio obligado a salir de la capital pero continuó predicando en su retiro a la gente que de todas partes acudía para escucharle. Aprovechó estos días de relativa calma para escribir su obra sobre la iglesia, en la cual sigue casi literalmente a Wycliffe y declara que Cristo es su único Jefe y que la componen aquellos que tienen fe y vida espiritual.



    Por medio de sus cartas llenas de ternura y de un alto sabor espiritual, continuaba alimentando y fortificando a la comunidad de Belén. Como san Pablo al escribir a los Filipenses, revela estar del todo conforme con lo que Dios disponga respecto a su futuro, ya sea la vida para continuar sirviendo, ya sea la muerte, para entrar al descanso de su Señor. ‘¿Por qué tener temor a la muerte - escribe - si hemos de encontrar en Cristo la vida verdadera?’ (06)



    En Otoño de 1414 se reunió el concilio de Constanza convocado para poner fin a un grave cisma en la iglesia católica originado por tres papas que funcionaban al mismo tiempo y se lanzaban recíprocamente excomuniones y maldiciones (07). Se buscaba también poner un dique a la ola de corrupción que invadía a todo el sistema eclesiástico. La pequeña ciudad de Constanza presenció una extraordinaria afluencia de extranjeros a medida que iban llegando los patriarcas, los prelados, los príncipes, y los delegados universitarios, acompañados de sus numerosos séquitos. El consejo municipal contó hasta 72.000 forasteros en los meses de mayor actividad.



    Se hallaba presente en el concilio el papa Juan XXIII (08), verdadero monstruo humano a quien se le acusaba de todos los crímenes imaginables, desde el envenenamiento de su antecesor hasta los actos más impúdicos que puede cometer un hombre corrompido. El concilio no pudo menos que destituirlo, pero era tal el estado corrupto de la iglesia que en lugar de separarlo por completo de su seno lo nombró deán del colegio cardenalicio, cuando uno solo de los crímenes que se le imputaban bastaba para que hubiera merecido estar perpetuamente encerrado en una prisión. Tal era el "santísimo" papa y el "santo" concilio ante el cual comparecería el más noble de los hijos de la heroica Bohemia.



    El emperador Segismundo le había dado un salvo-conducto y una escolta para que pudiese ir y regresar en completa seguridad. El 11 de octubre de 1414 partió de Praga acompañado de su fiel discípulo Juan de Chlum. Los que le despidieron lloraban al verle partir porque tenían el doloroso presentimiento de que no volverían a verlo (09). El 3 de noviembre entró en Constanza, recibido por una multitud de admiradores y curiosos que se disputaban el sitio más prominente para ver pasar al gran heresiarca que conmovía a la cristiandad. Fue alojado en una casa particular donde lo dejaron tranquilo durante las primeras cuatro semanas. En este tiempo se dedicaba enteramente a la lectura de obras devocionales y a la preparación de su defensa.



    Pero sus enemigos no estaban inactivos, particularmente el Dr. Stephen Paletz, uno de sus antiguos compañeros de causa y ahora convertido en su perseguidor implacable. Levantaban contra Huss toda clase de calumnias para predisponer desfavorablemente a los miembros del concilio, y si fuese posible, irritarlo, para despojarlo de toda autoridad moral. Sus enemigos sostenían que un hereje no era digno de la consideración que se le tenía al permitírsele tener una casa por cárcel. Debía ser encerrado donde se encierra a los peores malhechores, para que vaya al juicio no desde una casa sino desde una prisión. Consiguieron con estos argumentos que el 28 de noviembre fuese sacado de su alojamiento y encerrado en una cárcel inmunda, por donde pasaba una cloaca pestilencial que hacía de la vida un tormento.



    De nada valieron las protestas del caballero de Chlum ni aun las del emperador a quien decían que el salvo-conducto y protección ofrecidos a un hereje no tenían valor. Ya quedaba evidenciado que Juan Huss había sido miserablemente engañado. Él creía que al parecer ante el concilio era para discutir y demostrar que sus creencias eran sanas; en cambio lo trataban como a un reo de graves delitos que estaba ahí para responder a acusaciones. Sus sufrimientos físicos y morales eran atroces. Él había soñado con hacer resplandecer la luz de la verdad en aquella magna asamblea, pero ahora ya estaba convencido de que le esperaba la muerte. Escribió a uno de sus amigos: ‘Es ahora cuando aprendo a repetir los acentos de los Salmos, a orar, a contemplar los sufrimientos de Cristo y de los mártires. En medio de las tribulaciones comprendemos mejor la Palabra de Dios.’



    En la prisión fue interrogado varias veces por la comisión papal, la que hipócritamente buscaba que ya estuviese condenado cuando compareciese ante el concilio y así impedir que hiciese uso de la palabra. El 5 de junio fue llevado ante el concilio, reunido en minoría, pero los presentes eran numerosos. Leída la acusación, Huss pidió la palabra para dar sus explicaciones, pero no se la concedieron. La burla ya estaba consumada. Se le exigía que respondiese con un sí o un no, sin intentar siquiera defenderse. Él protestó enérgicamente y la sesión terminó tumultuosamente. El día 7 hubo otra audiencia y esta vez el concilio tuvo que conformarse con dar la palabra al acusado. Huss habló con claridad y unción impresionando vivamente en su favor a muchos de los oyentes, debido a la precisión, acierto, agudeza y sentido práctico con que habló. Pero el concilio siempre colocado en el terreno de la arrogancia y despotismo declaró que lo que quería era una retractación lisa y llana.



    En otra audiencia inmediata quedó demostrado que Huss permanecería firme como una roca aun frente a la muerte; y que pondría en práctica la sentencia de Salomón en los Proverbios: ‘Compra la verdad y no la vendas.’ (10) Cuando salió, presintiendo todos los concurrentes el desenlace trágico de aquel proceso, el caballero de Chlum consiguió darle un apretón de mano. ‘Qué gozo — escribía Huss desde su prisión — me proporcionó la mano del noble Juan de Chlum al estrechar la mía. No se avergonzó de mí, el miserable, el desechado, el hereje excomulgado, cargado de cadenas.’ El fin de Juan Huss ya estaba resuelto. El mismo emperador pedía su condenación diciendo: ‘Es el mayor hereje que he conocido; si no abjura merece ser quemado.’



    Varios cardenales lo visitaron en su celda para arrancarle una retractación, pero todo fue inútil. Cuando le asaltaba algún temor en vista del suplicio que le estaba esperando, tomaba la Biblia y hallaba consuelo en las promesas de Dios. El ejemplo de aquellos que habían sido fieles hasta la muerte le infundía aliento. Escribía en una de sus cartas: ‘Hallo gran consuelo en estas palabras del Salvador: Bienaventurados sois cuando os vituperaren y os persiguieren y dijeren de vosotros todo mal por mi causa mintiendo. Gozaos y alegraos; porque vuestra merced es grande en los cielos; que así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros’. Las cartas escritas por Huss en sus últimos días en la prisión son una de las páginas más heroicas y espirituales de la literatura cristiana.



    En ellas invita a sus amigos de Bohemia a permanecer firmes en sus convicciones y a no buscar la venganza de su muerte. Con acentos proféticos anuncia el triunfo futuro de la verdad:



    El ganso (11) es un ave inferior; han prendido al ganso en sus redes, pero vendrán otras aves, águilas y gavilanes, que se reirán de sus trampas’.



    Una de sus últimas cartas termina con estas palabras: ‘Escrita entre cadenas, esperando la muerte por fuego.’ El día fijado para la ejecución de Huss fue el de su cumpleaños; 6 de julio de 1415. El concilio se había reunido solemnemente en la catedral con la presencia del emperador Segismundo. La sesión empezó con una misa y sermón. Durante este tiempo Huss tuvo que permanecer en el atrio en calidad de hereje. El lugar ‘sagrado’ estaba reservado sólo para los culpables del crimen que pronto iba a ser consumado. El predicador tomó por texto ‘Para que el cuerpo del pecado sea deshecho, a fin de que no sirvamos más al pecado.’ (12)



    El orador hizo una absurda e impía interpretación de este pasaje bíblico para sostener que los herejes debían ser destruidos por fuego. Se dio lectura a treinta proposiciones de Huss que según los jueces del concilio contenían graves errores. Aunque al acusado se le había dicho que debía guardar silencio pudo decir algunas palabras. Recordó que había recibido un salvoconducto firmado por el emperador presente, garantizándole el libre regreso a su país, y al decir estas palabras fijó su mirada en el soberano quien dio vuelta su rostro sonrojado de vergüenza. La sentencia fue pronunciada. Huss fue condenado a ser despojado de su carácter sacerdotal y a ser entregado al brazo seglar para que cumpliese con la sentencia. La hoguera ya estaba preparada y los ejecutores estaban esperando al reo, pero el clero, como en todos estos casos, unió el sarcasmo a la crueldad, declarando que como la Iglesia tiene horror a la sangre encomendaba al hereje a la clemencia del estado. Siguió la degradación. Primeramente lo vistieron con los hábitos sacerdotales y como él declarase que no estaba dispuesto a retractarse de sus creencias, lo despojaron de ellos al compás de terribles maldiciones eclesiásticas que pronunciaban cada vez que le quitaban una pieza. Al sacarle de la mano el cáliz, dijeron: ‘Te quitamos, Judas maldito, la copa de salvación.’ Pero él les respondió: ‘Confío en Dios y en mi Salvador Jesucristo, que Él no me ha quitado la copa de salvación y que hoy mismo la beberé en su reino.’ En seguida le colocaron una gorra de papel en la que habían pintado demonios y escrito una leyenda que decía: ‘Este es el heresiarca.’ Los obispos dijeron: ‘Entregamos tu alma al diablo’, él contestó: ‘En tus manos, Señor Jesús, encomiendo mi alma.’ (13) Una escolta lo condujo al sitio de la ejecución. Allí volvió a declarar que toda su vida había trabajado para encaminar a los hombres por el camino del bien y que quería confirmar con su muerte la verdad del Evangelio; que todo lo que había predicado estaba de acuerdo con las Sagradas Escrituras. Se le oyó decir: ‘Señor Jesús, quédate cerca de mí, socórreme para que pueda sufrir con firmeza, por tu gracia y tu ayuda, esta muerte cruel y dolorosa que debo afrontar por amor a tu Palabra.’ El conde palatino que presidía la ejecución le preguntó por última vez si quería retractarse, y ante su nueva y firme negativa mandó encender la hoguera. Cuando las llamas le rodearon se le oyó cantar y decir:



    Jesús, Hijo del Dios viviente, ten misericordia de mí. (14)



    Recogidas las cenizas fueron arrojadas al Rin.”



    Es conmovedor leer sobre esta ejemplar vida y muerte cristianas. Este autor comprende mejor las palabras del apóstol Pablo dirigida a la iglesia de Jesucristo en Galacia: “Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.” (15)



    Padre nuestro: ayúdanos a ser fieles y dejar atrás toda incredulidad, idolatría y corrupción; guíanos por tu Santo Espíritu a detectar las falsas doctrinas y a sus falsos maestros, y a rechazar a ambos; y si al hacerlo padecemos burlas, discriminaciones y condenas ayúdanos a amar a nuestros detractores y perseguidores aún a aquellos que nos maldicen y procuran nuestro rápido y peor fin en la tierra. Permítenos, Señor, honrar a tu Hijo Jesucristo al recordar a aquellos fieles hermanos y hermanas que en el pasado y aun hoy dan sus vidas por amor de Tu nombre. Danos la gracia de valorar el hecho de ser parte de tu familia y, si fuese necesario, estar dispuestos a poner nuestra vida con tal de agradarte a Ti, antes que a los hombres. Amén.



    En nuestro próximo artículo presentaremos a dos reformadores previos a Lutero: Jerónimo de Praga y Jerónimo Savonarola; hasta entonces si el Señor lo permite.



    -------ooooooo0ooooooo-------



    Notas



    Ilustraciones: izquierda, la capilla de Belén en Praga; construida entre 1391 y 1394 se ordenó su destrucción en 1786 por los ‘Josefinos’ y reconstruida por el gobierno comunista (1960-1990).Fuente:



    http://3.bp.blogspot.com/-fQk6vZuaT4Q/UxIbmIeY7sI/AAAAAAAACZw/kzLnHGfa7VQ/s1600/DSCN6238.JPG



    Derecha, ‘Huss en el patético concilio de Constanza’. Pintura al óleo de Václav Brožík (1851-1901) pintor checo, cuyas obras están realizadas dentro del estilo academicista. "Siento el deber de expresar mi profunda pena por la cruel muerte infligida a Jan Huss y la consiguiente herida, fuente de conflictos y divisiones, abierta en la mente y en el corazón del pueblo bohemio". La frase pertenece a Juan Pablo II, papa número 264 de la ICAR, canonizado en 2014 por el número 266, Francisco I. Dos papas pidieron perdón por las masacres perpetradas contra valdenses y husitas un milenio después. Ver el artículo del 16/09/2017: http://protestantedigital.com/magacin/43014/Por_que_hay_catolicos_romanos_que_no_imitan_a_Francisco_I



    01. Juan Huss nació el 06/07/1373 en Hussinetz, Bohemia, de la que le viene el apellido con que es conocido.



    02. Romanos 12:1,2.



    03. http://protestantedigital.com/magacin/43167/Wycliffe_y_la_independencia



    04. Región histórica de la República Checa que limita con Polonia, Austria y Alemania. Se encuentra rodeada de cadenas montañosas y tiene a la industria, la agricultura y la minería como principales sectores de su economía.



    05. Tomo 2: La Reforma Religiosa del Siglo XVI, 1938, Capítulo I, páginas 8 a 12.



    06. Filipenses 1:21: “Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia”; ver también Romanos 14:8.



    07. http://www.primerahora.com/noticias/vaticano/nota/iglesiacatolicallegoatenertrespapasalmismotiempo-902923/



    08. Este papa (1370-1419), denominado ‘antipapa’, fue una de las tantas vergüenzas históricas de la Iglesia imperial.



    09. Este relato recuerda al apóstol Pablo cuando es despedido por los creyentes en Mileto, Hechos 20: 22-38.



    10. Proverbios 23:23.



    11. Huss quiere decir ganso en lengua checa.



    12. Romanos 6:6.



    13. Usó las palabras de Jesús en la cruz; Lucas 23:46.



    14. Repite las palabras del ciego que pedía ayuda junto al camino por donde pasarían Jesús con sus discípulos.



    15. Gálatas 2:20.



    Importante: las citas y énfasis en negritas son responsabilidad del autor.


     

     


    5
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    flash
    16/10/2017
    00:44 h
    4
     
    El historiador austriaco Johan Loserth en su libro: “Wiclif y Hus” dice: “Yo (hus) he apelado y sigo apelando contra las decisiones del Arzobispo. Pero vosotros, ¿me queréis seguir”, el pueblo contestó unánime: “Sí queremos seguirte. Es tiempo ya que los que quieran defender la le de Dios se ciñan la espada y se apresten a luchar, como en el A.T. “. (Edición 1920. Página 90). Como dice el Señor resucitado: “La verdad os hará libres”. Saludos
     

    flash
    15/10/2017
    15:58 h
    3
     
    No se niega la historia, como tampoco es justa desprestigiarla y condenarla. También los hijos de la Reforma, se sienten avergonzados y humillados ante los hijos de la Inquisición protestante de emplear los mismos métodos represivos hacia los católicos. Algunos se hacen llamar “historiadores”, yo le llamaría “copiadores”. La historia no es para copiar, tampoco es para desprestigiarla, y mucho menos para manipularla. La moral protestante no significa que sea superior a la religión imperial.
     

    flash
    15/10/2017
    14:54 h
    2
     
    Hola Oscar, decía Charles René de Montalembert: “Para juzgar el pasado habría que vivirlo y para condenarlo no habría que deberle nada” (1863). Como dogma histórico, muchos están convencidos de que la iglesia imperial de Constantino se “convirtió” por “generación espontánea” en la que hoy es la Iglesia Católica. Y lo más curioso es que para “garantizar” su dogma, utilizan la frase bíblica: “”Salid de ella, pueblo mío (ustedes), no sea que os haga cómplices de sus pecados. (Ap. 18,4). Saludos
     

    EZEQUIEL JOB
    15/10/2017
    06:03 h
    1
     
    Gracias Oscar por recordarnos e informarnos de nuestros hermanos en Cristo que tuvieron que sufrir por el Evangelio, para que la bendita Palabra de Dios (La Biblia) llegue hoy a nuestras vidas, y seamos libres al conocer a nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo (Jn8:31-32)(Tit2:13). Si bien el diablo impedía que La Biblia sea conocida y leída por el pueblo, hoy en día trata de menoscabar su libre interpretación y lectura, con la imposición de "magisterios", "maestros", tergiversando el mensaje.
     
    Respondiendo a EZEQUIEL JOB

    Óscar Margenet Nadal
    16/10/2017
    23:21 h
    5
     
    A post #1: Ese es el punto EJ. "Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres." Juan 8:31,32. Mienten los que parcialmente citan a Jesús. La condición de Jesús es permanecer en Su palabra (no citar parte de ella); para ser Sus discípulos; recién entonces se conoce la verdad; y solo así se es libre. A los agentes de la posverdad el Predicador les dice: todo 'es vanidad de vanidades' (Eclesiastés 1:2; 12:8). DTB.
     



     
     
    ESTAS EN: - - - Hus y la mentira de la religión imperial
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    Evangelio y Reforma impactan Latinoamérica con César Vidal Evangelio y Reforma impactan Latinoamérica con César Vidal

    Viaje de César Vidal a México, Argentina, R. Dominicana y Perú: encuentros, conferencias y presencia en medios evangélicos y "seculares" logra impacto relevante en la sociedad.

     
    Francisco de Enzinas, pasión por la Palabra Francisco de Enzinas, pasión por la Palabra

    Miguel Ángel Vieira presenta a la figura del burgalés, el primero en traducir la Biblia al castellano en el siglo XVI, que está siendo homenajeado este año en Burgos.

     
    El camino de la Reforma protestante: César Vidal

    Análisis del inicio histórico de la Reforma protestante y su significado, ante los 500 años de aquel 31 de octubre en que Lutero clavó sus 95 tesis. 

     
    95 Tesis para la España de hoy 95 Tesis para la España de hoy

    Xesús Manuel Suárez presenta el documento en el que han colaborado más de 90 evangélicos de España de distintas áreas para aportar a la sociedad desde la cosmovisión protestante.

     
    José Luis Andavert, 32 años sirviendo en Sociedad Bíblica

    El que ha sido director de la entidad durante 32 años nos habla de su experiencia y las expectativas de futuro en la Sociedad Bíblica de España.

     
    “La ley LGTBI genera más problemas que los que soluciona”

    Rubén Navarro, de ADF International, considera que la ley que se debate este martes en el Congreso supone una pérdida de derechos para el conjunto de los ciudadanos y un peligro para los que disientan de las opiniones protegidas por la norma.

     
    “El crecimiento evangélico en España no es solo numérico”

    Máximo Álvarez presenta el nuevo mapa misionológico de España, donde todavía hay 526 ciudades de más de 5.000 habitantes sin presencia evangélica.

     
    Ley proLGTBI impide la diversidad: Jaume Llenas

    "El Estado lo que debe es no perjudicar la diversidad. No sólo en sexualidad, sino en política, religión. Pero este proyecto de Ley sólo permite un tipo de ideología sexual, estableciendo una sociedad uniformizada". Entrevista a Jaume Llenas, abogado y secretario general de la Alianza Evangélica Española,

     
    FOTOS Fotos
     
    Las 95 Tesis, clavadas en España Las 95 Tesis, clavadas en España

    Evangélicos presentan 'Las 95 Tesis de la Reforma 500 años después' a gobiernos locales y regionales, por toda España.

     
    La Biblia a través de la historia La Biblia a través de la historia

    Una exposición recorrerá Galicia este año 2017 mostrando la historia de la Biblia y su importancia para la Reforma Protestante.

     
    Las diversas capacidades de Mefi-Boset Las diversas capacidades de Mefi-Boset

    El ministerio Mefi-Boset lleva 20 años trabajando el tiempo de ocio y apoyo a las familias de personas con discapacidad intelectual en Terrassa y Barcelona. Algunas imágenes de este curso que acaba.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Historia de tres reyes Historia de tres reyes

    El egoísmo nos hace creer que es mejor y más fácil hacer todo solos.

     
    Toda la Biblia: Génesis Toda la Biblia: Génesis

    En el primer libro de la Biblia encontramos a un Dios que, desde el principio, está buscando  restablecer la relación rota con las personas.

     
    Lutero en España: la reforma invisible (documental) Lutero en España: la reforma invisible (documental)

    El documental emitido en TVE realiza un recorrido histórico desde el S. XVI hasta llegar a la actualidad para mostrar la realidad del protestantismo en España.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.