PUBLICIDAD
 
miercoles, 18 de julio de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    12
     

    La crisis del arte musical evangélico

    Dejó de ser, en algún sentido, sal y luz de la tierra y pasó a ser parte del poderoso engranaje de la industria de la diversión y el entretenimiento.

    PARA VIVIR LA FE AUTOR Tomás Gómez Bueno 26 DE AGOSTO DE 2017 23:45 h

    El arte musical evangélico en la actualidad está viviendo una crisis de expansión y crecimiento, sin que se puedan ignorar síntomas visibles de decadencia en su espiritualidad.



    Esto es lamentable, pero no debe extrañarnos. Este arte creció en visibilidad, alcance y nombradía, en las tres últimas décadas, más que las iglesias que eran su base de sustentación.



    Pero el arte evangélico; es decir, los artistas que lo producen, perdieron el contacto, el vínculo natural y dinámico que debían sostener con las iglesias.



    Las iglesias, punto de apoyo desde el cual los cantantes evangélicos desarrollaban su ministerio artístico, pasaron a ser simples grupos, fans donde se aglutinaban sus seguidores.



    El arte evangélico, el que encarnan sus figuras más más destacadas, se comercializó, fenómeno por el cual yo nunca me escandalizado ni he expresado descuerdo con esto, pues entiendo que, si se crea un público consumidor, no es extraño que surjan productos empeñados en satisfacer la demanda de este público.



    Se entiende que era necesario e inevitable, por muchísimas razones, que surgiera un arte comercial, aunque esto no justifica que este arte nacido de una propuesta específica de fe, perdiera su perspectiva ministerial, su llamado misional.



    No debemos perder de vista que mucho de lo que es hoy el arte secular norteamericano, se inició en las iglesias. Son innumerables las estrellas del arte norteamericano que comenzaron a desarrollar sus talentos en una iglesia, y se fueron a buscar fortuna en el arte secular y algunos terminaron trágicamente.



    Figuras como Elvis Presley, Jerry Lee, Whitney Houston y otras tantas, no pueden ser más ilustrativas.



    En un mundo globalizado de amplia pluralidad y apertura para la religión, el cantante o el músico que sobresale en la iglesia tiene a su alcance la fama y la fortuna, hoy, sin necesariamente apartarse de su fe.



    Desde la religión se puede alcanzar con mucha rentabilidad económica niveles de fama y aceptación similares y, en ocasiones, hasta más ventajosos que lo que ofrece el mundo secular.



    Incluso hay quienes luego de convertirse en creyentes se han mantenido como artistas seculares y dicen ser miembros de una iglesia evangélica sin concitar ningún debate y sin que se les sugiera o se les pida explicaciones.



    Sin dudas, que sin descalificar ni juzgar a nadie, estamos frente a un problema.



    La clave está en discernir cuál es nuestra misión, a qué fuimos llamado por el Señor, independientemente del talento que se posea y de la aceptación que se logre tener.



    Aquí estamos en un punto que nos conduce a discernir valores, a definir la ruta esencial de la vida a luz de la enseñanza que nos dejó el Señor Jesucristo en Lucas capítulo 4. Ante las más tentadoras ofertas, el Señor Jesús definió su misión.



    Aquí estamos en paralelo con mismas ofertas que Satanás les hizo a Jesús: la autosatisfacción personal para superar cualquier carencia y suplir cualquier necesidad inmediata, sin prever otras consecuencias; satisfacer la sed de poder y fortuna, y finalmente hacer de la existencia un espectáculo para recibir la aprobación y glorificación del mundo.



    Optamos por esto, o por lo que sigue, la misión: curar a los enfermos, consolar a los afligidos, dar vistas a los ciegos y proclamar las buenas nuevas de liberación para los cautivos (Lucas, 4:1-19).



    Lo que sucedió, y aun sucede, con ese fenómeno del arte musical evangélico es que nunca lo hemos querido analizar, ni nos interesamos por ventilar sus posibles consecuencias.



    Todos, como si no respondiéramos a una fe que tiene sus principios, seguimos sin mayores reparos ni observaciones las leyes del mercado, y el arte evangélico, en buena parte, comercialmente se secularizó.



    Dejó de ser, en algún sentido, sal y luz de la tierra y pasó a ser parte del poderoso engranaje de la industria de la diversión y el entretenimiento.



    Como resultado de la masificación de la fe han surgido otras necesidades dentro de las iglesias, que al igual que el arte, a falta de una respuesta pastoral y teológica, ahora están siendo respondidas por predicadores, por verdaderos gladiadores y acróbatas de púlpitos que tienen un mensaje de motivación muy entretenido para dar masajes psicológicos y atenuar las crisis de estima de gentes que está en las iglesias haciendo ruidos, pero cuyas vidas están vacías, depresivas y muy desorientadas.



    Tenemos en nuestras iglesias muchísimos jóvenes que tienen sobrado talento, pero están excesivamente enfocados, no en ministrar y servir con sus dones en las iglesias –lo hacen en cierta medida–, pero su enfoque está en dar el gran salto al arte comercial religioso, donde tenemos figuras de gran impacto que cobran por interpretar dos o tres canciones cifras que andan cerca del salario mínimo que se le paga por un año a cualquier trabajador nuestro.



    Esto, ya también está pasado con muchos predicadores que con notable escasez de conocimientos bíblicos han logrado conectar con las necesidades psicológicas de las masas evangélicas y se han convertido en el placebo que produce alivio momentáneo, pero no sanas heridas, tampoco restaura ni transforma a nadie, porque su contenido carece del ingrediente vital de la Palabra de Dios.



    Sin embargo, hay que acotar que en las congregaciones quedan muchos talentos, muchos cantantes, músicos y predicadores que están al servicio de la misión de la iglesia, que es llevar el mensaje de salvación y promover el Reino de Dios.



    A esos que se han quedado, muchos de ellos teniendo todas las condiciones para ser figuras de primera línea en cualquier escenario, sea religioso o secular, hay que reconocerlos.



    En noble y sensata atención pastoral a estos talentos que desarrollan sus ministerios dentro de las iglesias, y lo hacen con tanta pasión y entrega, hay que DIGNIFICARLOS, hay que darle el cuidado pastoral apropiado y hay que alentarlos con un apoyo en metálico, en la medida de lo posible, que haga de su trabajo una tarea sostenible y le propicie la holgura digna a la que aspiramos todos.



    Más que premiaciones laudatorias y alfombradas, más que flashes que destellan en coloridas pasarelas, lo que necesitamos es retornar a los espacios reflexivos, a los análisis serios, Biblia en manos, que nos indiquen dónde estamos y adonde nos lleva este torbellino de la posmodernidad con todas sus veleidades y ligerezas.



    Sin embargo, aún es alentador el profesionalismo y la entrega que se aprecia en el ministerio musical y de adoración de muchas de nuestras iglesias.



    Pero aún sobre esto hay que mantener un análisis crítico y teológico a la luz de la Palabra. Estamos hablando de la adoración, una dimensión de la vida cristiana que siempre estará reclamando la total atención de nuestro ser.


     

     


    12
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    EZEQUIEL JOB
    04/09/2017
    17:49 h
    12
     
    Los verdaderos adoradores adoran a Dios en "espíritu y en verdad"(Jn4:23-24), la verdadera adoración es vivir una vida limpia de pecado, limpios pensamientos y buena conciencia del "espíritu" o corazón, en plena obediencia a los mandatos del Señor Jesús (La Verdad), ¿de donde sacan que cantar es "adorar"?. La función ppal. de la iglesia es "perfeccionar" a los santos(Ef4:11-13), enseñando A VIVIR conforme a La Biblia(2Tim3:16-17). El Señor Jesús fue perfeccionado mediante la obediencia(Heb5:8-9)
     

    El pastor contemporáneo
    03/09/2017
    23:48 h
    11
     
    Alguien de vosotros, incluído el autor del artículo, me puede decir a cuántos artistas seculares ha tenido acceso para predicarles la Palabra??
     

    EZEQUIEL JOB
    31/08/2017
    06:11 h
    10
     
    Cantar es simplemente "alabar" a Dios, no es adorar "Heb 13:15 Así que, ofrezcamos siempre a Dios, por medio de él, sacrificio de alabanza, es decir, fruto de labios que confiesan su nombre.","Sal147:1 Alabad a JAH, Porque es bueno cantar salmos a nuestro Dios; Porque suave y hermosa es la alabanza." Hasta para alabar es necesario tener limpia la conciencia:"Sal 33:1 Alegraos, oh justos, en Jehová; En los íntegros es hermosa la alabanza." No hay cánticos de "adoración" en La Biblia.
     

    jorgevaron
    29/08/2017
    17:49 h
    8
     
    Mientras se tenga que sobrevivir de un oficio (salvo el pastorado) es mejor no practicarlo en las comunidades cristianas, o practicarlo pero "sin ánimo de lucro", de lo contrario la tentación de aprovechar el mercado cautivo que representan las iglesias, derivará en las distorsiones y abusos a las que asistimos cada día.
     

    unapastoraateaseatrincheraensuiglesia
    29/08/2017
    11:52 h
    7
     
    Muy correcto su articulo vemos la terrible Apostasia que se esta i filtrando en la iglesia .El enemigo es muy astuto utiliza la musica mundana para engañar a la juventud.Me pregunto asistiria JESUS a un concierto de musica regeton,salsa,ect.Rotundamente no pues eso es lo se ha i filtrado e. La iglesia en difinitiva es una GRAN APOSTASIA tras estos movimientos musicales.Francisco gomez
     

    Norberto Amoroso
    29/08/2017
    04:09 h
    6
     
    Así mismo, hemos olvidado la misión de servir al Señor con los talentos. He conocido a varios artistas cristianos que comenzaron muy bien, tal como lo has expuesto, pero degeneraron su talento para transmitir sus sentimientos, perdiendo el enfoque. Otros, cayeron en el campo secular, al recibir influencias de artistas seculares perdieron el camino. Los adventistas son ejemplares en este campo, encuentro que velan por la espiritualidad del arte cristiano, que entiendo es lo más importante.
     

    denis.hopemedia
    28/08/2017
    10:44 h
    5
     
    Me gusta la parte final donde mencionas a los que están trabajando en sus iglesias. Pero Dios no solo nos necesita allí. Feliz mente hay más musica producida por personas que creen en Dios. Tenemos la posibilidad de elegir qué escuchar, cómo escuchar, dónde escuchar e incluso se nos anima con la idea de no ser solo "espectadores" y pasar a ser actores. Por siglos la musica estuvo limitada, pero durante estos años la música ("cristiana") está dejando de limitarse a unos lugares, temas y estilos.
     

    flash
    28/08/2017
    00:56 h
    4
     
    No olvidemos también que de por medio está la fama, la comodidad y sobre todo, el dinero.
     
    Respondiendo a flash

    Norberto Amoroso
    30/08/2017
    04:45 h
    9
     
    No todos los músicos buscan eso, muchos glorifican al Señor con su talento. Es cuestión del corazón del artista, y solo Dios ve eso. Habría que agradecer que existe una alternativa saludable a lo que ofrece el mundo, que es hasta blasfemo.
     

    Andrés
    27/08/2017
    20:29 h
    3
     
    la nota es interesante y es de esos textos para leer y releer y confrontarlo al contexto en que cada uno vive. Soy argentino y viví todo eso que se llamó la ¨renovación de la alabanza y adoración¨ en los ´90 y que desvirtuó en lo que es hoy. Y solo diré que fé y mercado no pueden ser compatibles. ¨Mercado¨ simplemente es intercambio sobre la base del valor en dinero. Es terrible lo que está pasando: Fans, piratería tomada como una bendición, anti-fans. Es espantoso.
     

    Calvo
    27/08/2017
    09:47 h
    2
     
    Excelente artículo que refleja fielmente hasta donde hemos llegado con la música evangélica. Los himnos tradicionales que se basaban en la Palabra de Dios, y que todos entendíamos la letra y su mensaje evangélico, se han convertido en lo que yo llamaría "charangas carnavalescas" que repiten y repiten, y que si no fuese porque proyectan la letra en pantallas, muy pocos entenderían... Y además los anuncias como "grupo de alabanza". ¿No alabamos al Señor con la lectura y la Predicación.
     

    Earendil
    27/08/2017
    06:22 h
    1
     
    "como si no respondiéramos a una fe que tiene sus principios". La Fe no tiene "principios" (ni fin) ni "valores". La Fe ES una Persona. Esto es Terriblemente Revolucionario para nuestras mentes, lo se... pero si no lo entendemos, por lo menos no construyamos otra gris religión alrededor de ello. Tampoco podemos considerar la adoración, como "una dimensión de la vida cristiana"...la adoración ES la vida cristiana. Un saludo
     



     
     
    ESTAS EN: - - - La crisis del arte musical evangélico
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    Galicia insumisa: Eva Sierra habla de su último libro con César Vidal Galicia insumisa: Eva Sierra habla de su último libro con César Vidal

    La nueva identidad del gallego evangélico tras abrazar la nueva fe: abandonaron ancestrales y arraigadas creencias populares, fruto del sincretismo mágico-pagano y del catolicismo implantado desde el s. XVI.

     
    “Llevamos un mensaje de redención y de convivencia” “Llevamos un mensaje de redención y de convivencia”

    Aarón Lara, coordinador del Congreso Iberoamericano para la Vida y la Familia, analiza lo sucedido en la última Asamblea General de la OEA.

     
    ¿Qué pasa con los errores de la Biblia? ¿Qué pasa con los errores de la Biblia?

    Para el cristiano la Biblia es la Palabra de Dios. Pero ¿coincide la Biblia de hoy con el texto original? ¿o está llena de errores? (Andy Wickham)

     
    ¿Es Dios un 3 en 1?

    Muchos creen que tras morir Jesús sus seguidores le idealizaron hasta hacerle Dios con el Padre y el Espíritu Santo ¿Es posible un solo Dios con tres personas a la vez? Reflexión de Andy Wickham.

     
    Cristianos PSOE, un puente entre política y fe cristiana (Juan Carlos González) Cristianos PSOE, un puente entre política y fe cristiana (Juan Carlos González)

    Entrevista a Juan Carlos González, Coordinador Federal de Cristianos Socialistas, sobre su papel, visión del hecho religioso en la vida pública y puntos centrales de conflicto fe-política en España.

     
    ¿Qué hay después de la muerte?

    Todo ser humano muere. La gran cuestión es: ¿Qué pasa luego, seguimos existiendo, hay otro tipo de vida, cómo sería? ¿Me pedirán cuentas por cómo he vivido? Reflexión de Andy Wickham.

     
    Todas las religiones ¿llevan al mismo Dios?

    Existe la idea de que toda religión en lo esencial es igual, con sólo diferencias secundarias. ¿Es así? ¿Son lo mismo o tienen todas parte de la verdad? Reflexión de Andy Wickham.

     
    FOTOS Fotos
     
    Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga

    El encuentro congregó unas 50 personas de 12 países.

     
    Idea2018, en fotos Idea2018, en fotos

    El encuentro celebrado en Palma de Mallorca reunió a evangélicos de todo el país para conversar sobre convivencia, misión e interculturalidad.

     
    Las 95 Tesis, clavadas en España Las 95 Tesis, clavadas en España

    Evangélicos presentan 'Las 95 Tesis de la Reforma 500 años después' a gobiernos locales y regionales, por toda España.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Toda la Biblia: Oseas Toda la Biblia: Oseas

    El profeta habla de las bendiciones de la obediencia y las consecuencias de la desobediencia.

     
    Y para ti, ¿qué es la amistad? Y para ti, ¿qué es la amistad?

    Para ser mejores amigos, podemos seguir el mayor ejemplo de amistad.

     
    Mosaico en Buenas Noticias TV Mosaico en Buenas Noticias TV

    El programa evangélico de RTVE dedica un amplio reportaje a presentar la comunidad de youtubers cristianos, que está a punto de cumplir su primer año.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.