PUBLICIDAD
 
miercoles, 18 de julio de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



     

    Calles rectas, senderos torcidos

    Nuestras ciudades tan bellas en el sentido arquitectónico y artístico, están llenas de gente cuyas vidas están torcidas, deformadas y corrompidas.

    DESDE EL CORAZóN AUTOR Roberto Velert 01 DE JULIO DE 2017 23:00 h

    Cuando se ha vivido cierto tiempo en ciudades de América del Norte, y aunque no se haya vivido ni viajado, pero uno se haya fijado en los telefilmes típicamente americanos, habrá visto que las capitales americanas se distinguen de todas las demás ciudades, por sus calles rectas, avenidas largas y sus orientaciones de tráfico marcando si se debe ir hacia el Norte o el Oeste, Sur o Este. Los planos de tales ciudades parecen estar hechos con tiralíneas, siguiendo el sistema de cuadrículas. Vistas desde arriba parecen tableros de ajedrez y muchas veces aparecen como juegos de consolas donde unos hambrientos marcianitos van comiéndose unos a otros. 



    Nuestras ciudades europeas no son así, aunque en un tiempo antiguo, tanto en la colonización de ciudades de extensos territorios, Houston, San Francisco, Chicago… se usaran técnicas colonizadoras que ya usaron los imperios como el romano o el español. Se cuadriculaban las parcelas como las tierras. El paso de la historia y las influencias de fenicios, griegos y de la Edad Media, hicieron cambios aún muy visibles en nuestra arqueología. Hoy, muchas de nuestras ciudades, unas más que otras, son un dédalo de calles pequeñas, cortas y cortadas, que se bifurcan cada dos manzanas; que suben y bajan. Unas arquitecturas urbanísticas en donde claramente se aprecian los tiempos antiguos, y las influencias de las épocas preindustriales. Hasta la Guerra Civil se siguió con la continuidad de los procesos urbanísticos anteriores. Pero poco a poco ha destacado una especial atención sobre los centros históricos, reformas interiores, derribos, realineaciones, saneamientos, etc. Nuevos planteamientos del espacio urbano con la consolidación de los ensanches y se potenció el desarrollo ya que era una forma válida de producir espacio urbano. Y así, vamos viendo amplias Avenidas, concurridas Ramblas, largas Diagonales, limpias y ordenadas ciudades que exhiben con orgullo sus calles, plazas y rotondas como trazadas a escuadra. 



    Sin embargo, la gente que camina por esas calles y veredas rectísimas, no parece andar por caminos derechos. Cuando camino por nuestras ciudades compruebo que en muchas aún se conserva la ley de 1573, en tiempos de Felipe II, que supuso la primera urbanística de la edad moderna. El núcleo de la ciudad se ubicaba en el centro de lo que debía ser la plaza principal, y a la que debían dar fachada los edificios públicos más importantes: el Palacio Municipal de Gobierno, la Iglesia, el Mercado y las casas-palacio de los ciudadanos más poderosos económica y socialmente. Es evidente que tales enclaves urbanísticos han cambiado, pero yo sigo viendo que muchos de los que moran en tan luminosos edificios, viven en senderos tenebrosos. 



    Cuando camino por las calles de mi ciudad, y si es por la noche –poco pero algunas veces aún más, en muchas esquinas veo caminos torcidos. El de muchos jóvenes perdiendo su tiempo y medio atontados distrayendo sus soledades con carcajadas soeces. Veo personas durmiendo entre cartones abandonados de todos, posiblemente porque como no son de “refugiados” pueden seguir así, sucios fumando su última colilla recogida del suelo. Veo a extrañas y pintarrajeadas muchachas, traídas a la ciudad con las falsas promesas de una vida mejor, explotadas cruelmente por mafiosos a quienes pocas veces alcanza la justicia. 



    Veo restos de grandes carteles de anunciadas elecciones, con caras de conocidos hombres públicos, que se ofrecieron a los votantes con una sonrisa como los regeneradores de un bienestar para todos, y que pasado el tiempo hemos podido comprobar cuán deshonestos han resultado. Ofreciendo Amnistías Fiscales para los suyos, es decir, para los ricos, los que más tienen, sin pensar en los sacrificados autónomos, pequeños empresarios o el mismo pueblo. Exministros que sin vergüenza reconocen sus “sobresueldos”, aunque no fueran de la Caja “B” con la catadura de que lo que cobraban –y era y es mucho en sus pensiones de por vida era poco. Divos de los deportes, que ganan millones, y cuando se les declara como presuntos transgresores en sus impuestos, declaran que se van de España, porque ésta les trata mal y aquí no se puede vivir. Ediles de esos regios Edificios llamados Ayuntamientos cuya organización se encarga de la administración local en un pueblo o ciudad, y que debiendo ser modelos de honestidad, aun cuando son imputados, y sus Códigos Deontológicos legislan deben dimitir, unos lo exigen de otros pero estos se aferran al cargo. Siendo todas estas corrupciones, mencionando muy pocas, caldo de cultivo, para la desobediencia, el rechazo de la ética y la justificación de lo inmoral.



    Y pienso “Desde el Corazón” viendo estas cosas de mi ciudad, mi ciudad de calles rectas y correctas, en las palabras de la Biblia, hablando de los hombres malos y sus malos sistemas: “los hombres que hablan perversidades, (despenalizar la eutanasia, alentar como progreso toda desorientación sexual, desarrollar el negocio de los vientres de alquiler, cercenar la libertad religiosa con un laicismo activo) que dejan los caminos derechos, para andar por sendas tenebrosas; que se alegran haciendo el mal, que se huelgan en las perversidades del vicio; cuyas veredas son torcidas y torcidos sus caminos” (Proverbios 2:12-15). ¿Cuántas cosas torcidas se leen aquí? muchas: palabras torcidas, actitudes equivocadas, vicios perversos, destinos equivocados.



    ¡Qué pena! nuestras ciudades tan bellas en el sentido arquitectónico y artístico, están llenas de gente cuyas vidas están torcidas y retorcidas, deformadas y corrompidas. Y esto ¿por qué? porque el pecado reina. Pero Cristo, es el Gran Arquitecto de vidas, Perfeccionador y Redentor, el que hace todas las cosas nuevas, cuando nos rendimos a Él.


     

     


    0
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     



     
     
    ESTAS EN: - - - Calles rectas, senderos torcidos
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    Galicia insumisa: Eva Sierra habla de su último libro con César Vidal Galicia insumisa: Eva Sierra habla de su último libro con César Vidal

    La nueva identidad del gallego evangélico tras abrazar la nueva fe: abandonaron ancestrales y arraigadas creencias populares, fruto del sincretismo mágico-pagano y del catolicismo implantado desde el s. XVI.

     
    “Llevamos un mensaje de redención y de convivencia” “Llevamos un mensaje de redención y de convivencia”

    Aarón Lara, coordinador del Congreso Iberoamericano para la Vida y la Familia, analiza lo sucedido en la última Asamblea General de la OEA.

     
    ¿Qué pasa con los errores de la Biblia? ¿Qué pasa con los errores de la Biblia?

    Para el cristiano la Biblia es la Palabra de Dios. Pero ¿coincide la Biblia de hoy con el texto original? ¿o está llena de errores? (Andy Wickham)

     
    ¿Es Dios un 3 en 1?

    Muchos creen que tras morir Jesús sus seguidores le idealizaron hasta hacerle Dios con el Padre y el Espíritu Santo ¿Es posible un solo Dios con tres personas a la vez? Reflexión de Andy Wickham.

     
    Cristianos PSOE, un puente entre política y fe cristiana (Juan Carlos González) Cristianos PSOE, un puente entre política y fe cristiana (Juan Carlos González)

    Entrevista a Juan Carlos González, Coordinador Federal de Cristianos Socialistas, sobre su papel, visión del hecho religioso en la vida pública y puntos centrales de conflicto fe-política en España.

     
    ¿Qué hay después de la muerte?

    Todo ser humano muere. La gran cuestión es: ¿Qué pasa luego, seguimos existiendo, hay otro tipo de vida, cómo sería? ¿Me pedirán cuentas por cómo he vivido? Reflexión de Andy Wickham.

     
    Todas las religiones ¿llevan al mismo Dios?

    Existe la idea de que toda religión en lo esencial es igual, con sólo diferencias secundarias. ¿Es así? ¿Son lo mismo o tienen todas parte de la verdad? Reflexión de Andy Wickham.

     
    FOTOS Fotos
     
    Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga

    El encuentro congregó unas 50 personas de 12 países.

     
    Idea2018, en fotos Idea2018, en fotos

    El encuentro celebrado en Palma de Mallorca reunió a evangélicos de todo el país para conversar sobre convivencia, misión e interculturalidad.

     
    Las 95 Tesis, clavadas en España Las 95 Tesis, clavadas en España

    Evangélicos presentan 'Las 95 Tesis de la Reforma 500 años después' a gobiernos locales y regionales, por toda España.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Toda la Biblia: Oseas Toda la Biblia: Oseas

    El profeta habla de las bendiciones de la obediencia y las consecuencias de la desobediencia.

     
    Y para ti, ¿qué es la amistad? Y para ti, ¿qué es la amistad?

    Para ser mejores amigos, podemos seguir el mayor ejemplo de amistad.

     
    Mosaico en Buenas Noticias TV Mosaico en Buenas Noticias TV

    El programa evangélico de RTVE dedica un amplio reportaje a presentar la comunidad de youtubers cristianos, que está a punto de cumplir su primer año.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.