PUBLICIDAD
 
viernes, 24 de marzo de 2017   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    El Pensamiento Cristiano XXII
    10
     

    ¿Es pecado divertirse?

    La industria de la diversión es sinónimo de afluencia. Los medios informan a menudo de antros donde chicos y chicas bailan, se aturden, drogan e inmolan dejando enlutadas a sus familias.

    AGENTES DE CAMBIO AUTOR Óscar Margenet 04 DE MARZO DE 2017 22:30 h

    En ‘La Marcha del Cristianismo’ (01) hay una página en la que el autor habla sobre la actitud de los primeros cristianos frente a las diversiones ofrecidas por el Imperio Romano a sus súbditos.



    Los conceptos allí vertidos llevan a reflexionar sobre esa relación en el contexto y días actuales. Las siguientes tres preguntas nos ayudarán a enfocar el tema:



    ¿Prohíben Las Escrituras la diversión?



    ¿Debe predicarse desde el púlpito que una de las características de todo buen cristiano es abstenerse de las diversiones?



    ¿Es pecado divertirse?



    Para empezar, propongo verificar el uso que le da a ‘diversión’ el diccionario de nuestra rica lengua castellana; en él encontramos tres acepciones (02):



    1. f. Acción y efecto de divertir.



    2. f. Recreo, pasatiempo, solaz.



    3. f. Mil. Acción de distraer o desviar la atención y fuerzas del enemigo.



    Partiendo de estas definiciones comprobemos qué nos dice J.C.Varetto (03) sobre cuáles y cómo eran las diversiones en las iglesias cristianas de los primeros siglos, aún bajo el poderoso Imperio Romano:



    En la época de que nos ocupamos, las diversiones estaban divididas entre el teatro y el circo. El primero era una escuela de inmoralidad, y el segundo de crueldad. Los cristianos no podían pactar con estas cosas, y no sólo que se apartaban de ellas, sino que les declaraban una guerra a muerte. No eran enemigos del arte ni de lo bello, pero cuando estas cosas, buenas en sí, se empleaban como medios de corrupción, no vacilaban en rechazarlas. El teatro, que en los buenos días de Grecia, había alcanzado a ser, hasta cierto punto, un elemento de cultura estética y artística, no tenía nada de esto en Roma, donde las representaciones eran obscenas, casi siempre sobre los amores de Júpiter o las voluptuosidades de Venus.” (03)



    La definición que el autor da al ‘teatro’ y ‘circo’ de los primeros siglos pareciera ser muy cruda, por lo breve y terminante. Con el fin de constatar si son o no acertadas este autor investigó otras fuentes. Parecen muy bien informados los autores de las ‘Artes escénicas’ (04) que dictan clases desde hace bastante. Dicen en su blog:



    Para los romanos pasa a ser el teatro un juego y un entretenimiento, en contra de la concepción griega, que lo consideraba un ritual. Con Roma, aparece la figura del empresario, que paga a los actores y autores, y que cobra una entrada al público. Sólo cuando el Estado se hace cargo de los espectáculos teatrales pasa a ser gratuito. Los romanos apenas cultivan la tragedia, y si lo hacen, como en el caso de Séneca, no es para representarla sino para leerla en voz alta en círculos escogidos. Sin embargo, cultivan con gran fortuna la comedia, crítica de tipos humanos y de costumbres sociales.



    Dos son los autores cómicos principales en Roma: Plauto y Terencio. El primero, de origen humilde, era actor hasta que decidió convertirse en comediógrafo con gran éxito. Sus obras representan personajes ridículos por sus deformidades morales, como el avaro de Aulularia, o el soldado fanfarrón en Miles gloriosus. El segundo, que era un esclavo liberado por su amo debido a su inteligencia y talento, era mucho más refinado y recibió la influencia de Menandro, el comediógrafo griego. Su obra completa, más sus traducciones de Menandro, se perdieron en un naufragio. En Roma el teatro no tuvo el auge que en Grecia, debido a que sufrió la competencia de otros espectáculos de masas, como el circo o las luchas de los gladiadores, y a que el público selecto despreciaba los entretenimientos vulgares como la comedia, la pantomima y el mimo, artes escénicas de gran auge en Roma, lo que algunos consideran como un signo de decadencia del teatro.”



    Por su parte, el erudito Arnold Hauser en su mundialmente reconocida ‘Historia Social de la Literatura y el Arte’ explica que en Grecia predominaba el ir ‘al teatro para liberarse por un par de horas de la miseria de la vida diaria y desahogarse con un lloriqueo’ o para admirar ‘el desnudo femenino con el que se intenta terminar con el tabú que excluía los temas nuevos’ (05).



    No está equivocado entonces Varetto cuando afirma:



    El circo, que existía en cada ciudad importante, era el gran atractivo de aquellos tiempos. El de Roma tenía asientos para decenas de miles de espectadores. Los gladiadores que se batían, eran a veces profesionales, pero la mayor parte eran infelices condenados a muerte, o cautivos traídos de las conquistas, o esclavos que eran llevados a morir luchando miserablemente en presencia de una multitud de espectadores sanguinarios.



    Marco Aurelio tuvo que prohibir la venta de esclavos destinados al circo, pero no consiguió prohibir que los propios dueños los llevasen a luchar con las fieras. Eran miles de infelices que morían en la arena para apagar la sed de sangre y de espectáculos que devoraba a los romanos. Del África traían leones que largaban hambrientos para despedazar a los que combatían en el circo.” (06)



    Los fieles seguidores de Jesucristo que durante siglos sufrieron martirio a causa de su fe y estilo sencillo de vida, ven de pronto que el Estado que antes los masacraba ahora les invita a ir al teatro y al circo ya no para ver burlarse de la virtud o para presenciar el martirio de hermanos y hermanas en la fe, sino el de otros pobres desgraciados.



    Concluye el autor diciendo: “Los cristianos rompían con este género de diversiones, y oponían a ellas el ejemplo de su perfecta mansedumbre.” (07)



    Las épocas cambian, pero el pecado predomina ampliamente. En el blog ‘Aleteia’ conducido por un sacerdote católico, leemos esta interesante definición sobre el tema:



    En algunos casos, para un cristiano ir a una fiesta será un gran desafío dada la cultura y la mentalidad del mundo en que vivimos.” (08)



    ¿Qué dicen las Escrituras sobre la diversión?



    No encontraremos en la Biblia una prohibición o una prescripción directa al acto de divertirse. Eso no necesariamente significa que no se ocupe de ello. Pablo nos dice con sabiduría:



    Todo me es lícito, pero no todo conviene; todo me es lícito, pero no todo edifica. Ninguno busque su propio bien, sino el del otro”. (09)



    Si todo me está permitido, nadie mejor que yo para asumir la responsabilidad de usar bien esta libertad. El tiempo demuestra si hemos sido sabios cuando enfrentamos las consecuencias de nuestra elección. Los cristianos que aman al Señor tienen el privilegio de saber por anticipado si sus decisiones beneficiarán o perjudicarán su vida de relación con Dios y los demás.



    Si bien todos aprendemos de nuestros errores, es mejor aprender a prevenirlos. A ello contribuye la disciplina de la vida de fe. La iglesia, lejos de ser escuela de prohibiciones, es donde mejor se aprende a perdonar, consolar y servir en el amor de Dios.



    También sabemos que el púlpito sirve para presentar las ‘buenas noticias’ de Cristo y su amor; y no nos avergüenza, pues el Evangelio es poder de Dios para salvación a los que creen (10).



    El Espíritu nos guía por caminos de sabiduría para enfrentar un mundo lleno de tentaciones y mentiras. Por eso mismo el apóstol nos recomienda: “No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.” (11) De donde ‘este siglo’ refiere al sistema mundano de pecado que - cual enemigo que esconde sus perversas intenciones - nos distrae para que no nos ocupemos de nuestros derechos y obligaciones de hijos e hijas de Dios.



    Los que creemos en Jesucristo hemos sido ‘apartados’, ‘sacados fuera’, del sistema mundano para mostrar el camino a la Redención. Nos lo recuerda el mismo apóstol Pablo:



    Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados, en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia, entre los cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás (12) (…) Mirad, pues, con diligencia cómo andéis, no como necios sino como sabios, aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos. Por tanto, no seáis insensatos, sino entendidos de cuál sea la voluntad del Señor. No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu,” (13)



    Es más que obvio que esto no implica encerrarnos en las cuatro paredes del lugar de culto al que llamamos ‘iglesia’; ni en nuestras casas, como si Cristo nos llamase a vivir en guetos. Todo lo contrario; nuestro lugar es la periferia donde deambulan los perdidos, puesto que el Hijo de Dios, e hijo del hombre, no ha “venido a llamar justos, sino a pecadores, al arrepentimiento” (14).



    Víctimas de los mafiosos de la droga son ayudadas por voluntarios cristianos a la salida de los antros. Esos seres anónimos salvan numerosas vidas entre los que deambulan perdidos en la madrugada de ciudades turísticas. No tienen ninguna prensa y muy poca ayuda oficial.



    Por lo expuesto, a medida que avanza la descomposición social se hace más necesaria la presencia de los hijos e hijas de Dios en los poderes públicos; de ese presencia surgirán normas más efectivas y campañas de prevención en las escuelas y universidades. Pablo aconseja a quienes deseen ser ‘parte de la solución’:



    Andad sabiamente para con los de afuera, redimiendo el tiempo. Sea vuestra palabra siempre con gracia, sazonada con sal, para que sepáis cómo debéis responder a cada uno.” (15)



    No es pecado descansar. El Creador reposó tras crear todo lo visible e invisible (16). Pero Él santificó el tiempo de descanso. Este tiempo puede ser utilizado para actividades distintas a las habituales sin tener la obligación de hacerlas. En la antigua Grecia se llamaba ocio al tiempo dedicado, principalmente por filósofos, para reflexionar sobre la vida, las ciencias y la política. De donde negocio (negación del ocio) es todo aquello que se hace con un fin material.



    El apóstol Pablo declara en el Espíritu que “todo lo que no proviene de fe es pecado” (17). En nosotros recae el privilegio de obrar en fe para no pecar en nada de aquello que hagamos, o dejemos de hacer.



     



    -------ooooooo0ooooooo-------



     



    Notas



    Ilustración: jóvenes bailando en las ‘discos’ actuales, típicas en casi todo el mundo. Muchos de ellos están expuestos al negocio de la droga.



    01. Páginas 106, 107 del Capítulo Tercero de la obra citada. Esta serie ‘El Pensamiento Cristiano’ es sobre los libros que han ayudado al autor a ampliar su visión sobre el llamado ‘cristianismo’. Este es el libro número 22 de los ya analizados desde el 09/01/2016 (‘Ocúpate en la Lectura, la Exhortación y la Enseñanza: LEE’); si se desea leer más: http://protestantedigital.com/magacin/38280/Ocupate_en_la_Lectura_la_Exhortacion_y_la_Ensenanza_LEE



    02. Diccionario de la Real Academia Española; http://dle.rae.es/?id=E0eav7y



    03. Juan Crisóstomo Varetto, autor citado, historiador y escritor evangélico bautista.



    04. https://arteescenicas.wordpress.com/2009/11/11/unidad-didactica-ii-primera-parte/



    05. Obra citada (1957) página 130. Su autor, Arnold Hauser (1892-1978) nació en Rumania, aunque de origen húngaro y raíces judías, y murió en Austria. Su reconocida obra es utilizada en las universidades del mundo.



    06. Obra citada en 01.



    07. Ibíd. 06.



    08. Recomiendo la lectura de este artículo cuyo autor es el sacerdote católico Henry Vargas Holguín (23/06/1967) oriundo de Tunja, Boyacá, Colombia. Ordenado en 1999 se desempeña en el Obispado de Urgell. Puede leerse el artículo completo en: http://es.aleteia.org/2016/01/13/vas-a-salir-de-fiesta-consejos-para-una-diversion-sana/



    09. 1ª Corintios10:23.



    10. Romanos 1:16.



    11. Ibíd. 12: 2.



    12. Efesios 2:1-3.



    13. Ibíd. 5:15-18.



    14. Mateo 9:13.



    15. Colosenses 3: 6,7; y en 4:5,6: “Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría; cosas por las cuales la ira de Dios viene sobre los hijos de desobediencia, en las cuales vosotros también anduvisteis en otro tiempo cuando vivíais en ellas.”



    16. Génesis 2:2,3.



    Importante: Si se desea saber más sobre el baile y sus efectos en la salud, este enlace puede resultar de provecho:



    http://www.docsalud.com/articulo/7696/%C3%A9xtasis-los-peligros-de-la-droga-del-baile


     

     


    10
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    William McTain
    12/03/2017
    17:28 h
    9
     
    Me gusto esta nota, considero el tema relevante pero tengo que decir que (en mi experiencia) los cristianos no saben divertirse, tal vez sea porque las iglesias que conozco tengan mucho de "escuelas de prohibiciones" o porque no tienen la creatividad de ofrecer una alternativa a la diversión que hay "afuera". No digo esto porque me gusten los bailes o las fiestas pero en las reuniones de jóvenes, por poner el caso, todos padecíamos dos horas de desgano y aburrimiento extremo.
     
    Respondiendo a William McTain

    Óscar Margenet Nadal
    14/03/2017
    01:14 h
    10
     
    A post #9, estimado William, teemos experiencias similares. Doy gracias a Dios que en mi generación hubo quienes sabían organizar momentos inolvidables para niños, adolescentes, jóvenes y adultos de las iglesias. La fe no está reñida con un sano disfrute de la vida en la familia de Dios si sabemos vencer al pecado. Se pueden marcar diferencias con los prejuicios y malas interpretaciones que nos rodean. El Señor nos ayude a redimir el tiempo, sin perder el gozo de nuestra salvación. Bendiciones.
     

    Pamela Paganetti
    08/03/2017
    22:18 h
    7
     
    Es fundamental entender el concepto que la iglesia no es una "escuela de prohibiciones" como bien citas en el artículo. Lamentablemente hay cristianos que aún no desarrollaron este entendimiento y viven esclavos de restricciones generadas por el propio hombre. Una responsabilidad considerable es la que tenemos los cristianos al utilizar nuestra libertad, y si aún no sabemos cómo; prioricemos el consejo antes que el consuelo. Bendiciones
     
    Respondiendo a Pamela Paganetti

    Óscar Margenet Nadal
    09/03/2017
    13:33 h
    8
     
    A post #7, estimada Pamela: gracias por tu comentario. Destaco tu sugerencia final: 'prioricemos el consejo antes que el consuelo'. Me has hecho pensar en los que no desarrollan el hábito de comer directamente del `pan de vida' que es Jesucristo y van a congregarse para que les den el biberón en la boca. Temen a sus líderes religiosos más que al Señor. ¿Cuál será su modelo de cristiano a imitar? ¿El próspero y publicitado predicador, o alguno de esos mártires de la fe? Bendiciones hermana.
     

    marco
    07/03/2017
    07:00 h
    5
     
    recordar que ya no somos de este mundo, cual es entonces la prohibición, y menos de llamar será pecado? . si estamos en Cristo por supuesto que nos divertimos, solos o con nuestros hermanos, el pecado es cometido al convivir con los no cristianos, con los impíos, con los de corazón duro y sentarse en sillas de escarnecedores, obvio siempre habrá en ellos drogas , alcohol y muchas cosas Todo me es lícito, pero no todo conviene; todo me es lícito, pero no todo edifica. Ninguno busque su propio
     
    Respondiendo a marco

    Óscar Margenet Nadal
    07/03/2017
    10:41 h
    6
     
    A post #5, estimado Marco, el artículo parte de la base que los cristianos aunque no somos de este mundo en él estamos, nos relacionamos, trabajamos, estudiamos, y movemos como peregrinos (de paso). Con la pregunta del título se desea estimular a la reflexión sobre la enseñanza bíblica. Tú copias y pegas 1ª Corintios 10:23 (es 1 de mis 9 citas, en pie de nota 09). Cada uno medite si es conveniente el espíritu y tiempo que invierte en divertirse como iglesia de Cristo. Bendiciones hermano.
     

    jorgevaron
    06/03/2017
    19:39 h
    3
     
    Diversión y felicidad son dos cosas diferentes. Estamos aquí para ser felices, pero no es cierto que felicidad=diversión. Creer que aterrizamos en este mundo con el único propósito de divertirnos puede llevar a la locura, al pecado y a la infelicidad total, El ser humano feliz lo es bajo toda circunstancia, y la Fe profunda en Dios es la primera condición (y porqué no la única) que se debe cumplir para acceder a ese estado. Lo demás es "tamo que arrebata el viento".
     
    Respondiendo a jorgevaron

    Óscar Margenet Nadal
    06/03/2017
    22:55 h
    4
     
    A post #3; estimado Jorge, estamos aquí no 'para ser felices', sino bienaventurados (3 veces felices) a causa de padecer como cristianos (no por diversión). Por esa razón este artículo no es sobre la felicidad. En el AT Salomón habla de ese pasajero estado de felicidad solo 2 veces y no relacionado con la diversión: Proverbios 24:24,25. Eclesiastés 4:2,3. La Biblia en cambio cita unas 90 veces ‘bienaventuranza’ o a aquellos que la reciben por ser elegidos para sufrir en Cristo. Bendiciones.
     

    flash
    05/03/2017
    15:11 h
    1
     
    Dice un adagio latino muy antiguo: "La virtud se encuentra en el medio cuando los polos son viciosos". El cristiano está EN el mundo, pero no es del mundo. Una fiesta puede ser muy sana, pero puede convertirse en una aberración. Es por eso que como padres, somos los primeros en transmitir la ética y moral cristianas a nuestros hijos. Saludos
     
    Respondiendo a flash

    Óscar Margenet Nadal
    05/03/2017
    19:56 h
    2
     
    A post #1: estimado Luis Alberto, coincido contigo: la primera escuela es el hogar. Allí aprendimos de nuestros padres, allí aprenden nuestros hijos....Los seguidores de Jesucristo estamos llamados a amar a Dios sobre todas las cosas (con nuestra mente, corazón y fuerzas) y a los demás como a nosotros mismos. Haciendo esto ya estamos condenando el sistema pecaminoso que es el mundo en el que vivimos. Y en el cielo hay fiesta por cada pecador que se arrepiente (Lucas 15:6,7,10). Bendiciones.
     



     
     
    ESTAS EN: - - - ¿Es pecado divertirse?
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    Ley Mordaza para evangélicos españoles Ley Mordaza para evangélicos españoles

    Un análisis de la actualidad social y política de César Vidal. Podemos y su postura ante las misas, los ataques a HazteOir, la libertad de expresión, la Iglesia confesante.

     
    La sexualidad que Dios diseñó: Pau Mnez. Vila La sexualidad que Dios diseñó: Pau Mnez. Vila Cosmovisión bíblica y ética sexual. Conferencia en la Església Evangèlica Poblenou (Barcelona) del psiquiatra Pablo Martínez Vila.
     
    Ideología de género, la familia y los cristianos

    Análisis de la campaña del bus de HazteOir contra la ideología de género y de esta corriente de pensamiento en España y a nivel internacional. Entrevista a César Vidal.

     
    ¿Libertad de expresión o delito de odio?

    La tendencia en España es la de que las mayorías ideológicas aplasten a aquellos que piensen distinto. Jaume Llenas analiza el caso del autobús de HazteOir.

     
    La Biblia del Oso ya tiene su tesis

    Constantino Bada explica su tesis sobre la Biblia del Oso y su autor, Casiodoro de Reina, cuya vida y obra es digna de ser recordada.

     
    Idea 2017: Reconciliar en la sociedad

    “Estamos convencidos de que los principios bíblicos son útiles para la sociedad vasca en su conjunto”, afirma Xesús Manuel Suárez, de la Alianza Evangélica Española.

     
    Pastor David Ortiz, superviviente y vencedor en el nombre de Jesús en Israel

    Entrevista al pastor David Ortiz, cuyo hijo Ami salvó milagrosamente la vida en Ariel (Israel) al estallarle una bomba que era para él. Su historia y la de su esposa Leah es un mensaje de esperanza y perdón en medio de la barbarie, y del poder de Dios obrando de una forma tan real como sobrenatural.

     
    FOTOS Fotos
     
    La Biblia a través de la historia La Biblia a través de la historia

    Una exposición recorrerá Galicia este año 2017 mostrando la historia de la Biblia y su importancia para la Reforma Protestante.

     
    Idea 2017 en Bilbao Idea 2017 en Bilbao

    El encuentro anual de la Alianza Evangélica Española, del 17 al 19 de febrero, trató el tema general ‘Reconciliación’.

     
    Conferencia Aglow 2017 Conferencia Aglow 2017

    Fotos del encuentro celebrado del 10 al 12 de febrero en Madrid.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    3MJ #53: el equipo de Jesús 3MJ #53: el equipo de Jesús

    ¿Habrías escogido a los discípulos como lo hizo Jesús? Fueron personas comunes, pero cuando fueron llenas del Espíritu, cambiaron el mundo.

     
    8 causas: razas y culturas 8 causas: razas y culturas

    A veces pensamos que todos deben ser como nosotros y rechazamos a quienes no lo son. Sin embargo, Dios valora a cada persona sin importar su procedencia.

     
    Ser iglesia en una Europa cambiante Ser iglesia en una Europa cambiante

    Una entrevista con Jaume Llenas sobre cómo ser iglesia en la Europa del siglo XXI: misión en un entorno de creciente secularismo, populismo y posverdad. / Cámara y edición: J. P. Serrano.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.