PUBLICIDAD
 
sábado, 25 de marzo de 2017   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    34
     

    Relevancia bíblica de Adán y Eva

    La historia, la teología, la ciencia y la apologética se entrelazarán para considerar la realidad de un primer hombre y una primera mujer.

    CONCIENCIA AUTOR Antonio Cruz 19 DE FEBRERO DE 2017 08:10 h

    ¿Fueron nuestros primeros padres dos personas de carne y hueso o, por el contrario, sus nombres son símbolos de una presunta población humana primitiva? ¿Descendemos de una sola pareja original, como afirma la Biblia, o de un grupo formado por miles de individuos, tal como propone hoy la genética evolutiva?



    Tradicionalmente, la respuesta que se ha dado a esta cuestión ha venido condicionada por el relato bíblico de Génesis y, en general, por la interpretación natural de toda la Escritura. Es impresionante el número de referencias que hay en ella en relación al primer hombre creado.



    Tanto Moisés como el autor del libro de Crónicas y el evangelista Lucas creen en un Adán histórico y así lo incluyen en sus genealogías como cabeza de la raza humana (Gn. 5:1; 1 Cr. 1:1; Lc. 3:38). Además del testimonio del Antiguo Testamento, los autores del Nuevo fundamentan también importantes doctrinas cristianas sobre la historicidad de Adán y Eva.



    Y, en fin, el apóstol Pablo llega a comparar el primer Adán con Cristo, “el postrer Adán” (1 Co. 15:45), ligando así la causa de la muerte al primer hombre y la resurrección a otro hombre, el Señor Jesucristo. Quien, al hablar sobre el matrimonio y el divorcio, dirá: ¿No habéis leído que el que los hizo al principio, varón y hembra los hizo,..? (Mt. 19:4).



    No obstante, el desafío a tal creencia bíblica no ha surgido de la propia teología sino curiosamente de la cosmovisión evolucionista. Desde que Darwin señalara la idea y, más tarde, Teilhard de Chardin recalcara aquello de que “el hombre ha aparecido exactamente siguiendo el mismo mecanismo (geográfico y morfológico) que cualquier otra especie”1, hasta nuestros días, se ha venido dudando de la historicidad de Adán y Eva.



    Más recientemente, hace sólo una década, el famoso genetista evangélico, Francis S. Collins, quien había liderado el Proyecto Genoma Humano, se descolgó con su libro ¿Cómo habla Dios?, afirmando que: “estudios de la variación humana, junto con el registro fósil, señalan el origen de los humanos modernos hace aproximadamente cien mil años, y muy probablemente en África occidental. El análisis genético sugiere que cerca de diez mil ancestros dieron lugar a la población entera de seis mil millones de humanos en el planeta. ¿Cómo mezclar entonces estas observaciones científicas con la historia de Adán y Eva?”.2



    Y, en la siguiente página, ofrece su respuesta. Lo de nuestros primeros padres sería “una alegoría poderosa y poética del plan de Dios para la entrada de la naturaleza espiritual (el alma) y la ley moral en la humanidad”.3



    De manera que, según Collins y muchos otros evolucionistas teístas, Adán y Eva no serían realmente personajes históricos sino sólo los protagonistas ficticios de una poderosa fábula poética que pretendería ilustrar el origen de la naturaleza espiritual humana.



    Actualmente puede constatarse que cada vez son más los creyentes que se apuntan a esta idea (hasta el Sumo Pontífice de la iglesia católica lo hace) ya que supuestamente vendría respaldada por la sublime ciencia moderna. Y ya se sabe, “donde hay patrón, no manda marinero”.



    Si la ciencia lo dice y las autoridades religiosas se lo creen, habría que revisar, adaptar, contextualizar, poner al día o modificar el mensaje de la Escritura. La cuestión es saber si, en verdad, los hechos comprobados por los estudios genéticos actuales, libres de prejuicios darwinistas, contradicen la historicidad de Adán y Eva o, por el contrario, la respaldan.



    Es mucho lo que se ha descubierto desde que Collins escribió su polémico libro y, cuando tales datos se vislumbran juntos, resulta que -como se intentará explicar- apoyan mejor la idea de una pareja original, que la de una población sometida a un supuesto cuello de botella evolutivo.



    Deseo iniciar una serie de trabajos, que aparecerán D. M. en esta sección de ConCiencia, con el fin de profundizar en dicho tema de los orígenes humanos, desde las perspectivas bíblica y científica, pero mostrando las explicaciones no evolucionistas que se han venido aportando recientemente.



    Los últimos descubrimientos en el campo de la genómica hacen, a mi modo de ver, que la discusión entre la genética y la historia de Adán y Eva resulten fascinantes. Es posible también que muchas de las ideas que se analicen no hayan sido todavía escritas en el idioma de Cervantes (en el de Shakespeare sí, por supuesto).



    De manera que la historia, la teología, la ciencia y la apologética se entrelazarán para considerar la realidad de un primer hombre y una primera mujer (nuestros primeros padres creados milagrosamente a imagen y semejanza de Dios), según afirma la Sagrada Escritura.



    Veamos, en primer lugar, la relevancia que le concede la Biblia a esta primera pareja humana, así como los argumentos bíblicos que la sustentan.



    La historicidad del primer Adán



    La historia de la creación de Adán y Eva siempre ha sido extremadamente importante como doctrina bíblica fundamental. Sobre ella se sostienen implicaciones teológicas prioritarias como el origen del pecado y el mal en el mundo, así como la naturaleza de la salvación.



    Si los primeros seres humanos no hubieran sido creados moralmente buenos, como asegura el libro de Génesis, ¿qué sentido tendría la Caída? Es más, cuando decimos que Jesucristo es nuestro salvador, ¿de qué nos tiene que salvar? Si somos el resultado de la supervivencia del más apto en la lucha evolutiva e injusta por la vida, ¿no sería Dios el responsable de nuestra maldad natural? ¿No nos habría hecho pecadores por naturaleza? Si se toma literalmente la teoría de la evolución humana a partir de animales carentes de moralidad, ¿acaso no peligra toda la estructura teológica de la Biblia?



    Son muchos los estudiosos que han intentado responder a tales cuestiones con la intención de hacer compatibles el darwinismo y las Sagradas Escrituras. Sin embargo, las respuestas generalmente aportadas no han sido plenamente satisfactorias y no han logrado convencer a todos los creyentes.



    Por ejemplo, el conocido pensador cristiano, C. S. Lewis, que no tenía inconveniente en aceptar que el ser humano podía haber evolucionado físicamente a partir del animal, reflexionando acerca de la Caída, escribe: “No sabemos exactamente lo que sucedió cuando cayó el hombre. Mas si se me permite hacer conjeturas, brindo el siguiente cuadro. Se trata de un “mito” en sentido socrático, no de una fábula inverosímil.”4



    El mito socrático es el relato de lo que acaso haya podido ser un hecho histórico. Vemos aquí el esfuerzo de Lewis por compatibilizar la evolución con la Caída moral de la humanidad.



    No obstante, el conocido teólogo y pastor evangélico alemán, Gerhard von Rad (1901-1974), gran especialista en Antiguo Testamento, escribiendo acerca del primer capítulo de Génesis, manifestó lo siguiente: “Cuanto ahí se dice, pretende ser tenido por válido y exacto, tal como ahí está dicho. El lenguaje es extremadamente a-mítico; tampoco se dice nada que haya de ser entendido simbólicamente y cuyo sentido profundo tengamos que empezar por descifrar.”5



    Después, sigue diciendo que aunque en este relato probablemente se nos ofrece mucho de la ciencia de la época sobre el origen del mundo, no es ésta quien toma aquí la palabra sino que sólo ayuda a formar enunciados concretos sobre la creación hecha por Dios.



    Esta opinión de von Rad contradice la idea de algunos -como Collins- que creen que los dos primeros capítulos de la Biblia son poéticos y de la misma naturaleza que los cantos de la creación que poseían los antiguos pueblos del Próximo Oriente (como los poemas de Gilgamesh y de Atrahasis).



    Lo cierto es que el estilo poético, así como las convenciones lingüísticas y el tono doxológico, propio de tales antiguos himnos de las culturas periféricas a Israel, están completamente ausentes del relato bíblico. La poesía hebrea hace servir frecuentes paralelismos o repeticiones de la misma idea, como puede verse por ejemplo en el Salmo 104, sin embargo los primeros capítulos de Génesis presentan una forma narrativa normal que nada tiene que ver con la poesía.



    No hay paralelismos frecuentes. Además, cuando se deja que la Biblia se interprete a sí misma, es posible comprobar que el Nuevo Testamento entiende la narrativa de Génesis como si se tratara de acontecimientos reales. De manera que estamos ante relatos escritos en prosa narrativa, no en poesía.



    Decidir, de antemano y basándose en fuentes extrabíblicas, que los once primeros capítulos de Génesis no son históricos supone no hacer una buena exégesis del texto inspirado (una interpretación objetiva, crítica y completa) sino una eiségesis (o interpretación subjetiva que introduce alguna presuposición ajena al texto).



    Por ejemplo, el capítulo 12 de Génesis empieza diciendo: Pero Jehová había dicho a Abram… (Gn. 12:1). Esto significa que todo lo que sigue a continuación -desde el capítulo 12 hasta el 50- es consecuencia de lo que ocurrió antes. Por lo tanto, según la Biblia, los once primeros capítulos deben ser entendidos como históricos, puesto que los restantes también lo son.



    Toda la estructura del libro de Génesis está conectada por diez frases como las siguientes: estos son los orígenes de los cielos y la tierra (Gn. 2:4); este es el libro de las generaciones de Adán (Gn. 5:1); estas son las generaciones de Noé (Gn. 6:9; 10:1); Sem (11:10); Taré (11:27); Ismael (25:12); Isaac (25:19); Esaú (36:1) y Jacob (37:2).



    Tales frases son como bisagras que pretenden señalar que todos estos acontecimientos y personajes mencionados fueron realmente históricos. Ya que seis de estas frases se encuentran en los once primeros capítulos de Génesis y cuatro de ellas en los restantes, debe entenderse que ambas secciones del libro son consideradas históricas.



    Además, estas dos partes están conectadas entre sí por el texto de Gn. 11:27-32, que narra la historia de Abram, Lot y Sara. Una historia que se inicia al final de la primera sección pero finaliza en la segunda sección del libro.



    De la misma manera, el capítulo 12 tendría poco sentido sin la genealogía preparatoria ofrecida en los once primeros capítulos. Habría que hacer verdaderos malabarismos interpretativos para considerar históricos a personajes como Abraham, Isaac y Jacob pero no hacerlo con Adán, Noé, Sem y Jafet. De hecho, el Nuevo Testamento se refiere indistintamente a ambas secciones de Génesis y las considera históricas.



    Por tanto, rechazar la historicidad de Adán y Eva (Gn. 1-5) equivale a negar también la del resto de los personajes que se mencionan en el libro. Estamos ante un bloque sólido pero que se desmoronaría por completo si le arrancáramos los once primeros capítulos. Y, al revés, aceptar la historicidad de los capítulos posteriores es reconocer que los primeros capítulos nos presentan a un Adán literal.



    La realidad histórica de Adán y Eva es también la base sobre la que descansan doctrinas evangélicas fundamentales. Jesús y los autores humanos del Nuevo Testamento se refieren a la primera pareja considerándola como formada por personas auténticas. Esto significa que si no fueron reales, la base de tales doctrinas quedaría socavada. Por ejemplo, veamos algunas que son cruciales para la fe cristiana:



    1. La doctrina de la unidad esencial de la raza humana: Y de una sangre ha hecho todo el linaje de los hombres, para que habiten sobre toda la faz de la tierra; y les ha prefijado el orden de los tiempos, y los límites de su habitación (Hch. 17:26). Si no existe esta unidad en Adán, las enseñanzas de Pablo sobre la Caída y todas sus consecuencias carecen de sentido.



    2. La doctrina de la Caída de la humanidad: Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron. Pues antes de la ley, había pecado en el mundo; pero donde no hay ley, no se inculpa de pecado.



    No obstante, reinó la muerte desde Adán hasta Moisés, aun en los que no pecaron a la manera de la transgresión de Adán, el cual es figura del que había de venir (Ro. 5:12-14). Sin la existencia de un Adán literal del que descenderíamos todos los seres humanos, la unidad y universalidad del pecado no tienen fundamento.



    3. La doctrina de la redención: Así también está escrito: Fue hecho el primer hombre Adán alma viviente; el postrer Adán, espíritu vivificante (1 Co. 15:45). De la misma manera, si Adán no fue un ser vivo, la comparación con Cristo que hace Pablo sería completamente absurda.



    4. La igualdad y dignidad de hombres y mujeres ante Dios: Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó (Gn. 1:27). Y también: Pero en el Señor, ni el varón es sin la mujer, ni la mujer sin el varón; porque así como la mujer procede del varón, también el varón nace de la mujer; pero todo procede de Dios (1 Co. 11:11-12). La discriminación por razón de sexo -por desgracia tan practicada hasta hoy- no encuentra apoyo en la Escritura, ya que ésta fundamenta la igualdad humana en la creación de la primera pareja.



    5. La doctrina del matrimonio: ¿No habéis leído que el que los hizo al principio, varón y hembra los hizo, y dijo: Por esto el hombre dejará padre y madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne? (Mt. 19:4-5). De la misma manera, la unión conyugal del hombre y la mujer descansa en la creación original. Y, por último:



    6. La doctrina sobre la muerte humana: Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente (Gn. 2:7); con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella fuiste tomado; pues polvo eres, y al polvo volverás (Gn. 3:19). Estos textos así como Job 34:15, Eclesiastés 3:20 y Daniel 12:2 se entienden mejor si realmente Adán fue creado sobrenaturalmente, tal como afirma la Biblia, del polvo de la tierra.



     En resumen, si le arrancamos a la Escritura la primera pareja humana creada por Dios, toda su estructura se resquebraja estrepitosamente. ¿Obligan los hechos científicos hoy, libres de prejuicios, a realizar semejante cirugía teológica? Nosotros creemos que no e intentaremos explicar nuestros argumentos en sucesivos trabajos.



     




    1 de Chardin, T., 1967, El grupo zoológico humano, Taurus, p. 71.





    2 Collins, F. S., 2009, ¿Cómo habla Dios?, Planeta, Madrid, p. 222.





    3 Ibid., p. 223.





    4 Lewis, C. S., 2016, El problema del dolor, Rialp, Madrid, p. 91.





    5 von Rad, G., 1988, El libro del Génesis, Sígueme, Salamanca, p. 56.-



     

     


    34
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    flash
    25/02/2017
    14:59 h
    29
     
    Ezequiel, dices que es imposible que Dios justifique lo que tu comentas, sin embargo, HOY para un hombre moderno también le parecería imposible "entender" que Dios MANDE matar a personas humanas. El A.T. está lleno de historias de estos acontecimientos que no podemos comprender. Son los misterios de la actuación del Señor que por nuestros pecados, no logramos entenderlos. Saludos
     
    Respondiendo a flash

    EZEQUIEL JOB
    01/03/2017
    16:12 h
    34
     
    flash,cuando en la Biblia dice "no matarás"(Ex20:13) es un mandato personal, otra cosa es en el ámbito militar y como pueblo cuando los Israelitas tenían que hacer cumplir la ley, y matar a los IDOLATRAS(Deut13:6-11), adúlteros(Lev20:9-22), etc., son casos específicos y están ESCRITOS. Pero en el caso de las abominaciones descritas en Lev18, no hay evidencia ESCRITA como Ley, de que Dios las hubiese permitido practicar a su Pueblo.
     

    EZEQUIEL JOB
    22/02/2017
    03:52 h
    28
     
    Adán y Eva no fueron los primeros humanos, ya que para reproducirse hubiesen tenido que tener relaciones entre familiares: padre, madre, hermanos, etc., abominaciones que los pueblos vecinos de Israel practicaban y que Dios condena en Lev:18. Es imposible que Dios hubiese justificado estas abominaciones a la descendencia de Adán y Eva, y condenar después estas prácticas a otras naciones. Dios no cambia (Stg1:17), no hace acepción de personas (diferencias) (Deut10:17)(Col3:25).
     
    Respondiendo a EZEQUIEL JOB

    Marc
    26/02/2017
    02:49 h
    32
     
    Ezequiel, creo que de teología protestante no sabe nada. Ya fueron explicadas hace años las objeciones que usted plantea. Por favor, relea textos. Estamos hablando de una época que no había ley. Además, Adan y Eva no fornicaron fuera de la moralidad divina. Quien lo hizo con su hermana fue Caín ya que para entonces, la raza humana había caido y estaba en pecado. Por tal razón, esta práctica fue común, hasta que Dios dijo basta y promulgó leyes al respecto.
     
    Respondiendo a Marc

    EZEQUIEL JOB
    27/02/2017
    02:12 h
    33
     
    Marc, gracias, ¿de donde salieron los gigantes, "los hijos de Anac"?, en (Nm13:33 y 2Sam21:20) dice que fueron "raza" y que tuvieron "descendientes", no provenían de anomalías ni enfermedades. No descienden de Adán. ¿Como explica que (Gen20:9) Abimelec sabía que acostarse con mujer casada era "grande pecado ", y esto antes de la ley?, que pensaría Abimelec de alguien que se acuesta con su misma hermana?. ¿Que dice la teología protestante al respecto?. Adán y Eva no fornicaron, eran matrimonio.
     

    EZEQUIEL JOB
    21/02/2017
    16:42 h
    26
     
    Claro que Adán y Eva fueron históricos, pero mas que todo fueron los primeros humanos que recibieron el mandamiento de Dios, adquiriendo LA VIDA ETERNA, siendo semejantes a Dios (Jn12:50)(Pr19:16)(Jn10:35)(Sal82:6), perdieron la VIDA ETERNA al desobedecer el mandamiento, El Señor Jesús (IMAGEN DE DIOS) restituye LA VIDA ETERNA, no sin sacrificio, para todos aquellos que OBEDECEN su Palabra (Heb5:8-9), ahora somos transformados a esa IMAGEN, tal como dijo en (Gen 1:27), a lo cual fuimos predesti
     

    Doulos
    21/02/2017
    13:55 h
    25
     
    Me da la impresión que el debate no tiene fin, porque en cada parte hay huecos que necesita rellenar de alguna manera. El que tiene fe en la inspiración divina plenaria, no le importa confesar que da crédito al texto literal. El que acepta los datos a favor de una evolución, por mucho que se esfuerce en negar su fe, debe rellenar sus huecos con la confianza que la ciencia le apoyará en su posición. Seguiremos criticando el uso que otros hacen de los datos "ad infinitum". Disfrutemos del debate!.
     

    EZEQUIEL JOB
    20/02/2017
    17:35 h
    23
     
    La creación de Adán y Eva, mas se entiende como la creación del matrimonio y de la Iglesia, y de una generación que conocía la Ley de Dios, que como los primeros humanos. Caín y Abel son los primeros hijos de Adán y Eva, luego que Caín mató a Abel y se fue lejos de sus padres, ¿de donde salió la esposa de Caín? (Gen4:17), ¿y a quienes prohibió Dios matar a Caín? (Gen4:15), ¿Y los gigantes?(Gen6:4), eran hombres y tuvieron descendencia (Nm13:30). La Biblia es ante todo un libro Espiritual(Rom7:14
     

    Mindundy
    20/02/2017
    10:01 h
    16
     
    El artículo no ofrece una imagen real del creacionismo evolutivo. Y aunque Cruz no lo menciona, existen corrientes (homo divinus) que aceptan la evolución y a Adán como histórico (John Stott, por ej). Dicho esto, considerar a Adán como representante de la humanidad no altera La Escritura sino nuestra interpretación humana. El pecado original sigue vigente “por cuanto todos pecaron” así como la muerte espiritual al momento de ser imagen de Dios. Trastoca la tradición, pero no La Palabra de Dios.
     
    Respondiendo a Mindundy

    TeoGraduado
    20/02/2017
    12:49 h
    18
     
    Según parece Tim Keller que acepta la evolución teista también considera a Adán y Eva como históricos.
     

    Daniel Casado
    20/02/2017
    08:29 h
    12
     
    Antonio, otro ejemplo más: (…) detrás de la descripción propuesta por el Hexateuco no se encuentra de ningún modo la sucesión histórica de los acontecimientos sino tan sólo ideas y concepciones de tradiciones anteriores que provienen de ambientes muy distintos (…)” (von Rad, Teología del Antiguo Testamento, Ed. Sígueme, tomo I, pág 26). El uso que haces de la cita de von Rad es un excelente ejemplo de que una lectura literal fuera de contexto es una pésima hermenéutica.
     

    Daniel Casado
    20/02/2017
    08:28 h
    11
     
    Antonio, es increíble que utilices a von Rad para justificar tu postura. Otras citas del mismo libro: “La palabra hebrea adam (hombre) es un colectivo, que por ende nunca es empleado en plural y propiamente significa humanidad” (pág 68). “Sin duda resuenan en él [relato de la creación] algunas nociones que eran ostensiblemente patrimonio común del pensamiento cosmológico del antiguo oriente” (pág 77). Animo al lector interesado a que lea la obra completa de von Rad.
     

    st Rod
    20/02/2017
    07:37 h
    10
     
    Estupendo artículo, y genial punto de partida. Nos deja con la miel en los labios, y tendremos que esperar una semana mas para poder seguir leyendo
     

    EZEQUIEL JOB
    20/02/2017
    04:18 h
    9
     
    (1/5)Primero hizo Dios al hombre en varias razas, como los animales, y son solamente “seres vivientes” (Gen2:7), incluidos los gigantes (Gen6:4). Son semejantes a las “bestias que perecen” (Ec3:18-19). Llamó a un hombre, como llamó a Abraham, le llamó Adán, no se sabe de qué raza era, le dio la ley y lo hizo hijo de Dios, (Gen5:1-2), porque al tener LA LEY (mandamiento) ahora Adán tenía VIDA ETERNA (Gen2:16-17), es decir SEMEJANTE a DIOS (todavía no era IMAGEN). Es eterno espiritualmente todo
     

    Noemí
    19/02/2017
    19:02 h
    8
     
    Me satisface que se defienda el libro de Génesis como un relato veraz e histórico y no como una alegoría o un mito. Como creyentes aceptamos que la Biblia es la Palabra de Dios. No podemos decir que los primeros 11 capítulos son leyenda y a partir del 12 son literales. No tiene sentido, ya que como dice el Sr. Cruz, se alude a Adán y Eva en los demás libros. Cristo es llamado "el postrer Adán", esto no tendría sentido si no fuera real. Muchas gracias por el artículo y bendiciones.
     
    Respondiendo a Noemí

    TeoGraduado
    20/02/2017
    14:05 h
    21
     
    Tu razonamiento nos llevaría a pensar que, al ser Palabra de Dios, no puede existir en ella un lenguaje figurado y que por tanto las parábolas de Jesús, al ser ficticias (cuentecitos) no encierran un significado verdadero. El relato de Genésis es verdadero en su fondo pero al igual que las parábolas no son hechos históricos. Sería muy atrevido decir que Jesús mintió al usar parábolas o que sus parábolaa no son Palabra de Dios. Cuidado.
     
    Respondiendo a TeoGraduado

    TeoGraduado
    21/02/2017
    19:53 h
    27
     
    La genealogía de Mt no menciona a Adán, y tiene el propósito de recordar a los judíos su propia historia esquemáticamente como pueblo escogido, reflejando cada período principal de ella porque su propósito no es lo genealógico, es indicar que Jesús es la finalización de dicha historia. Lucas incluye al "mito" adan conectando a Jesús porque Adán es una figura que va más allá de Abraham (padre del judaísmo) encajando con la apertura universalista de Lucas (no confundir con univers. Escatológico)
     
    Respondiendo a TeoGraduado

    lope
    21/02/2017
    11:21 h
    24
     
    ¿Pq escribir genealogías en Génesis si son mitos? ¿Pq la genealogía de Jesús en el NT hasta el "mito" Adán?
     

    flash
    19/02/2017
    16:05 h
    7
     
    Una aclaración, como católico he leído que el gran Von Rad murió el 31 de octubre1971. Por otro lado, este gran exegeta que ha hecho mucho bien a católicos como a protestantes, en su libro del Génesis para referirse a Dios usa YAHVÉ en vez de Jehová como si lo hace Antonio Cruz. Saludos
     
    Respondiendo a flash

    flash
    25/02/2017
    15:06 h
    30
     
    No hablo del autor, sino de la fecha de su muerte: Cruz dice que falleció en 1974. Saludos
     
    Respondiendo a flash

    lope
    20/02/2017
    10:52 h
    17
     
    ¿No es el mismo nombre?
     
    Respondiendo a lope

    flash
    25/02/2017
    15:09 h
    31
     
    Teo Graduado, TODO es importante y no solo que se nombre a algún autor. No olvides que la Escritura dice: "Santificado sea tu nombre". Pregunto: ¿seguimos lo correcto o lo incorrecto? Saludos
     
    Respondiendo a flash

    TeoGraduado
    20/02/2017
    14:00 h
    20
     
    Esto es salirse del tema. Jehová es una transcripción incorrecta del tetragrámaton sagrado YHVH, el cual es más correcto transcribir como Yavé, Yahvé o Yahveh. Pero en tiempos de Reina y de Valera no se sabía. Creo que lo importante es señalar que Cruz ha citado a Von Rad trayéndolo a su terreno cuando en realidad Von Rad (como cualquier teólogo o biblista europeo) no compartió puntos de vistas semejantes. Sé que cruz es un buen hombre así que no le acuso de manipular datos solo de malinterpreta
     

    TeoGraduado
    19/02/2017
    15:40 h
    6
     
    Por cierto, citar a Von Rad como si fuese un literalista de Génesis es no conocer su obra y supone una forma de citarlo poco seria y poco ética. Pero entiendo que no hay mala intención ni manipulación sino incomprensión de su pensamiento.
     

    TeoGraduado
    19/02/2017
    15:08 h
    5
     
    Creo que amoldar nuestra interpretación de la ciencia para hacerla casar con nuestra interpretación del texto bíblico y nuestra concepción teológica no es muy acertado. Comprendo la inquietud que tiene el Sr Cruz porque la mantuve en el pasado pero ya no la comparto.
     
    Respondiendo a TeoGraduado

    lope
    20/02/2017
    09:22 h
    13
     
    Yo pienso al contrario, amoldar la interpretación Bíblica para hacerla casar con la interpretación de la ciencia histórica... ¿que va primero la Palabra validada por los profetas y Cristo o el uso que hacemos de nuestra razón en un mundo caído? ¿Que amoldamos a que y cuál es el fin? Me quedo con la Palabra que se interpreta a ella misma y que por medio de ella se recibe la fe y por tanto por gracia el ser llamados hijos de Dios, nuestra reconciliación con el Padre, ya que hubo una caída.
     
    Respondiendo a lope

    TeoGraduado
    20/02/2017
    14:12 h
    22
     
    Dejas en tu respuesta muchos frentes abiertos los cuales necesitan refutarse extensamente uno a uno y aquí no hay ni espacio ni tiempo. Basta citar el caso Galileo para desmontar tu punto de partida y entender cómo la ciencia nos ayuda en nuestra instrumentación exegética de la Palabra. El decir que la Biblia se interpreta a sí misma es hoy en día excusa para la negligencia del estudio bíblico en lugar de animarnos a tomar en serio las discuplinas bíblicas y los géneros literarios.
     

    lope
    19/02/2017
    11:45 h
    4
     
    Muchas gracias por el artículo, genial y muy necesario.
     

    Pablo de Felipe
    19/02/2017
    10:26 h
    3
     
    A día de hoy tanto Collins como Venema y Behe siguen sosteniendo el origen común entre humanos y otras especies. ¿Será que estos norteamericanos no son capaces de leer los textos científicos que se publican en la lengua de Shakespeare? ¿No será más bien que no leen los espejismos del creacionismo de la tierra joven/vieja de los que Antonio Cruz se alimenta?
     

    Pablo de Felipe
    19/02/2017
    10:23 h
    2
     
    En 2007, un año después de Collins, el nada darwinista Behe, afirmaba también el origen común de humanos y chimpancés (http://protestantedigital.com/magacin/41451/Y_que_es_el_diseno_inteligente). En 2009 se discutió en la reunión de científicos evangélicos de la American Scientific Affiliation (EEUU) y publicaron los datos genéticos en su revista en 2010 por el genetista Venema, desde 2012 en la lengua de Cervantes (http://protestantedigital.com/magacin/12655/Genesis_y_genoma_evidencia_genetica)
     
    Respondiendo a Pablo de Felipe

    lope
    20/02/2017
    09:25 h
    14
     
    Interesante el punto de vista de estos ilustres hombres, prefiero el punto de vista de aquellos hombres de Dios que trataron casi "cara a cara" con Dios y dejaron su testimonio inspirado por escrito.
     

    Antoine
    19/02/2017
    06:28 h
    1
     
    La ciencia NO avala para nada la historicidad de un Adam y Eva, y Francis Collins o Francisco Ayala explica muy bien porque.
     
    Respondiendo a Antoine

    lope
    20/02/2017
    09:28 h
    15
     
    La ciencia tampoco avala la caída del hombre, tampoco avala la existencia del pecado, tampoco avala la existencia de Dios, tampoco avala la existencia del Espíritu Santo y según a quien le preguntes tampoco avala la existencia de Cristo. ¿Así que quien es nuestro avalador?¿ La ciència del hombre o la Palabra de Dios y la obra de Cristo?
     
    Respondiendo a lope

    Antoine
    20/02/2017
    13:50 h
    19
     
    Que tenga razón o no es otro punto. El punto aquí es que el artículo da a entender que la ciencia avala la realidad de un primer hombre y una primera mujer. Y eso es falso.
     



     
     
    ESTAS EN: - - - Relevancia bíblica de Adán y Eva
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    ¿Quién pastorea al pastor? ¿Quién pastorea al pastor?

    José Hutter, presidente del grupo de teología de la Alianza Evangélica Española, introduce el tema general del próximo seminario de Teología y Psicología Pastoral (8-11 mayo, Tarragona).

     
    Ley Mordaza para evangélicos españoles Ley Mordaza para evangélicos españoles

    Un análisis de la actualidad social y política de César Vidal. Podemos y su postura ante las misas, los ataques a HazteOir, la libertad de expresión, la Iglesia confesante.

     
    La sexualidad que Dios diseñó: Pau Mnez. Vila La sexualidad que Dios diseñó: Pau Mnez. Vila Cosmovisión bíblica y ética sexual. Conferencia en la Església Evangèlica Poblenou (Barcelona) del psiquiatra Pablo Martínez Vila.
     
    Ideología de género, la familia y los cristianos

    Análisis de la campaña del bus de HazteOir contra la ideología de género y de esta corriente de pensamiento en España y a nivel internacional. Entrevista a César Vidal.

     
    ¿Libertad de expresión o delito de odio?

    La tendencia en España es la de que las mayorías ideológicas aplasten a aquellos que piensen distinto. Jaume Llenas analiza el caso del autobús de HazteOir.

     
    La Biblia del Oso ya tiene su tesis

    Constantino Bada explica su tesis sobre la Biblia del Oso y su autor, Casiodoro de Reina, cuya vida y obra es digna de ser recordada.

     
    Idea 2017: Reconciliar en la sociedad

    “Estamos convencidos de que los principios bíblicos son útiles para la sociedad vasca en su conjunto”, afirma Xesús Manuel Suárez, de la Alianza Evangélica Española.

     
    FOTOS Fotos
     
    La Biblia a través de la historia La Biblia a través de la historia

    Una exposición recorrerá Galicia este año 2017 mostrando la historia de la Biblia y su importancia para la Reforma Protestante.

     
    Idea 2017 en Bilbao Idea 2017 en Bilbao

    El encuentro anual de la Alianza Evangélica Española, del 17 al 19 de febrero, trató el tema general ‘Reconciliación’.

     
    Conferencia Aglow 2017 Conferencia Aglow 2017

    Fotos del encuentro celebrado del 10 al 12 de febrero en Madrid.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    3MJ #53: el equipo de Jesús 3MJ #53: el equipo de Jesús

    ¿Habrías escogido a los discípulos como lo hizo Jesús? Fueron personas comunes, pero cuando fueron llenas del Espíritu, cambiaron el mundo.

     
    8 causas: razas y culturas 8 causas: razas y culturas

    A veces pensamos que todos deben ser como nosotros y rechazamos a quienes no lo son. Sin embargo, Dios valora a cada persona sin importar su procedencia.

     
    Ser iglesia en una Europa cambiante Ser iglesia en una Europa cambiante

    Una entrevista con Jaume Llenas sobre cómo ser iglesia en la Europa del siglo XXI: misión en un entorno de creciente secularismo, populismo y posverdad. / Cámara y edición: J. P. Serrano.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.