PUBLICIDAD
 
lunes, 27 de marzo de 2017   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    1
     

    “¿Pecador yo? Vamos hombre, modernícese”

    La palabra ha desaparecido, se ha ido casi por completo, tanto la palabra como lo que evoca.

    DESDE EL CORAZóN AUTOR Roberto Velert 05 DE FEBRERO DE 2017 09:25 h

    La vida moderna nos presenta innumerables problemas de toda índole. El problema económico es uno de ellos. Cada día se hace más difícil sostener a la familia; a más frío, más alto el precio de la luz, más fuertes los impuestos, más cara la vida. El tema de las buenas relaciones familiares es otro problema grave. ¿Cómo es posible llevar una vida familiar sin rencillas, sin discordias, sin enojos, sin resentimientos?. ¿Cómo es posible construir una comunidad no sólo próspera y estable, sino también unida y feliz?. El problema de encontrar trabajo o realizar el oficio y profesión que se necesita o nos gustaría seguir, es otro problema agudo. Mucha gente hay en el mundo que está disconforme con su vocación, con el trabajo que hace, con el destino que le ha tocado. Y los problemas diarios de transporte para desplazarnos a nuestros trabajos, la competitividad con compañeros del trabajo, los recelos de los encargados trepas, la competencia de jefes y asesores colocados por afiliación política, amiguismos o familiaridad, sumados a los eternos problemas de la salud, desencantos de políticos y religiosos, falsas amistades, promesas incumplidas, todo eso hace que la vida moderna tenga demasiados sinsabores en contraste con las genuinas alegrías. La palabra “moderno” que en muchas cosas tiene una connotación agradable y buena, falla cuando se aplica a la vida que hoy llevamos.



    Pero Desde el Corazón” hay un problema cumbre para el ciudadano, y es el problema de su pecado personal. El problema de esa contaminación interna, de esa inconformidad interior, de esa irregularidad e imperfección que todos más o menos acusamos. ¡Vamos, “aprendiz de escribidor” modernízate!. La palabra pecado ha desaparecido de nuestro vocabulario, fue un término grave, siniestro, arcaico y de fanatismo religioso. Pero la palabra ha desaparecido, se ha ido casi por completo, tanto la palabra como lo que evoca. Y ¿por qué?, ¿será porque ya nadie peca? ¿o será que ya nadie cree en el pecado?.



    Reconozco que no me he leído el texto del discurso del recién instalado Presidente de los Estados Unidos, Donald TRUMP; pero he leído que la última vez que en EEUU se mencionó la palabra “pecado” fue en un discurso presidencial del “Día Nacional de Oración” del Presidente EISENHOWER, y eso porque sus palabras fueron una cita textual que hiciera Abraham LINCOLN ¡en 1863! que es como decir que la nación ya ha dejado de “pecar” hace más de 64 años. Y nuestros políticos ¿han mencionado alguna vez que pecan o pecamos?



    En la España del siglo XXI, el obstáculo mayor que encuentro es el total desconocimiento que se tiene acerca del pecado, que generalmente la gente no tiene ni la más mínima idea de lo que significa. Estudiantes desde el Instituto hasta en la Universidad no tienen idea de lo que es el pecado. “Saben muy bien cómo cometerlo, pero no entienden lo que significa” y es más, en no pocos textos de Ética, escritos por Profesores como Fernando SAVATER, que los usan como texto, como en su libro: “Ética para Amador” que ya en 1991 llevaba más de 44 ediciones y, que no recomiendo, se pueden leer comentarios como: “¿Tiene que hablarse de ética en la enseñanza media? desde luego, me parece nefasto que haya una asignatura así denominada que se presente como alternativa a la hora del adoctrinamiento religioso. La pobre ética no ha venido al mundo para dedicarse a apuntalar ni sustituir catecismos… ni debiera hacerlo a estas alturas del siglo XX”… Al lector pensar. Y otra curiosa perla -evidentemente la palabra pecado no aparece en toda la obra- “¿Sabes cuál es la única obligación que tenemos en esta vida? pues no ser imbéciles”. La visión de nuestra sociedad presente, a la vista de los buenos observadores, es clara. El pecado y todo lo que representa, literalmente ha desaparecido de nuestra cultura. Y, lamentablemente, la idea del pecado también ha desaparecido de muchas iglesias. Por una parte, el temor de los predicadores de denunciarlo o mencionarlo amortiguando el impacto sobre los oyentes usando una gran variedad de recursos retóricos bien suaves. Por otra parte, fijando una división entre los creyentes y los increyentes, que son el blanco del pecado, pues son estos últimos los que pecan.



    De hecho, hemos dejado de usar en nuestro vocabulario las palabras bíblicas fuertes acerca del pecado. La gente ya no comete adulterio, ahora se tiene una aventura. Los ejecutivos de las Compañías y Cajas no roban, cometen fraudes.



    ¿De modo que también en las Iglesias ha desaparecido por completo la idea del pecado?; no, no se ha esfumado, pero en muchos casos se aplica sólo a aquellos que se encuentran fuera del círculo normal, como los que se comenten de forma tan flagrante como el aborto, el obsesivo sexo, el homicidio, o los crímenes escandalosos y genocidios de los malvados sistemas. Es muy fácil condenar a quienes comenten esos pecados tan obvios y al mismo tiempo olvidar nuestros propios pecados de chisme, orgullo, envidia, amargura, lujuria, o incluso nuestra omisión de practicar las cualidades de la más genuina ética que el lenguaje bíblico define como fruto del Espíritu.



    En la cultura griega, la palabra pecado significaba originalmente “errar el blanco”, es decir, no atinar al centro del blanco. Falta de cálculo o de lograr algo, y esto es así en nuestra actualidad, se yerra ante lo justo, lo correcto, lo ideal, se transgrede la ley y así nos va… pero hay bienaventuranza para el pecador, y de esto hablaremos otro día.


     

     


    1
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    EZEQUIEL JOB
    06/02/2017
    00:43 h
    1
     
    Hay una descripción de una palabra que lo disimula todo y se llama EUFEMISMO: Manifestación suave o decorosa de ideas cuya recta y franca expresión sería dura o malsonante. Algunos ejemplos: interrupción del embarazo (aborto), pasado de copas (borracho), corrupto (ladrón), negociado (robo al estado), error (pecado), gay (homosexual), opción libre (fornicación), dar de baja (matar), hacer el amor (tener sexo sin discriminación, fornicario), meretriz (prostituta), amante (adúltero/a), etc.
     



     
     
    ESTAS EN: - - - “¿Pecador yo? Vamos hombre, modernícese”
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    ¿Quién pastorea al pastor? ¿Quién pastorea al pastor?

    José Hutter, presidente del grupo de teología de la Alianza Evangélica Española, introduce el tema general del próximo seminario de Teología y Psicología Pastoral (8-11 mayo, Tarragona).

     
    Ley Mordaza para evangélicos españoles Ley Mordaza para evangélicos españoles

    Un análisis de la actualidad social y política de César Vidal. Podemos y su postura ante las misas, los ataques a HazteOir, la libertad de expresión, la Iglesia confesante.

     
    La sexualidad que Dios diseñó: Pau Mnez. Vila La sexualidad que Dios diseñó: Pau Mnez. Vila Cosmovisión bíblica y ética sexual. Conferencia en la Església Evangèlica Poblenou (Barcelona) del psiquiatra Pablo Martínez Vila.
     
    Ideología de género, la familia y los cristianos

    Análisis de la campaña del bus de HazteOir contra la ideología de género y de esta corriente de pensamiento en España y a nivel internacional. Entrevista a César Vidal.

     
    ¿Libertad de expresión o delito de odio?

    La tendencia en España es la de que las mayorías ideológicas aplasten a aquellos que piensen distinto. Jaume Llenas analiza el caso del autobús de HazteOir.

     
    La Biblia del Oso ya tiene su tesis

    Constantino Bada explica su tesis sobre la Biblia del Oso y su autor, Casiodoro de Reina, cuya vida y obra es digna de ser recordada.

     
    Idea 2017: Reconciliar en la sociedad

    “Estamos convencidos de que los principios bíblicos son útiles para la sociedad vasca en su conjunto”, afirma Xesús Manuel Suárez, de la Alianza Evangélica Española.

     
    FOTOS Fotos
     
    La Biblia a través de la historia La Biblia a través de la historia

    Una exposición recorrerá Galicia este año 2017 mostrando la historia de la Biblia y su importancia para la Reforma Protestante.

     
    Idea 2017 en Bilbao Idea 2017 en Bilbao

    El encuentro anual de la Alianza Evangélica Española, del 17 al 19 de febrero, trató el tema general ‘Reconciliación’.

     
    Conferencia Aglow 2017 Conferencia Aglow 2017

    Fotos del encuentro celebrado del 10 al 12 de febrero en Madrid.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    3MJ #53: el equipo de Jesús 3MJ #53: el equipo de Jesús

    ¿Habrías escogido a los discípulos como lo hizo Jesús? Fueron personas comunes, pero cuando fueron llenas del Espíritu, cambiaron el mundo.

     
    8 causas: razas y culturas 8 causas: razas y culturas

    A veces pensamos que todos deben ser como nosotros y rechazamos a quienes no lo son. Sin embargo, Dios valora a cada persona sin importar su procedencia.

     
    Ser iglesia en una Europa cambiante Ser iglesia en una Europa cambiante

    Una entrevista con Jaume Llenas sobre cómo ser iglesia en la Europa del siglo XXI: misión en un entorno de creciente secularismo, populismo y posverdad. / Cámara y edición: J. P. Serrano.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.