PUBLICIDAD
 
jueves, 20 de junio de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



     

    Emoción y convicción

    El creyente sabe que, ante la caída de cualquier pilar, el mejor sustituto es el pilar que siempre debió estar en el lugar del primero

    EL ESPEJO AUTOR Lidia Martín 17 DE SEPTIEMBRE DE 2016 09:10 h
    Foto: Unsplash

    Desde la profesión en la cual el Señor me ha permitido desarrollarme profesionalmente, es quizá mucho más fácil verse en un espejo, porque al fin y a cabo, lo que le pasa a las personas que se sientan enfrente de uno no es tan diferente de lo que le sucede a uno mismo.



    Esas personas son, de alguna manera, mi propio espejo, y no sería una mala cosa empezar a mirar a los demás, no solo en mi campo profesional, sino en los diferentes aspectos de la vida, como las superficies en las que nos reflejamos, probablemente con mayor transparencia.



    No hay nada que les suceda a los demás que no pueda acontecernos a nosotros. Cuanto más aprendemos acerca de la naturaleza humana, más nos damos cuenta, si somos honestos, que no somos nada diferentes los unos de los otros, aunque nos lo parezca o nos guste creerlo.



    Una persona cualquiera, puesta en unas circunstancias propicias, puede terminar haciendo lo que nunca imaginó que haría. Por las motivaciones más variopintas, seguramente, pero lo haría. Y esto es válido desde las cuestiones más graves a las que el ser humano puede enfrentarse, como en los elementos más pequeños de nuestra vida cotidiana.



    Haríamos bien en aprender de lo que a otros alrededor de nosotros les sucede. Seremos sabios si consideramos que, en la piel de esa misma persona, podemos estar nosotros si las circunstancias se cuadraran de una determinada forma. Y lo que de bueno y malo esas personas hagan ante su situación, probablemente sería lo que nosotros mismos podríamos aportar en un cuadro similar.



    Sin embargo, en nosotros aparece una y otra vez la sorpresa ante la condición y la respuesta humana, como si no pudiéramos identificarnos con lo que estamos viendo porque en nada parece retratarnos. Sentimos que estamos lejos de esa persona y de lo que le sucede, incluso me atrevería a decir que no la comprendemos porque su acción y sentimiento, su forma de pensar nos parece extraterrestre. Pero no lo es y si estamos dispuestos a verlo no tardaremos demasiado en comprobar que la distancia entre nosotros no es tan grande como pensábamos.



    Una de las cosas más habituales en la consulta, más allá de diagnósticos clínicos que no vienen a cuento en este momento, es contemplar cómo las personas han perdido algún pilar fundamental en sus vidas. La vida de un individuo funcionaba aparentemente bien, pero uno de los pilares de su vida se desploma, muchas veces porque quizá no era tan sólido como se pensaba, y con ese desplome mucho de la estructura personal se precipita al vacío también.



    En ese tiempo, el sentimiento es desolador: no nos queda nada. La cara de perplejidad que puede despertar en quienes nunca han vivido esto es ciertamente increíble, pero esto, créanme, no es nada de lo cual alguno de nosotros podamos estar exentos o libres. Porque todos tenemos nuestros propios dioses, nuestros ídolos personales (aunque no les llamemos así), pilares en los que, en el fondo, confiamos, y de los cuales pensamos que nunca nos fallarán.



    Pero el día del desplome termina llegando, si no en una forma, en otra, si no con un pilar, con otro. Porque en esta vida, todo nos defrauda en una o en otra manera. Y si para ese entonces no tenemos como perspectiva actuar en base a algo más que nuestros propios sentimientos, nos espera un desenlace francamente desolador.



    Porque cuando el dolor es realmente punzante después de un desplome, las posibilidades de notar el bálsamo de lo que aún funciona en nuestra vida son muy pequeñas. Querríamos sentir que lo que funciona es suficiente, pero nuestra atención solo parece poder centrarse en lo que se ha perdido… y perdemos la perspectiva, simple y llanamente.



    El sesgo que nuestro propio dolor en esos momentos nos impone, nos hace distorsionar la realidad de las cosas, que sería de los pocos elementos que, mostrándose con claridad, nos permitirían volver a retomar el camino correcto, el de la reconstrucción. Necesitamos ver la realidad transparente, como realmente es, pero nuestras emociones nos lo impiden. Y es entonces el momento de apelar a algo diferente, porque de otra manera nos hundimos: necesitamos convicciones.



    En los momentos de pánico por la pérdida hemos de girarnos hacia lo que conocemos, hacia lo que sabemos que es cierto, aunque no lo sintamos. Quizá todas esas cosas que aprendimos en la niñez, cuando éramos mucho más permeables y teníamos bastantes menos prejuicios. Es el tiempo de volver a las verdades absolutas, que cuando se trata de la vida del creyente, tienen su base en Dios mismo y en lo que Él dice acerca de la vida, de Su persona y de quiénes somos nosotros.



    Para muchos, esto será una mala noticia, porque darán por mal empleada la reconstrucción si el pilar renovado no es sinónimo de fortalecerse ellos mismos. Hoy la moda y el énfasis está en que seamos nosotros los capitanes de nuestro barco y los dueños de nuestro propio destino.



    Sin embargo, el creyente sabe que, ante la caída de cualquier pilar, el mejor sustituto es el pilar que siempre debió estar en el lugar del primero. Cuando ese funciona, todo el edificio cuenta con la capacidad de mantenerse. Ese pilar no nos va a fallar, porque Él mismo lo dice, porque se ha comprometido en Su palabra y Su prestigio para que eso sea así.



    Y es el momento que Él escoge para recordarnos y hacernos ver que no hay mejor lugar en el que podamos estar cuando todo parece desplomarse y tambalearse, que a la sombra de Sus alas, bajo la convicción de Sus promesas.



    Quizá no lo siento… pero lo creo y puedo decidir que mis acciones y mi día a día vayan en consonancia con mis convicciones sobre la Roca inconmovible y no con mis sentimientos. Más bien habremos de pedirlo a Dios, porque en nuestras propias fuerzas no podremos, pero quizá hay pocas cosas que podamos rogarle con tanta convicción de no estar errando como esta: que cuando todo cae, nos permita agarrarnos a Él, que nunca cambia.


     

     


    0
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     



     
     
    ESTAS EN: - - - Emoción y convicción
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    “Por mucho amor que reciba un niño en una institución, no es el medio ideal para desarrollarse” “Por mucho amor que reciba un niño en una institución, no es el medio ideal para desarrollarse”

    Francisca Capa explica el trabajo de REPINNAV (Red de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes en Vulnerabilidad) en Huaraz (Perú).

     
    “Queremos unir a la iglesia evangélica para orar” “Queremos unir a la iglesia evangélica para orar”

    El próximo 8 de junio las iglesias evangélicas son invitadas a participar de España oramos por ti, un evento simultáneo en 52 puntos del país.

     
    Protestantes en España: creer a la contra Protestantes en España: creer a la contra

    Documentos RNE dedica un amplio reportaje sonoro a la historia del protestantismo en España. Participan Gabino Fernández, Doris Moreno y Ricardo García.

     
    “Con nuestro trabajo podemos ser agentes de restauración” “Con nuestro trabajo podemos ser agentes de restauración”

    Jaume Llenas comienza una nueva etapa como asesor de los Grupos Bíblicos Graduados. En esta entrevista comparte su visión sobre el trabajo, la vocación y la misión en el ámbito laboral.

     
    Cuidado pastoral y psicología Cuidado pastoral y psicología

    El teólogo Julio Díaz Piñeiro explica el desarrollo histórico del cuidado pastoral en Estados Unidos, con sus aciertos y errores a la hora de aplicarse a un contexto como el español.

     
    FOTOS Fotos
     
    X Encuentro de Literatura Cristiana X Encuentro de Literatura Cristiana

    Algunas fotos de la entrega del Premio Jorge Borrow 2019 y de este encuentro de referencia, celebrado el sábado en la Facultad de Filología y en el Ayuntamiento de Salamanca. Fotos de MGala.

     
    Idea2019, en fotos Idea2019, en fotos

    Instantáneas del fin de semana de la Alianza Evangélica Española en Murcia, donde se desarrolló el programa con el lema ‘El poder transformador de lo pequeño’.

     
    15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

    Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

     
    Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

    Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

     
    ‘Los poetas y Dios’, 15ª edición ‘Los poetas y Dios’, 15ª edición

    Algunas fotos del encuentro de poesía espiritual celebrado los días 2 y 3 de noviembre en Toral (León). Fotos de Jacqueline Alencar.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Toda la Biblia: 2ª Pedro Toda la Biblia: 2ª Pedro

    Un Dios lleno de gracia prepara algo especial para nosotros en los cielos nuevos y la tierra nueva.

     
    El informativo #4: Evangélicos en la OEA, la ONU pide proteger a minorías religiosas El informativo #4: Evangélicos en la OEA, la ONU pide proteger a minorías religiosas

    El 22 de agosto es el día designado por la ONU para conmemorar a las víctimas de violencia por motivo de creencia o religión. Esta y otras noticias en nuestro resumen semanal.

     
    Las Tres Tabernas: Marcos Vidal Las Tres Tabernas: Marcos Vidal

    Alex Sampedro entrevista a Marcos Vidal en profundidad sobre iglesia, pastorado, arte, literatura o redes sociales.

     
    Yo soy la resurrección y la vida Yo soy la resurrección y la vida

    En Jesús encontramos a un Dios que no es indiferente, sino un Dios que llora con nosotros.

     
    Yo soy el pan de vida Yo soy el pan de vida

    Si ningún placer de la vida puede satisfacernos del todo, puede que estemos hechos para algo más.

     
    “Es urgente renovar la praxis del ministerio a la infancia” “Es urgente renovar la praxis del ministerio a la infancia”

    Conversamos con Javier Martín, coordinador de min19, sobre la necesidad de dar espacio e importancia a los niños, tal y como hizo Jesús.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.