PUBLICIDAD
 
viernes, 18 de agosto de 2017   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    Will Graham
    31
     

    ¿Por qué soy protestante?

    Will Graham explica 10 razones por las que está feliz de llamarse protestante.

    BRISA FRESCA AUTOR Will Graham 31 DE OCTUBRE DE 2015 22:50 h

    Aunque no crecí en un hogar cristiano, agradezco a Dios por la fuerte influencia del protestantismo en mi amado país, Irlanda del norte.



    No fue hasta mi conversión en 2002 cuando empecé a entender algo sobre la belleza y la profundidad de la fe protestante. Martín Lutero se convirtió en uno de mis nuevos héroes y enseguida me puse a leer todo lo que podía conseguir sobre él.



    Hoy, más de una década después, sigo celebrando la Reforma iniciada por mi buen ‘amigo’ alemán en pleno siglo XVI y gozándome de los principios libertadores tan característicos de una confesión auténticamente protestante.



    Mi meta, entonces, con este artículo es daros a todos diez razones por las que soy protestante. ¡Espero que os sea de bendición y que os lleve a alegraros en el Señor conmigo!



    1.- Soy protestante porque creo en la supremacía de las Escrituras



    El protestantismo enseña que las Sagradas Escrituras son la norma autoritativa tocante a nuestra fe y conducta. La Palabra de Dios es más importante que cualquier teólogo, concilio, decreto papal, tradición eclesiástica, confesión, catecismo o declaración de fe. Cuando los primeros reformadores comenzaron a predicar y a escribir por Europa, querían volver a las fuentes del cristianismo (ad fontes) con el fin de recuperar el mensaje central de las Escrituras, el cual se había perdido a lo largo de la edad medieval.



    En este espíritu Lutero proclamó abiertamente ante la Dieta de Worms (1524): “Salvo el caso de que me venzan y me refuten con testimonios de las Sagradas Escrituras o con argumentos y motivos públicos, claros y evidentes […] no puedo ni quiero retractarme”.



    2.- Soy protestante porque creo que la salvación es por la pura gracia de Dios



    No hice nada para merecer la salvación: ni buenas obras ni peregrinaciones ni largas oraciones ni una decisión personal. ¡Nada de nada! La salvación me encontró porque al Padre celestial le plació escogerme en Cristo conforme a su multiforme e inexplicable gracia (Efesios 1:4). Los primeros protestantes se gloriaban en la salvación efectuada por el Señor Dios todopoderoso. Durante muchos años el lema del movimiento protestante fue: “¡La salvación es del Señor!”



    3.- Soy protestante porque creo en la justificación por la fe



    Donde el catolicismo romano destacaba la necesidad de buenas obras para alcanzar la justificación, el protestantismo aclaró que Pablo había enseñado que la salvación es únicamente por un don de Dios llamado la fe. Esto no quiere decir que los creyentes no tengan que hacer buenas obras.



    Pero la diferencia reside en que tales buenas obras no salvan a nadie; simplemente son el fruto de un corazón agradecido al Señor por la salvación ya realizada. El creyente protestante, entonces, cree que es declarado ‘justo’ delante de Dios por su fe en el Hijo de Dios: nada más y nada menos. Fe, por cierto, que es por la pura gracia de Dios (Efesios 2:8).



    4.- Soy protestante porque creo que Cristo es la Cabeza de la Iglesia



    En vez de apelar a María como corredentora o al Papa como la cabeza de la Iglesia; nuestros antepasados protestantes subrayaron una y otra vez que la Iglesia tiene una sola cabeza, esto es, el Señor Jesucristo (Colosenses 1:18).



    Aun antes de la Reforma, había predicadores tales como Juan Wycliffe en Inglaterra y Juan Hus en la República Checa compartiendo la misma doctrina. En palabras de Hus, “Ni el Papa ni los cardinales son la cabeza de la santa Iglesia universal. Sólo Cristo es la cabeza de la Iglesia”. No obstante, fue a través del ministerio de Lutero que esta verdad se propagó con más vigor por el continente europeo.



    5.- Soy protestante porque Dios merece toda la gloria



    El problema principal que los reformadores vieron en relación a la teología católica fue que ésta le robaba a Dios algo de su gloria. Puesto que Dios merece toda la gloria, un sistema eclesiástico que sigue haciendo hincapié en las obras meritorias de las vírgenes, los santos difuntos y los creyentes acaba quitando algo del esplendor del Evangelio de la libre gracia de Dios revelada en Cristo Jesús. De allí que los primeros protestantes exclamaron: Soli Deo gloria, es decir, sólo a Dios la gloria. ¡Nunca al hombre!



    6.- Soy protestante porque creo en la centralidad del púlpito



    Los reformadores cambiaron el formato de las iglesias dónde invocaban el nombre del Señor. En vez de tener un crucifijo, la virgen y la mesa de la eucaristía colocados en el lugar central de la plataforma, los protestantes reemplazaron todo esto con el púlpito. ¿Por qué el púlpito? Porque simbolizaba que el eje de la Iglesia es la voz del Omnipotente, la Palabra de Dios. Hasta el día de hoy, muchas iglesias protestantes siguen con la costumbre de dejar una Biblia abierta encima o justo por debajo del púlpito por esta misma razón.



    El centro de la Iglesia no es la virgen ni la mesa ni la guitarra, el teclado o el bajo, sino la Palabra de Dios, el tesoro más valioso de todos. Gracias a los esfuerzos del reformador suizo Ulrico Zuinglio en Zúrich, nació lo que hoy día conocemos como la predicación expositiva. El protestantismo se deshizo de las homilías, optando más bien por predicaciones poderosas a partir de las Escrituras.



    7.- Soy protestante porque creo que tengo acceso directo a Dios en Cristo



    En vez de pedir que otros santos o vírgenes intercediesen ante el trono celestial por ellos, los reformadores sabían que tenían acceso directo a la presencia de Dios mediante la obra expiatoria impecable del unigénito Hijo de Dios. Uno de los versículos más citados por los reformadores y los puritanos fue precisamente 1 Timoteo 2:5, el cual dice: “Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre”.



    8.- Soy protestante porque creo en el sacerdocio de todos los creyentes



    El protestantismo nunca aceptó la división católica entre clérigos y laicos, la cual daba a entender que un oficio era supuestamente más santo que otro. Todos los hijos de Dios podían servir a Dios en sus ámbitos distintos sin la necesidad de ser un ministro a pleno tiempo. En una ocasión Lutero comentó, “Un zapatero que hace zapatos para la gloria de Dios es un santo ministro del Evangelio”. Con esto quiso decir que no hace falta estar en un púlpito para servir a Dios. No hay tal cosa como un sector secular. Todo es sagrado si andamos en Cristo, seamos peluqueros, profesores o periodistas.



    9.- Soy protestante porque casi todos mis héroes son protestantes



    Además de Lutero y Zuinglio, casi todos mis héroes en la actualidad son de corte protestante. En el siglo XVI pienso en el gigante francés Juan Calvino; en el siglo XVII están todos los puritanos británicos que me fortalecían el alma mientras estudiaba en la universidad en Belfast (los que más me bendijeron fueron Richard Baxter, John Owen, Stephen Charnock y mi puritano favorito, Thomas Watson); en el siglo XVIII están George Whitefield, tal vez el más dotado predicador desde los tiempos apostólicos, Jonathan Edwards y John Wesley; en el siglo XIX, J.C. Ryle y el inolvidable Charles Spurgeon en Londres; y luego, el siglo pasado, el príncipe del protestantismo británico, Martyn Lloyd-Jones además de J.I. Packer y el recién difunto ex ministro principal (First Minister) de Irlanda del norte, Ian Paisley.



    ¿Qué tenían todos esos hombres en común? Respuesta: pasión indomable por las Escrituras y un celo vivo por la gloria de Dios. Todos eran protestantes.



    10.- Soy protestante porque los frutos del protestantismo son espectaculares



    Hasta el día de hoy, el protestantismo sigue siendo reconocido por su fuerte ética de trabajo. Según el Índice de percepción de corrupción, la mayoría de los países menos corruptos del mundo son de trasfondo protestante. Ya que los protestantes creen en la doctrina bíblica del pecado original y la depravación del ser humano, exigen transparencia a nivel socio-político y establecen mecanismos públicos para que no se dé la corrupción institucionalizada.



    El profesor G. Wisse nos recordó el siglo pasado que: “Casi en todos los países del mundo occidental, el ciudadano disfruta de una libertad de pensamiento y hay elecciones libres. Antes de la Reforma no fue así, mientras en el mismo siglo de la Reforma fue establecida la forma de Estado que hoy conocemos. No es un sistema perfecto y teocrático pero cada uno tiene plena libertad de cultos”.1 Hablando espiritualmente, el protestantismo ha lanzado ola tras ola de misioneros por el mundo entero proclamando las hazañas del Señor además de establecer un sinfín de hospitales, orfanatos y otras organizaciones caritativas a nivel mundial.



    Os dejo, pues, con algunas estrofas sacadas de mi himno protestante favorito: Rock of Ages (Roca de la eternidad) compuesto por Augustus Toplady:



    Roca de la eternidad,



    Fuiste abierta para mí;



    Sé mi escondedero fiel;



    Sólo encuentro paz en Ti,



    Rico, limpio manantial



    En el cual lavado fui.



     



    Aunque fuese siempre fiel,



    Aunque llore sin cesar,



    Del pecado no podré



    Justificación lograr;



    Sólo en ti teniendo fe,



    Deuda tal podré pagar.



     



    Mientras tenga que vivir



    En el mundo de maldad;



    Cuando vaya a responder



    En tu augusto tribunal,



    Sé mi escondedero fiel,



    Roca de la eternidad.



     



     



    1 G. Wisse, Los tres columnas centrales de la Reforma (Literatura evangélica: Madrid, 1954), p. 31



     


     

     


    31
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    José María
    07/11/2015
    12:59 h
    29
     
    El término protestante deriva del latín protestari, que significa ‘declaración pública o protesta’, en la protesta de los 5 príncipes electores y 14 ciudades imperiales alemanas contra la decisión de la Dieta de Espira en 1529, que reafirmaba el edicto de la Dieta de Worms de 1521, en el que se proscribía creer y enseñar las doctrinas luteranas en aquellas localidades del Sacro Imperio Romano Germánico donde aún no eran conocidas, pero en cambio se entrega libertad al clero romano para....
     

    jorgevaron
    06/11/2015
    20:38 h
    28
     
    Gracias Will por este excelente artículo, y por anotar que cualquier creyente genuino, conocedor de las escrituras, es ministro del evangelio donde quiera que se encuentre. Lo digo porque se ha fomentando la creencia de que el ministerio de la enseñanza y el pastorado es otorgado por las universidades mas que por el Espiritu de Dios, y como resultado estamos obteniendo congregaciones edificadas con "...madera, heno, hojarasca...", en vez de "... oro y piedras preciosas ..", como debiera ser.
     

    flash
    06/11/2015
    10:48 h
    24
     
    Richard Baxter, fue un eminente puritano de los años 1600. Baxter sostenía lo razonable del cristianismo sobre la base de su coherencia con la teología natural, un método que resultó ser contraproducente porque dio origen al unitarianismo entre sus seguidores presbiterianos ingleses después de su muerte. No olvidemos que los “unitarismos” rechazan todo tipo de credos y niegan la divinidad de Jesucristo y del Espíritu Santo.
     

    Marc
    05/11/2015
    05:00 h
    19
     
    "Según el Índice de percepción de corrupción, la mayoría de los países menos corruptos del mundo son de trasfondo protestante" Parece que brotó el sesgo en el anglo. Seguro que USA es una nación de gobierno transparente, por supuesto. Ni hablar de Inglaterra, "ejemplo de no intervención y manipuleo" (ironía mía) en ninguna parte del orbe y de Alemania, que sembró caos dos veces en un mismo siglo. El pecado esta en el hombre sea de cualquier nación que sea. Solo Cristo cambia esta situación.
     
    Respondiendo a Marc

    ikari
    06/11/2015
    15:56 h
    26
     
    En este tema de trata de presentar como corrupción soslo lo referente a la administración del dinero público. Y ¿como andan las naciones tradicionalmente protestantes en relación al hecho religioso y a las leyes morales? A buen entendedor, pocas palabras.
     

    Protestantólogo
    03/11/2015
    23:06 h
    18
     
    Will, me alegra adjuntes entre tus “héroes” al gran Ian Paisley. Él fue un insigne líder fundamentalista, lo que llamo del fundamentalismo clásico, ese que dio la batalla cuando el racionalismo quiso tomar las riendas del movimiento protestante, con miras a destruirlo. El fundamentalismo- aparte de vilipendiado, el gran olvidado- es otro de los movimientos de renovación del protestantismo, como en su momento el puritanismo. Debemos honrar a hombres como J.G. Machen, Carl McIntire.
     

    Andrés
    03/11/2015
    17:53 h
    15
     
    no es necesario ser protestante para creer en los puntos 1,2,3,4,5,6,7,8. Asi que siguiendo al artículo el único punto realmente válido del porqué de ser protestante es el 9. El punto 10 está equivocado ya que depravación total no significa necesariamente corrupción en el proceder cotidiano, ya sea privado o público. y la gracia salvífica no se identifica con sistemas electorales, sanidad hospitalaria etc. Hay una visión romántica y sobredimensionada de la reforma.
     

    Óscar Margenet Nadal
    03/11/2015
    09:52 h
    13
     
    Gracias a Will recordé a la familia usada por Dios para testificarle a mi padre (ex-monaguillo en mi ciudad natal) y a mi madre (que me enseñó a leer en la Biblia dejada por una amiga y futura monja). Recibí a Cristo, crecí estigmatizado por 'protestante' hasta conocer los méritos de la Reforma. Perdí el temor de ser minoría y descubrí el valor de compartir la nueva vida en Cristo, cuya cruz llevada cada día con gozo es el púlpito que va a todo lugar exponiendo a muchos más la Palabra viva.
     

    EZEQUIEL JOB
    02/11/2015
    23:05 h
    10
     
    Soy cristiano,creo en lo que dicen los protestantes,a excepción del púlpito y la liturgia,que son una herencia romana,católica,y del antiguo pacto. La palabra "culto" nos lleva a los tiempos de la ley (Heb 9). En el nuevo pacto, el "culto" (Rom12:1) es presentarnos ante Dios en cualquier lugar (Mat18:20) con la conciencia limpia (Heb10:19-22).Tampoco estoy de acuerdo en la "construcción" de Templos de Barro (Hech17:24),que los apóstoles nunca ordenaron, el Templo de Dios somos nosotros (1Cor6:19
     

    Pablo Quezada S.
    02/11/2015
    20:27 h
    9
     
    El protestantismo inicia su andadura espiritual al momento en que el velo del Templo judío se rasgó, quedando expedito el “lugar Santísimo”, de allí un “pueblo de sacerdotes”, “religión de laicos” como dice Ernst Troeltsch. Un sumo sacerdote-vicario eterno y suficiente, muchos facilitadores-guías del incrédulo hacia el punto de encuentro, la “esperanza de gloria”. Es una relación trascendente cuyo epígrafe es la resurrección, cielos y tierra nuevos, el “cautivado por la alegría” de CS Lewis.
     

    ikari
    02/11/2015
    15:09 h
    8
     
    Como retaticación de su fe personal sirve y seguro servirá para otros que creen igual. Y efectivamente, los que creen en todo ello son protestantes y de seguro no afirmarán que son infelices creyendo eso. ESperé algo mejor de éste buen articulista.
     

    ilovexto
    02/11/2015
    09:08 h
    7
     
    hehehe que buen articulo! que bueno ver este avivamiento en la juventud de hoy y ese despertar de pasión por la Escritura y la Gloria del Señor! sin duda es una bendición poder descansar en la soberanía del Señor esforzándonos en la Gracia que solo obtenemos por la FE en Cristo!, bello articulo, y que gusto ver tu pasión por el TULIP o doctrinas de la gracia :p
     

    charly
    02/11/2015
    05:00 h
    6
     
    El Cristianismo no es religion sino el camino de vida
     

    flash
    02/11/2015
    01:20 h
    5
     
    Decía Henri de Lubac de la Iglesia: “¿Qué pudiera haber conocido de Él sin Ella?” Hoy está de moda: “Cristo si, Iglesia no”. Ya todos sabemos el encuentro de San Pablo con Jesucristo camino a Damasco. La pregunta: “¿Por qué ME persigues? Yo soy Jesús a quién tú persigues”. Pablo no perseguía a Jesús. ¿Qué hizo Pablo? No dijo: aceptaré a Jesucristo como mi salvador personal” No. Buscó la Iglesia. Lo dice la Escritura: “Estuvo algunos días con los discípulos (la Iglesia)”. (9,19).
     
    Respondiendo a flash

    Jostein
    03/11/2015
    11:15 h
    14
     
    La Iglesia estaba formada por todos aquéllos que habían aceptado a Cristo, que es CABEZA de la Iglesia, perseguir a sus seguidores era perseguir a Cristo. Tu iglesia, la católica-romana, no existía. La Iglesia la formamos TODOS los creyentes, ahora y en los tiempos de Pablo.
     
    Respondiendo a Jostein

    ikari
    03/11/2015
    21:49 h
    16
     
    Al contrario ... tu eres protestante y hoy están festejando sus 500 años. El protestantismo no existía en los 15 siglos anteriores. Existía la Iglesia que era Una, Santa, Católica y Apostólica, siendo una de las sedes apostolicas la Iglesia de Roma. Para iniciar una conversación del tipo que quieres, en primer lugar debes conocer la historia del cristianismo desde sus inicios, donde la iglesia invisible protestante no existía. Sin polemizar y al solo efecto de aclarar.
     
    Respondiendo a ikari

    Jostein
    06/11/2015
    12:02 h
    25
     
    Se celebran 500 años del inicio de la Reforma, anteriormente ya existían grupos que predicaban los mismo, como los valdenses. La Iglesia Universal invisible a la que pertenecemos todos los creyentes en Cristo no es protestante, ni católica, es de Cristo. Cristo es la cabeza de la Iglesia, perseguir a la Iglesia es perseguir a Cristo. Conozco la historia del cristianismo desde sus inicios y poco o nada tiene que ver con el catolicismo romano posterior que es una mezcla de paganismo y cristianismo
     
    Respondiendo a Jostein

    JRRiudoms
    03/11/2015
    08:39 h
    12
     
    #5 Flash: Usted escribe primero: "La pregunta: '¿Por qué ME persigues? Yo soy Jesús a quién tú persigues'"; después usted contradice a Jesús escribiendo "Pablo no perseguía a Jesús". La cabeza de la Iglesia es Jesús, y sin éste no hay Iglesia cristiana. Atentamente
     
    Respondiendo a JRRiudoms

    ikari
    03/11/2015
    21:52 h
    17
     
    Error de apreciación JRR, Pablo perseguía a la Iglesia por lo que Jesús lo interpeló ¿porque me persigues? La Iglesia=Cuerpo mistico de Cristo, doctrina que luego Pablo lo desarrollará con notable excelencia.
     
    Respondiendo a ikari

    flash
    05/11/2015
    12:27 h
    20
     
    Estoy de acuerdo con ikari. Ante la pregunta: ¿Por qué ME persigues? Debió de hacer pensar en alguna misteriosa compenetración entre Cristo y la Iglesia ( los fieles), que le impulsará a formular la maravillosa concepción del Cuerpo místico, otro de los rasgos salientes de su teología ( 1 Cor 12,12-30; Ef 1,22-23; Col 1,18).
     
    Respondiendo a flash

    EZEQUIEL JOB
    02/11/2015
    23:59 h
    11
     
    Lo primero que hizo Pablo es reconocer a Jesús como "Señor" para ser salvo y ponerse a su servicio y le dijo:"Señor, ¿qué quieres que yo haga?" (Hech9:6). "Rom 10:9 que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo." Pablo sí perseguía al Señor Jesús (Hech9:5), porque la "congregación" de sus discípulos (cristianos) a quien Pablo perseguía es el cuerpo de Cristo, su Iglesia (ef 1:22-23), es Cristo mismo (Mat25:40).
     
    Respondiendo a EZEQUIEL JOB

    flash
    05/11/2015
    12:32 h
    21
     
    Ezequiel aquí el comentario de un especialista protestante acerca del término “señor”. “Es difícil que en esta etapa Saulo RECONOCIERA a Jesús como Señor”. (Imágenes verbales en el Nuevo Testamento. Archibald Thomas Robertson. Tomo 3- Los Hechos de los Apóstoles. Página 135. Edición 1977). Saludos
     
    Respondiendo a flash

    EZEQUIEL JOB
    06/11/2015
    00:02 h
    23
     
    flash(21),la Biblia dice:Señor es Dios(Mat22:37),los judíos solo llamaban Señor a Dios(Deut10:17),y solo es Uno(Deut6:4)(Mar12:29),Pablo habla de Jesucristo como"Señor"(1Cor8:5-6)y dice que hay un solo Señor.Señor en la Biblia significa dueño de vidas y haciendas,y al que se le OBEDECE,por eso Pablo le dice:¿Qué quieres que yo haga? poniéndose a su servicio (Hech9:6).Si llamamos a Jesús "Señor" y no le obedecemos,no tiene sentido.Luc6:46¿Por qué me llamáis,Señor,Señor,y no hacéis lo que yo digo?
     
    Respondiendo a EZEQUIEL JOB

    Gerardo Cruz ( Evangélico )
    14/03/2017
    10:52 h
    31
     
    la iglesia de Dios universal, es la suma de todos aquellos que han renacido por Dios a través de los siglos, desde la predicación de los discípulos de Jesus. El Espíritu les da vida, y oyen la voz del pastor. Y muchas religiones y sectas creen que sirven a Dios, como el catolicismo, que ha servido a emperadores y solo es el camaleón del imperio económico romano.En ella No hay palabra de Dios, sino tradiciones, ritualismo, espiritismo, herejías, "salvación" por obras
     

    Patrick
    02/11/2015
    00:58 h
    4
     
    Muchas gracias. Solo un pequeño comentario: Respecto al punto 6: Lo que apuntas se refiere al protestantismo calvinista. Lutero insistió en dejar el Crucifijo al centro. Pues la Palabra de Dios es Cristo, la Biblia apunta a Cristo. Hasta el día de hoy la mayoría de las iglesias luteranas tienen el púlpito a un lado y la cruz al centro.
     

    Víctor Hernandez
    01/11/2015
    17:59 h
    3
     
    Bello texto Will. Gracias. Yo crecí en un hogar protestante y este himno que tu mencionas (Roca de la eterndad / Rock of Ages) me lleva a esa infancia en la que lo cantaba con mi comunidad presbiteriana.
     

    flash
    01/11/2015
    14:42 h
    2
     
    Dice el entrevistado: “me puse a leer todo lo que podía conseguir sobre él.” Una pregunta impertinente: ¿Ha leído los dos tomos del jesuita García Villoslada sobre Martín Lutero? Saludos.
     
    Respondiendo a flash

    flash
    05/11/2015
    12:34 h
    22
     
    Me hubiera gustado saber si leyó o no al jesuita Garcia Villoslada.
     
    Respondiendo a flash

    ikari
    06/11/2015
    16:00 h
    27
     
    Vaya pregunta dificil la suya. Ojos que no ven, corazon que no siente. A buen entendedor, pocas palabras. Saludos.
     
    Respondiendo a ikari

    Gerardo Cruz ( Evangélico )
    14/03/2017
    10:43 h
    30
     
    El mundo Jesuita se ha infiltrado y dañado la iglesia evangelica, lo estan llevando a Roma
     

    jomagofu
    01/11/2015
    09:12 h
    1
     
    Grandes verdades son dichas en este artículo. Yo no me defino como protestante, sino como un redimido por el Mesías que se reúne en una iglesia protestante. Digo esto, porque a pesar del tremendo beneficio a todos los niveles que supuso el regreso a la Biblia, éste se quedó un poco corto pues muchas de las doctrinas y tradiciones protestantes, no han conseguido sacudirse del todo el paganismo arrastrado por el catolicismo. Pero digo Amén, a la mayoría de lo dicho en este buen artículo.
     



     
     
    ESTAS EN: - - - ¿Por qué soy protestante?
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    “El desencanto en la España de finales del XIX es similar al que viven hoy muchos jóvenes” “El desencanto en la España de finales del XIX es similar al que viven hoy muchos jóvenes”

    Hablamos con Noa Alarcón sobre su próxima novela ‘Ernestina y los espíritus’, ambientada en el Madrid de la Primera República, un tiempo de convulsión social y política en el que el protestantismo llegó a España.

     
    El reo: Bonhoeffer contra Hitler El reo: Bonhoeffer contra Hitler

    Daniel Jándula nos presenta la tercera edición de la novela El reo, una ficción basada en la experiencia de Dietrich Bonhoeffer, el pastor protestante alemán que se opuso al nazismo.

     
    Análisis del crecimiento evangélico en España Análisis del crecimiento evangélico en España

    Durante el 8º Congreso Evangélico Dámaris Playá presentó un informe con las cifras de lugares de culto evangélicos en España y la evolución de la presencia protestante en nuestro país.

     

     
    Ley proLGTBI impide la diversidad: Jaume Llenas Ley proLGTBI impide la diversidad: Jaume Llenas

    "El Estado lo que debe es no perjudicar la diversidad. No sólo en sexualidad, sino en política, religión. Pero este proyecto de Ley sólo permite un tipo de ideología sexual, estableciendo una sociedad uniformizada". Entrevista a Jaume Llenas, abogado y secretario general de la Alianza Evangélica Española,

     
    Franco Mazzocca: prótesis que cambian vidas Franco Mazzocca: prótesis que cambian vidas

    El joven estudiante de ingeniería usa sus recursos y talento para ayudar a niños que necesitan prótesis de mano, algo inalcanzable por otros medios.

     
    Leyes LGTBI: ‘Somos del bando vencedor’ (C. Vidal)

    Análisis de la propuesta de Ley nacional pro LGTBI española. Implicaciones éticas, legales y de mordaza a las libertades. Y la postura que deberían tener los cristianos ante ella. Entrevista a César Vidal.

     
    J.C. Escobar: Reforma y Pentecostés inseparable

    Evangélicos españoles celebran #500Reforma en 2017, cinco siglos después de la Reforma protestante. El coordinador Juan Carlos Escobar habla de su experiencia, visión y obstáculos para esta conmemoración. 

     
    FOTOS Fotos
     
    Yo no estoy en venta! Yo no estoy en venta!

    "Los llamados afuera" (15J). Jóvenes cristianos reunidos en la Puerta del Sol de Madrid denuncian la trata de personas como una forma moderna de esclavitud y tráfico humano. Un flashmob realizado por tres ONGs que ayudan a mujeres que huyen de la esclavitud sexual en España.

     
    Las diversas capacidades de Mefi-Boset Las diversas capacidades de Mefi-Boset

    El ministerio Mefi-Boset lleva 20 años trabajando el tiempo de ocio y apoyo a las familias de personas con discapacidad intelectual en Terrassa y Barcelona. Algunas imágenes de este curso que acaba.

     
    La Biblia a través de la historia La Biblia a través de la historia

    Una exposición recorrerá Galicia este año 2017 mostrando la historia de la Biblia y su importancia para la Reforma Protestante.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Andar Andar

    Un vídeo de 2 minutos sobre el significado de Judas 24.

     
    3 cosas que aprendí sobre el sexo después de casarme 3 cosas que aprendí sobre el sexo después de casarme

    Frikrist nos habla sobre relaciones y por qué es importante seguir el plan de Dios.

     
    La historia de Lutero, animación Playmobil La historia de Lutero, animación Playmobil

    Animación "stop-motion" hecha con más de 4.000 fotos explica la esencia de la Reforma. Producción: Dan Rackham. Narración: Luis Panduro.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.