PUBLICIDAD
 
martes, 30 de mayo de 2017   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    16
     

    Reivindicando a Vasti

    Es bueno observar el contraste entre la reina Vasti y la hija de Herodías.

    EL ESCRIBIDOR AUTOR Eugenio Orellana 23 DE AGOSTO DE 2015 20:00 h
    reina Vasti, Asuero

    Mujer virtuosa, ¿quién la hallará? Porque su estima sobrepasa largamente a la de las piedras preciosas. Proverbios 31.1



    No estoy de acuerdo con la imagen que la Biblia proyecta de la reina Vasti. Y porque tengo un concepto diferente de esta imagen y de la forma en que la tradición cristiana ha interpretado el incidente del cual ella es la protagonista principal, es por lo que puse su nombre a una de mis hijas.



    La reina Vasti, esposa de Asuero, rey de Persia, se ubica en un contexto muy  típico de la época (por los años 483 – 473 a.C.): grandes fiestas, excesos etílicos y seguramente muchas de las actividades a que también conllevan este tipo de celebraciones.



    Su paso por la historia es efímero; tan efímero que muchos creyentes se sorprenden cuando se les dice que el nombre es bíblico y que corresponde a… bla, bla, bla. Nos ha pasado con mayor frecuencia de la que podríamos esperar. Pero bueno… esa es otra historia que tiene que ver más con cuánto conocemos de las Escrituras que con este caso en particular.



    Como un recurso político, estrategia logística para asegurarse o comprometer el apoyo militar de los mandatarios de su entorno para una eventual invasión a Grecia, Asuero los invita a un banquete que dura nada menos que 6 meses o 180 días (Ester 1.4). Nos cuesta concebir en estos tiempos una fiesta que dure tanto. Para poder ponernos de acuerdo con nuestra reacción mental, preferimos pensar que en ese banquete de 180 días (si es que ocurrió de un solo envión), los comensales entraban y salían; iban y venían.



    Lo cierto es que en esas convenciones gastronómicas no faltaba la comida ni la bebida. Dice la NVI que el vino real corría a raudales. Y en una fiesta donde el vino real corre a raudales, es fácil suponer que más de alguno de los invitados llegaba a un grado de embriaguez tal que seguramente se veía en la necesidad de «ausentarse un rato» para reencontrarse con la sobriedad extraviada y volver a la fiesta; es decir, que las salidas y entradas de los comensales pudieron haber tenido dos razones: una de Estado y la otra de mal estado.



    Lo he dicho por escrito en otras ocasiones: los misioneros estadounidenses que llegaron a nuestras tierras indígenas para evangelizarnos trajeron con ellos, además de la Palabra de Dios, la palabra de su conservadurismo. En el campo de la evangelización tuvieron un buen éxito; en el campo de sembrar en nosotros principios éticos algunos buenos y otros de discutible validez, también. Entre lo que nos enseñaron, a lo menos en Chile, estaba la prohibición absoluta de beber vino. El vino es embriagante y la sidra, alborotadora (Proverbios 20.1 VRV 1960).  



    Volvamos a la reina Vasti.



    Como era también la costumbre en aquellas tierras y en esas épocas, la reina con las esposas de los dignatarios reunidos en otro sitio de los grandes jardines del palacio celebraban su propio banquete. Es evidente, por lo que ocurre más adelante, que las señoras allí reunidas se dedicaban más a hablar que a comer… y a beber; no obstante que Anne Spangler, en su libro Wicked Women of the Bible sugiere que es posible que Vasti también hubiese tomado «algunas copas de más».



    El vino lleva a la insolencia, y la bebida embriagante al escándalo; ¡nadie bajo sus efectos se comporta sabiamente! (Proverbios 20.1, NVI) Téngase en cuenta esta opinión del sabio Salomón para pensar en lo que viene a continuación.



    «Al séptimo día, como a causa del vino el rey Asuero estaba muy alegre, ordenó a los siete eunucos que le servían… que llevaran a su presencia a la reina [Vasti], ceñida con la corona real, a fin de exhibir su belleza ante los pueblos y sus dignatarios, pues realmente era muy hermosa» (Ester 1.10-11, NVI).



    Aquí, dejándonos de eufemismos, tenemos que entender que eso de que estaba muy alegre es una forma elegante de decir que el rey estaba borracho. Había bebido tanto que el vino lo había llevado a la insolencia, y la bebida embriagante al escándalo… porque nadie bajo sus efectos se comporta sabiamente.



    El rey estaba ebrio y, en ese estado, quiso exhibir a su mujer como una cosa, como un objeto, como un trofeo. Algo lindo, tentador, capaz de volver locos a todos los demás borrachos que estaban en la fiesta. Tan respetuoso de la ley que se le ve más adelante en esta historia, es de preguntarse si llevar a una fiesta de hombres a la esposa para que exhiba su belleza estaría de acuerdo con la ley del Imperio Persa. Quizás, sí; quizás, no. ¿Ética situacional?



    La reina Vasti no estaba borracha. De haberlo estado, quién sabe si después de haber acatado entusiasmada el llamado de su marido se hubiese adelantado a Salomé —ante los ojos desmesurados de los hombres que la admiraban—, bailando, muchos años antes que la hija de Herodías, la danza del vientre; o la “danza de los siete velos” como también se la conoce. El vino lleva a la insolencia, y la bebida embriagante al escándalo; nadie bajo sus efectos se comporta sabiamente.



    Es bueno observar el contraste entre la reina Vasti y la hija de Herodías en cuanto a los resultados del comportamiento de cada una. Leemos en Mateo 14.6-8: «En el cumpleaños de Herodes, la hija de Herodías [por Josefo sabemos que se llamaba Salomé] bailó delante de todos; y tanto le agradó a Herodes, que le prometió bajo juramento [¿estaría también borracho este individuo?] darle cualquier cosa que pidiera» (Mateo 14.6-7, VRV). Y le dio la cabeza de Juan el Bautista. ¡Nada menos!



    Cuando la reina Vasti  oyó de labios de los eunucos que tendría que presentarse ante su marido para exhibirse y soportar los comentarios posiblemente soeces y de doble sentido que podrían haberle caído encima como escupitajos, e incluso hasta algún agarrón, —el vino lleva a la insolencia—, tiene que haber puesto en la balanza, con la cabeza bien fría, lo que implicaba obedecer o desobedecer. Y optó por lo segundo. (A esto se le llama dignidad. «Mujer virtuosa ¿quién la hallará?»)



    Su respuesta, pues, fue: Díganle al rey que lo siento pero que no iré y que me atengo a las consecuencias.



    Asuero —aparentemente valiente para la batalla pero pusilánime para las cosas de familia—no supo manejar la situación tensa creada por la negativa de su esposa. Y no encontró mejor salida que pedir su opinión «a los sabios conocedores de leyes». Estos, que por ser altos funcionarios del reino seguramente también estaban en la fiesta y, quizás, tan intoxicados como él, dieron una respuesta que hasta ahora suena más como una defensa pertinente de un machismo impertinente, que una conclusión apegada a derecho. Se percibe un temor a una posible emancipación de las mujeres respecto del dominio indiscutible de los hombres sobre ellas, emancipación que en aquellos tiempos era inconcebible.



    El texto bíblico, según la NVI dice: De inmediato el rey consultó a los sabios conocedores de leyes, porque era costumbre que en cuestiones de ley y justicia el rey consultara a los expertos. Los más allegados a él eran: Carsena, Setar, Admata, Tarsis, Meres, Marsená y Memucán, los siete funcionarios de Persia y Media que tenían acceso especial a la presencia del rey y ocupaban los puestos más altos en el reino. —Según la ley, ¿qué se debe hacer con la reina Vasti por haber desobedecido la orden del rey transmitida por los eunucos? —preguntó el rey.  En presencia del rey y de los funcionarios, Memucán respondió: —La reina Vasti no sólo ha ofendido a Su Majestad, sino también a todos los funcionarios y a todos los pueblos de todas las provincias del reino. Porque todas las mujeres se enterarán de la conducta de la reina, y esto hará que desprecien a sus esposos, pues dirán: “El rey Asuero mandó que la reina Vasti se presentara ante él, pero ella no fue.” El día en que las mujeres de la nobleza de Persia y de Media se enteren de la conducta de la reina, les responderán de la misma manera a todos los dignatarios de Su Majestad. ¡Entonces no habrá fin al desprecio y a la discordia!



    Hasta aquí y hasta ahora llega el aliento etílico de Memucán.



    Sin corona pero con dignidad, Vasti desaparece de la historia. Su lugar lo toma una joven virgen, judía, de nombre Ester, que llega a ser la heroína y la ejecutora de los planes de Dios en defensa de su pueblo que corría el peligro de una exterminación en masa según lo reporta el resto del libro de Ester.



    Vasti, además de hermosa, era una mujer recatada, respetuosa de sí misma, no dada a la ostentación y al exhibicionismo; una mujer que cuando se trató de apostar por la dignidad o la vanidad, lo hizo por la dignidad.



    Cuando una mujer, además de bella es humilde, es doblemente bella.



    Este es el mensaje de Vasti, la reina rebelde y desobediente pero virtuosa y respetuosa de sí misma. Por eso, porque quería que mi hija tuviera esas mismas virtudes, fue por lo que le di el nombre que le di.



    Se dice que los borrachos hacen cosas de las que más tarde no se acuerdan. Si es verdad esta aserción o no, no lo sabemos.



    Pero un detalle en el libro de Ester nos lleva a pensar que, a lo menos en un determinado nivel de embriaguez, el borracho puede recordar lo que, con su mente obnubilada, la mirada perdida, los ojos enrojecidos y la lengua traposa hizo. Leemos en Ester 2.1: «Algún tiempo después, ya aplacada su furia, el rey Asuero  se acordó de Vasti y de lo que había hecho y de lo que se había decretado contra ella». («Algún tiempo después»… y «se acordó de… lo que había hecho».)



    Termino con una pregunta: En el caso del baile de Salomé (Mateo 14.9) y después de haber hecho la promesa que hizo, Herodes «se entristeció, pero a causa de sus juramentos y en atención a los invitados» no pudo dejar sin efecto su promesa. ¿No habrá ocurrido lo mismo con el borrachín de Asuero,* que después de haber hecho lo que hizo, no pudo, tampoco, hacer que el río se devolviera?



     



    *Y que me perdonen los persas por tratar a su rey de borrachín pero creo que con demasiada frecuencia se le pasaba la mano. Porque, según la historia, su invasión a Grecia fue un fracaso. ¿No iría a la guerra también con unas cuantas copas de más? Digo yo, ¿no?


     

     


    16
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    Jorge
    27/08/2015
    22:00 h
    14
     
    Partiendo de las conclusiones de tan profundo y concienzudo escrito, podemos inclusive justificar al mismísimo Satanás. ¡Qué bajo está cayendo el cristianismo cuando se justifica la desobediencia y se hace una altar a la soberbia, y se termina llamando "bueno a lo malo,y malo a lo bueno"! Podemos entonces concluir que la llegada de Ester al reino fue producto de una gigantesca borrachera y de una injusticia hecha a una mujer digna ¡por ser rebelde y desobediente! Notable.
     

    Belén Lechuga
    26/08/2015
    11:24 h
    9
     
    Teniendo todo lo anterior en cuenta, aquí las escrituras no tratan de alabar a Vasti ni de hacer notar su dignidad como mujer, sino señalan su desobediencia y deshonra al rey, con lo cual hubo un castigo, el de ser sustituida. Se arrepintiera luego el rey o no (no lo sabemos) él cumplió con la ley, que en aquel tiempo era lo correcto.
     
    Respondiendo a Belén Lechuga

    JRRiudoms
    26/08/2015
    17:47 h
    10
     
    #9: ¿Deshonra al rey? ¿Lo correcto era obedecer a un borracho que ordenaba a su mujer que se mostrase delante de otros ebrios? ¿Eso es la enseñanza que usted extrae de la historia de esta mujer? Sobre el contexto histórico y lo que los primeros lectores hubieran reflexionado, ¿bajo que falsedad se basó el decreto de 1:20? Ester, aun sabiendo que no era "legal" presentarse delante el rey, bien se presentó. Antes que a los hombres, se ha de obedecer a Dios. ¡Corto entendimiento el del rey! (7:8).
     
    Respondiendo a JRRiudoms

    Belén Lechuga
    26/08/2015
    22:46 h
    12
     
    Sí, era lo correcto según las leyes persas de aquel tiempo. No puedo juzgar a Vasti, por la insuficiente información detallada que se nos da en esta historia. Sí puedo, como el autor del artículo, tener una opinión. Dejando aparte lo que yo opine desde un punto de vista actual, lo que nos cuenta esta historia es que Vasti desobedeció y pecó contra el rey (1:16) y fue castigada según la ley persa.
     
    Respondiendo a Belén Lechuga

    JRRiudoms
    27/08/2015
    01:20 h
    13
     
    #12:La ley civil es muy importante, sin duda alguna. Pero permítame un par de preguntas: Como creyentes, y en caso de conflicto ¿nos debemos a las leyes civiles o a la Ley de Dios? ¿Le parece correcto desobedecer la Ley de Dios (los Diez Mandamientyos)? Atentamente
     
    Respondiendo a JRRiudoms

    Belén Lechuga
    28/08/2015
    00:14 h
    16
     
    ...el contexto histórico y cultural aunque mi mente moderna no logre entender muy bien. Intento interpretar las escrituras nunca bajo mi opinión. Conclusión: objetivamente no veo que la historia muestre a Vasti como la "buena" y al rey como al "malo". Yo solo veo lo que leo, que ella no obedeció y fue castigada, y que debido a eso Ester llegó a ser reina. Un saludo cordial. Bendiciones.
     
    Respondiendo a Belén Lechuga

    Belén Lechuga
    28/08/2015
    00:05 h
    15
     
    La historia no dice que Vasti estuviera obedeciendo a la ley de Dios, ella era tan pagana como el rey. Se desconocen los motivos por los cuales no quiso comparecer ante él. En cuanto a sus preguntas siempre obedeceré a la ley de Dios antes que a una ley civil que se oponga a la divina. En cuanto a todo este tema, y ya para cerrar la presente discusión ( en tono positivo y enriquecedor lo digo) me quedo con lo que leo de la historia, intentando entender...
     

    Belén Lechuga
    26/08/2015
    11:19 h
    8
     
    Me parece muy interesante la opinión personal reflejada en este artículo. Pero creo que a veces interpretamos las Escrituras según nuestra mentalidad y cultura actual. Estoy convencida que los primeros lectores del libro de Ester jamás hubieran pensado en esta reflexión. Creo que es muy importante tener en cuenta el contexto histórico y cultural en el que fue escrito cada pasaje y preguntarse cuál es la enseñanza que se quiere transmitir.
     

    Patagonia
    26/08/2015
    05:46 h
    7
     
    Y agrego, que con conocimiento de causa, debido a la relación cercana que tuvieron mis abuelos, mis padres y yo misma en mis tiempos de estudiante del Seminario.
     
    Respondiendo a Patagonia

    Mariano
    26/08/2015
    18:16 h
    11
     
    Pero Patagonia, nadie está diciendo que todo misionero americano es infalible. Lo que tenemos que saber distinguir es entre: (A) Una inculturación ("cante nuestro himno el 4 de julio, consuma hot-dogs") que son enseñanzas extrabíblicas, no para la Iglesia, y (B) una enseñanza bíblica transcultural (1 Timoteo 2, Efesios 5). Que esas enseñanzas bíblicas fueran más aceptadas en la cultura americana en la época de los misioneros, no les quita vigencia ni pertinencia hoy para Latinoamérica.
     

    Patagonia
    26/08/2015
    05:45 h
    6
     
    Tal vez la expresión "...que la Biblia proyecta de la reina Vasti..." no haya sido muy felíz.....Esa proyección, la recibimos según el contexto cultural de cada lector, de los pre-conceptos con los que nos aproximamos a su lectura...la Biblia relata.....el lector interpreta.....Y estoy muy de acuerdo con esa conocida y antigua expresión en relación a la inculturación que han traído los misioneros estadounidenses.....l
     

    Artus
    26/08/2015
    04:03 h
    5
     
    Hoy supuestamente se defiende a Vasti... mañana a Jezabel...
     

    JRRiudoms
    25/08/2015
    10:53 h
    4
     
    Hace un par de semanas en la Escuela Sabática tuvimos la oportunidad de estudiar el libro de Ester. Encontramos una similitud entre la reina Vasti i Ester. Ambas decidieron "ocultar" ante las miradas pecaminosas algo muy preciado que poseían: Una, la belleza física; la otra, su fe, su belleza espiritual. Ambas, con su testimonio y la ayuda divina, alzaron su integridad en medio del desconcierto moral y espiritual. Fueron valiente ejemplo de Mateo 7:6. Atentamente
     

    Mariano
    24/08/2015
    15:37 h
    3
     
    Cuando ud. declara que no está de acuerdo con la proyección bíblica de Vasti, en vez de decir que no está de acuerdo con la exégesis de algunos, estamos en serios problemas. Lamento informar que los complementaristas serios no tomamos ninguna enseñanza del conflicto entre Asuero y Vasti: fue un problema entre paganos. Otros pasajes de la Escritura sí definen roles bíblicos para esposos y esposas, y a más de uno se le olvidan. Ah, y gracias a Dios por los misioneros americanos y su esfuerzo.
     

    Febe Jordà
    24/08/2015
    12:25 h
    2
     
    Gracias, hermano Eugenio, por esta reflexión. Demasiadas veces se ha juzgado a las mujeres de la Biblia duramente bajo un prisma más bien cultural y desafortunadamente extrabíblico.
     

    silsate
    24/08/2015
    11:57 h
    1
     
    Muy buenas observaciones en pro de la dignidad, sea de una mujer o de un hombre o un anciano o un niño. Y más viniendo de un padre, que por eso se explica. Ya está bien de justificar sumisión femenina a cualquier precio y sin amor ni respeto, que es lo que se le pide al varón en el evangelio. Muchas gracias y muchas Vasti más.
     



     
     
    ESTAS EN: - - - Reivindicando a Vasti
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    G. Amarilla: la política como lugar de misión G. Amarilla: la política como lugar de misión

    Entrevista al diputado uruguayo de fe evangélica Gerardo Amarilla, ex Presidente de la Cámara de Representantes, sobre su visión y experiencia en la vida pública.

     
    La traición de Trump en Oriente Medio (C. Vidal) La traición de Trump en Oriente Medio (C. Vidal)

    Análisis de César Vidal de la visita de Donald Trump a Arabia Saudí, Israel, Estado Vaticano y Unión Europea. Una visita en que "Trump ha traicionado una de sus principales promesas electorales".

     
    Nagai, blues-rock del Génesis a los evangelios

    Conversamos con el compositor gallego sobre su nuevo disco, diez nuevas canciones presentadas bajo el título de "II".

     
    ¿99?: Dios tiene la última palabra

    Jaime Fernández recoge en este libro las razones más habituales por las que las personas abandonan la iglesia y nos invita a reflexionar y actuar.

     
    Solución en Venezuela vía Luther King (C. Vidal)

    "Ni el chavismo es el castrismo, ni la salida a la crisis actual es la violencia" dice César Vidal, que analiza el laberinto social actual y las posibles vías de salida.

     
    Gary Wilkerson, ponente del 8º Congreso Evangélico

    El hijo de David Wilkerson preside un ministerio mundial de evangelismo y ayuda al necesitado, World Challenge. Wilkerson habla de la Reforma, el movimiento pentecostal y los desafíos que la iglesia enfrenta en el mundo actual.

     
    La sexualidad que Dios diseñó: Pau Mnez. Vila Cosmovisión bíblica y ética sexual. Conferencia en la Església Evangèlica Poblenou (Barcelona) del psiquiatra Pablo Martínez Vila.
     
    FOTOS Fotos
     
    Sellos para conmemorar la Reforma Sellos para conmemorar la Reforma

    Lituania, Namibia, Brasil, Benín e incluso Polonia, entre otros, han lanzado sellos conmemorativos del 500º Aniversario de la Reforma. España, no.

     
    La Biblia a través de la historia La Biblia a través de la historia

    Una exposición recorrerá Galicia este año 2017 mostrando la historia de la Biblia y su importancia para la Reforma Protestante.

     
    Idea 2017 en Bilbao Idea 2017 en Bilbao

    El encuentro anual de la Alianza Evangélica Española, del 17 al 19 de febrero, trató el tema general ‘Reconciliación’.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    3MJ #60: palabras de vida eterna 3MJ #60: palabras de vida eterna

    Lo que la Biblia dice es más importante que lo que ciertas personas tengan que decir, sin importar su éxito o supuesta relevancia.

     

     
    8ª causa: la dignidad del ser humano 8ª causa: la dignidad del ser humano

    Una de las consecuencias de la Reforma protestante fue recuperar la dignidad intrínseca del ser humano, desde su concepción hasta su muerte, más allá de cualquier circunstancia o apariencia.

     
    ¡No me gusta mi cuerpo! ¡No me gusta mi cuerpo!

    El verano ya casi está aquí y empieza el agobio con nuestra apariencia. ¿No será que nos dejamos llevar por lo que otros dicen que es bonito?

     

     
    Ángel Gabilondo (PSOE): la Reforma transformó sociedad y cultura Ángel Gabilondo (PSOE): la Reforma transformó sociedad y cultura

    "Mi agradecimiento por la aportación de la Reforma protestante en estos 500 años" expresa Ángel Gabilondo, portavoz del Partido Socialista en la Comunidad de Madrid y exMinistro de Cultura. Añade una reflexión sobre la importancia del protestantismo en la sociedad y la Historia.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.