PUBLICIDAD
 
jueves, 18 de octubre de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital
Flecha
 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

 

 
TOP 10 LOS +VISTOS

ENCUESTA
Eutanasia en España
¿Está de acuerdo con que se apruebe la ley de eutanasia en España?



VER MÁS ENCUESTAS
 



Visiones de Mozambique (I)
1
 

Levantarse se escribe con ‘k’

Más de 50 niños y niñas se reúnen a diario en el Centro Social Integrado de Macia Sekeleka, en Mozambique, para jugar, estudiar y aprender. Un proyecto de inclusión y oportunidad ante historias de vulnerabilidad y riesgo de exclusión.

AUTOR Jonatán Soriano MACIA (MOZAMBIQUE) 02 DE OCTUBRE DE 2018 19:00 h
Mas de 50 niños y jóvenes se reúnen diariamente en Sekeleka para trabajar sus capacidades intelectuales y físicas. / Diana Rodríguez

Son la siete y media de la mañana y algunos niños ya cruzan el límite que separa la calle del recinto del Centro Social Integrado Macia, que tiene el nombre de Sekeleka (“levántate” en shangana, idioma nativo). Las actividades, concretamente el desayuno o “mata-bicho”, no comienzan hasta las ocho, pero en Mozambique amanece más temprano y es inevitable activarse a la luz de los rayos solares. Hoy es un día normal en el centro. Poco más de 50 niños y jóvenes de entre 2 y 23 años que se reparten en dos grupos, uno de mañana y otro de tarde en función de su horario en la escuela, seguirán la rotación de los subgrupos en los que se dividen para tener una sesión de informática, una de refuerzo escolar y otra de actividades deportivas y motrices cada día, de lunes a viernes. No hay épica ni imágenes hollywoodienses a lo Memorias de África. Son personas, unas más pequeñas y otras más mayores, aprendiendo ante una pizarra, dirigiendo un ratón en una pantalla o corriendo en un patio cubierto por una arena marrón, cálida, y lleno de frutales. Cocos y mangos, sobre todo. 



Lo que hace diferente a estos niños y jóvenes es que muchos son huérfanos, algunos sufren una o varias enfermedades, otros también tienen necesidades físicas y psicológicas especiales, y la mayoría se encuentra en una situación de vulnerabilidad y de riesgo de exclusión social. Ellos son la causa de Sekeleka, que se crea en 2004 con el objetivo de generar acciones de inclusión en la sociedad y el mercado laboral para los menores y jóvenes que acoge.



 



La clase de refuerzo escolar es una de las actividades donde los niños escriben, leen, suman y restan. / D. Rodríguez



Según el último informe sobre prevalencia del VIH que aparece en la página web del Instituto Nacional de Estadística de Mozambique, con datos referentes a 2011, entre el 10% y el 13% de la población adulta del país sufre esta enfermedad, de los cuales cerca de un 4,7% serían jóvenes, según Unicef, y aproximadamente 180.000 niños. Es más complejo encontrar datos sobre las discapacidades. En un informe de diciembre de 2014, la Agencia Sueca de Cooperación y Desarrollo Internacional, Sida, cifra las personas con algún grado de discapacidad en Mozambique entre 500.000 y 1,5 millones. Y añade, citando un informe de la Secretaría de la Década Africana de Personas con Discapacidad (SADPD), que el 80% de los escolares con necesidades especiales no van al colegio. 



 



SEKELEKA



Sekeleka se encuentra en el municipio que da nombre al centro, Macia. Una localidad de cerca de 30.000 habitantes ubicada en la provincia de Gaza, al sur de Mozambique. Concretamente, entre uno de los pocos alojamientos para turistas del pueblo y unas construcciones de bloques. Al frente, la carretera que va hacia Maputo, al sur, y hacia Xai-Xai, la capital de la región, al norte. Y después de la carretera comienzan a extenderse hacia el interior las calles de arena, ordenadas por los matojos que delimitan las fincas, también de tierra con casas de bloques o de cañas y repletas de árboles frutales. 



 



Una tarde de juegos bajo uno de los árboles de mangos. / D. Rodríguez



Entre las casas, de repente aparece un amplio terreno con cuatro edificios viejos en medio. Una de las escuelas municipales. A pesar de que la educación primaria es gratuita en el país, no hay un protocolo de atención a los alumnos con necesidades especiales, según explica la coordinadora de Sekeleka. Tampoco hay adaptación. Uno de los trabajadores del centro ha ido a buscar a una niña que utiliza silla de ruedas y, como hace cada tarde, pone la silla sobre dos ruedas para cruzar la arena de la entrada de la escuela, del patio, y de la calle. 



Desde el patio del centro se elevan diferentes voces. El tiempo de la sesiones por grupos ha acabado y ahora el turno de la tarde, que ha entrado a mediodía, después de la escuela, tiene un tiempo de juegos juntos. Aunque, como pasa en las mejores casas, los adolescentes se han puesto a jugar a fútbol, las adolescentes a una especie de comba pero más elaborada y con diferentes niveles de dificultad, y los pequeños van y vienen de un lado para el otro, al ritmo de la música que los educadores del centro cantan. Sudando, en definitiva, antes del tiempo de baña y de la merienda. Después volverán a casa, donde ahí las situaciones son más desconocidas, aunque el centro conoce bien cada caso. 



 



Más que un partido entre dos equipos, los adolescentes prefieren una competición entre varios equipos por parejas. / D. Rodríguez



“Lo normal en las casas es que primero sea el padre, después la madre y luego ya los niños. Aquí en el centro se trata de poner en primer lugar al niño. Eso es algo que ya está asumido”, explica la coordinadora. 



 



UN PROYECTO CON FUTURO



El centro tiene dos mashambas, como se llama a los cultivos de producción doméstica. Lechugas, zanahoria, pimientos, tomates, mandiocas y más mango. En una de las mashambas, un joven mira de lejos a los adolescentes del fútbol, las adolescentes de la especia de comba, y a los pequeños que va y vienen, mientras riega el terreno. Hasta hace poco él era uno de los usuarios del centro y también pasaba cada día en el aula de informática, con las clases de repaso y brincando, como se refieren cariñosamente en Mozambique al juego de los niños. Ahora forma parte del equipo de mantenimiento, con un salario mensual. 



 



El futuro del centro pasa por los niños y niñas que asisten a él, que al mismo tiempo es una oportunidad en un contexto difícil. / D. Rodríguez



La intención de Sekeleka es ampliar sus líneas de trabajo. Si ahora el proyecto cuenta con el centro de día para niños y jóvenes y un programa de visitar en casa de los barrios de Macia y las comunidades de alrededor, el objetivo para 2019 es poner en marcha sesiones de formación profesional. Una formación que encontraría una salida directa al mercado laboral en la otra parte del plan de futuro a corto plazo; crear algunos pequeños negocios, en mente están la costura, una panadería y las frutas y verduras de las mashambas, para emplear a algunos de los niños y jóvenes que hoy asisten al centro y, al mismo tiempo, autofinanciarse



“El empleo es un problema en Mozambique”, dice una madre que vive en una de las casas cercanas a Sekeleka. Se ha hecho de noche pero justo al lado del centro, pasados los alojamientos para turistas, una treintena de mujeres sigue con sus puestos de fruta a pie de carretera. Un Toyota se detiene y algunas jóvenes se adelantan para ofrecer naranjas, bananas, piña o masala, el fruto del Strychnos spinosa. Alguien pregunta por el precio de cuatro limones y una mujer se echa las manos a la cabeza. Aquí las unidades se cuentan por cazos, y en cada uno caben entre seis y ocho. El precio es de cien meticales, es decir, 1,4 euros. 


 

 


1
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 

campis
03/10/2018
08:08 h
1
 
Hola: Buen trabajo, Jonatán, el periodístico y el que estáis realizando en Mozambique. Poco se conoce del trabajo misionero en este país, por eso es tan necesario darlo a conocer. Salud y bendiciones. Quim Campistron.
 



 
 
ESTAS EN: - - Levantarse se escribe con ‘k’
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo

Caminando por Libertad es una marcha contra la trata de personas, la esclavitud del Siglo XXI. Loida Muñoz explica en qué consiste.

 
La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal

Tras los escándalos de títulos universitarios dados a políticos, César Vidal analiza la raíz de este mal en España. El origen, dice, está en la moral de la cultura católica.

 
Prostitución: abolicionismo Prostitución: abolicionismo

Jorge Rodrigo, de la asociación Esclavitud XXI, explica en qué consiste el modelo abolicionista para luchar contra la trata y rescatar a víctimas de prostitución.

 
Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño

María Mercedes Páez relata su experiencia como madre de acogida y el programa de acogimiento familiar que desarrolla Aesvida.

 
Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo

Jaume Llenas expone el reto que desde el Movimiento de Lausana se ha planteado, de alcanzar a las personas que están alejadas de la fe, a pesar de considerarse a sí mismos como cristianos.

 
¿Qué pasa con los errores de la Biblia? ¿Qué pasa con los errores de la Biblia?

Para el cristiano la Biblia es la Palabra de Dios. Pero ¿coincide la Biblia de hoy con el texto original? ¿o está llena de errores? (Andy Wickham)

 
FOTOS Fotos
 
15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

 
Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

 
Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga

El encuentro congregó unas 50 personas de 12 países.

 
VÍDEOS Vídeos
 
¿Es la Biblia fiable? ¿Es la Biblia fiable?

Algunos cuestionan la Biblia porque piensan que su antigüedad le quita veracidad. ¿Es así?

 
Toda la Biblia: Marcos Toda la Biblia: Marcos

Este es un evangelio lleno de acción, con detalles cercanos a la vida de Jesús.

 
Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal

El comunicador cristiano tiene retos, pero también buenas herramientas, para llevar a cabo su labor con palabras que sanen y construyan.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.