PUBLICIDAD
 
miercoles, 12 de diciembre de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital
Flecha
 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

 

 
TOP 10 LOS +VISTOS

ENCUESTA
Vox entra con fuerza en Andalucía
¿Es positivo o negativo que Vox entre en las instituciones?




VER MÁS ENCUESTAS
 



40 años de la Constitución (II)
3
 

Cuatro décadas después, el puzzle de la Constitución

La convivencia de diferentes identidades nacionales, el sistema electoral o la igualdad en derechos tan fundamentales como la libertad religiosa, entre otros aspectos, ponen de manifiesto la necesidad de un consenso renovado. Diferentes voces del ámbito evangélico analizan el estado de la Carta Magna hoy.

AUTOR Redacción P+D, Jonatán Soriano BARCELONA 05 DE DICIEMBRE DE 2018 23:00 h
El rey Juan Carlos hablando durante la ceremonia de ratificación de la Constitución. / Congreso de los Diputados

El 6 de diciembre de 1978, Juan Carlos I de Borbón firmaba la ratificación de la Constitución Española después de un referéndum popular que se saldó con un resultado de amplia mayoría a favor del documento. La carta magna había sido aprobada por el Congreso de los Diputados el 31 de octubre. Cuarenta años después, sin embargo, sigue siendo objeto de debate político y social. 



“Salíamos de una dictadura, con una gran presencia del ejército y de la Iglesia Católica, con partidos recién creados y otros históricos que tenían poca implantación dentro del territorio. Con estos mimbres hubo que hacer un texto que fuera de consenso en el contexto en el que estábamos. En consecuencia se dejaron muchos cabos sueltos que debían ser desarrollados por leyes futuras y un texto en el que la interpretación posterior debía definir mucho de aquello en lo que no era posible ponerse de acuerdo en ese momento”, recuerda el secretario general de la Alianza Evangélica Española, Jaume Llenas



En esa línea de interpretaciones legales posteriores que matizasen el carácter del texto, dice el secretario general de Ferede, Mariano Blázquez, que “la Constitución Española declara que España es un Estado social y democrático de derecho”. “Esta declaración no es demasiado comentada pero implica que es tarea de los gobiernos la cohesión social, la aceptación de la diversidad y también la corrección de las desigualdades, y todo ello con independencia del grupo político que gobierne”, añade. 



 



El grupo parlamentario de la UCD, con Adolfo Suárez en el centro, tras la aprobación de la Constitución el 31 de octubre de 1978. / Congreso de los Diputados



La cohesión, no sólo social sino también política, es el gran reto que ha afrontado la Carta Magna a lo largo de sus cuatro décadas de existencia. “En aquel momento nos debatíamos entre la opción de la ruptura democrática con el franquismo y la reforma progresiva”, señala el vicepresidente de la Alianza Evangélica Española, Xesús Manuel Suárez. “Hoy creo que la ruptura democrática habría sido más difícil, pero a largo plazo más eficaz. Habría permitido un proceso de verdad y justicia, como el sudafricano, que permitiese establecer una genuina reconciliación, y no estaríamos atascados, empeñados en tapar la historia, en vez de dejarla hablar en libertad y desde la verdad, restablecer el perdón y la conciliación”, añade. 



Algunos de esos elementos de ruptura han acabado reapareciendo en forma de propuestas políticas y sociales que han evidenciado la falta de consenso y de renovación en estas cuatro décadas. 



 



LA CRISIS DE IDENTIDAD NACIONAL



El tratamiento de las diferentes sensibilidades nacionales que conviven en España es uno de los mayores retos que afronta la Constitución. Debates como el que está latente en Cataluña evidencian la necesidad de reanudar la búsqueda de consensos. “La República había reconocido la realidad nacional de Galicia, Euskadi y Cataluña. Al llegar a 1978, en vez de restaurar de forma natural ese reconocimiento, se descafeinó con el ‘café para todos’ promoviendo el criterio de que esas autonomías eran un privilegio, más que el reconocimiento político de una realidad identitaria”, señala Suárez, partidario de un sistema confederado en lugar de centralista. 



“Creo que hemos fallado en un problema histórico, que es que en lugar de hacer una sociedad los unos con los otros, frecuentemente hemos hecho una sociedad los unos contra los otros. Necesitamos más elementos que nos unan. No puede ser que lo único que nos una sea el enemigo interior, no es razonable que a falta de enemigos exteriores tengamos una larga historia de enfrentamientos civiles. Nuestra responsabilidad histórica debe ser la de proveer elementos de cohesión en lugar de elementos de tensión”, manifiesta Llenas. 



 



EL SISTEM ELECTORAL, UN EJEMPLO DE DESFASE TEMPORAL



Otro de los puntos que ha generado más polémica en los últimos años es el del sistema electoral y su necesaria, o no, reforma. Algunas formaciones políticas se han mostrado a favor de ello, mientras que otras defienden una línea más conservadora en este aspecto. Para el director de Areópago Protestante, Pedro Tarquis, “el sistema político de votos no responde a la fórmula ‘una persona, un voto’ y esto deforma la realidad de los resultados”. Para Tarquis esto se enmarca en lo que considera como una disfunción de la participación política ciudadana. “El partido se constituye en prácticamente la única forma posible de participar en el espacio político, estando la participación ciudadana real limitada casi sólo a sus votos en las elecciones. Los políticos responden ante su jefe de filas, y no ante sus votantes”, lamenta. 



 



Imagen de la Cámara Baja en 1978. / Congreso de los Diputados



Aunque no cree que la Constitución española “haya fallado”, el analista político de Imparcial Consultores, Olaf Bernárdez, sí ve en el sistema electoral un elemento de la Carta Magna que no ha evolucionado a la par que las necesidades de la población. “Sería mejor, para no forzar en exceso la máquina, realizar un acomodo a la realidad presente de España, que es diferente a la del momento de la creación. La clave de la reforma es un estudio motivado y un consenso indispensable”, afirma. 



 



LA CUESTIÓN RELIGIOSA Y LA PERSISTENCIA DE DESIGUALDADES



Juan Antonio Monroy, escritor y conferenciante internacional, fue miembro del equipo de personas a quiénes Ferede encargó las negociaciones de los Acuerdos de Cooperación con el Estado, que no se aprobaron hasta 1992, catorce años después de la ratificación de la Constitución, que en su artículo 14 quedaba registrada la libertad de culto. “Después de haber vivido cerca de medio siglo en la intolerancia impuesta por la dictadura política y el nacionalcatolicismo, esto fue positivo”, defiende. 



Sin embargo, Monroy considera que “los protestantes hemos sido y seguimos siendo discriminados ante el Estado”.”La Ley no ampara por igual a un cura católico que a un pastor protestante. La religión mayoritaria tiene privilegios especiales y superiores a la protestante”, añade. 



En la misma línea, Blázquez opina que no es sólo cuestión de modificar la Constitución, sino de llevarla a la práctica. “Muchos de los problemas de la sociedad española no radican tanto en el articulado de la Constitución Española sino más bien en el desarrollo normativo que ha experimentado, que en ocasiones no ha sido satisfactorio. Este es el caso de la normativa sobre Libertad Religiosa. La Ley Orgánica de Libertad Religiosa es una ley excelente, pero su desarrollo ha sido desigual y discriminatorio, estableciendo diferencias de derecho entre los ciudadanos de diferentes confesiones religiosas”, manifiesta. 



“Ha mantenido las prebendas de la Iglesia católica, dando un estatus preferencial a los españoles de fe católica respecto al resto”, puntualiza Tarquis. 



 



ESCENARIOS PARA UNA MODIFICACIÓN



Las diferentes voces consultadas para este reportaje coinciden en que el documento podría reformarse. Aunque con matices. En el caso de Monroy, y apuntando exclusivamente al terreno religioso, “hay que pedir la reforma total del artículo 16, donde consta la mención específica y la preeminencia de la Iglesia Católica respecto a las demás confesiones”. “Un Estado que se dice laico no debe, aunque pueda, mantener en el 2018 la confesionalidad católica marcada en el Concordato de 1953 entre España y el Vaticano”, dice. 



Desde Ferede, Blázquez cree que “sí es posible un escenario de reforma y puede que tras 40 años sean convenientes algunos ajustes”, pero se muestra prudente. “Si se obtiene el consenso necesario y se tocan aspectos que afectan a los ciudadanos y a las libertades para ampliar y mejorar su contenido, siempre se corre el riesgo de que, en el caso de la libertad religiosa, termine desnaturalizándose este derecho. Esto debido al contexto político y social actual de tensión respecto a la libertad religiosa. Mi temor es que una eventual reforma no ayude, sino que restrinja o perjudique la libertad religiosa”. 



 



Representantes de Ferede y del Estado español, firmando los Acuerdos de Cooperación en 1992. / Ferede



A la prudencia también se suma la complejidad de la situación actual. Por eso, Llenas considera que “el contexto actual, más dado a la confrontación y a la polarización no es un buen terreno para las reformas”. “Tocar la constitución en un momento de enfrentamiento sólo puede conducir a que ésta sirva como instrumento que unos utilicen para aplastar a los otros y esto no es lo que necesita nuestro país”, reitera. 



También en el consenso se fija Tarquis, que cree “necesario” e “indispensable” un espacio de modificación del texto constitucional pero no confía en el momento actual. “El escenario no puede ni debe ser el de la crispación política actual. Hay que buscar un mínimo oasis de serenidad y entendimiento para hacerlo”. 



Una desconfianza compartida por el analista Olaf Bernárdez, aunque también defiende una línea de atrevimiento. “Por ahora es complicado dado lo dispar de la situación política actual. Pero eso no quita que se inicie un estudio serio y una voluntad real para buscar el consenso. Muchas veces nos dejamos llevar por lo complicado de las circunstancias, pero nunca se sabrá cómo acabará el camino hasta que no se inicie el mismo. Para una reforma hay que tener visión de Estado, y buscar el consenso”, remarca. 



Y en medio de un ambiente de sensible dificultad y de confrontación abierta, ¿qué se puede esperar de una minoría como la protestante en España? El vicepresidente de la Alianza Evangélica Española, Xesús Manuel Suárez, opta por trasladar los valores que representen al colectivo a cualquier proceso de transformación que pueda darse. “Las reformas constitucionales no son difíciles ni excepcionales en países de cultura protestante porque hay un alma colectiva que lo facilita. Estas reformas se deben hacer por consenso, no por imposición, con generosidad, no con oportunismo, con talante abierto, no restrictivo, reconociendo los requerimientos de las minorías y encajándolos en los acuerdos generales. Todo esto tiene que ver con los valores y actitudes de las personas y los colectivos”, explica. 



“Mirando el actual panorama espiritual de la población general, no veo las condiciones que permitan una reforma con verdadero espíritu democrático y talante de concentración. Los evangélicos aquí tenemos que ayudar a construir ese espíritu, pero deberíamos empezar por nuestra propia casa”, añade. 


 

 


3
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 

Manolo
08/12/2018
14:47 h
3
 
El inicio de la Constitución y su posterior mantenimiento con posibles actualizaciones y mejoras solo es factible basándonos en la Gracia Específica del creyente que se plasma en la Gracia Común para el incrédulo tal como describe (Filipenses 2/13): "..porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su Buena Voluntad" junto al Poder de la Oración eficaz(Santiago 5/16 al 18) ; mora
 

Manolo
08/12/2018
14:39 h
2
 
La Constitución contiene partes cuyo desarrollo puede incitar la división entre españoles e incluso el independentismo de algunos; contiene aspectos sociales que no se pueden materializar humanamente y no contiene aspectos sociales que si se pueden materializar.Hay que ser comprensivos con circunstancias y entorno económico, social y político en la que se redactó pero como toda acción humana es mejorable en su eficacia y praxis de mínimos para el bien común y no en pormenores inalcanzables;mora
 

Manolo
08/12/2018
13:37 h
1
 
Desde 1975 a 1978(aprox.)el tema central en todas las iglesias protestantes era orar por una Salida dada por el Eterno a la compleja situación de la Nación Española;se sabía delante del Señor que no éramos suficientes para solucionar aquello por nuestros medios; pero hoy hablamos de "la democracia que nos hemos dado" olvidando Quien la hizo posible en su inicio y puede mantenerla,lo que por causa del Pecado nos lleva a la pelea y el desamor en la incomprensión, pasamos del Espíritu a Babel;mora
 



 
 
ESTAS EN: - - Cuatro décadas después, el puzzle de la Constitución
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
#Forum18: ¿Cómo vas a brillar? #Forum18: ¿Cómo vas a brillar?

Samuel Escobar, Israel Montes, Ester Caballero y otros nos dan su valoración y qué se llevan para aplicar tras asistir a un evento cuyo lema fue ‘Brillando como estrellas’.

 
¿Qué pasa con el Brexit?: César Vidal ¿Qué pasa con el Brexit?: César Vidal

Causas, situación actual y posible resolución del "divorcio" Reino Unido-UE. Análisis de César Vidal.

 
Jaume Llenas: fin de etapa en la AEE Jaume Llenas: fin de etapa en la AEE

Conversamos con Jaume Llenas sobre la Alianza Evangélica Española, su presente y futuro, tras 17 años en la secretaría general.

 
Alianza Solidaria: Ayuda a Venezuela Alianza Solidaria: Ayuda a Venezuela

Conocemos más de cerca el proyecto de alimentación a la infancia que lleva adelante esta entidad evangélica en Venezuela.

 
El crecimiento evangélico en Córdoba y España El crecimiento evangélico en Córdoba y España

Máximo Álvarez, director del ministerio Evangelismo a Fondo España (EVAF), expone las causas del crecimiento evangélico y su perspectiva sobre los próximos años.

 
Orando por los cristianos perseguidos Orando por los cristianos perseguidos

“Oramos con ellos, los que están sufriendo la persecución, para que puedan tener la fortaleza para seguir adelante”, expresa Ted Blake.

 
FOTOS Fotos
 
15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

 
Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

 
Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga

El encuentro congregó unas 50 personas de 12 países.

 
VÍDEOS Vídeos
 
Toda la Biblia: Romanos Toda la Biblia: Romanos

Esta carta nos muestra el diseño del plan de salvación por el que somos perdonados bajo la gracia de Dios.

 
El sello de la Reforma se presentará en Ourense El sello de la Reforma se presentará en Ourense

La presentación del sello dedicado a la Reforma Protestante y la Biblia del Oso se realizará en Ourense (Galicia, España) este próximo enero de 2019.

 
Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal

El comunicador cristiano tiene retos, pero también buenas herramientas, para llevar a cabo su labor con palabras que sanen y construyan.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.