PUBLICIDAD
 
jueves, 21 de febrero de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
John Lennox
 

Comencemos desde el comienzo

Este librito no pretende ser exhaustivo en su alcance. Ha sido escrito en respuesta a frecuentes solicitudes a lo largo de los años.

FRAGMENTOS 06 DE DICIEMBRE DE 2018 22:10 h

Un fragmento de El principio según el Génesis y la ciencia, de John Lennox (Editorial Clie, 2018). Puede saber más sobre este libro aquí.



“En el principio, creó Dios los cielos y la tierra”. Estas palabras majestuosas inician el libro más traducido, más publicado y más leído de la historia.



Recuerdo bien cuán profundamente me afectaron en la Nochebuena de 1968 cuando, como estudiante en la Universidad de Cambridge, las escuché leídas en directo por la tripulación del Apolo 8 mientras orbitaba la luna, ante el mundo que observaba por televisión.



El contexto era un triunfante logro de la ciencia y la tecnología, que atrapó la imaginación de los millones de personas que lo presenciaron.



Para celebrar aquel éxito, los astronautas eligieron leer un texto que no requería agregar explicación ni salvedad alguna, pese a haberse escrito hace milenios. El anuncio bíblico del hecho de la creación era tanto atemporalmente claro como magníficamente apropiado. 



No obstante, a diferencia del hecho de la creación, cuando se trata del curso temporal y de los medios de la creación, particularmente de la interpretación de la famosa secuencia de días con la cual se inicia el libro, a lo largo de los siglos el libro de Génesis ha resultado menos fácil de entender.



De hecho, la controversia sobre este asunto está en su punto máximo, con el debate acerca de enseñar el creacionismo y la evolución en las escuelas de los Estados Unidos, la cuestión de las escuelas religiosas en el Reino Unido (1) y, por encima de todo quizás, la percepción popular del cristianismo como no científico (o incluso anticientífico) debido al relato de Génesis; una percepción respaldada con vehemencia por los nuevos ateos. 



Una vez conocí a una brillante profesora de literatura de una famosa universidad, en un país donde no era fácil hablar públicamente acerca de la Biblia. Ella estaba intrigada tras saber que yo era un científico que creía en la Biblia, y dijo que le gustaría hacerme una pregunta que siempre había querido hacer, pero nunca se había atrevido.



También reconoció, con típica sensibilidad oriental, que vacilaba en hacerme la pregunta por temor a ofenderme: “Se nos enseñó en la escuela que la Biblia comienza con un relato muy absurdo y nada científico acerca de cómo el mundo fue hecho en siete días. ¿Qué tiene usted que decir al respecto, como científico?”.



 



Este libro está escrito para gente como ella, que ha descartado hasta la mera consideración de la fe cristiana por esta clase de razón. También está escrito para los muchos cristianos convencidos que están perturbados no solo por la controversia, sino también porque ni siquiera quienes toman la Biblia en serio concuerdan en la interpretación del relato de la creación.



Algunos piensan que la única interpretación fiel de la Escritura es la opinión literal de la Tierra joven respecto a los días de Génesis, hecha famosa por el arzobispo Ussher (1581–1656), de la ciudad de Armagh, en Irlanda del Norte donde, dicho sea de paso, viví los primeros dieciocho años de mi vida.



Ussher señaló el año 4004 a.C. como fecha del origen de la tierra. Su cálculo, basado en tomar los días de Génesis 1 como los días de 24 horas de una semana terrestre al comienzo del universo, dista seis órdenes de magnitud de la estimación científica actual de aproximadamente cuatro mil millones de años. 



Otros sostienen que el texto puede ser entendido en concordancia con la ciencia contemporánea. Tales creacionistas de una tierra antigua están a su vez divididos respecto a la validez de la teoría de la evolución de Darwin.



Algunos piensan que es válida, otros no. Finalmente, aún otros argumentan que el relato de Génesis está escrito para comunicar una verdad teológica atemporal, y que los intentos de armonizarlo con la ciencia están equivocados. 



El tópico es claramente un potencial campo de minas. Sin embargo, no creo que la situación sea desesperada. Para comenzar, hay muchos cristianos que, como yo, están convencidos de la inspiración y la autoridad de la Escritura, y que han pasado sus vidas activamente dedicados a la ciencia.



Pensamos que, ya que Dios es el autor tanto de su palabra, la Biblia, como del universo, debe definitivamente de haber armonía entre la correcta interpretación de los datos bíblicos y la correcta interpretación de los datos científicos.



De hecho, fue la convicción de que había una inteligencia creativa detrás del universo y de las leyes de la naturaleza lo que dio el estímulo e impulso primario a la moderna búsqueda científica para entender la naturaleza y sus leyes, en los siglos XVI y XVII.



Además, la ciencia —lejos de tornar a Dios redundante e irrelevante, como a menudo afirman los ateos— en realidad confirma su existencia, lo cual es el tema de mi libro El sepulturero de Dios: ¿La ciencia ha enterrado a Dios? (2) 



 



 



John Lennox.

ORGANIZACIÓN DEL LIBRO 



Este libro tiene cinco capítulos y cinco apéndices. Como introducción a la controversia y a cómo la manejamos, el primer capítulo trata el reto que la teoría científica del movimiento de la tierra en el espacio planteó a la interpretación bíblica generalmente aceptada en el siglo XVI.



El segundo capítulo avanza hacia algunos principios de interpretación bíblica, y los aplica a aquella controversia. El tercero es el corazón del libro, donde consideramos la interpretación de los días de Génesis.



El cuarto está dedicado al relato bíblico del origen de los seres humanos, su antigüedad y los asuntos teológicos relacionados acerca de la muerte.



Finalmente, en el quinto capítulo equilibramos nuestra explicación de la semana de la creación apoyándonos en el Nuevo Testamento para aprender cuáles aspectos de la narración de la creación de Génesis 1 se enfatizan allí, y por qué son relevantes hoy para nosotros.



Los apéndices tratan de varios asuntos que, aunque importantes, se colocan al final del libro de modo que el lector pueda dedicarse al material bíblico principal sin muchas digresiones. […] Desearía enfatizar que este librito no pretende ser exhaustivo en su alcance. Ha sido escrito en respuesta a frecuentes solicitudes a lo largo de los años. Para mantener el libro breve, he debido priorizar aquellos temas sobre los que he sido interrogado más a menudo.



 



Notas



(1) Son escuelas confesionales de fundaciones judías, cristianas, musulmanas, o de cualquier otra religión. 



(2) John C. Lennox. God’s Undertaker: Has Science Buried God? (Oxford: Lion Hudson, 2009). 


 

 


0
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 



 
 
ESTAS EN: - - - Comencemos desde el comienzo
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
“Que Venezuela vuelva a ser el país próspero que siempre fue” “Que Venezuela vuelva a ser el país próspero que siempre fue”

Luis Troconis y Mena Giuliano nos cuentan su historia: por qué salieron de Venezuela, cómo viven la situación crítica que atraviesa el país en la distancia, y cómo ha sido su acogida en España.

 
“No estamos en contra de ningún grupo, sino contra la imposición” “No estamos en contra de ningún grupo, sino contra la imposición”

Julio Pérez entrevista a Christian Rosas y Samuel Justo, de la plataforma ConMisHijosNoTeMetas que comienza su andadura en España.

 
Periodismo evangélico en una Europa poscristiana Periodismo evangélico en una Europa poscristiana

Joel Forster repasa los retos para los cristianos en el continente europeo y la labor que realiza desde hace cuatro años Evangelical Focus para conectar evangelio y sociedad.

 
Un sello que hace historia Un sello que hace historia

José Luis Fernández Carnicero explica las actividades programadas este mes de enero en Ourense para celebrar la emisión del sello de la Biblia del Oso y la Reforma Protestante.

 
La Inquisición española, ¿leyenda negra? La Inquisición española, ¿leyenda negra?

Ante una nueva edición del libro “Artes de la Santa inquisición Española”, Emilio Monjo nos explica su importancia, la relación con Casiodoro de Reina, y confronta los desvaríos históricos que se han realizado en los últimos meses en torno a la historia de la España del XVI.

 
Jaume Llenas: fin de etapa en la AEE Jaume Llenas: fin de etapa en la AEE

Conversamos con Jaume Llenas sobre la Alianza Evangélica Española, su presente y futuro, tras 17 años en la secretaría general.

 
FOTOS Fotos
 
Idea2019, en fotos Idea2019, en fotos

Instantáneas del fin de semana de la Alianza Evangélica Española en Murcia, donde se desarrolló el programa con el lema ‘El poder transformador de lo pequeño’.

 
15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

 
Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

 
VÍDEOS Vídeos
 
Toda la Biblia: Colosenses Toda la Biblia: Colosenses

No podemos llamarnos cristianos si Jesús no ocupa el centro de nuestra vida.

 
Desánimo Desánimo

En los momentos más difíciles, las preguntas nos pueden asaltar.

 
Tips para leer más Tips para leer más

Algunos consejos para que la lectura forme parte del día a día.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.