PUBLICIDAD
 
lunes, 22 de octubre de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
Monroy
1
 

Aldous Huxley: Un mundo feliz

Esta novela constituye una sátira demoledora contra las utopías del hombre.

EL PUNTO EN LA PALABRA AUTOR Juan Antonio Monroy 02 DE FEBRERO DE 2018 09:05 h
Aldous Huxley.

Aldous Leonard Huxley nació en Godalmin, condado de Surrey, Inglaterra, el 26 de julio de 1894. Era nieto del sabio filólogo evolucionista Thomas H. Huxley. Estudió en las célebres universidades de Eton y Oxford, donde se graduó en Medicina. Desde muy joven se sintió atraído por la literatura. A los 25 años formaba parte del equipo editorial de la revista Atheneum y más tarde fue crítico literario de otra publicación, la Westminster Gazette.



Su primera novela apareció en 1921 con el título “Los Escándalos de Crome”. A partir de esa fecha se dedicó a escribir y a viajar por Europa, especialmente Italia. En 1937 decidió instalarse en California. Su nombre estaba por entonces unido a un tipo de novela intelectualizada, sarcástica, pero con una profunda preocupación por los problemas del mundo contemporáneo. Falleció en Los Ángeles, California, el 22 de noviembre de 1963 a los 69 años.



Viernes 22 de noviembre de 1963. El presidente norteamericano John F. Kennedy, de 46 años, recorre las calles de Dallas en un coche descubierto en compañía de su esposa Jacqueline y del gobernador de Texas, John Connally. Tres disparos, efectuados desde el quinto piso de una casa que dominaba el recorrido oficial, hieren de gravedad al presidente, quien muere en el hospital treinta minutos después del atentado. El mismo día y casi a la misma hora fallece en Los Ángeles el escritor Aldous Huxley. Con Huxley desapareció uno de los escritores más brillantes de este siglo. Inteligente, incisivo y burlón, chispeante, profundo, profeta del futuro. Huxley siguió paso a paso a sus contemporáneos desde el escepticismo de la posguerra hasta la angustia trágica de un mundo impersonal. En sus últimos años, hastiado de las religiones tradicionales, se volvió hacia la mística oriental en una nueva exploración del Absoluto. Dios –repite incesantemente Huxley- está más allá de toda definición, de todo concepto, de toda representación humana. “Dios es la razón que justifica todo lo que es noble, bello y heroico”, dice el Salvaje de “Un Mundo Feliz”.



Su obra más célebre y posiblemente la más polémica fue “Contrapunto”, Huxley expuso en este libro las preocupaciones intelectuales predominantes en la sociedad inglesa de la época posterior a la primera guerra mundial (1914-1918). En “Contrapunto” aparecen las primeras rendijas por donde se introduce la mística en el universo de Huxley, que el autor desarrollará más ampliamente en obras postreras. La música de Beethoven acaricia los oídos de Spandrell en el momento en que espera la muerte: “Lentamente, lentamente, la melodía se fue desarrollando… Era una música sin pasión, transparente, pura y cristalina, como un mar tropical, como un lago alpino… La serenidad convaleciente era la paz de Dios. La combinación de las tramas de melodía era el cielo; treinta compases lentos habían constituido el cielo”.



 



Portada de 'Un mundo feliz'

Un Mundo Feliz”, el libro más leído de todos los que escribió Huxley, se publicó en 1932 con el título inglés “Brave New World”. Aparecía en medio de la Gran Depresión norteamericana, cuando los valores y las ilusiones que parecían sostener las columnas del poderoso país quedaron reducidas a escombros. Esta novela formó parte inseparable del bagaje intelectual e ideológico de aquellos jóvenes franceses que encendieron la revolución estudiantil en mayo de 1968 y, al mismo tiempo, de los hippies de los años 70.



Aun cuando el autor encabeza su novela con una cita del filósofo ruso Nicolás Berdiaeff, donde se afirma que “las utopías son realizables”, que “la vida marcha hacia las utopías”, “Un Mundo Feliz” constituye una sátira demoledora contra todas las utopías del hombre.



El personaje central de la novela es el Salvaje, que se levanta con gesto rebelde ante una sociedad materializada, sin corazón. Huxley sitúa al Salvaje en un hipotético estado mundial en el siglo séptimo después de Ford. Este Ford, impersonal y misterioso, ¿no tiene muchos puntos de semejanza con el Godot del irlandés Samuel Beckett? En “Un Mundo Feliz” primero y en “Esperando a Godot” después, Huxley y Beckett advirtieron sobre los peligros de nuestra civilización, deslumbrada por una técnica que acabará destruyendo los derechos fundamentales del individuo y su capacidad para decidir por sí mismo. En ambos libros se advierte una realidad religiosa y un intenso simbolismo metafísico. Los personajes de “Esperando a Godot”, como en el Salvaje de “Un Mundo Feliz”, se desconciertan y se angustian porque se saben presos de la mecánica humana. Viven desorientados en un mundo cruel, donde todo es monotonía, angustia ante lo doloroso de la existencia de las personalidades conscientes.



Lucky, el personaje más lastimero de “Esperando a Godot”, representa todo su papel con una cuerda rodeándole el cuello. El Salvaje de “Un Mundo Feliz” decide correr el nudo hasta que sus pies balancean bajo la clave del arco. El suicidio de Salvaje, ¿simboliza el fracaso de la ilusión, la muerte de la esperanza?



Huxley quiso advertirnos sobre la angustia del hombre moderno ante el desamparo de sus ideales en medio de la borrasca. Desde sus primeras páginas nos avisó que “Un Mundo Feliz” era un libro acerca del futuro. “Un libro sobre el futuro –añadió- puede interesarnos solamente si sus profecías parecen destinadas, verosímilmente, a realizarse”.



Se están realizando. Se están cumpliendo las profecías. Por eso Huxley, más de medio siglo después de su muerte, continúa siendo uno de los autores más leídos, especialmente por el elemento juvenil. Estos días en que se habla de las investigaciones sobre la clonación de seres vivos, UN MUNDO FELIZ ha recobrado actualidad palpitante, porque el tema ya fue apuntado por Huxley en este libro satírico. Como también acertó el autor inglés cuando pronosticó la decadencia moral de la sociedad del futuro, esta que estamos viviendo. Y las luchas inútiles del hombre por hallar la felicidad en la tierra. La felicidad programada no satisface. Cuando Lenina dice: “Hoy día todo el mundo es feliz”, Bernard le responde: “Sí, hoy día todo el mundo es feliz. Eso es lo que ya les decimos a los niños a los cinco años. Pero ¿no te gustaría tener la libertad de ser feliz… de otra manera?” Tal vez a la manera de John en el capítulo XIII de la novela; contemplando la cruz, imitando la vida de Jesús. Porque bajo nuestros pies sólo hay tierra movediza y lo que esta tierra produce es una “felicidad falsa, embustera”.


 

 


1
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 

Alfonso Chíncaro (Perú)
21/02/2018
18:58 h
1
 
Lamento demorar tanto para un comentario. Justo empezaba a leer "Un mundo feliz" cuando se publicó el artículo y quise terminar de leerlo primero. Sí, la atmósfera de la novela es completamente demoledora, no da espacio alguno a fe alguna, excepto como demostración de una vida salvaje e indeseada. En dicha obra, la humanidad no vive, solo funciona. Las feministas alguna vez se quejaron, con razón, de la cosificación de la mujer; el ateísmo hace lo mismo con la humanidad y el resultado será peor.
 



 
 
ESTAS EN: - - - Aldous Huxley: Un mundo feliz
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo

Caminando por Libertad es una marcha contra la trata de personas, la esclavitud del Siglo XXI. Loida Muñoz explica en qué consiste.

 
La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal

Tras los escándalos de títulos universitarios dados a políticos, César Vidal analiza la raíz de este mal en España. El origen, dice, está en la moral de la cultura católica.

 
Prostitución: abolicionismo Prostitución: abolicionismo

Jorge Rodrigo, de la asociación Esclavitud XXI, explica en qué consiste el modelo abolicionista para luchar contra la trata y rescatar a víctimas de prostitución.

 
Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño

María Mercedes Páez relata su experiencia como madre de acogida y el programa de acogimiento familiar que desarrolla Aesvida.

 
Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo

Jaume Llenas expone el reto que desde el Movimiento de Lausana se ha planteado, de alcanzar a las personas que están alejadas de la fe, a pesar de considerarse a sí mismos como cristianos.

 
¿Qué pasa con los errores de la Biblia? ¿Qué pasa con los errores de la Biblia?

Para el cristiano la Biblia es la Palabra de Dios. Pero ¿coincide la Biblia de hoy con el texto original? ¿o está llena de errores? (Andy Wickham)

 
FOTOS Fotos
 
15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

 
Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

 
Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga

El encuentro congregó unas 50 personas de 12 países.

 
VÍDEOS Vídeos
 
Toda la Biblia: Lucas Toda la Biblia: Lucas

Este evangelio nos muestra a Jesús con detalle, descrito por un investigador preciso.

 
¿Es la Biblia fiable? ¿Es la Biblia fiable?

Algunos cuestionan la Biblia porque piensan que su antigüedad le quita veracidad. ¿Es así?

 
Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal

El comunicador cristiano tiene retos, pero también buenas herramientas, para llevar a cabo su labor con palabras que sanen y construyan.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.