PUBLICIDAD
 
jueves, 18 de enero de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
Monroy
 

Cervantes murió hace justo cuatro siglos

El fin principal que se propuso Cervantes fue, como él dice, deshacer la autoridad y cabida que en el mundo y en el vulgo tenían entonces los libros de caballería.

EL PUNTO EN LA PALABRA AUTOR Juan Antonio Monroy 22 DE ABRIL DE 2016 07:15 h
Miguel de Cervantes muerte pintura 'Agonía de Cervantes', de Eduardo Cano de la Peña.

Shakespeare, de quien escribí la semana pasada, murió el 23 de abril de 1616 según el calendario británico, que en el actual nuestro corresponde al 3 de mayo. Cervantes murió un día antes, el 22 de abril del mismo año.



Una relación completa de los libros y artículos escritos sobre la persona y la obra de Cervantes en cuatrocientos años daría para varios tomos. Es un personaje considerado Patrimonio de la Humanidad porque sus libros, especialmente “El Quijote”, rompen las fronteras de lo comarcal y aun de lo nacional. El contenido de sus novelas consiste en su mayor parte en sucesos que había visto u oído narrar ya en España, ya en Italia o en sus años de cautiverio en Argel. Cervantes es el único hombre que por medio de una invención ha llevado a sus lectores a seguir las aventuras de un ser a primera vista extravagante. El autor de “El Quijote” no vino a matar un ideal, sinoa transfigurarle y enaltecerle. El fin principal que se propuso Cervantes fue, como él dice, deshacer la autoridad y cabida que en el mundo y en el vulgo tenían entonces los libros de caballería. Para conseguirlo se vale de un caballero andante, hombre de buena fe, valiente en unas ocasiones, estrafalario en otras, campeón del ideal, que para él era Dulcinea del Toboso. La locura de Don Quijote, según lo pinta Cervantes, tiene más de sublime que de ridículo. Cuando Peter Motteux traduce “El Quijote” en inglés el año 1700, escribe en el prólogo: “No puedo menos de celebrar en Cervantes ese raro arte de moralizar con tan festivo tono. Se ha complacido en hacer de su libro un exacto espejo de la humanidad, en el cual sin acritud muestra a los hombres su mismo rostro, enseñándoles serenamente la forma tal como naturalmente procede de la sustancia”.  Don Quijote continúa cabalgando a lomos de libros por más de sesenta países.



Miguel de Cervantes Saavedra nació en Alcalá de Henares (Madrid). Unos biógrafos escriben que fue el 9 de octubre de 1547. Otros adelantan la fecha al 29 de septiembre, día de San Miguel. Era entonces costumbre poner a los nacidos el nombre del santo del día, según el santoral católico. El padre, Rodrigo, un modesto cirujano, se trasladó con la familia a Valladolid cuando Cervantes tenía cuatro años. En la ciudad del Pisuerga don Rodrigo solicita un préstamo de 45.000 maravedís con la intención de instalarse con cierto decoro. La fortuna -¿existe la fortuna?- le fue adversa. No pudo pagar el préstamo. Además, carecía de dinero incluso para pagar el alquiler de la casa que ocupaba la familia. La justicia embargó sus escasos bienes y el padre de Cervantes fue encarcelado.



Por entonces Miguel era un chiquillo, un niño, pero ya contempló la cara del infortunio. Es un error creer que el niño no comprende. Comprende demasiado pronto y no tarda en abarcar todo el cuadro familiar.



En cuanto don Rodrigo fue puesto en libertad decidió salir de aquella para él negra ciudad y se instaló con toda la familia en Córdoba. ¿Por qué Córdoba? Allí vivía su padre, el licenciado Juan de Cervantes, en buena situación económica. Tampoco en Córdoba duró la familia mucho tiempo. Pocos años después hubo traslado a Sevilla. Por entonces Miguel de Cervantes era ya un adolescente de 17 años. De Sevilla la familia vuelve a Madrid. A esta época pertenece el primer soneto que escribe Miguel y lo dedica a Isabel de Valois, reina de España entre 1559 y 1568.



En Madrid Cervantes estudia con ahínco. Uno de sus profesores fue el sacerdote maestro en Humanidades y en Gramática Juan López de Hoyos. En su obra llama a Cervantes su “caro y amado discípulo”. En la capital de España Cervantes se iba metiendo cada vez más en el mundo de las letras. Lee mucho, especialmente a los clásicos. Hacia 1569 la justicia acusa a Cervantes de haber herido a un tal Antonio Segura. Se le condena a diez años de destierro y que le fuera cortada la mano derecha. Nuestro hombre logra huir a Italia. Allí se inclinó por la carrera militar, ingresando en el tercio Miguel de Moncada, con el que recorrió varias ciudades italianas.



En octubre de1571 la llamada Liga Santa, presidida por el Papa de Roma, reúne una flota para pelear contra los turcos. Cervantes va en la galera “La Marquesa”. Aún enfermo quiere entrar en combate. Fue herido en el pecho y en la mano izquierda, que le queda inútil para el resto de su vida. De aquí que sea conocido como “el manco de Lepanto” o “Miguel de una mano”. Siempre desafortunado, cuando decide regresar a España en la galera Sol, fue apresado por piratas berberiscos que lo llevan a Argel. Allí estuvo padeciendo cárcel durante cinco años y medio. De la vida en la ciudad africana quedan recuerdos en dos comedias que escribió: “El trato de Argel” y “Los baños de Argel”. Cuatro veces intentó escapar de su cautiverio, pero no lo consiguió. En negociación con España, el sanguinario gobernador de la plaza, Hazán Bajá, pedía por Cervantes 500 escudos de oro en moneda de España y no de otra forma. De no obtener esa cantidad, llevaría a Cervantes como esclavo a Constantinopla, donde pensaba trasladarse. Por fin, el 19 de septiembre de 1580 Cervantes fue rescatado por miembros de la Orden Trinitaria. Tenía entonces 31 años.



De nuevo en Madrid, Cervantes se dedicó a la literatura, respondiendo a su natural inclinación. Publicó con éxito “La Galatea”, “El trato de Argel” y “La confusa”. Todo esto no le daba para vivir y marchó a Sevilla.



En 1584 contrajo matrimonio con Catalina Salazar y Palacios,  natural de Esquivias, en la provincia de Toledo. El escritor tenía entonces 37 años.



Las cosas no le fueron bien en Sevilla. Fue nombrado comisario para el aprovisionamiento de la Armada y recaudador. Recorrió toda Andalucía. En algunos pueblos, ante la resistencia de los vecinos, se vio obligado a requisar. La mala estrella que parecía perseguirlo volvió a hacer acto de presencia y la quiebra de un banquero le valieron varios meses de cárcel. Es opinión general que en esta prisión inició la redacción de “El Quijote”. Vuelto a Castilla se instala en Valladolid. En 1605 aparece en Madrid la primera edición de El Quijote.



¿Existe la suerte? ¿Hay personas con buena suerte y otras con mala suerte? De ser así, a Cervantes le tocó en suerte la mala suerte. Toda una vida de conflictos y penalidades. El mismo año de la aparición de “El Quijote” en su primera parte, un hombre llamado Espeleta apareció muerto cerca de la casa donde residía Cervantes. La justicia culpó de ello a la familia del escritor; éste fue llevado a la cárcel -¡otra vez!- aunque por poco tiempo, sólo dos días hasta que se aclaró la muerte de Espeleta.



En 1606, un año después de la publicación de “El Quijote” en su primera parte, Cervantes regresa con su familia a Madrid, donde continúa su carrera literaria y la redacción de la segunda parte de El Quijote, que ve la luz en 1615.



Aquejado de una afección cardiaca, pasó por consejo de los médicos algún tiempo en Esquivias. Muere en su casa de la madrileña calle León el 22 de abril de 1616, siendo enterrado en el cercano convento de las llamadas Trinitarias Descalzas.



            Obras de Cervantes por orden cronológico



Recordar a Cervantes es asociarlo al “Quijote”. Pero esta no fue la única novela que escribió. En realidad “El Quijote” puede ser considerado como la síntesis de toda su producción novelesca, fundida de modo admirable. Publicó otras importantes novelas, comedias, entremeses y tres obras de teatro. Cervantes está considerado, hasta el día de hoy, como una de las grandes figuras universales y la mayor gloria literaria de España.



            He aquí una relación de sus obras por orden cronológico



La Numancia



El trato de Argel



La Galatea



El Ingenioso Hidalgo don Quijote de la Mancha (Primera parte editado en 1605, segunda parte en 1615)



Novela del Casamiento Engañoso



La Gitanilla



El amante liberal



La española inglesa



Riconete y Cortadillo



Licenciado Vidriera



La fuerza de la sangre



El celoso extremeño



La ilustre fregona



La de los perros Cipón y Berganza



Novela de la Señora Cornelia



Novela de las Dos Doncellas



Viaje al Parnaso



Ocho comedias y ocho entremeses nuevos, nunca representados



El gallardo español



Los baños de Argel



La gran sultana doña Catalina de Oviedo



La casa de los celos



El laberinto de amor



La entretenida



El rufián dichoso



Pedro de Urdemales



El juez de los divorcios



El rufián viudo llamado Trampagos



La elección de los alcaldes de Daganzo



La guarda cuidadosa



El vizcaíno fingido



El retablo de las maravillas



La cueva de Salamanca



El viejo celoso



Los trabajos de Persiles y Segismunda, publicada después de su muerte.


 

 


0
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 



 
 
ESTAS EN: - - - Cervantes murió hace justo cuatro siglos
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
“La cristianofobia es una realidad en Europa” “La cristianofobia es una realidad en Europa”

Ted Blake, director de Puertas Abiertas en España, analiza en profundidad la Lista Mundial de Persecución 2018.

 
Profecías cumplidas en Jesús (César Vidal) Profecías cumplidas en Jesús (César Vidal)

Análisis de las principales profecías cumplidas en la persona de Jesús, especialmente en su nacimiento. Entrevista a César Vidal 

 
El cristiano y la ideología de género: Juan Varela El cristiano y la ideología de género: Juan Varela

“No podemos ser pasivos y sí huir del liberalismo y del fariseísmo", dice Juan Varela, autor de la "Guía sobre ideología de género, familia y matrimonio" de la Alianza Evangélica Española.

 
“Enzinas es un ejemplo de compromiso, rebeldía y pasión” “Enzinas es un ejemplo de compromiso, rebeldía y pasión”

Alejandro Britos y Bambalúa Teatro recrean en una obra teatral la vida de Francisco de Enzinas, el burgalés que hace cinco siglos vivió por una pasión: acercar la Palabra a todos.

 
Francisco de Enzinas, pasión por la Palabra

Miguel Ángel Vieira presenta a la figura del burgalés, el primero en traducir la Biblia al castellano en el siglo XVI, que está siendo homenajeado este año en Burgos.

 
95 Tesis para la España de hoy 95 Tesis para la España de hoy

Xesús Manuel Suárez presenta el documento en el que han colaborado más de 90 evangélicos de España de distintas áreas para aportar a la sociedad desde la cosmovisión protestante.

 
FOTOS Fotos
 
Las 95 Tesis, clavadas en España Las 95 Tesis, clavadas en España

Evangélicos presentan 'Las 95 Tesis de la Reforma 500 años después' a gobiernos locales y regionales, por toda España.

 
La Biblia a través de la historia La Biblia a través de la historia

Una exposición recorrerá Galicia este año 2017 mostrando la historia de la Biblia y su importancia para la Reforma Protestante.

 
Las diversas capacidades de Mefi-Boset Las diversas capacidades de Mefi-Boset

El ministerio Mefi-Boset lleva 20 años trabajando el tiempo de ocio y apoyo a las familias de personas con discapacidad intelectual en Terrassa y Barcelona. Algunas imágenes de este curso que acaba.

 
VÍDEOS Vídeos
 
Toda la Biblia: 1º Samuel Toda la Biblia: 1º Samuel

Este libro nos enseña a pensar más en los demás y no tanto en nuestro provecho personal.

 
SUO 2018: “Peregrinos y Extranjeros” SUO 2018: “Peregrinos y Extranjeros”

La Alianza Evangélica Española anima a orar juntos en la próxima Semana Unida de Oración, del 14 al 21 enero.

 
Cómo lidiar con el fracaso Cómo lidiar con el fracaso

¿Qué sucede cuando somos incapaces de cumplir aquello que nos proponemos?

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.