Inocencia robada

Ruth tenía miedo de sonreír, ni siquiera sabía hablar y ya tenía una experiencia terrible que contar. Su corta vida, ya había sido marcada.

11 DE AGOSTO DE 2013 · 22:00

<p>
	Priscila y Ruth.</p>
,

Priscila y Ruth.

Tristemente la trata de seres humanos no sólo afecta a mujeres, si no que gran parte de las víctimas son niños y niñas, menores de todo el mundo. Un niño o niña víctima de trata es cualquier persona menor de 18 años reclutada, transportada, transferida, acogida o recibida para fines de explotación, sea dentro o fuera de un determinado país. Es difícil encontrar datos sobre el número de víctimas infantiles a nivel mundial. Según UNICEF: • Las últimas estimaciones indican que cerca de 1,2 millones de niños son objeto de trata todos los años. • En Asia oriental y el Pacífico, la mayor parte de la trata está dirigida a la prostitución infantil, aunque se recluta también a algunos niños y niñas para trabajos agrícolas e industriales. En Asia meridional, la trata está vinculada a menudo con la servidumbre por deudas • En Europa, la dirección de la trata es sobre todo de este a oeste, lo que refleja la demanda de mano de obra barata y prostitución infantil. La trata infantil se da en diferentes formas; esclavitud laboral, matrimonio infantil, adopción ilegal, reclutamiento para grupos armados, etcétera. Se estima que en su mayoría de los niños y niñas víctimas de la trata son objetos de prostitución, es decir, víctimas de explotación sexual comercial infantil. La Explotación Sexual Comercial Infantil consiste en la explotación por un adulto de un niño, niña o adolescente, menor de 18 años, acompañada del pago en efectivo o en especie al niño, niña o adolescente, o a un tercero o terceros. La Organización Internacional del Trabajo considera que la Explotación Sexual Comercial Infantil (ESCI) es una grave violación de los derechos humanos de niños, niñas y adolescentes, y una forma de explotación económica análoga a la esclavitud y al trabajo forzoso, que constituye además un delito por parte de los que utilizan a niñas, niños y adolescentes para el comercio sexual. La ESCI comprende siguientes aspectos: -La utilización de niños y niñas en actividades sexuales remuneradas, en efectivo o en especie, (conocida comúnmente como prostitución infantil) en las calles o en el interior de establecimientos, en lugares como burdeles, discotecas, salones de masaje, bares, hoteles y restaurantes. -La trata de niños, niñas y adolescentes con fines de explotación sexual -El turismo sexual infantil -La producción, promoción y distribución de pornografía que involucra niños, niñas y adolescentes -El uso de niños en espectáculos sexuales (públicos o privados) Cuesta creer que está pasando, que adultos irracionales y poseídos por la mayor maldad se aprovechan de inocentes y vulnerables niños, y que le arrancan toda una vida, creando en ellos secuelas difíciles de borrar. Hoy Priscila Romo, escritora de Fin de la Esclavitud, nos comparte una de sus experiencias en India donde pudo conocer en primera persona las historias de decenas de niños víctimas de explotación sexual: “En mi viaje a la India, como voluntaria de la ONG Fiet Gratia, pude visitar varias ciudades en las que Project Rescue (www.projectrescue.com) una organización que trabaja para luchar contra la esclavitud infantil, tiene numerosos hogares de acogida repartidos por todo el país de India. Tengo muchas historias impactantes que contar, pero contaré una de las que marcaron mi vida. Ocurrió en Nagpur, una ciudad localizada al noreste del estado de Maharashtra. En esa ciudad, como en otras que estuvimos, fuimos a visitar una de las casas que Project Rescue tiene allí donde acogen y cuidan a niñas rescatadas de las zonas rojas. Concretamente, en este hogar tienen a más de 100 niños a su cargo. Niños y niñas rescatados de la calle. La mayoría de las niñas y niños que nacen en burdeles, presencian todo lo que les hacen a sus madres, podéis imaginaros las secuelas y traumas que todo ello implica para el niño, también casi todos (por no decir todos) son abusados por los mismos clientes e incluso por los proxenetas. Cuando entré en el hogar, todos los niños correteaban gritando, estaban felices de tener visita. Me asombró mucho que las edades eran muy cortas. Había niños de 2 y 3 años, la mayoría de ellos infectados por el virus de VIH/SIDA. Las niñas que han sido rescatadas de estos lugares, sienten que les han destruido el alma por completo. A nadie le importa sus sentimientos, su salud, si tienen sueños, talentos o lo precioso que es su corazón. En India, como en otros países, las niñas son vistas como simples objetos que producen dinero, y ese es el único valor que se les da en esos lugares oscuros y horribles. La mayoría han sido vendidas por sus propios padres, abandonadas, solas, sin familia, sin nadie que les proteja, y la mayoría de ellas, con 6 años o menos, se ven obligadas a vender su cuerpo para sobrevivir, entrando en un agujero en el que vivirán el resto de su vida.Nunca podré olvidarme de RUTH. Una preciosa niña de dos años… Su mamá, trabajaba en la zona roja. Allí vivían las dos, hasta que ésta la abandonó. Fue entonces cuando Ruth, fue rescatada por Project Rescue para que saliera de ese lugar tan oscuro y para que nadie le hiciera más daño. Con sólo dos años, y no podemos imaginarnos lo que pudo ver y sufrir. La pequeña Ruth también fue abusada y maltratada como hacían con su madre. Cuando cogí en brazos a Ruth, sentí que no quería soltarla nunca. No quería que nadie le hiciera más daño. Hubiera dado lo que fuera por ser su mamá, para poder protegerla para siempre y darle todo lo que se merece, que es mucho. Daba las gracias a Dios, por haberla rescatado de ese lugar y porque ahora estaba en un lugar mejor, donde la cuidarían y le ofrecerían un futuro esperanzador. Nunca me olvidaré de su carita asustada y de su preciosa sonrisa cuando le hacía cosquillas. Podía percibir como Ruth, tenía miedo de sonreír, ni siquiera sabía hablar y ya tenía una experiencia terrible que contar. Su corta vida, ya había sido marcada… Cuando llegó la hora de irnos de ese hogar, no quise soltarla y le di un cariñoso abrazo que espero que recuerde toda su vida. Sin duda, estoy convencida de que Dios hará grandes cosas con ella, yo lo creo. Cada uno de esos niños, son luces en la oscuridad. Y todos ellos, son esa generación que Dios está levantando en INDIA, para cambiar la historia, y para parar de una vez, el tráfico de niños que tanto daño está haciendo en la infancia de este País. Ruth es sólo una de las miles de niñas que son esclavas del sexo alrededor del mundo. En India, aproximadamente de 300.000 a 500.000 niños son obligados a prostituirse. El gobierno de India estima que cada día 200 niñas son vendidas como esclavas. Para que entendamos esto, debemos saber que dentro de algunas culturas tradicionales, las mujeres y las hijas se consideran como propiedad, responsabilidad económica y cargas sociales. Como resultado, las hijas y las esposas podrían ser desatendidas, recibir educación y alimentación insuficiente, abusadas y vendidas como propiedad. Su vida y su futuro están mayormente en las manos de los hombres. La mayoría de los padres no se pueden ni imaginar permitir que su hija sea dañada de ninguna manera. Pero en los países donde las mujeres son subvaloradas no es de sorprenderse que sean desechadas tan fácilmente. Esa realidad, se empeora cuando los padres, a sabiendas o por ignorancia, exponen a su hija para que su cuerpo sea un objeto desechable para ser usado múltiples veces día a día. Otros niños, nace en los burdeles, crecen en estas zonas, donde su único destino es vender su cuerpo, como hacen sus madres. Se calcula que hay medio millón de niñas prostituidas en India, niñas pequeñas que son obligadas a satisfacer las necesidades sexuales, no naturales, de hombres de edad suficiente como para ser sus padres o quizás abuelos. Las niñas son insensibilizadas hasta el punto en que escogerían la violación sexual diaria antes que el cruel castigo por no someterse. Las golpean, las violan, no les dan de comer y las traumatizan para que se sometan… Debemos saber que este abuso y bestialidad se extiende por todos los continentes”. Ahora mismo hay niñas que están siendo anunciadas como si fueran automóviles nuevos, con fotografías y reseñas, el abuso y la pornografía infantil está creciendo y la demanda de sexo con menores de edad aumenta. La inocencia de miles de menores está siendo robada, niñas que son obligadas a prostituirse y que son víctimas de la maldad humana. Sus historias no salen en los informativos. Ellas sufren en silencio, mientras los gobiernos corruptos y el crimen organizado prosperan gracias al dolor de estas pequeñas. Levanta tu voz, denuncia la causa y sé parte de la solución.

Publicado en: PROTESTANTE DIGITAL - Fin de la esclavitud - Inocencia robada