Controversia en Birmania por la detención de un pastor acusado de infringir el confinamiento

David Lah podría ser condenado a tres años de cárcel por saltarse la prohibición y organizar encuentros religiosos.

Redacción PD

NAIPYIDÓ · 25 DE MAYO DE 2020 · 12:30

El fundador de Dream Ministries International, David Lah. / Facebook David Lah,
El fundador de Dream Ministries International, David Lah. / Facebook David Lah

El fundador de Dream Ministry International, David Lah, permanece detenido en Birmania por celebrar encuentros religiosos a pesar de las restricciones decretadas por las autoridades del país con motivo de la epidemia del coronavirus. Según Reuters, unas veinte personas conectadas a los cultos realizados en abril por Lah (desde mediados de marzo estaban prohibidos por el gobierno) han dado después positivo en las pruebas, incluyendo al mismo Lah que fue hospitalizado y también ha pasado una cuarentena de 21 días antes de ser enviado a prisión.

El pastor, nacido en Birmania pero nacionalizado como canadiense, ha sido detenido junto con otro pastor, Wai Tun, y ambos se enfrentan a una pena de tres años de cárcel. Su primera aparición en los juzgados está prevista para el 3 de junio. 

Además de desobedecer las órdenes de confinamiento, Lah también había asegurado en una predicación en el mes de marzo que “si la gente escucha el sermón de Dios, el virus nunca le afectará”. El procesamiento de Lah ha generado discrepancias entre diferentes organizaciones y colectivos cristianos que siguen de cerca la realidad de Birmania.

“Este caso huele a persecución”

Para el presidente de International Christian Concern, una entidad ecuménica que dedicada al seguimiento de los cristianos perseguidos, Jeff King, “este caso huele a persecución”. “No es el único que ha desobedecido la prohibición ¿Dónde está la lista de budistas que han sido acusados?”, señala. 

Según ha explicado King a Christianity Today, Lah ya había comenzado a hacer la transición de los encuentros presenciales a la retransmisión telemática, pero que docenas de “seguidores entusiasmados aparecieron en una de sus transmisiones y uno de ellos estaba infectado. “No somos admiradores de los comentarios supersticiosos”, ha matizado King en relación a las afirmaciones de Lah.

A favor del mediático predicador también se ha mostrado el vicepresidente de Birmania, Henry Van Thio, que aparecía junto a Lah en una fotografía difundida durante las últimas semanas pero que ha dado negativo en coronavirus tras haberse sometido al test.

“No es persecución”

También hay sectores del cristianismo birmano que consideran que Lah ha actuado de forma negligente y que su detención no debe justificarse con el pretexto de la persecución. Es el caso del pastor bautista Pau Do Lian, que ha manifestado a Christianity Today que Lah “no fue detenido por predicar a Cristo”, sino por “quebrantar las reglas”. “Esto no es persecución cristiana”, ha añadido.

Birmania es un país que diferentes organizaciones e instituciones observan como peligroso para la libertad de religión. Puertas Abiertas lo sitúa en el puesto 19 de su Lista Mundial de la Persecución, mientras que la Comisión Internacional de Libertad Religiosa de Estados Unidos lo califica de “país de particular preocupación”. Según Joshua Project, el 78% de la población se considera budista, mientras que el 8% se identifica con diferentes confesiones y denominaciones del cristianismo, y cerca del 5% con el islam.

Publicado en: PROTESTANTE DIGITAL - Internacional - Controversia en Birmania por la detención de un pastor acusado de infringir el confinamiento