Los pequeños detalles

Seamos como niños y celebremos lo que realmente es importante, y aprendamos a ver a Dios y su mano en los días grises. 

03 DE DICIEMBRE DE 2015 · 16:02

Viñeta de Génesis Yélamo.,niño, jugar, sencillez, jesús, mundo gamy, viñeta
Viñeta de Génesis Yélamo.

Estamos cerca de las navidades y fin de año. Estas fechas nos ponen melancólicos y reflexivos, empezamos a hacer un balance de cómo ha sido nuestro año, si "bueno" o "malo", basándonos en nuestras experiencias a lo largo de los meses.

Pero siendo sinceros, en 365 días, hemos tenido días muy duros, de lágrimas y tristezas, sea por la muerte de una familiar, desempleo, discusiones, tensiones en las relaciones... ¡Pero por otro lado hemos tenido días espectaculares!

El nacimiento de un bebé en la familia, bodas, contratos, buenas noticias.... Es como si nuestro año fuese bueno y malo a la vez. Pero me he dado cuenta de que nuestra tendencia es en quedarnos con lo más reciente y en su mayoría con lo negativo, lo "malo". 

Cuando Jesús en Mateo 18:3 nos instó a ser como niños hoy me doy cuenta de un motivo, los niños disfrutan de los pequeños detalles. Para un niño las cosas no tienen porque ser muy grandes, se sorprenden con descubrir un animalito nuevo, con ver los copos de nieve caer, con sentir lodo en sus manos. Esto es un aspecto que deberíamos aprender todos: las pequeñas cosas son es su mayoría las mejores. 

Tal vez este año no obtuviste el trabajo de tus sueños, pero te enamoraste de una hermosa joven y os habéis comprometidos por toda la vida, y ese es un gran motivo para celebrar el 2015. O tal vez no conseguiste tu pareja, pero has podido reconstruir tus relaciones familiares y eso es un gran motivo de celebración. 

Y aún mas importante, en la Cultura de Jesús los días malos no son tan malos, Romanos 8:28 "Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados." Es decir, ¡esas cosas que catalogamos como "malas" de nuestro año en realidad son cosas que te ayudan a bien! Descubriremos el propósito de Dios de esos días malos.

Entonces, que os parece si la conclusión de nuestro año la clasificamos como "Bendecido". Hayan días malos o días buenos, mi confianza está en que fue lo mejor para mi vida aunque no lo pueda comprender, he visto la mano de Dios sostenerme así que he sentido su bendición sobre mi vida.

¿Es diferente no? Seamos como niños y celebremos lo que realmente es importante, y aprendamos a ver a Dios y su mano en los días grises. 

Publicado en: PROTESTANTE DIGITAL - Mundo Gamy - Los pequeños detalles