¡Déjalos soñar!

Ese día tenia planificado hablar de esforzarnos para alcanzar nuestros sueños. Al comenzar, me acerqué a uno de ellos: Dime, ¿Qué quieres ser de mayor?  -No se. +¿Cómo que no sabes que quieres ser? ¿Con qué sueñas? -Con nada...

05 DE NOVIEMBRE DE 2015 · 21:15

Ilustración: Génesis Yélamo, Gamy.,génesis yélamo, viñeta, ilsutración, mudo gamy
Ilustración: Génesis Yélamo, Gamy.

Esta semana, en mi clase con los niños y preadolescentes de mi iglesia fui confrontada por una realidad. Ese día tenia planificado hablar de esforzarnos para alcanzar nuestros sueños. Al comenzar, me acerqué a uno de ellos: Dime, ¿Qué quieres ser de mayor?  -No se. +¿Cómo que no sabes que quieres ser? ¿Con qué sueñas? -Con nada...

Mi corazón se rompió en mil pedazos. Un niño 8 años de edad no sabia qué ser de mayor. Así que decidí meditar sobre este asunto durante los días restantes, ¿en qué estamos fallando? ¿Qué hemos echo para que Juan no tenga ningún sueño?

Perdonadme, podremos llegar a Marte y será un paso mas para la humanidad, pero si nuestros niños no sueñan no habrá ningún futuro por conquistar. Podremos inventar la forma de volar, pero si nuestros niños no tienen imaginación no vale de nada. 

La joya preciada de la infancia es ser creativos, soñar con lo imposible, tener una imaginación sin límite alguno... Y nuestros niños ya no están siendo así. Pregúntale a tus hijos, sobrinos, nietos con qué sueñan... no te sorprendas si no te responden. 

Creo que hemos matado al espíritu de la infancia. O al menos estamos en ello. Enciendo la televisión, veo programas infantiles, vídeos de "niños" que no son niños. Programas con argumentos muy complejos y humanísticos no apto para un niño de 5 años... O lo contrario, programas sin sentido alguno que produce estupidez mental (sobre todo estos son como una plaga, ¡no se escapa ningún canal!)... Los niños que aparecen en vídeos van vestidos "hispters", niños de 9 años en las series hablando del "amor de su vida" etc... ¡Eso no es infancia!

Los niños de ahora están expuestos a realidades de una edad adulta. Los niños ya no saben que es ser niño. ¿Mojarse en la lluvia? ¿Jugar con barro? ¡No! Los niños de hoy en día están todo el día encerrados en el cole, enfrentándose al bullying, a la moda, a las redes sociales... Como testigo, tenéis los regalos por excelencia para navidad: tablets. 

Cuando llegaba navidad, mis padres y mi familia cada año me regalaban lo mismo: un nuevo sketchbook, lápices de colores, acuarelas, lápices etc... eso me emocionaba muchísimo, tenía nuevas "herramientas" para dibujar más y mejor.  El regalo mas preciado que unos amigos me regalaron fue la colección completa de "Las crónicas de Narnia". Ahora voy a las reuniones familiares y los padres le regalan a sus niños tablets, un smartphone, Xbox y nuevos juegos.  

Agradezco a mis padres por cómo me criaron, cada mes me preguntaban qué quería ser de mayor: astronauta, inventora, escritora, incluso un tiempo quise ser Indiana Jones y encontrar el arca perdida. Nunca hemos sido ricos pero mis padres nunca me dijeron que mis sueños no se ajustaban a nuestro presupuesto. Mis padres siempre me han llevado a soñar, y aunque suene "friki" nuestras películas favoritas son películas de superheroes, de fantasía y ciencia ficción. Ahora muchos padres no son así, los pocos niños que sueñan sus padres los limitan con -hijo no podemos pagarlo- o -no tenemos tiempo para llevarte- o -no seas infantil-. 

Jesús ama la infancia. En la Cultura de Jesús existe una infancia saludable, así que propongo rescatar la infancia. Pablo dijo: "cuando era niño pensaba como niño, hablaba como niño, razonaba como niño." (1 Cor.13:11).

Tenemos un reto, que los niños sean niños y puedan disfrutar plenamente de una etapa que jamás se vuelve a repetir. Con niños saludables, aseguramos que el futuro tenga una generación de inventores, escritores, artistas, científicos, astronautas, profesores.... no una generación que lo único que conoce es consumir. 

Publicado en: PROTESTANTE DIGITAL - Mundo Gamy - ¡Déjalos soñar!