PUBLICIDAD
 
lunes, 22 de octubre de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
 

¡Ay, el dinero!

Si las disparidades en condiciones de vida no nos alarman ni causan revuelo en nuestro ser, entonces estamos perpetuando la idea de que el valor humano depende de los ingresos de cada individuo. 

SAMUEL L. CARABALLO-HERNÁNDEZ ESTADOS UNIDOS 13 DE JUNIO DE 2018 17:07 h
Photo by Niels Steeman on Unsplash

“Porque la raíz de todos los males es el amor al dinero.” 



Ciertamente, 1 Timoteo 6:7-11 nos invita a reflexionar acerca de las diversas formas en las cuales el dinero tergiversa las prioridades en la vida. Una lectura profunda de este pasaje nos da a entender que, al igual que hoy, en el tiempo antiguo habían muchos que medían el valor humano de acuerdo con las riquezas y posesiones que uno pudiese acumular. 



Es por esta razón que individuos se dieron a la tarea de hacerse ricos para ganar estima y prestigio. En el intento, estos perdieron su fe y acarrearon condenación. Pablo, el padre espiritual y mentor de Timoteo, le aconseja a su pupilo a no seguir los pasos de aquellos que pensaban de dicha manera. 



Sin embargo es importante mencionar que este fenómeno del “amor al dinero” no solo afecta a los que se desviven por ser ricos. Esta ideología también nos lleva medir el valor humano en “dólares y en centavos”. Me explico.



Amamos al dinero en vez de a Dios cuando acatamos sin problemas las condiciones de vida que el orden económico de nuestro contexto impone sobre las personas de escasos recursos. No importa en que país vivamos, siempre sabemos distinguir zonas influyentes de las pobres. 



En lugares donde viven las personas con recursos hay buenas escuelas, hospitales de calidad, viviendas adecuadas y baja contaminación ambiental. Sin embargo en las zonas pobres abundan la contaminación, la deserción escolar, la falta de servicios médicos y las viviendas inadecuadas. Si estas disparidades en condiciones de vida no nos alarman ni causan revuelo en nuestro ser, entonces estamos perpetuando la idea de que el valor humano depende del ingreso de cada individuo. 



De esta forma estamos amando al dinero, porque le hemos permitido usurpar la dignidad humana otorgada por Dios a cada ser humano indistintamente de sus ganancias o nivel socioeconómico. Por lo tanto, “amar al dinero” no es solo estar infatuado con este; basta con permitirle al dinero que implante sus valores y su racional en la manera que percibimos la vida.



Muchos llegan a la conclusión de que lo que le pasa al pobre es la consecuencia ineludible para los de “la rueda de abajo”. Otros se dan a la tarea de argumentar que el pobre es “pobre porque quiere”. Sin embargo, esto es lo que dice Cristo de los pobres: “Bienaventurados vosotros los pobres, porque vuestro es el reino de Dios” (Lc 6:20).



Es aquí donde ocurre la colisión entre los puntos de vista económicos humanos y la economía del reino divino. Nosotros, los que hemos hecho de Cristo nuestra prioridad, sabemos que el valor de todo ser humano es incalculable, indistintamente de su cuenta bancaria, localización geográfica, raza, genero o color de piel (Jn 3:16, 1 Jn. 2:2).



En la cruz, Cristo reveló con su muerte sacrificial el verdadero precio de cada una de nuestras vidas. Jesús pagó el mismo precio por todos y para todos (Heb 2:9, 1 Tim 2:3-6, 1 Tim 4:10, Tit 2:11). Es desde esta plataforma teológica que podemos entender las implicaciones del mensaje de Pablo a Timoteo: “Tú, en cambio, hombre de Dios, huye de todo eso, y esmérate en seguir la justicia, la piedad, la fe, el amor, la constancia y la humildad” (v.11).



Es importante notar que para Pablo no es suficiente “huir” de la idolatría al dinero. Para el apóstol también es necesario asumir una postura remedial en contra de las ideologías que buscan asignar una cifra monetaria a las vidas humanas. Es por esto que, a pesar de las disparidades económicas del mundo grecorromano, Pablo presenta “la justicia, la piedad, la fe, el amor, la constancia y la humildad” como antídoto a la visión corrupta del mundo hacia la vida humana.



Lamentablemente, en el mundo moderno los servicios indispensables para el desarrollo humano (educación, salud, vivienda, seguridad pública) se rigen por presupuestos gubernamentales. Esto significa que los que tiene mayores recursos pueden exigir y cabildear por mejores servicios. El llamado de Dios a través de Pablo a “esmerarnos en seguir la justicia” nos invita a retar la manera en la cual el “mundo” asigna valor a la vida humana.



Jesús respondió a la disparidad económica otorgándole el Reino de Dios a los de “la rueda de abajo”. El apóstol Pablo hizo lo propio exhortándonos a esmerarnos en la justicia. Por lo tanto, nuestro trabajo con las comunidades marginadas no debe consistir solo en “aliviar” el impacto negativo de las normas económicas de este mundo. Debemos luchar por hacer valer los valores del Reino a través de nuestra participación activa en todos los ámbitos de nuestra sociedad (Lc 6:20).



Si Cristo pagó el mismo precio por todos, nosotros estamos llamados a luchar por un futuro más equitativo para todo ser humano, especialmente para los pobres. En nuestro esfuerzo por mejores oportunidades de desarrollo para los “marginados” honramos el sacrificio ilimitado de Jesucristo por toda la humanidad.





Samuel L. Caraballo - Esp. Ética Social - Boston, Massachusetts


 

 


0
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 



 
 
ESTAS EN: - - - ¡Ay, el dinero!
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo

Caminando por Libertad es una marcha contra la trata de personas, la esclavitud del Siglo XXI. Loida Muñoz explica en qué consiste.

 
La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal

Tras los escándalos de títulos universitarios dados a políticos, César Vidal analiza la raíz de este mal en España. El origen, dice, está en la moral de la cultura católica.

 
Prostitución: abolicionismo Prostitución: abolicionismo

Jorge Rodrigo, de la asociación Esclavitud XXI, explica en qué consiste el modelo abolicionista para luchar contra la trata y rescatar a víctimas de prostitución.

 
Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño

María Mercedes Páez relata su experiencia como madre de acogida y el programa de acogimiento familiar que desarrolla Aesvida.

 
Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo

Jaume Llenas expone el reto que desde el Movimiento de Lausana se ha planteado, de alcanzar a las personas que están alejadas de la fe, a pesar de considerarse a sí mismos como cristianos.

 
¿Qué pasa con los errores de la Biblia? ¿Qué pasa con los errores de la Biblia?

Para el cristiano la Biblia es la Palabra de Dios. Pero ¿coincide la Biblia de hoy con el texto original? ¿o está llena de errores? (Andy Wickham)

 
FOTOS Fotos
 
15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

 
Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

 
Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga

El encuentro congregó unas 50 personas de 12 países.

 
VÍDEOS Vídeos
 
Toda la Biblia: Lucas Toda la Biblia: Lucas

Este evangelio nos muestra a Jesús con detalle, descrito por un investigador preciso.

 
¿Es la Biblia fiable? ¿Es la Biblia fiable?

Algunos cuestionan la Biblia porque piensan que su antigüedad le quita veracidad. ¿Es así?

 
Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal

El comunicador cristiano tiene retos, pero también buenas herramientas, para llevar a cabo su labor con palabras que sanen y construyan.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.