PUBLICIDAD
 
martes, 23 de octubre de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
4
 

Recontextualizando la contextualización

Dios ha diseñado intencionalmente un mensaje de salvación extremadamente insólito, para reservarse un reconocimiento exclusivo en los resultados.

PATRICIO LEDESMA FIGUEROA ESPAÑA 10 DE ENERO DE 2018 19:01 h
Photo via iStock

La «contextualización» se ha convertido en una palabra de moda en el mundo evangélico y en un término clave en la conversación misiológica contemporánea. En la evangelización, «contextualizar» puede definirse como adaptar la presentación del evangelio a un contexto sociológico determinado, con el fin de que el mensaje se entienda mejor, esperando que haya una mayor aceptación. La contextualización es importante, necesaria y no en vano el apóstol Pablo nos dio buen ejemplo al contextualizar su discurso en el Areópago ateniense considerando algunas particularidades locales de su audiencia: «porque pasando y mirando vuestros santuarios, hallé también un altar en el cual estaba esta inscripción: AL DIOS NO CONOCIDO» (Hch. 17:23). Pablo tomó sabiamente a sus oyentes como punto de partida para construir su argumento. Por tanto, la contextualización tiene respaldo bíblico y este artículo no argumenta en contra de su valor. No obstante, quisiera compartir tres reflexiones que nos pueden ayudar a colocar la contextualización en el contexto de algunos fundamentos bíblicos eternos, que trascienden a todas las culturas, con el fin de no cometer excesos ni terminar convirtiendo «la forma» en «el mensaje» (un desequilibrio que siempre está al acecho):



1.- La incredulidad no es un asunto fundamentalmente intelectual, sino moral



La resistencia del hombre ante Dios no es primordialmente un asunto del cerebro, sino del corazón. Aunque evidentemente el ser humano necesita entender —y los cristianos deben hacerse entendibles—, el meollo es que las personas no terminan rechazando a Dios por incomprensión, sino por rebeldía voluntaria. Jesús, un más que excelente conocedor de la cultura hebrea, fue de hecho muy bien entendido por parte de algunos judíos, algo que paradójicamente les llevó a querer matarle. El gran problema de estos hombres no fue de la mente, sino de la voluntad: «y no queréis venir a mí para que tengáis vida» (Jn. 5:40). La contextualización es buena y hasta cierto punto siempre necesaria (hablar en un idioma ya es una medida de contextualización) pero —por su propia­ naturaleza— es una categoría sujeta a una gran limitación: por sí misma es incapaz de romper la dureza del corazón humano. Es un recurso que facilita la comprensión, pero no es la clave decisiva de la conversión.



2.- La conciencia no entiende de culturas ni de estilos



En el fondo, no predicamos ni a españoles ni a chinos, ni a hípsters ni a octogenarias, sino a personas creadas a la imagen de Dios, que tienen la ley moral grabada en sus conciencias. Sí, debemos esforzarnos para que todos nos entiendan (un lenguaje de subcultura evangélica supondrá una barrera en una mayoría de casos) pero, si somos honestos, no todos podemos aspirar a ser comunicadores camaleónicos o expertos exegetas culturales para lograr conectar con la gran variedad de subculturas y tendencias que nos rodean. En el contexto de una reunión pública de iglesia, por ejemplo, lo que puede parecer cool a unos, puede resultar irreverente para otros, y lo que puede sonar esclarecedor para estos podría parecer irrelevante para aquellos. Ante este reto, sería recomendable priorizar el impacto sobre una característica común de todos los seres humanos —la conciencia— antes que languidecer buscando una impecable sintonía de estilo. A fin de cuentas, «la ley ha sido nuestro ayo, para llevarnos a Cristo» (Gá. 3:24), no tanto la cultura.



3.- El poder del evangelio reside precisamente en su rareza



No nos engañemos, el mensaje de la cruz seguirá sonando raro al mundo, aun cuando consiguiéramos la más perfecta de las contextualizaciones. Si una muy buena contextualización fuese el secreto definitivo del éxito, los estrategas se llevarían la gloria. No es el caso. Dios ha diseñado intencionalmente un mensaje de salvación extremadamente insólito, para reservarse un reconocimiento exclusivo en los resultados. Podemos intentar ser intelectuales ante los intelectuales, o simples ante los simples pero, inevitablemente, esa sintonía de formas se verá desafiada cuando la Palabra de la cruz salte a escena. Como dijo Albert Mohler: «El evangelio es extraño para todas las culturas»[i]. 1 Corintios 1:21 dice que «agradó a Dios salvar a los creyentes por la locura de la predicación». El evangelio, por muy contextualizado que sea —no habiéndose comprometido su contenido—, seguirá siendo tropezadero para algunos y locura para otros. Es por esto que la contextualización no debe ser desmerecida, pero tampoco entronizada. David Helm afirma: «La contextualización es una buena pareja de baile, pero nunca deberíamos permitirle llevar la iniciativa»[ii]. Es decir, la contextualización es buena sierva, pero puede ser muy mala ama. Pablo podría haber moldeado su discurso a los intereses de los judíos y los griegos —unos pedían señales y los otros sabiduría—, se lo pusieron en bandeja para ser relevante, pero el apóstol se decantó por la locura de Cristo crucificado, algo más bien inusitado pero, al fin y al cabo, lo único que es poder y sabiduría de Dios.



Una última palabra para los predicadores



¿Por qué seremos recordados? Sería triste que pasáramos a la historia de nuestra iglesia por ser los comunicadores más antipáticos, aburridos y difíciles de entender, pero también sería trágico que simplemente fuésemos recordados por nuestro carisma, nuestro depurado estilo, o nuestra ingeniosa forma de conectar con la gente. Mejor que nos recuerden como buenos exegetas de la Palabra que de las subculturas.



Conclusión



La contextualización es importante, y a cierto nivel indispensable, pero no deja de ser un medio que debe ser regulado por las verdades eternas de Dios. En nuestro afán de conectar con la gente no es difícil que la contextualización se convierta en una obsesión —llegando a comprometer el evangelio en no pocos casos, especialmente su elemento ofensivo—, por lo que necesitamos que las verdades universales e intemporales de la Biblia den equilibrio al barco de nuestra evangelización. Transmitamos de la forma más entendible posible la ley de Dios y a Cristo crucificado. Solo esto quebrantará la conciencia y la resistencia moral del hombre, cualquiera que sea su lengua, raza o nación.



 



Patricio Ledesma Figueroa – Pastor – Palma de Mallorca (España)







[i] Contextualization: Lost in Translation? (Panel 4) – Together for the Gospel 2012





[ii] La predicación expositiva, David Helm, 9Marks, p. 46



 



 



 



 




 

 


4
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 

Rupi Fabro
15/01/2018
01:02 h
4
 
¡Por fin alguien que llama "al pan pan y al vino vino", tal como dice el refrán! Ud. puso el dedo en la llaga al señalar esencias INDISCUTIBLES sin las cuales el evangelio NO SERÁ poder de Dios, por más inculturación o contextualización que se pretenda (sin desdeñarlas, desde luego). Parece que los cristianos contemporáneos no terminamos de asimilar que sigue siendo verdad aquello de "¿Quién ha creído nuestro anuncio?". La dureza del corazón humano la derretirá el texto, no el contexto.
 

Juan Angel
12/01/2018
10:34 h
3
 
Yo visualizo la doctrina cristiana como una esfera de puntos que están relacionados unos con otros, la contextualización es entrar en contacto con el sentir del mundo con la parte de la esfera que es más pertinente con el tiempo y la cultura. Puede ser tanto por afinidad como por una crítica. Por otra parte, lo mejor, por encima del estilo de la predicación -y creo que el autor estará de acuerdo conmigo- sería ser recordado como alguien que con su vida encarna el mensaje que predica.
 

Angel
11/01/2018
18:03 h
2
 
El tema de la contextualización es importante, como bien dice el autor, y estoy de acuerdo con él en que ella se impondrá sobre cualquier otra cosa, cuando se dejen a un lado las verdades esenciales de la fe cristiana. Verdades, que hoy día habría que señalar una y otra vez para no perderlas de vista jamás en nuestra vida. Sobre todo cuando en algún sector del llamado pueblo "evangélico" e incluso "protestante" se tienen por "superadas"; pero tanto en uno como en otro por un acto de soberbia.
 

Julian
11/01/2018
09:41 h
1
 
Buen artículo hermano. Muy bien explicado. Que el Señor te bendiga
 



 
 
ESTAS EN: - - - Recontextualizando la contextualización
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo

Caminando por Libertad es una marcha contra la trata de personas, la esclavitud del Siglo XXI. Loida Muñoz explica en qué consiste.

 
La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal

Tras los escándalos de títulos universitarios dados a políticos, César Vidal analiza la raíz de este mal en España. El origen, dice, está en la moral de la cultura católica.

 
Prostitución: abolicionismo Prostitución: abolicionismo

Jorge Rodrigo, de la asociación Esclavitud XXI, explica en qué consiste el modelo abolicionista para luchar contra la trata y rescatar a víctimas de prostitución.

 
Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño

María Mercedes Páez relata su experiencia como madre de acogida y el programa de acogimiento familiar que desarrolla Aesvida.

 
Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo

Jaume Llenas expone el reto que desde el Movimiento de Lausana se ha planteado, de alcanzar a las personas que están alejadas de la fe, a pesar de considerarse a sí mismos como cristianos.

 
¿Qué pasa con los errores de la Biblia? ¿Qué pasa con los errores de la Biblia?

Para el cristiano la Biblia es la Palabra de Dios. Pero ¿coincide la Biblia de hoy con el texto original? ¿o está llena de errores? (Andy Wickham)

 
FOTOS Fotos
 
15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

 
Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

 
Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga

El encuentro congregó unas 50 personas de 12 países.

 
VÍDEOS Vídeos
 
‘Vaso roto’, Alex Sampedro ‘Vaso roto’, Alex Sampedro

Un corazón quebrantado ante Dios en la voz del compositor español.

 
Toda la Biblia: Lucas Toda la Biblia: Lucas

Este evangelio nos muestra a Jesús con detalle, descrito por un investigador preciso.

 
¿Es la Biblia fiable? ¿Es la Biblia fiable?

Algunos cuestionan la Biblia porque piensan que su antigüedad le quita veracidad. ¿Es así?

 
Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal

El comunicador cristiano tiene retos, pero también buenas herramientas, para llevar a cabo su labor con palabras que sanen y construyan.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.