PUBLICIDAD
 
domingo, 16 de junio de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



     

    ¿La Navidad que merecemos?

    Muchos creemos que nos merecemos una linda Navidad, llena de comida, de regalos, de algo extra, de pasarla bien con la familia.

    JOHANA LISBOA MARC Venezuela 14 DE DICIEMBRE DE 2017 21:16 h
    Photo by Charl van Rooy on Unsplash

    “¿Para qué tú, Navidad, si no hay gloria en las alturas ni en la tierra paz,  



    y a José y María no les dan lugar ni dentro ni fuera  de la ciudad, 



    y la Buena Nueva ya no es novedad,



    y mandan callar a todos los ángeles que osan cantar?”



    Pedro Casaldáliga



     



    Prestando atención a todo lo que está ocurriendo en n



    Zuestro país[i], percibo un ambiente de pesimismo, tristeza, desesperanza (y, en algunos casos, de hastío) de los venezolanos frente a la desfavorable situación económica por la que estamos atravesando y que a todos nos afecta. A menudo me encuentro en silencio haciendo “lo de María”, o sea, reflexionando y “guardando en mi corazón” cada situación que pasa. Medito, porque se me ha hecho costumbre el acto de formularme preguntas sobre algunos hechos contradictorios, incómodos, y muchas veces incomprensibles de la vida; y, también, porque la meditación es una de las disciplinas espirituales que ayudan a practicar una fe en consonancia con lo que se vive y lo que ocurre alrededor, permitiendo dar respuestas a cuestiones sociales, espirituales, personales; además de que ella nos ayuda a tener sabiduría y fe para comprender un poco más los hechos que ocurren, aceptarlos, asimilarlos y superar experiencias vividas.



    Algunas interrogantes más comunes que a menudo escucho son: ¿Qué comeremos en esta Navidad? ¿Cómo hago para cumplirle la “Carta al Niño Jesús” de mis hijos? ¿Podré comprar ropa nueva para mi familia y para mí en este diciembre? ¿Me alcanzará el dinero para pintar la casa en esta época? ¿Con esta crisis será apropiado adornar mi casa con motivos navideños? ¿Será que podré comer alguna hallaca o pan de jamón en esta navidad? Y pare usted de contar las innumerables cuestiones que el venezolano justamente en estas fechas se formula.



    Aquí no estoy haciendo distinción entre creyentes e incrédulos: todos, sin distingo de credo, color de piel, posición social o ideología política, se han hecho algunas o la mayoría de estas interrogantes. Muchos creemos que “nos merecemos” una linda Navidad, llena de comida, de regalos y, de ñapa (algo extra), pasarla bien con la familia. Pero ahora me pregunto yo, ¿será que realmente lo merecemos? ¿Quiénes somos nosotros para creer que merecemos algo así o para exigirle a Dios, cual si fuera el genio de la lámpara, todo eso? ¿Jesús habrá tenido una navidad así?



    Si nos detenemos a leer (por enésima vez, pero con ojos distintos) los pasajes donde se narra el Nacimiento de Jesús el Mesías, nos daremos cuenta que fue totalmente diferente, y me atrevo a decir que Su nacimiento y la Navidad que celebramos son Polos Opuestos. Veamos resumidamente cómo fue tan magnífico acontecimiento:



    Anuncio del nacimiento de Jesús a María y a José



    Esta fue una situación un tanto incómoda para ambos. Si bien, en la antigüedad, Dios acostumbraba a hablarle a las personas por medio de profetas, en este caso Él envió a Gabriel (su ángel mensajero) para que diera estas maravillosas y a la vez atemorizantes noticias (ya verán por qué son atemorizantes). María, una chica buena, honesta, cuidadora de las costumbres judías y virgen, fue escogida por Dios. Cuando el ángel se le apareció, ella no entendía lo que pasaba (Lc. 1: 24), pero Gabriel le explicó que traería al mundo al hijo del Altísimo, y ella aceptó cumplir con esa gran responsabilidad (y con ello, los riesgos que traía). José, un hombre justo y guardador de las costumbres judías, al enterarse del “extraño embarazo” de María, sintió mucha decepción, confusión y, quizás, desilusión de su prometida; sin embargo, si la acusaba de fornicación, de seguro la matarían a pedradas, mas él no quiso eso, por lo que decidió romper su compromiso en secreto. Dios tenía todo planeado, y envió a Gabriel para que rescatara aquel compromiso, le explicó todo a José y éste comprendió que lo que sucedía era verdaderamente algo divino. Ambos enfrentaron los prejuicios de la sociedad y los suyos propios a fin de cumplir con el propósito del Señor.



    Nacimiento en Belén



    La acción estaba por empezar. María y José por fin se pusieron de acuerdo, y resulta que ahora al Emperador se le ocurrió realizar un censo de población. Cada quien debía ubicarse en el poblado de donde provenía su ascendencia. José, del linaje de David, se trasladó hasta Belén, la ciudad natal del Rey David, y tuvo que llevarse a María que, por cierto, tenía avanzado su embarazo. Para colmo, Belén aún seguía siendo un pequeño pueblo, no había muchas posadas, y al no encontrar lugar para recostarse a dar a luz al niño Jesús, José y María tuvieron que refugiarse en un oscuro, frío, lleno de animales y sucio establo. Allí, en el lugar menos pensado y el menos indicado para que naciera un bebé, Jesús vio la luz como un ser humano.



    Visita de los pastores



    La noche en que nació Jesús unos pastores vigilaban y cuidaban a sus ovejas (un oficio muy común en Belén), y de repente se les apareció un ángel, lo cual les causó un inmenso pavor. Mas el ángel los calmó y les dio la gran noticia de que en ese día había nacido en Belén el Mesías, todo esto acompañado de un gran coro de ángeles. Cuando los ángeles desaparecieron, los pastores volvieron en sí y se dispusieron a buscar a aquel niño en el pueblo; salieron corriendo montaña abajo, sorteando las piedras y demás obstáculos, pero con corazones llenos de gran expectación y emoción. Y allí, en ese pesebre, rodeado paja y animales, vieron al recién nacido, le contaron lo sucedió a María y a José, y lo adoraron.



    Visita de los magos



    Estos señores sabios vinieron de muy lejos siguiendo una estrella tan luminosa que les dio a entender que se trataba de que alguien muy importante había nacido. Cuando consultaron con Herodes el Grande sobre el nacimiento de Jesús, y éste les preguntó a los maestros de la Ley, le corroboraron que según Miqueas, el Mesías habría de nacer en Belén (Mq. 5:2). Entonces, los magos continuaron su camino en dirección a aquel pueblo, sospechando ya de la mala intención del rey, y llegaron justo al lugar donde estaba Jesús. Allí estaba aquel bebé dormidito, en el regazo de su madre, y los magos se gozaron y lo adoraron; además, le dieron regalos materiales y simbólicos que sirvieron de sustento económico a la joven familia.



    Photo Johannes Hofmann UnsplashHuida a Egipto y regreso a Nazaret



    Cuando por fin María y José pensaban que las tensiones habían pasado, Herodes el Grande, al sentirse burlado por los magos que no regresaron a Jerusalén, se llenó de furia y mandó matar a todos los niños varones menores de 2 años de Belén, por lo que la nueva familia tuvo que huir a Egipto tal como Dios le indicó a José que hiciera (“Dios también fue un inmigrante, Dios también tuvo que huir”… S. Benavides). Al morir Herodes, el Señor “llamó a Su hijo de Egipto”, y le dijo a José que regresara a Palestina. Pero él se dio cuenta que ahora en Belén había quedado reinando Arquelao, un hombre implacable y malvado, entonces Dios les permitió que se instalaran más bien en Nazaret. 



    Todo esto y más ocurrió durante la primera navidad, y ahora me vuelvo a preguntar: ¿esos hechos se parecen a las festividades que nosotros solemos hacer? Evidentemente no. 



    Dios encarnado se despojó de su gloria para llegar hasta nosotros y mostrarnos el amor inagotable del Señor. El Mesías no tuvo una cuna suave, calientita y acolchada; tampoco le hicieron un Baby Shower antes de nacer; más bien la angustia embargó el corazón de sus cuidadores sin saber qué decirles a su familia de lo que ocurría. Y el hecho de que pretendamos tener una “feliz navidad” con tantas cosas que ni el niño Jesús, el Verbo, el Rey Salvador  tuvo, ¿no es esa pretensión o deseo un poco osado e incluso fuera de lugar? Considero sí.



    Lo que estoy tratando de expresar, LÉASE BIEN: No tiene nada que ver con alguna posición político-partidista que pueda tener. Es lo que el Espíritu Santo me ha hecho comprender durante mis meditaciones. Cada uno de los personajes claves en esta asombrosa historia tuvo que arriesgar y dejar algo por la sola mirada angelical de un inocente bebé. Y nosotros, ¿qué dejamos por Él? ¿Cómo celebramos estas fiestas en medio de tantas carencias que, quizás, no muchos habíamos experimentado otrora?



    María asumió con valentía y sujeción el inmenso compromiso que tenía con Dios, arriesgando su compromiso con José, y hasta su propia vida. José luchó contra sus propios prejuicios y asumió la responsabilidad de un niño que no era suyo, por el compromiso que tenía con Dios. Los pastores dejaron a sus ovejas en la fría y peligrosa montaña, bajando como locos por esas laderas, solo para conocer al Mesías. Los magos viajaron miles de kilómetros para ver al Rey de los Judíos, y arriesgaron sus vidas al no cumplir con el rey Herodes de regresar a Jerusalén.



    Y Jesús, ¿qué no dejó Jesús por nosotros? ¿Hace falta especificar cada uno de los sacrificios y dificultades que enfrentó aquí en la tierra por nosotros y por obediencia a su Padre, a fin de cumplir con el magnífico propósito de redención divina?



    Entonces, ¿cuál es la Navidad que merecemos? ¿O más bien, la vida que merecemos? Jesús mismo nos dijo “El siervo no es mayor que su Señor, ni el enviado mayor que el que le envió” (Jn. 13: 16). María le dijo ángel: “He aquí la sierva (esclava) del Señor, hágase conmigo conforme a tu palabra” (Lc. 1: 38) ¿Estamos dispuestos a decirle a Dios en toda circunstancia: “He aquí está tu siervo/a, hágase conmigo como quiera”? ¿O acaso pensamos que estas circunstancias por las que atravesamos no tienen nada que ver con el plan de Dios?



    Los ángeles cantaron en el cielo “Gloria a Dios en el cielo más alto, y paz en la tierra para aquellos en quienes Dios se complace” (Lc. 2: 14 NTV). Dios se complace en aquellos que hacen Su voluntad, en aquellos que creen, en quienes toman su cruz cada día y le siguen. Nuestra paz es justamente eso. Hacer la voluntad del Señor, sabiendo que Él tiene el control de todo, sean las circunstancias que sean. Y además, Él nos enseña una lección que nos hace crecer con todo lo que nos ocurre.



    Pidámosle al Padre más fe para agradarle, fortaleza para enfrentar las pruebas, sabiduría para poder hacer lo correcto en situaciones apremiantes, y seguir adelante con la frente en alto, mirando la ciudad venidera, e iluminando nuestra sociedad con el amor y la esperanza que solo tienen aquellos corazones que se afirman en La Roca. Aprendamos a vivir la navidad en las situaciones que sean y ser agradecidos, y si esta navidad se parece más a la que tuvo Jesús, ¡glorifiquemos a Dios! Y meditemos constantemente en nuestros caminos.



    ¡Brillemos, hablemos, actuemos, oremos!



     



    Johana Lisboa Marcano – Lda. Educación Integral – Cumaná (Venezuela)​







    [i] Venezuela



     




     

     


    0
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     



     
     
    ESTAS EN: - - - ¿La Navidad que merecemos?
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    “Queremos unir a la iglesia evangélica para orar” “Queremos unir a la iglesia evangélica para orar”

    El próximo 8 de junio las iglesias evangélicas son invitadas a participar de España oramos por ti, un evento simultáneo en 52 puntos del país.

     
    Protestantes en España: creer a la contra Protestantes en España: creer a la contra

    Documentos RNE dedica un amplio reportaje sonoro a la historia del protestantismo en España. Participan Gabino Fernández, Doris Moreno y Ricardo García.

     
    “Con nuestro trabajo podemos ser agentes de restauración” “Con nuestro trabajo podemos ser agentes de restauración”

    Jaume Llenas comienza una nueva etapa como asesor de los Grupos Bíblicos Graduados. En esta entrevista comparte su visión sobre el trabajo, la vocación y la misión en el ámbito laboral.

     
    Cuidado pastoral y psicología Cuidado pastoral y psicología

    El teólogo Julio Díaz Piñeiro explica el desarrollo histórico del cuidado pastoral en Estados Unidos, con sus aciertos y errores a la hora de aplicarse a un contexto como el español.

     
    “Hay partidos que están creciendo en base a la crispación” “Hay partidos que están creciendo en base a la crispación”

    Xesús Manuel Suárez analiza la situación política previa a las elecciones en España y presenta el documento ‘Vota sabiamente’.

     
    FOTOS Fotos
     
    X Encuentro de Literatura Cristiana X Encuentro de Literatura Cristiana

    Algunas fotos de la entrega del Premio Jorge Borrow 2019 y de este encuentro de referencia, celebrado el sábado en la Facultad de Filología y en el Ayuntamiento de Salamanca. Fotos de MGala.

     
    Idea2019, en fotos Idea2019, en fotos

    Instantáneas del fin de semana de la Alianza Evangélica Española en Murcia, donde se desarrolló el programa con el lema ‘El poder transformador de lo pequeño’.

     
    15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

    Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

     
    Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

    Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

     
    ‘Los poetas y Dios’, 15ª edición ‘Los poetas y Dios’, 15ª edición

    Algunas fotos del encuentro de poesía espiritual celebrado los días 2 y 3 de noviembre en Toral (León). Fotos de Jacqueline Alencar.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Toda la Biblia: 2ª Pedro Toda la Biblia: 2ª Pedro

    Un Dios lleno de gracia prepara algo especial para nosotros en los cielos nuevos y la tierra nueva.

     
    El informativo #4: Evangélicos en la OEA, la ONU pide proteger a minorías religiosas El informativo #4: Evangélicos en la OEA, la ONU pide proteger a minorías religiosas

    El 22 de agosto es el día designado por la ONU para conmemorar a las víctimas de violencia por motivo de creencia o religión. Esta y otras noticias en nuestro resumen semanal.

     
    Las Tres Tabernas: Marcos Vidal Las Tres Tabernas: Marcos Vidal

    Alex Sampedro entrevista a Marcos Vidal en profundidad sobre iglesia, pastorado, arte, literatura o redes sociales.

     
    Yo soy la resurrección y la vida Yo soy la resurrección y la vida

    En Jesús encontramos a un Dios que no es indiferente, sino un Dios que llora con nosotros.

     
    Yo soy el pan de vida Yo soy el pan de vida

    Si ningún placer de la vida puede satisfacernos del todo, puede que estemos hechos para algo más.

     
    “Es urgente renovar la praxis del ministerio a la infancia” “Es urgente renovar la praxis del ministerio a la infancia”

    Conversamos con Javier Martín, coordinador de min19, sobre la necesidad de dar espacio e importancia a los niños, tal y como hizo Jesús.

     
    Loida Muñoz: La iglesia, agente transformador Loida Muñoz: La iglesia, agente transformador

    ¿De qué forma la iglesia puede transformar su entorno? Conversamos con la directora de A21 en España.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.