PUBLICIDAD
 
lunes, 22 de octubre de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital
Flecha
 
PUBLICIDAD
 

SÍGUENOS EN
Logo +qFamilia
  • Twitter
  • Facebook
 

 
TOP 10 LOS +VISTOS

ENCUESTA
Eutanasia en España
¿Está de acuerdo con que se apruebe la ley de eutanasia en España?



VER MÁS ENCUESTAS
 
Fran Sánchez
3
 

Bye bye, Halloween

La escuela debería mostrarse independiente de los intereses de este aplastante mercado del terror. Sin embargo, por comodidad o por ignorancia, en ocasiones, hace apología del mismo.

AUTOR Francisco Sánchez 21 DE OCTUBRE DE 2015 17:31 h

Halloween se acerca. Muchos negocios se frotan las manos porque, económicamente, la ganancia está asegurada.



¿Es sano provocar miedo en los menores? No. Ni en los menores ni en los mayores. El temor es un mecanismo de defensa que nos hace huir de lo que consideramos peligroso. Cuando sentimos un miedo muy intenso decimos que estamos aterrorizados. ¿Cómo podemos ayudar a alguien que tiene miedo?



Los psicólogos hablan de que no debemos forzar a nadie a enfrentar sus miedos. Cada individuo madura a su tiempo y no es sano provocarlo si la persona no está preparada para hacer frente a eso que teme.



¿Sabemos qué sienten los menores ante el terror? Javier Urra (ex-defensor del menor) afirma que "el que no sabe lo que siente el otro, pierde". ¿Sabemos nosotros lo que siente el otro? ¿Qué fines persigue la celebración de Halloween? Puesto que no me quiero extender, te animo a que consultes estos enlaces de canal Historia y Aciprensa.



En EE.UU, esta “celebración” suele generar 2600 millones de dólares de ganancia. Se espera que los estadounidenses se gasten 330 millones de dólares en disfrazar a sus mascotas (perros, gatos...) para la ocasión. También unos 2000 millones en dulces, 960 millones en decorar locales, oficinas y casas, y 360 millones en tarjetas regalo.



En 2013, un hombre prestó declaración ante la policía porque, en su afán de hacer disfrutar a los vecinos con su Halloween, montó toda una escena simulando que una persona había sido decapitada con la puerta del garaje. Accidentes ocurren todos los días en todas partes, pero ¿qué mente puede realmente disfrutar recreándolos?



¿Es sano llenar la mente con escenas grotescas y sangrientas? El mercado español no se libra. Los grandes parques de ocio anuncian sus espectáculos durante todo el mes de octubre hasta la primera semana de noviembre. Los restaurantes llenan sus paredes de telarañas y calabazas. A pesar de la crisis y los recortes, el consumo está asegurado si queremos pasarlo “de miedo”. Cada año, los principales periódicos brindan propuestas adaptadas a todas las edades para sufrir la noche del 31 de octubre. Lo terrorífico atrae y vende. La industria de la televisión y el cine también aprovechan el tirón. El cine de terror crece, a pesar de que está comprobado que sus películas producen ansiedad, insomnio y pesadillas. Desgraciadamente, nos acostumbramos a lo malo si lo vemos una y otra vez repetidamente. Esta psicoadaptación permite que, con el tiempo, toleremos las imágenes violentas como si estuviéramos viendo dibujos animados.



Lo extraño es que la institución del conocimiento tampoco se libra. La escuela debería mostrarse independiente de los intereses de este aplastante mercado del terror. Sin embargo, por comodidad ("ya viene metido en la programación de la unidad didáctica") o por ignorancia, en ocasiones, hace apología del mismo. Sé que no es fácil combinar la compleja tarea educativa con la cantidad de burocracia que se exige hoy en día a los docentes (por no hablar de los recortes). Enseñar algo alguna vez, "cualquiera" lo puede hacer; pero enseñar durante nueves meses seguidos varias horas al día procurando innovar, ponerse al día con las TIC sin enfadarse, disfrutar, comprender, escuchar y hasta aprender con y para los alumnos, es algo muy distinto. Si esto último es lo que haces como docente me uno a ti.



¿Por qué le gusta tanto a la gente causar miedo? ¿Por qué se acepta con tanta simpatía hacer apología de la muerte? Me sorprende el doble rasero con que medimos los padres. Evitamos que nuestros hijos menores acudan a un entierro porque pensamos que puede ser traumático para ellos, pero les permitimos al mismo tiempo que estén expuestos a imágenes manipuladas y terroríficas. Entiendo que la vida y la muerte forman parte del ciclo de nuestra existencia. Nacemos, crecemos, nos reproducimos y morimos. Explicar esto en el momento oportuno a nuestros hijos es esencial. Los cristianos pensamos, además, que no somos solo parte de un complejo proceso biológico sino también que Dios nos da una tarea específica para cumplir en esta vida. Esa tarea tendrá una repercusión en la eternidad. No estamos aquí para acostumbrarnos a ver muertos vivientes. Hablemos de la muerte, sí, pero como el último peldaño que nos coloca ante la puerta de la eternidad.



Lo misterioso siempre atrae. También el poder de las fuerzas ocultas. Sin embargo, la Biblia es clara al declarar que ninguna comunión tiene la luz con las tinieblas. ¿Será esa necesidad profunda del ser humano la que le lleva a buscar respuestas en el terror? -"No exageres, si solo es un juego" -responden unos. - "Se sabe que los disfraces no son reales".



El debate no es sobre la realidad del objeto o la persona que causa miedo sino sobre el daño de sus efectos. No cuestiono si un disfraz de zombi es real o no, cuestiono la gratuita perturbación que este produce, especialmente en los menores. Me niego a aceptar que la noche del 31 de octubre tengo dos opciones: pasear por la calle envuelto en una marea de brujas, zombis y calabazas andantes, o quedarme encerrado en casa sin hacer caso al timbre porque “don Truco Trato” ha decidido pulsarlo una y otra vez.



¿Por qué cuesta tanto hacer apología de la vida? Entiendo que nuestras acciones deben reflejar todo lo que es verdadero, todo lo que merece respeto, todo lo que es justo y bueno, todo lo que se reconoce como una virtud, todo lo que es agradable y merece ser alabado. ¿Cumple Halloween este patrón? Creo que no. Entiendo a las familias que dicen: “es una pequeña fiesta entre amigos en la que simplemente nos disfrazamos”. También a las que afirman: “no es la única, existen otras fiestas o tradiciones que están mal, como la del toro de la Vega”. Aunque tienen parte de razón, no comparto su opinión. A las primeras, respondería que todo en la vida forma parte de un proceso en el que no importa tanto dónde se empieza sino dónde se acaba. Aquello que parece hoy inofensivo, el día de mañana puede haberse convertido en algo muy perjudicial. Lo importante son las personas, ¿no? No convirtamos entonces el tema de la fiesta, el terror, en el protagonista de la misma. A las segundas respondería que un mal no justifica a otro mal. Lo que está mal, está mal aunque la mayoría lo haga. En breve, la televisión nos recordará el aniversario de las cinco jóvenes que fallecieron en la macrofiesta de Halloween el 31 de octubre de 2012 en Madrid. Allí se hicieron muchas cosas mal. Por desgracia, los intereses económicos vuelven a poner en duda la correcta gestión del aforo limitado del Madrid Arena.



Como te habrás dado cuenta, el tema da para rato. Desde el punto de vista cristiano, la celebración de Halloween no agrada a Dios. Desde el punto de vista de un no creyente, al menos, creo que merece la pena cuestionarse la finalidad real de la fiesta y el derroche que esta produce en medio de un mundo cada vez más “desequilibrado económicamente”.



Aunque sea nadar contracorriente, encuentro motivos suficientes como para dejar de lado la celebración de Halloween. La tarde del 31 de octubre quedaré con los amigos y la familia, sí, pero los protagonistas seremos nosotros, no los disfraces: bye bye, Halloween.


 

 


3
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 

Laura
23/10/2015
15:46 h
3
 
"No seáis partícipes con ellos.Porque en otro tiempo érais tinieblas, más ahora sois luz en el Señor; andad como hijos de luz...comprobando lo que es agradable al Señor" Efesios 5:7-10 Así debe ser para un hijo de Dios, no sólo en Halloween, sino en todas las áreas de nuestra vida, en la que Dios sea siempre glorificado.
 

DEBORA
22/10/2015
23:05 h
2
 
Particularmente creo que no hay que hacerle un homenaje a la muerte sino a la vida, me parece inconcebible que como cristianos comulguemos con este tipo de festividades. Me parece bien la amonestación para tener consciencia.
 

Juan Carlos
22/10/2015
07:30 h
1
 
Me parece muy acertado todo el artículo y destacaría la frase "no importa tanto donde se empieza sino dónde se acaba". Puede que la comparación resulte odiosa pero si recordamos como empezaron las películas de Rambo, Schwarzenegger, Chuck Norris...veremos como han terminado muchos locos emulando a estos personajes y causando matanzas en muchas escuelas y universidades de Estados Unidos. Cada año Halloween trae más desgracias, y es que jugar con la muerte, produce estos efectos.
 



 
 
ESTAS EN: - - Bye bye, Halloween
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo

Caminando por Libertad es una marcha contra la trata de personas, la esclavitud del Siglo XXI. Loida Muñoz explica en qué consiste.

 
La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal

Tras los escándalos de títulos universitarios dados a políticos, César Vidal analiza la raíz de este mal en España. El origen, dice, está en la moral de la cultura católica.

 
Prostitución: abolicionismo Prostitución: abolicionismo

Jorge Rodrigo, de la asociación Esclavitud XXI, explica en qué consiste el modelo abolicionista para luchar contra la trata y rescatar a víctimas de prostitución.

 
Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño

María Mercedes Páez relata su experiencia como madre de acogida y el programa de acogimiento familiar que desarrolla Aesvida.

 
Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo

Jaume Llenas expone el reto que desde el Movimiento de Lausana se ha planteado, de alcanzar a las personas que están alejadas de la fe, a pesar de considerarse a sí mismos como cristianos.

 
¿Qué pasa con los errores de la Biblia? ¿Qué pasa con los errores de la Biblia?

Para el cristiano la Biblia es la Palabra de Dios. Pero ¿coincide la Biblia de hoy con el texto original? ¿o está llena de errores? (Andy Wickham)

 
FOTOS Fotos
 
15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

 
Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

 
Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga

El encuentro congregó unas 50 personas de 12 países.

 
VÍDEOS Vídeos
 
Toda la Biblia: Lucas Toda la Biblia: Lucas

Este evangelio nos muestra a Jesús con detalle, descrito por un investigador preciso.

 
¿Es la Biblia fiable? ¿Es la Biblia fiable?

Algunos cuestionan la Biblia porque piensan que su antigüedad le quita veracidad. ¿Es así?

 
Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal

El comunicador cristiano tiene retos, pero también buenas herramientas, para llevar a cabo su labor con palabras que sanen y construyan.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.