PUBLICIDAD
 
martes, 10 de diciembre de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital
Flecha
 
PUBLICIDAD
 

SÍGUENOS EN
Logo +qFamilia
  • Twitter
  • Facebook
 

 
TOP 10 LOS +VISTOS

ENCUESTA
COP25 y cambio climático
¿Deberían las iglesias implicarse en la lucha contra el cambio climático?



VER MÁS ENCUESTAS
 
Pornografía y cristianos (III)
17
 

Ante la pornografía el cristiano "tiende a autojustificarse”

Lidia Martín, psicóloga, explica las consecuencias y equipara el consumo de sexo online a la infidelidad matrimonial.
AUTOR Joel Forster MADRID 26 DE OCTUBRE DE 2012

Los cristianos no sólo tienen un consumo de pornografía parecido a la media social, sino que además tienden a justificarlo. Es una de las conclusiones del análisis que hace la psicóloga Lidia Martín, que ha investigado esta problemática desde su praxis como psicóloga. Explica a este diario que lo grave de visionar sexo online es que “cada vez se necesitarán contenidos más explícitos, más agresivos y, lo peor, se considerará que son normales, tolerables”. Puede leer el primer artículo de la seriey el segundo, ambos con el análisis del terapeuta Marcos Zapata.

La accesibilidad desde internet, la comodidad de un consumo desde casa y el hecho de que los contenidos sean, en muchos casos, gratuitos.Estos factores, sin duda, contribuyen al uso de la pornografía”, dice Martín, que ejerce en Madrid. “No hace falta hacer grandes esfuerzos para cruzarse con archivos de este tipo incluso sin buscarlo o buscando cosas mucho más inocentes y absolutamente desligadas del tema. Tener el ordenador delante y no tener que dar ninguna clase de explicación respecto a lo que se consume, facilita su uso (no como ocurre, por ejemplo, al comprar una revista de este tipo en un kiosko, en que te tienes que encontrar con el kioskero y además asumir que algún vecino puede toparse contigo en el momento más inoportuno)”.

Este uso tan “cuotidiano” que se puede dar de los contenidos sexuales online no deben hacernos olvidar, sin embargo, que el riesgo es importante. “Este terreno es tan altamente adictivo que, al igual que sucede con otras cosas, los primeros contactos suelen ser gratuitos para convertirse después en interacciones o visionados de pago”.

La pornografía se parece a otras drogas en que, a la larga, el cuerpo se acostumbra y genera tolerancia: “La persona se acostumbra a cierto contenido y necesita ir subiendo la temperatura y el calado de lo que ve”, explica Martín.

“SON MUCHOS LOS CONSUMIDORES CRISTIANOS”
¿Cómo es la problemática entre cristianos? Martín explica que la realidad es bastante decepcionante. “Esperaríamos que entre cristianos esto no existiera o que, al menos, no fuera tan frecuente como lo es fuera de nuestras filas. Sin embargo, son muchos los consumidores cristianos de pornografía, aunque lógicamente no se habla abiertamente de ello”.

La psicóloga explica por qué, en su opinión, la diferencia con personas ‘no religiosas’ es tan pequeña: “Los cristianos somos personas como cualquier otra, con las mismas debilidades, sólo que regenerados por la sangre de Cristo. Y en ese sentido es que la cercanía con el Señor y poner nuestra mirada en Sus cosas son la única protección real con la que contamos en estos casos. Somos igual de débiles, entonces, que cualquier otro y privarnos del uso de estas cosas es más una cuestión de obediencia que de falta de tentaciones”.

Otro factor que según Martín explica la profundidad de la problemática en las iglesias evangélicas, es que “hay mucho desconocimiento de hasta qué punto esto está desaconsejado y prohibido por Dios”. Y añade: “Se tiende fácilmente a la autojustificación, a dar explicaciones en ocasiones un tanto rebuscadas para conseguir precisamente esto, ver con buenos ojos lo que no es bueno”.

PORNOGRAFÍA COMO INFIDELIDAD A LA PAREJA
Preguntada por las consecuencias en el día a día de un matrimonio, Lidia Martín es clara: “Yo sí defendería que hay infidelidad en el uso de la pornografía. En el momento que se visualizan imágenes de otros de cierto tipo y con la intención clara de crear lujuria y promover el deseo sexual; cuando se promueve, no la pareja, sino determinadas prácticas y a través de un foco que no es la propia pareja; cuando, por decirlo de otra forma entra un ‘tercero’ en escena, sea a nivel presencial o a través de una pantalla, hay una infidelidad”.

No ayuda el inventar etiquetas o diferenciar entre conceptos que en el fondo tienen la misma raíz. “Somos muchas veces excesivamente legalistas con lo que es o no una infidelidad y en el fondo no es más que una forma de autojustificar nuestros propios deseos. Parece que si no te acuestas con alguien físicamente no estás siendo infiel”. Para un cristiano, cree Martín, las palabras de Jesús son suficientemente claras, cuando dijo que quien mirara con lujuria a una mujer que no es su esposa “ya adulteró con ella en su corazón”.

“De ahí que tengamos que ser un poco menos benevolentes con nosotros mismos en cuanto a estas cosas. Ninguna esposa o esposo se siente contento ni feliz al ver o constatar que su cónyuge consume pornografía. No beneficia a la vida sexual de la pareja, no contribuye a la unidad del matrimonio, no favorece que nuestro deseo sexual se oriente hacia nuestra pareja sino que, muy por el contrario, nos distancia de ella”.

CULPA QUE LLEVA A PÉRDIDA DE CONFIANZA
El sentimiento de culpa por el consumo de pornografía (tanto si se trata de una persona casa o soltera) acaba llevando a romper la confianza en las relaciones en un entorno familiar. “En muchas ocasiones cuando la persona se va embebiendo en la adicción también se va aislando. Esta es una característica habitual: cada vez el elemento adictivo ocupa más y más tiempo y facetas de la persona, hasta el punto de que termina prácticamente ‘desconectado’ de la realidad o de la faceta de la realidad correspondiente con el tema en cuestión”.

Sobre la culpa que esto genera, Lidia Martín habla de dos reacciones habituales. “Dependiendo de qué tipo de culpa sea la que se hace presente, pueden pasar varias cosas: la culpa que lleva a la confesión y al perdón puede ser que al principio se presentara en forma de aislamiento, pero termine buscando el acercamiento con el cónyuge, la búsqueda de soluciones y el abordaje del problema”.

Pero cuando la culpa no se gestiona adecuadamente, “cuando lejos de buscar la confesión y el perdón lo que se busca es la ocultación y la permanencia de la conducta adictiva, el aislamiento y el distanciamiento de la familia están prácticamente garantizados”.

EFECTOS EN LA SOCIEDAD
Ante toda esta realidad, se plantea una pregunta preocupante: ¿Qué efecto tendrá a nivel social el consumo generalizado de pornografía que, según todos los informes, se está dando ahora mismo entre la amplia mayoría de los menores de edad?

“Una de las cuestiones que ya estamos contemplando, no sólo en los jóvenes, sino en los muchos adultos que la consumen, es una banalización de la sexualidad y de las implicaciones del uso de la pornografía”. Relativizar el problema no ayuda. “Parece que no pasa nada, pero sí pasa. Uno de los efectos más evidentes y que acarrea también consecuencias en otros ámbitos es, principalmente, el hecho de que se ven las relaciones sexuales como algo puramente utilitario, para cubrir una necesidad personal inmediata, pero poco o nada tiene que ver el amor o el afecto por el otro”.

Las principales afectadas serán las mujeres. “Se tiende a la degradación de la mujer”, explica Martín, “ya que son principalmente hombres los que hacen uso de estas imágenes y se la cosifica”. El efecto en los consumidores es de largo plazo: “Pensemos que normalmente este es un camino con difícil retorno, ya que se crean imágenes mentales que son imborrables, fácilmente reproducibles una y otra vez y que generan tolerancia, por lo que la adicción avanza sola”.

El consumo repetido ahonda en el problema. “En ese sentido, cada vez se necesitarán contenidos más explícitos, más agresivos y, lo peor, se considerará que son normales, tolerables”.

“Muchos de los comportamientos que estas imágenes muestran son vejatorios para una de las partes y es peligroso acostumbrarse a ello y considerar que constituyen la normalidad y no la anormalidad”, concluye la piscóloga.

Lidia Martín es columnista de este diario y puede leer sus reflexiones en el blog “El Espejo”.En el primer artículo de esta serie destacábamos algunos de los libros publicados recientemente en inglés. Aquí les ofrecemos una selección de libros parecida en castellano, una bibliografía seleccionada por Marcos Zapata:

“Cómo sanar las heridas de las adicción sexual” (Dr. Mark R. Laaser, Editorial Vida), “En el altar de la idolatría sexual” (Steve Gallagher, Editorial Vida), “Libertad en un mundo obsesionado por el sexo” (Neil T. Anderson, Editorial Unilit), “Sexualidad sana, liderazgo sólido” (José Luis y Silvia Cinalli), “La relación sexual y el soltero” (Joseph Knable, Editorial Unilit), “La batalla de cada hombre” (Stephen Arteburn y Fred Stoker, Editorial Unilit), “Hacia la sanidad sexual” (John White, editorial Certeza), “El sexo, los hombres y Dios” (Douglas Weiss, Editorial Peniel) y “Sanidad sexual” (David Kyle Foster, Mastering Life Ministries). Además, Lidia Martín ha participado, junto a otros autores, en el libro “Psicología y Sexualidad” (Varios autores, Básicos Andamio).
 

 


17
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 

sergio
03/02/2016
17:45 h
16
 
creo que ver pornografia es un acto de infidelidad hacia su esposa, pero desear a otras mujeres sin ver pornografia tambien es un acto de infidelidad , . En mi caso particular que he visto pornografia fui a buscar algo que yo creia que me faltaba. pero en realidad Jesus me habia dado algo superior . Sobre el momento de tentacion uno tiene ser obediente al llamado a la santidad que Jesus nos hace, fallamos pero Jesus no. La medicina sigue siendo la misma.
 

cylider
18/08/2015
14:46 h
15
 
Mi caso y punto de vista masculino. Al poco tiempo de casados apareció la falta de interés de mi esposa en el sexo. No permite que la bese o la abrace cuando caminamos por la calle; la tomo de la mano y se suelta; entro a la recámara cuando se está vistiendo y se enoja, como si fuera yo un extraño. En varias ocasiones se quedó profundamente dormida en pleno acto sexual. Yo perdí el interés y no la volví a tocar, eso la hizo feliz y yo, en la abstinencia. No he sido infiel, ya son varios años.
 

nanni
27/05/2015
23:26 h
14
 
hola mi nombre es nanni y estoy muy triste,enojada y ya no se que hacer. mi esposo con el cual estube casada diez años q es el sobrino de pastor miro pornografia toda su vida al mismo tiempo q concurria a la iglesia. yo me separe de el por este tema, me sentia degradada,nunca me miraba,la mas fea mujer,comence a sentir celos de esas mujeres,nadie entendia pq no queria ir a casamientos familiares,el ya ni me tocaba.hasta q no aguante mas y me separe dos años. luego volvimos y hoy se q no lo sano.
 

Marina
12/08/2013
01:11 h
13
 
La verdad que es una realidad horrible,yo misma la sufri de parte de mi esposo,y realmente una se siente devastada,degradada,aún mas cuando no encuentra el motivo,porque aunque una no le haga faltar el rol de esposa en la intimidad,sea bonita,mas alla de eso y de que vivimos en una sociedad sexista y todo el consumismo en cuanto a marcas,productos,propagandas apunten a un masivo contenido erótico,creo que el detonante fué que nunca haya renunciado a ese hábito de la adolescencia,ya fueron dos veces la que le perdone,pero ya no puedo mas,mantengo distancia,es triste,créanme que la pornografía destruye el amor y la confianza y si mi esposo realmente no renuncia y confía en Dios ,socorre a Cris
 

Melqui Ll.
06/11/2012
00:12 h
12
 
Este como, otros incipientes artículos sobre el tema, no son sino 'brotes verdes'. Queda mucho por recorrer en el analisis interpretación y correcion del problema en las Iglesias Evangélicas Españolas. Para Empezar se debería superar ya la alergia a hablar de sexo abiertamente y de un modo claro en las Iglesias. Aún somos muy opacos al respecto y pareciera que decir 'sexo' en la Iglesia fuese pecado.....
 

Marc
04/11/2012
19:12 h
11
 
Interesante, pero quizás por falta de tiempo, no hablo de un hecho real. La pornografía subsiste, entre otras cosas, porque ayuda al hombre al placer en solitario. Existen millones de hombres solos que requieren de este consumo para satisfacer sus necesidades. Otro detalle que se le pasó por alto a la psicóloga, quizás por que no se lo preguntaron, es porque que la porno no es consumida en pareja cuando la realidad dice que si sucede. Es verdad que Cristo dice que, el que mira una mujer con lujuria, ya adultero en su corazón. El versículo es válido también para la mujer que mira porno y que son muchas más de las que se quiere admitir. Se olvidó mencionar que hay muchisimos cristianos que ya
 

Paco
31/10/2012
23:56 h
10
 
No me malentendais, la salvacion es por pura gracia divina. Lo que digo es que la verdadera fe se muestra con obras.
 

manuel mora
30/10/2012
14:33 h
9
 
Filipenses 1:6,Pablo(Apostol de Jesucristo por la Voluntad de Dios)dice...estando persuadido de esto,que El que comenzó en vosotros la buena obra,la perfeccionará hasta el dia de Jesucristo.Una de las cualidades recibidas por el cristiano es que tiene la mente de Cristo y que posee en su ser(una vasija de barro) la Palabra de Dios,la cual dice..'no descubrirás la desnudez de tu hermano';por tanto El ha elegido a lo que no es,a lo menospreciado del mundo,para avergonzar a lo que es algo en este mundo.Cristo se hace grande en nosotros y nosotros pequeños ,hasta la desaparición de nuestro yo adánico;por tanto nos resulta repulsivo,repugnante y desechable todo asunto pornográfico ,como resultado
 

Sergio de Lis
30/10/2012
11:10 h
8
 
Es muy frecuente sorprenderse por comentarios de hermanos -que pertenecen a los que se definen como 'yo, es que soy así'- como, 'sí, yo como a cualquier hora, nunca digo no a nada...' (lo escuché ayer), y se da la misma postura en otros aspectos, de manera que concluyes que no se diferencian demasiado del resto de la sociedad. Es el uso -extraño- que hacen de la libertad que hay en Cristo. Y, como bien dice Manuel Mora (7), nuestras obras, nuestra conducta es por haber sido salvos YA. Por eso, esa libertad es también para poder rechazar las obras de las tinieblas, que nos son propuestas constantemente. Para esos hermanos que se sienten tan libres para disfrutar de todo, la pornografía online
 

manuel mora
29/10/2012
23:51 h
7
 
Sr.Paco,entremezcla usted varios asuntos,aunque no se lo recrimino pues es asunto sencillo de vivir y complejo de esplicar.En primer lugar (Rom.4:4)puede ayudarnos para comprender que no somos justificados ante Dios por nuestras obras ,ni por nuestros esfuerzos humanos,somos justificados no por obras sino por la creencia en El por la fe que El nos ha dado;y de igual manera mostramos esta Fe por las obras nuevas que El nos tenía preparadas de antemano(Stg.2:18)(Ef.2:10).Es preciso distinguir entre justificación y santificación,entre salvación y santidad,pues nuestra intervención en las primeras es nula y en las segundas es resultante de las primeras,aunque ambas son dadas por Dios.
 

Paco
28/10/2012
23:44 h
6
 
Aquel que no se esfuerce en la santidad, no puede esperar ir al Reino de los Cielos, porque somos salvos por nuestras obras: según seamos, así nos labraremos nuestro propio destino. ¿O alguno cree que Gracia significa hacer lo que se quiera?. Yo, también lucho, esta vida es una batalla contra el pecado.
 

manuel mora
28/10/2012
23:41 h
5
 
La deformación del area sexual en la persona fruto del pecado solo Dios con su poder puede sanarla y retornarla al grado de santidad para la que fue creada inicialmente como un componente primordial de la totalidad integral que compone el ser humano.El verdadero cristiano con independencia de su estado civil debe suplicar al Señor que lo haga y lo mantenga puro ante El.No debemos caer en la trampa engañosa de que nosotros por nuestros propios medios podemos solventar,caso de que exista ,algún tipo de deformación espiritual concerniente al area sexual.Si algun hermano o hermana tiene alguna dificultad de este tipo ,debe orar a Dios para que El repare,limpie ,sane y mantenga en santidad tanto
 

luis gomez
28/10/2012
23:46 h
4
 
Un pastor comentaba que de repente le aparecio en su movil una ventana que le invitaba a ver unas peliculas A,ese es su nombre en Asia,y por unos segundos tuvo una terrible lucha en su interior .El problema es la frecuencia con que vienen estas luchas y su aparente caracter inocuo.No hago daño a nadie .Tengo curiosidad.
 

Pili
27/10/2012
10:21 h
3
 
Lidia, me alegro mucho de que toques este tema. Ya esprese mi sentir en el artículo que escribio Marcos Zapata. Es necesario que personas capacitadas como vosotros abordeis este tema cuanto antes, hablando del peligro que la consumición de pornografia conlleva, dentro y fuera del matrimonio. Gracias a Dios que tenemos hombres y mujeres que velan por el pueblo de Dios .
 

Miguelángel
27/10/2012
00:06 h
2
 
Más que por la fuerza de la pornografía y del pecado de fornicación, es un asunto de santidad, horror hablar de santidad ante un evangelismo moderno, light, bajo en santidad, del cual como se está viendo y viviendo poco ya se testifica y justifica en la palabra de Dios y sí más en el análisis y filosofías humanas por el temor ante los llamados racionalistas y antifundamentalistas; ante lo cual bueno es llevar presente lo que nos demanda el Apóstol San Pedro: Despojaos, pues, de toda maldad y de todo engaño, de hipocresías, envidias y maledicencias, y como niños recién nacidos apeteced la leche espiritual no adulterada para con ella crecer en orden a la salvación, si es que habéis gustado cuá
 

Pastor Rolando A. Paiva
27/10/2012
00:06 h
1
 
BIEN BUEN MATERIAL Y TEMA PARA TRATARLO.
 

GUASON
09/12/2017
07:01 h
17
 
La verdad no cuesta que uno diga ya no lo voy hacer, es la ultima vez, pero el mismo diablo lo convence a uno, con el deseo carnal, yo soy un líder en la iglesia me siento mal de vez en cuando miro, cuando se me vienen esos deseos carnales me siento muy mal después de ver la porno, se que los estoy haciendo estoy pecando delante la presencia de Dios. Quiero dejar de ver, pero no puedo, suplico a los pastores, lideres de iglesias que me ayuden en mi vida espiritual que oren por mi. les agradec
 



 
 
ESTAS EN: - - Ante la pornografía el cristiano "tiende a autojustificarse”
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
Intervalos: La lentitud de un suspiro Intervalos: La lentitud de un suspiro

En una iglesia de Alemania se está ejecutando, en estos momentos, la pieza musical más larga de la historia: 639 años es lo que dura "ORGAN2/ASLAP" de John Cage. Analizamos esta curiosa obra a partir del salmo 39:6: "un suspiro que se pierde entre las sombras".

 
Pablo Wickham: ‘Renovarse o morir’ Pablo Wickham: ‘Renovarse o morir’

Entrevistamos al autor de un libro que examina pasado, presente y futuro de las Asambleas de Hermanos en España.

 
Alfonso Guerra: el Tribunal Constitucional aprobó LVG por presiones Alfonso Guerra: el Tribunal Constitucional aprobó LVG por presiones

El socialista Alfonso Guerra, exvicepresidente del Gobierno con Felipe González, reconoce que la Ley de Violencia de Género era inconstitucional y que el TC la aprobó por presiones. Lo dijo el pasado 19 de noviembre en un encuentro en de la firma internacional de abogados Ashurst.

 
7 Dias 1x07: elecciones en Uruguay, libertades en Filipinas y pluralismo en España

Esta semana, en 7 Días, analizamos las elecciones en Uruguay, la decisión del gobierno filipino de incluir al Consejo Nacional de Iglesias en la lista de grupos terroristas y el debate sobre el acceso de las confesiones minoritarias en España a tener una casilla en la declaración de la renta.

 
FOTOS Fotos
 
Min19: Infancia, familia e iglesias Min19: Infancia, familia e iglesias

Algunas imágenes del primer congreso protestante sobre ministerios con la infancia y la familia, celebrado en Madrid.

 
X Encuentro de Literatura Cristiana X Encuentro de Literatura Cristiana

Algunas fotos de la entrega del Premio Jorge Borrow 2019 y de este encuentro de referencia, celebrado el sábado en la Facultad de Filología y en el Ayuntamiento de Salamanca. Fotos de MGala.

 
Idea2019, en fotos Idea2019, en fotos

Instantáneas del fin de semana de la Alianza Evangélica Española en Murcia, donde se desarrolló el programa con el lema ‘El poder transformador de lo pequeño’.

 
VÍDEOS Vídeos
 
Héroes: cargando una cruz Héroes: cargando una cruz

Simón de Cirene fue testigo de la muerte de Jesús en un encuentro que cambiaría su vida y a toda su familia.

 
El informativo #18: Los británicos ya no ven inmoral la pornografía ni las drogas El informativo #18: Los británicos ya no ven inmoral la pornografía ni las drogas

La pornografía y las drogas son cada vez más aceptadas por la población británica. Las relaciones homosexuales, la eutanasia y el aborto son otros aspectos cuya percepción moral también ha cambiado en el Reino Unido durante los últimos 30 años.

 
Primer Congreso sobre infancia y familia, primera ponencia Primer Congreso sobre infancia y familia, primera ponencia

Madrid acoge el min19, donde ministerios evangélicos de toda España conversan sobre los desafíos de la infancia en el mundo actual.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.