PUBLICIDAD
 
miercoles, 11 de diciembre de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
 

Habitando como forasteros en esta tierra…

El ADN del refugiado, del extranjero, lo llevamos con nosotros. ¿Cómo no, si como extranjero y como refugiado se encarnó el propio Dios en este mundo en forma de hombre?

MUY PERSONAL AUTOR Jacqueline Alencar 30 DE NOVIEMBRE DE 2019 22:00 h
Dibujo de Miguel Elías.

Después de escuchar una magnífica y entrañable charla sobre Casiodoro de Reina y su traducción de la Biblia del Oso al castellano, ofrecida en Salamanca por Luis Fajardo, director de la Sociedad Bíblica de España, durante un evento organizado por la Facultad de Filología (USAL) y la Asociación Cultural Evangélica Jorge Borrow, en octubre pasado, ya en la tranquilidad de la noche me puse a meditar sobre eso de identificarnos tanto con ciertas personas y circunstancias. Y más aún cuando en su vida no ha faltado la persecución, el exilio, destierro, migración, la cárcel, la censura… Pero han seguido adelante, pues tenían una meta y un fin en el que creían. Así oí de Reina, que el suyo era traducir las Escrituras de modo que llegara a muchas personas y la vida de estas fuese transformada, y a su vez ellas transformaran su entorno y el mundo que les rodeaba, cumpliendo aquel gran mandato del discipulado.



Y he ahí que recordé tantos objetivos, como el de aquellos que salen de sus países con la meta de salvar la vida de sus hijos para que no mueran de hambre, por persecución política o religiosa, o de raza, lengua o nación. Por fe en lo que creen. Así como por fe salió Rut de Moab, acompañando a Noemí. Cuando tenía unos doce años y deambulaba en algún lugar, lejos de mi ciudad natal, leía y releía esta historia que me apasionaba y me hacía sentir como si fuese ella misma, y esto me traía tranquilidad. Como si desde muy allá estuviera emparentada con ella en eso de ser extranjera y peregrina con una ciudadanía que no viene de abajo. Aunque no soy nadie para compararme, hay uno que me da su beneplácito.



Y es que el ADN del refugiado, del extranjero, lo llevamos con nosotros. ¿Cómo no, si como extranjero y como refugiado se encarnó el propio Dios en este mundo en forma de hombre? Ese cordón dejado por Cristo nos hace andantes y a algunos fundantes también. Nos ha dejado esa inquietud de no estar en un mismo sitio, sino inquietamente estar por las calles, caminos, aldeas, ciudades, o fuera de las fronteras en una siembra que no termina nunca… Y siguiendo la trayectoria de ese cordón me encuentro con Abraham, otro forastero errante, pero con un propósito, aquel a quien se le dijo que en él serían benditas todas las naciones. Y nosotros nos sentimos parte de esas naciones, de alguna de ellas, y receptores de esa bendición y de esa promesa. 



Y es ese ADN que me hace sentir de la misma familia que Casiodoro de Reina o Juan de la Cruz, guardando las distancias; me hace acercarme y fascinarme con la vida de Servet, María de Bohórquez, Teresa de Ávila, Francisco de Encinas, Pérez de Pineda, Antonio del Corro, Usoz y Río, y tantos otros de ayer y de hoy. Conmoverme y sentir en mi piel los procesos contra Pedro de Osma, el apóstol Pablo en Cesarea, Nabot de Jezreel, o en la cárcel con Dietrich Bonhoeffer, Fray Luis, Juan Bunyán, y tantos otros que seguían escribiendo y buscando reformas y más reformas, a pesar de que las hogueras y cárceles y torturas no eran de mentira, sino una dramática y trágica y deplorable realidad. Y todavía nos hacen derramar lágrimas. Y de la cárcel salieron las mejores y edificantes epístolas o los más bellos cánticos espirituales, o se empezó a escribir sobre el progreso del peregrino. O resonó aquel: ‘Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez digo: ¡regocijaos!’, del apóstol Pablo desde la cárcel. 



Es Dios quien ha dejado tatuado en nuestro corazón, escrito en nuestra frente con tinta indeleble la palabra certera para que no se nos olvide, incluso nos la ha atado al cuello para que vaya tintineando y sea como un recordatorio perenne, inmarcesible. Palabra que muchas veces pugna por salir para cumplir su cometido, es la palabra transformadora que va moldeando vidas para traer más vida, y más nueva humanidad.



¿Respondería eso a que los que leyeron estas palabras, comprendieran e hicieran suyo su sentido más profundo, se arriesgaran a tal punto de morir por su divulgación y bien para todos, no solo para ellos? ¿Si no, para qué?



A principios de 1900, algunos de mis ancestros llegaron desde el nordeste de Brasil, Portugal y Colombia, hasta Bolivia, en la frontera con Brasil, y empezaron a plantar su tienda y extenderse por la zona. Son parte de los que contribuyeron con su granito de arena al desarrollo de la región, junto con muchos otros. Muy trabajadores y sacrificados.  Pero las travesías de mi familia del nordeste brasileño no habían empezado ahí. Habían empezado en el distrito de Viana do Castelo en el norte de Portugal, cerca de la frontera con España, cuando de allí, en el siglo XVII, junto con un gran contingente de inmigrantes salieron cuatro hermanos de una familia Alenquer, atraídos por los aires de expansión y explotación en el nordeste de Brasil, los cuales se establecieron en las laderas de la Chapada do Araripe, ya como familia Alencar y diseminándose por todo el Brasil, donde todos los Alencar somos parientes, sean quienes sean. Siguiendo esta estela, mucho más tarde, otros seguirían hasta Bolivia en la frontera con el Estado del Acre (Brasil), en la época que bullía el caucho. Esto me lleva a pensar que este ADN es real en nuestra vida. Quizá a algunos el Señor se lo pone más cerca. Inician su periplo de forma más intensa porque ya han nacido en el seno mismo de la migración. En su epicentro. Los lanza a la aventura, tanto que les parece normal. Y escuchamos las historias una y otra vez para empezar a prepararnos. Nos engancha a los viajes de Rut, José, Moisés, Jesús, mucho antes para que nos vayamos acostumbrando. Y no nos lo presenta como un viaje tipo Disneylandia. Claro que hay momentos lindos, pero hay mucho sacrificio, y para algunos no hay finales felices. Pero les da el temple para soportar. Y para decir: que esto no es el fin, sino el comienzo de una nueva vida.



Ese ADN inyectado por Dios, a algunos le da la facilidad de ver a todos como de su familia. Y como humanos no lo entendemos, pero es posible. Como humanos pensamos que hay algún interés, ya sea económico, de poder o de sexo, sin embargo, existen personas que buscan esa parentela mundial. Se han acostumbrado a vivir así. Por eso lo tienen fácil a la hora de hacer determinadas cosas, y llegan a adaptarse a otros lugares y personas como algo normal. Pero como humanos no lo entendemos y no hay cómo explicarlo. Que es así, no somos nosotros mismos los que ponemos este sentimiento porque no somos nada… Algunos tienen esa facilidad para moverse aun cuando puede no ser grato coger los bártulos y dejarlo todo si es necesario. No los juzguemos. ¡Hay que irse a Belén, sin llevarse nada porque el viaje es duro, y no sabemos qué nos depara el futuro! ¡Allá se van!… ¡Ahora tu pariente será Noemí, aunque no llevas su sangre! Y sonríen…. Y lo aceptan contentados... No los miremos asombrados. A cada uno Dios les da un cometido. Unos tienen que amar su tierra y no cambiarla por nada en el mundo. Otros tienen que cambiarla por otra o por otras. Solo al final sabremos el porqué de las cosas.



Así que escuela tenemos y nadie se extrañe cuando vea a alguno que lleva tatuado en la frente las palabras: ‘Forastero y peregrino de por vida’. Y también revestido con una armadura para no amilanarse fácilmente, porque la lucha no es solo contra sangre y carne...



Al oír hablar de Casiodoro de Reina, una gran tristeza me embargó, como si fuera carne de mi carne, sangre de mi sangre. 


 

 


0
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 



 
 
ESTAS EN: - - - Habitando como forasteros en esta tierra…
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
Intervalos: La lentitud de un suspiro Intervalos: La lentitud de un suspiro

En una iglesia de Alemania se está ejecutando, en estos momentos, la pieza musical más larga de la historia: 639 años es lo que dura "ORGAN2/ASLAP" de John Cage. Analizamos esta curiosa obra a partir del salmo 39:6: "un suspiro que se pierde entre las sombras".

 
Pablo Wickham: ‘Renovarse o morir’ Pablo Wickham: ‘Renovarse o morir’

Entrevistamos al autor de un libro que examina pasado, presente y futuro de las Asambleas de Hermanos en España.

 
Alfonso Guerra: el Tribunal Constitucional aprobó LVG por presiones Alfonso Guerra: el Tribunal Constitucional aprobó LVG por presiones

El socialista Alfonso Guerra, exvicepresidente del Gobierno con Felipe González, reconoce que la Ley de Violencia de Género era inconstitucional y que el TC la aprobó por presiones. Lo dijo el pasado 19 de noviembre en un encuentro en de la firma internacional de abogados Ashurst.

 
7 Dias 1x07: elecciones en Uruguay, libertades en Filipinas y pluralismo en España

Esta semana, en 7 Días, analizamos las elecciones en Uruguay, la decisión del gobierno filipino de incluir al Consejo Nacional de Iglesias en la lista de grupos terroristas y el debate sobre el acceso de las confesiones minoritarias en España a tener una casilla en la declaración de la renta.

 
FOTOS Fotos
 
Min19: Infancia, familia e iglesias Min19: Infancia, familia e iglesias

Algunas imágenes del primer congreso protestante sobre ministerios con la infancia y la familia, celebrado en Madrid.

 
X Encuentro de Literatura Cristiana X Encuentro de Literatura Cristiana

Algunas fotos de la entrega del Premio Jorge Borrow 2019 y de este encuentro de referencia, celebrado el sábado en la Facultad de Filología y en el Ayuntamiento de Salamanca. Fotos de MGala.

 
Idea2019, en fotos Idea2019, en fotos

Instantáneas del fin de semana de la Alianza Evangélica Española en Murcia, donde se desarrolló el programa con el lema ‘El poder transformador de lo pequeño’.

 
VÍDEOS Vídeos
 
Héroes: una mujer admirable Héroes: una mujer admirable

Una reflexión sobre el encuentro de Jesús con la mujer sirofenicia, que fue una de las primeras voces en reconocerle como Hijo de David.

 
El informativo #18: Los británicos ya no ven inmoral la pornografía ni las drogas El informativo #18: Los británicos ya no ven inmoral la pornografía ni las drogas

La pornografía y las drogas son cada vez más aceptadas por la población británica. Las relaciones homosexuales, la eutanasia y el aborto son otros aspectos cuya percepción moral también ha cambiado en el Reino Unido durante los últimos 30 años.

 
Primer Congreso sobre infancia y familia, primera ponencia Primer Congreso sobre infancia y familia, primera ponencia

Madrid acoge el min19, donde ministerios evangélicos de toda España conversan sobre los desafíos de la infancia en el mundo actual.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.