PUBLICIDAD
 
viernes, 15 de noviembre de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    1
     

    Excesos y defectos de un “lo siento”

    En general, ni las buenas palabras esconden siempre las mejores intenciones, ni las palabras mal dichas esconden necesariamente las peores.

    EL ESPEJO AUTOR Lidia Martín 28 DE SEPTIEMBRE DE 2019 23:45 h
    Foto: Warren Won. Unsplash.

    “Lo siento”.



    Dos palabras de las más ansiadas para los oídos de cualquiera de nosotros en determinados momentos de nuestra vida.



    Dos palabras de las que más nos cuesta también pronunciar en las circunstancias en que más necesario sería.



    Cargadas de significado, pero desprovistas a menudo de él debido a nuestros excesos y defectos al emplearlas. Y es que reconocer las propias faltas y, más aún, hacerlo en voz alta y frente a otro, nunca fue, ni será fácil. Tampoco responder ante ello.



    Se hace, sin embargo, necesario volver a reflexionar sobre la importancia de los “Lo siento”, para procurar no caer ni en pasarnos, ni en no llegar.



    Pensar en los que se dicen y en los que no se dicen, en los que debieron haber llegado antes, o que quizá no hubieran debido ser pronunciados por no ser realmente sinceros ni sentidos.



    Todos esos sucedáneos que nos hacen casi irreconocible al verdadero, al que sirve para lo que se inventó: curar las heridas.



    Demasiadas veces esas palabras salen precipitadamente de nuestros labios, como intentando con prisas apagar un fuego que nos tememos puede ser terrible si no se contiene.



    Ya de pequeños, desgraciadamente, se nos enseña sobre el problema de forma demasiado simplificada y vacía: “Pides perdón, y ya está”; o “¿Ya os habéis dicho que lo sentís? Pues entonces ya sois amigos otra vez”.



    Pero la realidad es que “no está y punto” por decir “Lo siento” y, a pesar de ello, repetimos la consabida fórmula de dos palabras con más insistencia si cabe, pero sin demasiada profundidad a veces, con lo que en la mayor parte de las ocasiones defrauda a quien lo escucha y también, claro, a quien lo dice, porque realmente resulta ineficaz.



    La misma mentira, repetida múltiples veces, no solo no es verdad, sino que es más mentira que nunca.



    Cuando algo es empleado en exceso y en vacío, resulta puramente cosmético. Poco más que algo bienintencionado en el mejor de los casos, facilón en la mayoría de ellos, superficial por poco veraz, finalmente, de forma que al final viene a resultar como aquella famosa frase del cuento (“¡Que viene el lobo!”) a la cual nadie hacía caso porque ya resultaba tan familiar como el oír llover, y no genera demasiada reacción en nadie porque pocas o ninguna vez implicó gran cosa, aparte de intentar salir del paso.



    ¡Qué decir de las muchas ocasiones en las que expresar un “Lo siento” tampoco resulta sanador porque, a poco que uno se fije, rápidamente descubre que son una especie de coartada para el impulsivo!



    Parafraseado, sería algo así como “actúo sin pensar” -o pensándolo, lo cual es peor-, “a mi manera y en beneficio personal en cualquier caso, que ya pediré perdón si alguien se ofende”.



    Y como la ofensa, lejos de ser objetiva para nosotros, tiene esa parte de subjetiva y opcional que tan bien nos viene, pues resulta que con un “lo siento” por encima ya parece suficiente para paliar el posible daño causado.



    El problema para esos impulsivos es que los demás somos muy susceptibles y demasiado sensibles, de manera que, dicho el “Lo siento”, lo quisquilloso que quiera ser cada cual ya es cosa suya. Y asunto zanjado. La vida sigue.



    En general, ni las buenas palabras esconden siempre las mejores intenciones, ni las palabras mal dichas esconden necesariamente las peores.



    Pero “Lo siento” es de esas frases que, si no se dicen de forma sentida y profunda, no solo no sanan, sino que dañan profundamente en el presente y también de cara al futuro.



    Nos dejarán condicionados negativamente para las siguientes veces en las que alguien que verdaderamente lo sienta, al decírnoslo y hacérnoslo saber, encontrará un profundo escepticismo creado por las antiguas heridas que otros dejaron. Justos por pecadores, como es ejercicio común entre nosotros.



    Así, parece difícil acertar, pero en el fondo no lo es tanto.




    • Se dice mucho y rápido sin considerar su verdadera profundidad, como si fuera un mantra de efectos mágicos.

    • Se dice poco en otras ocasiones en que se le espera con pura necesidad de rectificación.

    • Y se dice mal por exceso de superficialidad.



    Y ante esta aparente complicación uno se pregunta, ¿tan difícil resulta usar esta frase en condiciones? En realidad solo hay un uso bueno para la frase “Lo siento”: cuando encierra verdad y deseo de reparación.



    Por contraste a todos esos malos usos, nos damos cuenta de su profundo valor, sentido y consecuencias cuando, añadido a las palabras, que en sí no suponen gran cosa per se, viene un sentido de verdadero pesar por la falta cometida.



    Arrepentimiento, en definitiva. Dolor por el mal que se ha producido a otro y movimientos muy en firme por cuidar y restaurar a quien se dañó por el camino.



    Lo que separa al arrepentimiento de simple remordimiento es quién es el verdadero protagonista de la historia para quien cometió la falta:




    • Si el arrepentimiento es tal, deja de ser uno mismo y su autocompasión, y queda de lado el dolor de tener que pedir perdón a otro. Porque el protagonista pasa a ser el ofendido y su sufrimiento, a quien es urgente restituir, cueste lo que cueste.

    • Ya no importa más o tanto quien falló, sino quien pagó por ello. Ahí está la urgencia. Y por eso cuando hay verdadero arrepentimiento se nota tanto.



    Necesitamos más arrepentimiento y menos maquillaje o disfraces de piedad. Porque todo lo que no sea arrepentimiento real es puro y ofensivo ejercicio de autoprotección.



    Si me arrepiento, lo importante no soy yo, sino el otro. Y digo “Lo siento” porque verdaderamente lo siento. Me duele. No mi sentido de mantener mi currículum impoluto, sino la necesidad de que la otra persona sea restaurada de mi mal hacia ella.



    El perdón es un elemento absolutamente sobrenatural y contranatura para el ser humano. No lo llevamos de serie en nosotros, ni lo practicamos con facilidad.



    Pero además no resulta difícil solo aplicarlo sobre otros, sino que resulta difícil pedirlo, porque ataca directamente a nuestro orgullo personal, que es uno de nuestros “bienes” más preciados.



    Construimos nuestras frágiles autoestimas a menudo sobre pilares dudosos, y este es solo uno de ellos.



    De manera que vamos avanzando en nuestro día a día como salvando los muebles, avanzando casillas resolviendo muy por encima nuestros conflictos y teniendo de nosotros mucho mejor concepto que el que correspondería, simplemente porque no nos tomamos el tiempo de considerar verdaderamente las consecuencias de estas cosas.



    Se hace imperativo, entonces, plantearnos varios cambios de base en nuestra comprensión del pedir perdón:




    • La primera de ellas, me temo, procurar ser bastante más reflexivos en nuestra forma de actuar. Sospecho que es mucho más eficaz pensar antes de hacer y hablar, para no tener que pedir perdón de corrido y por inercia inmediatamente después. Solo así podremos ser verdaderamente efectivos, no solo en no quitarle valor a la frase, sino en tener una mejor convivencia en la que el otro sea para nosotros tan importante como nosotros mismos. Ese es, además, nuestro principal mandamiento como cristianos: amar a Quien nos amó por encima de todo, y a los demás como a nosotros mismos. No hay nada más contranatural que eso.

    • El segundo intento quizá pasa por tardar un poco más en decir lo siento, pero asegurarnos bien de lo que estamos expresando, antes de pecar de rápidos. Los tiempos, en este caso, son importantes sin duda. Porque el arrepentimiento viene de la consideración meditada, y no así el remordimiento, que busca salvarse con premura.

    • En tercer lugar, que nuestro sí sea sí y nuestro no sea no (principio recogido en la epístola de Santiago y que me llevo a este terreno nuestro en esta ocasión), debiera llevarnos a que nuestros “Lo siento” tengan un verdadero sentido de enmienda, de forma que no volvamos a hacer lo mismo una y otra vez. Si eso pasa, lo que le hicimos al otro no nos dolió lo suficiente, y el arrepentimiento es dudoso. Cuánto más nuestras palabras.

    • Por último, me he preguntado varias veces si, en ausencia de verdadera conciencia del daño causado, no merece más la pena un silencio sincero -porque no se siente decir “Lo siento”, valga la repetición- o, por el contrario, una frase de disculpa vacía de cabo a rabo. Yo, particularmente, prefiero lo primero, porque al menos sé a qué me atengo y me ahorro el análisis. Como cuando no se tiene nada bueno que decir, quizá el silencio al menos no engañe y dentro de lo impúdico que tiene el no arrepentimiento, al menos no añadiríamos lluvia al suelo mojado por mentir además. Apliquémonoslo a nosotros, también cuando nos toca decirlo y no solo recibirlo.



    ¡Qué difícil es todo esto!



    Dos palabras solo. Usadas como amuleto para todo en momentos de todo tipo. Con efectos contradictorios por ser contradictorio también su empleo.



    Pero que la forma humana de petición de perdón y nuestra pobre forma de otorgarlo no nos aleje de conocer y valorar el Perdón en mayúsculas, ese que es absolutamente inconfundible cuando se nos presenta delante.


     

     


    1
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    Ángel Aránguiz
    07/10/2019
    04:47 h
    1
     
    Gracias hermana Lidia. Excelente comentario. Edificante!!!
     



     
     
    ESTAS EN: - - - Excesos y defectos de un “lo siento”
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    España tras el 10N: César Vidal España tras el 10N: César Vidal

    Análisis de los resultados de las elecciones generales en España tras la votación del pasado 10 de Noviembre.

     
    Kanye West, elecciones, Día de la Reforma: 7 Días 1x05 Kanye West, elecciones, Día de la Reforma: 7 Días 1x05

    El rapero Andrés Pérez visita nuestro podcast para comentar la conversión al cristianismo de Kanye West y su disco ‘Jesus is King’.

     
    Chile, marchas por la libertad y Suiza: 7 Días 1x04 Chile, marchas por la libertad y Suiza: 7 Días 1x04

    Esta semana en 7 Días, la crisis política y social en Chile, las marchas por la libertad y contra el tráfico humano de A21 y la presencia evangélica en el parlamento de Suiza después de las elecciones federales.

     
    La indispensable formación en atención familiar La indispensable formación en atención familiar

    “La sociedad cambia a pasos agigantados”, explica Juan Varela, director de un curso de consejería y orientación familiar en el que, basados en la Biblia y de la mano de las ciencias, se enseñan principios prácticos.

     
    Unamuno y Mackay: el balcón y el camino Unamuno y Mackay: el balcón y el camino

    El teólogo Samuel Escobar explica la amistad entre el misionero escocés y el escritor vasco, y la influencia del Unamuno en el pensamiento teológico contemporáneo.

     
    FOTOS Fotos
     
    Min19: Infancia, familia e iglesias Min19: Infancia, familia e iglesias

    Algunas imágenes del primer congreso protestante sobre ministerios con la infancia y la familia, celebrado en Madrid.

     
    X Encuentro de Literatura Cristiana X Encuentro de Literatura Cristiana

    Algunas fotos de la entrega del Premio Jorge Borrow 2019 y de este encuentro de referencia, celebrado el sábado en la Facultad de Filología y en el Ayuntamiento de Salamanca. Fotos de MGala.

     
    Idea2019, en fotos Idea2019, en fotos

    Instantáneas del fin de semana de la Alianza Evangélica Española en Murcia, donde se desarrolló el programa con el lema ‘El poder transformador de lo pequeño’.

     
    15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

    Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Héroes: un profeta extraordinario, el amigo del novio Héroes: un profeta extraordinario, el amigo del novio

    Una reflexión sobre Juan el Bautista y la manera en la que Dios lo utilizó para cambiar el transcurso de la humanidad.

     
    El informativo #18: Los británicos ya no ven inmoral la pornografía ni las drogas El informativo #18: Los británicos ya no ven inmoral la pornografía ni las drogas

    La pornografía y las drogas son cada vez más aceptadas por la población británica. Las relaciones homosexuales, la eutanasia y el aborto son otros aspectos cuya percepción moral también ha cambiado en el Reino Unido durante los últimos 30 años.

     
    Primer Congreso sobre infancia y familia, primera ponencia Primer Congreso sobre infancia y familia, primera ponencia

    Madrid acoge el min19, donde ministerios evangélicos de toda España conversan sobre los desafíos de la infancia en el mundo actual.

     
    31 de octubre, Día de la Reforma 31 de octubre, Día de la Reforma

    El movimiento que se inició con Lutero se extendió por todo el mundo, cambiando la historia para siempre.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.