PUBLICIDAD
 
domingo, 21 de julio de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
1
 

Vivimos en un mundo difícil de vivir

Nos hacemos más cercanos a las bestias conforme pasa el tiempo, más inmediatistas, más ajenos a todo lo que no sean nuestros propios impulsos.

EL ESPEJO AUTOR Lidia Martín 22 DE JUNIO DE 2019 23:50 h

Desde que mi hija entró en la adolescencia, me ha dicho en un par de ocasiones una frase que ha retumbado en mis oídos más de una vez. Al principio no la tomé demasiado en serio, por aquello de que es una frase entre muchas dicha en cualquier momento ocupado del día, por lo que uno no le presta mucha atención. Pero al detenerme tiempo después en considerarla con más detalle, pensaba que tiene mucha razón. Ella decía que “es muy difícil ser adolescente en una época como esta”. Cuando alguna de esas veces hemos entrado a cierto “debate” sobre el asunto, me he visto a mí misma, casi sin darme cuenta, intentando argumentar lo de siempre; que para todos los adolescentes esa transición es difícil, que las generaciones anteriores también tuvimos nuestras dificultades… pero su mirada me lo decía todo al escucharme. “No, mamá, la nuestra es aún más difícil”.



He alcanzado la conclusión de que tiene mucha razón. No llego ahí desde la nada, sino desde la acumulación de acontecimientos, no solo en la vida de ella desde los últimos años de colegio e instituto, que también, (porque cada vez el comportamiento adolescente parece presentarse con más premura), sino por las muchas cosas que uno escucha alrededor en los medios constantemente y que nos ponen sobre su misma afirmación, aunque más generalizada, de que el mundo en el que vivimos es un mundo difícil de vivir, y no solo para los adolescentes.



Desde que empezó su periplo preadolescente, hemos tenido que vivir todo tipo de situaciones que no reconozco en mi propia adolescencia. Solo en este primer año de instituto hemos sufrido robos de libros, de dispositivo móvil, de tarjeta telefónica, insultos y amenazas, reacciones desproporcionadas e incomprensibles de profesores que vienen ya muy hartos de tener que enseñar en un contexto completamente hostil y que en ocasiones lo pagan con quien toca y con quien no toca… y eso solo en horario lectivo. Añadámosle el resto de horas del día, bajo el influjo constante de las redes sociales, lo que se dice de ellos, cómo viven la presión de lo que los demás esperan–cada vez dando menos, pero exigiendo más- y tendremos un cocktail verdaderamente difícil de manejar para cualquiera, mucho más siendo adolescentes.



Ahora bien, los adultos no lo tenemos mucho más fácil, aunque se supone que tenemos algunos recursos más. Recientemente golpeaba nuestras conciencias el caso Iveco y volvía a ponernos sobre la pista de qué tipo de mundo estamos construyendo. Una mujer de 32 años, madre de dos hijos pequeños de cuatro y nueve meses, no ve más salida en la vida que suicidarse a raíz de la distribución entre sus compañeros de un vídeo sexual en el que participaba. No era la primera vez que sucedía esto. Ya pasó años atrás, pero parece que había quedado, al menos en cierta medida, contenido. 



Evidentemente, no fue así del todo. Ni la circulación de las imágenes no fue solo entre sus compañeros, ni estos fueron pocos. Rápidamente se pasó de 20 a 200 personas en la propia empresa que manejaban el vídeo y se burlaban de ella abiertamente. El tipo de diversión que nos motiva es algo que deberíamos hacernos mirar. Y aunque no todos lo vieron o lo pasaron, la verdad es que ninguno hizo realmente gran cosa al respecto. Tampoco la propia empresa a nivel directivo o de recursos humanos. De hecho, este ha sido durante días el vídeo pornográfico más buscado en portales de este tipo de contenido, aunque el vídeo no estuviera en ninguno de ellos. 



También lo fue el relativo a la violación colectiva de una chica de 18 años por parte de La Manada, caso que nos conmocionó a todos por la sentencia aparentemente fría y sin sentido que se debatía entre particularidades lingüísticas, más que ante el hecho en sí de la agresión. Y en todos esos casos, como elemento vertebrador, encontramos la terrible masa pasiva, que es la misma que vemos en los colegios ante un caso de bullying, por ejemplo, actuando sin actuar. Porque no hacer nada es posicionarse del lado de quien agrede, y en eso, demasiadas veces, estamos todos. ¿Cómo es posible que tanta gente aparentemente de bien tenga, no solo estas inclinaciones, sino que tras la aparente impunidad que otorga internet o las redes –aunque luego todo se sabe- llegue a incluso a ejecutar una búsqueda de contenidos o incluso lo visione?



“¿En qué mundo vivimos?” es una pregunta que muchos nos hemos hecho cada vez con más frecuencia en nuestras vidas. Y mi respuesta hoy es, con plena convicción, que en uno muy difícil de vivir y sobrevivir con la cabeza bien amueblada. Las agresiones son más abiertas, se capta la crispación a cada paso, y para las mujeres en particular, salir a la calle a las cosas más normales, como caminar o correr, se está convirtiendo en un acto de heroicidad y atrevimiento. Recordemos, si no, el caso de la maestra asesinada hace pocos meses en Huelva, por mencionar solo uno de los múltiples casos que escuchamos a diario y con la boca abierta.



Así las cosas, parece que tendremos que dejarnos de ideas románticas de que el ser humano está evolucionando, porque más bien parece que involucionamos. Nos hacemos más cercanos a las bestias conforme pasa el tiempo, más inmediatistas, más ajenos a todo lo que no sean nuestros propios impulsos. Es evidente que nos duelen menos las cosas de los demás, que solo nos preocupa nuestra satisfacción aquí y ahora, que cualquier pequeño contratiempo nos destroza emocionalmente y que el suicidio hace mucho que dejó de ser una opción poco probable. En fin, que esto tiene toda la pinta de que vamos a peor, no a mejor. 



Pero sin embargo se sigue haciendo mofa de los que, como seguidores de Jesús, continuamos diciendo (porque Él lo dijo) que la maldad reside y residirá en el corazón de las personas, y que no son solo las circunstancias y presiones alrededor las que nos llevan en esta dirección, como si nosotros no tuviéramos nada que ver en ello –“la corriente, que nos lleva sin remedio”- sino que desde luego no somos ni la mitad de buenos de lo que nos pensamos.



Ni los adultos somos buenos, ni los niños lo son tampoco. Las cosas malas que suceden, no siempre suceden sin más, sino que en la mayoría de casos están provocadas por nosotros mismos, sea por acción o por omisión. Y por cierto, no están tan ligadas a enfermedad mental como nos pensamos. Ni el enfermo mental está asociado a maldad o agresividad per se, ni las personas aparentemente sanas mentalmente son tan buenas como queremos pensar. Tampoco las sociedades son mejores, ni el grupo nos controla en nuestros impulsos como nos gustaría creer. Porque el grupo sigue sirviendo para ampararnos, para escondernos, para protegernos, para conseguir en ocasiones hacerlo peor y más grande. Y que después la responsabilidad quede diluida entre sus miembros. 



Hoy nadie es responsable de nada. Más bien, “todos somos víctimas de este mundo horrible, que nos ha hecho como somos”. La pregunta con la que me quedo en mi mente tras esta reflexión es, ¿de verdad además de más fríos nos hemos hecho cada vez más tontos como para creernos, además de crearnos, semejante mentira? ¿O le daremos credibilidad a Quien nos advirtió que ese concepto que odiamos, llamado pecado y del que nadie quiere hablar, porque no está de moda, traería consecuencias nefastas sobre nosotros en cada una de sus formas posibles? 



Mucho me temo que seguiremos buscando las causas de este mundo difícil de vivir fuera y no dentro de nosotros mismos…


 

 


1
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 

Adelbert
24/06/2019
23:01 h
1
 
Un artículo muy interesante y que comparto totalmente. No obstante, la adolescencia tuvo tiempos mucho peores mirado con más objetividad; desde luego la tecnología a contribuido a banalizar y diversificar la maldad sin que los poderes públicos ni aun la familia hayan previsto el alcance de sus consecuencias. Parece que cuando los humanos no hacen la guerra no saben vivir en paz y todo su existir es una perpetua satisfacción de sus deseos y ambiciones. Naturaleza y pecado van de la mano. Saludos.
 



 
 
ESTAS EN: - - - Vivimos en un mundo difícil de vivir
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
Día del Orgullo gay: análisis crítico Día del Orgullo gay: análisis crítico

Entrevista a César Vidal, sobre la celebración de Madrid, con ataque a partido político que participaba en el evento. Analiza también el trasfondo de esta manifestación.

 
“Operación Tránsito es una gran experiencia misionera” “Operación Tránsito es una gran experiencia misionera”

Luis Fajardo explica de qué forma involucrarse en esta iniciativa para regalar el Nuevo Testamento a miles de personas que atraviesan la frontera en verano.

 
“Cuando trabajamos juntos los cristianos podemos lograr un cambio” “Cuando trabajamos juntos los cristianos podemos lograr un cambio”

Nacho Marqués, director de Agape en España, explica la visión de la entidad que celebra su 50ª aniversario este año 2019.

 
“Jesús nos abre los ojos a las personas que están necesitadas” “Jesús nos abre los ojos a las personas que están necesitadas”

Nieves Carabaña nos explica el Reto Mateo 25, un programa de una semana que ayuda a los participantes a identificarse con quienes sufren las situaciones descritas en el texto bíblico.

 
“Por mucho amor que reciba un niño en una institución, no es el medio ideal para desarrollarse” “Por mucho amor que reciba un niño en una institución, no es el medio ideal para desarrollarse”

Francisca Capa explica el trabajo de REPINNAV (Red de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes en Vulnerabilidad) en Huaraz (Perú).

 
FOTOS Fotos
 
X Encuentro de Literatura Cristiana X Encuentro de Literatura Cristiana

Algunas fotos de la entrega del Premio Jorge Borrow 2019 y de este encuentro de referencia, celebrado el sábado en la Facultad de Filología y en el Ayuntamiento de Salamanca. Fotos de MGala.

 
Idea2019, en fotos Idea2019, en fotos

Instantáneas del fin de semana de la Alianza Evangélica Española en Murcia, donde se desarrolló el programa con el lema ‘El poder transformador de lo pequeño’.

 
15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

 
Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

 
‘Los poetas y Dios’, 15ª edición ‘Los poetas y Dios’, 15ª edición

Algunas fotos del encuentro de poesía espiritual celebrado los días 2 y 3 de noviembre en Toral (León). Fotos de Jacqueline Alencar.

 
VÍDEOS Vídeos
 
Toda la Biblia: Judas Toda la Biblia: Judas

Esta carta confronta el engaño y a los engañadores que estaban dentro de la iglesia.

 
El informativo #7: Victoria para la libertad de expresión en Reino Unido El informativo #7: Victoria para la libertad de expresión en Reino Unido

Nos acercamos a las marchas profamilia en República Dominicana y la celebración del Foro Mundial del Trabajo en Filipinas.

 
Toda la Biblia: 3ª Juan Toda la Biblia: 3ª Juan

En el ministerio, la clave es servir, darnos a los demás.

 
‘Carpa Esperanza’: ayuda a refugiados venezolanos en Colombia ‘Carpa Esperanza’: ayuda a refugiados venezolanos en Colombia

Unas mil personas atraviesan cada día la frontera cerca de Cúcuta. JUCUM y Operación Bendición han establecido un espacio para dar refugio y ayuda al caminante.

 
El informativo #6: OEA, Brasil y FestiMadrid El informativo #6: OEA, Brasil y FestiMadrid

90 organizaciones provida estuvieron presentes en la reunión anual de la OEA. En Europa, una red de entidades cristianas trabajan juntas para luchar contra la trata.

 
El informativo #5: Evangélicos en Cuba, Marcha por Jesús en París El informativo #5: Evangélicos en Cuba, Marcha por Jesús en París

La crisis de refugiados que salen de Venezuela es uno de los temas en esta nueva edición del programa.

 
Yo soy la resurrección y la vida Yo soy la resurrección y la vida

En Jesús encontramos a un Dios que no es indiferente, sino un Dios que llora con nosotros.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.