PUBLICIDAD
 
martes, 25 de junio de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    Maná para el peregrino LXI
     

    Dos entrevistas a José Luis Andavert

    “Necesitamos una comunidad que celebra su fe en Dios estando presente e involucrada en el mundo, que se identifica con su dolor y por ende se hace relevante”.

    MUY PERSONAL AUTOR Jacqueline Alencar 06 DE ABRIL DE 2019 23:00 h
    José Luis Andavert en el stand de la Sociedad Bíblica (II Congreso FADE). / J.Alencar

    José Luis Andavert acaba de ser galardonado con el Premio Jorge Borrow de Difusión Bíblica por su valiosa labor al frente de la Sociedad Bíblica de España durante 33 años. Aprovecho la oportunidad para volver a publicar dos entrevistas que le hice en los años 2012 y 2014 (publicadas en P+D), en las que vertió sus opiniones sobre diferentes temas que tienen que ver con lo que sucede dentro y fuera de nuestro ámbito evangélico. Reflexiones que son para todo tiempo y que siempre pueden ser útiles en ese eterno recomenzar de las cosas. Las presento tal y como se publicaron en su momento.



     



    Entrevista realizada el año 2012



    Nuestro entrevistado de hoy es José Luis Andavert, recién estrenado presidente de FEREDE (Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España), pero ante todo director general de la Sociedad Bíblica de España, donde lleva realizando una labor encomiable junto a todo un equipo, con la finalidad de hacer posible que la Biblia pueda ser leída por más personas. El último proyecto se llama La Palabra; con esta versión, desde la SB pretenden que el mensaje de Dios se adapte a todos los niveles de comprensión. Es una versión con un lenguaje literario de hoy, pero fiel a los originales y con la riqueza de la lengua española. Según ha dicho Andavert, “Tiene el nivel y solera de la Reina Valera, pero con la riqueza literaria de nuestro tiempo”. La Palabraestá teniendo gran aceptación en nuestro ámbito evangélico en España, y también en América Latina, donde se está dando un crecimiento espectacular de los evangélicos. Hombres y mujeres amantes de la Palabra de Dios que apoyan a la Sociedad Bíblica, tal como aquí sucede. 



    Pregunta.-Como director general de la Sociedad Bíblica, le pregunto: ¿a cuántos idiomas del mundo está traducida la Biblia y qué perspectivas de nuevas ampliaciones existen? 



    Respuesta.-Cuando hablamos de lenguas del mundo es difícil precisar cuántas hay exactamente. Pero hablamos de unas 6.600 que afectan a más de 6.900 millones de personas. De estas lenguas, la Biblia completa está en 451 lenguas, de las cuales las SBU hemos realizado 326. El Nuevo Testamento está disponible en otras 1.185 lenguas, y alguna porción de las Escrituras lo está en 843 lenguas. Esto quiere decir que 2.479 lenguas tienen acceso a las Escrituras completas o en parte y que se sigue trabajando en las lenguas que aún no tienen toda la Biblia. Considerando las cifras, el reto que tenemos por delante es inmenso. En este momento se está trabajando en 2.000 lenguas más. El trabajo de traducción es tan amplio que sería imposible para una sola agencia misionera realizarlo. Así pues, nos hemos repartido el trabajo de tal modo que las Sociedades Bíblicas nos concentramos en lenguas con gran número de población y trabajamos en este momento en 540 proyectos que afectan a unos 4.600 millones de personas. Por su parte SIL/Wycliffe trabaja en lo que denominamos lenguas minoritarias (por el número de hablantes por lengua) en 1.525 proyectos que afectan a unos 2.600 millones de personas. Hay que decir que en estos proyectos de Wycliffe las Sociedades Bíblicas Unidas colaboramos a diversos niveles de cooperación. Además, colaboramos en otros 111 proyectos en marcha llevados a cabo por tres pequeñas agencias misioneras, a saber: Pioner Bibles Translators (31); Institute for Bible Translation (58) y LTB (22). A pesar de toda esta ingente tarea en marcha, queda por comenzar trabajo en unas 2.252 lenguas que afectan a una población de 353 millones de personas, la mayoría de ellas en países cerrados al evangelio. La gran dificultad para desarrollar este trabajo de traducción es tener el personal adecuado y los recursos financieros que lo hagan posible, de modo que, en un periodo de 10 a 15 años, que es lo que suele durar un proceso de traducción de toda la Biblia, no falten los recursos para llevarla a cabo. El costo medio de una traducción es de unos 300.000€. 



     



    P.-¿Cómo se desarrolla la labor de esta organización? ¿De dónde se obtienen los recursos? 



    R.-La tarea primordial de una Sociedad Bíblica es procurar que cada persona en su país tanga fácil acceso a las Sagradas Escrituras en una lengua que pueda entender, en el formato más adecuado y a un precio asequible. En esta tarea somos siervos de las iglesias y organismos cristianos, colaborando con ellas para que la Palabra de Dios llegue a cada persona. A su vez las iglesias, organismos cristianos y personas creyentes a modo particular, colaboran con sus ofrendas en el sostenimiento de la Sociedad Bíblica de modo que ésta pueda cumplir su misión; esto en el contexto amplio de la misión general de la iglesia. En este servicio misionero procuramos que haya disponibles traducciones de la Biblia a diversos niveles de lenguaje. Esta es la tarea medular de una Sociedad Bíblica. Se trata de un trabajo delicado, dedicado y académicamente exigente. Además de esto, promovemos la lectura de la Biblia y abogamos por la Biblia como Palabra de Dios para la persona de hoy; editamos el texto bíblico en ediciones para el uso regular de los creyentes y también para la tarea de evangelización en ediciones económicas; realizamos seminarios y talleres de actualización bíblica pastoral y de traducción; subvencionamos y donamos Escrituras para la tarea misionera de las iglesias y organismos; y por supuesto, promovemos donativos para el ministerio en España y en el mundo. Nuestra involucración en la obra bíblica mundial es a través de las Sociedades Bíblicas Unidas, fraternidad de la que formamos parte. Nuestras fuentes principales de financiación hoy en día son dos: Las ofrendas y donativos de Iglesias, organismos y particulares en España y la venta de las Biblias que, de no ser subvencionadas, generan recursos. De modo extraordinario también contamos con donaciones para proyectos específicos que podamos recibir de alguna otra Sociedad Bíblica que esté dispuesta a apoyar dicho proyecto, e incluso alguna subvención para exposiciones bíblicas o traducción.



     



    P.-¿Piensa que la publicación de las Escrituras en Internet puede quitarle el lugar a las ediciones en papel?



    R.-Esta es una pregunta que está en el aire desde la revolución digital en el libro. Sinceramente yo creo que difícilmente desaparecerá el libro de papel y menos aún la Biblia en papel. Lo que sí ocurrirá es que se usarán formatos distintos para distintos usos y momentos. Yo, por ejemplo, siempre llevo mi Biblia al culto y me gusta realizar mi meditación diaria con la Biblia en papel. Pero en otros momentos acudo al texto online para preparar un mensaje o hacer una consulta puntual. Incluso para seguir un plan de lectura diario llevo mi Biblia en el móvil y siempre a mano. Tengo 57 años y creo que mis costumbres no son las de los más jóvenes en relación al mundo digital. Está por ver en los próximos 5 a 10 años hacia dónde va la tendencia. Los jóvenes ya tienen otras inclinaciones. Mi nieta tiene tres años, acaba de comenzar el colegio y ¡ya tiene un ordenador en el aula! Creo que el gesto de entregar una Biblia no desaparecerá; qué cosa tan hermosa es regalar un libro y aún más si es la Palabra de Dios. Por otro lado, el texto digital y las tecnologías nos permiten enviar un versículo a un amigo, llegar con la Biblia a un país cerrado, etc. Yo creo que ambas realidades convivirán mucho tiempo. Es cuestión de ajuste y encontrar los espacios; el usuario tiene la palabra. 



     



    P.-De las versiones que tenemos a mano: ¿cuál es la que es más demandada? 



    R.-En el mundo protestante hispanohablante la Biblia más distribuida es, aún hoy, la Reina Valera en su revisión de 1960. Este es un texto clásico que muchos han canonizado como “el texto”. Es interesante constatar que este texto ha conformado una forma de hablar, una himnología e incluso una teología en nuestras iglesias evangélicas. Aquí se corre el peligro de consagrar una traducción, de sacralizarla. Este sería un gran error que se debe evitar, pues hoy podemos disfrutar de otras traducciones fieles que nos ayudan más en la comprensión del texto. 



     



    P.-Acaba de iniciar su trayectoria como presidente de la FEREDE, ¿qué retos se le plantean en un futuro próximo?



    R.-La FEREDE, como todos saben, es un organismo colegiado. Su Comisión Permanente, coordinada por el secretario ejecutivo, toma las grandes decisiones. En este momento se está trabajando en tres líneas de actuación —muy bien elaboradas y llevadas a cabo por el secretario ejecutivo Mariano Blázquez— en las que colaboro en la medida que sea necesario, a saber: Una Ley de lugares de culto; la cuestión aún no resuelta de las pensiones de los pastores jubilados; y la financiación y posible casilla en la declaración del IRPF. Estos temas aprobados por la Comisión Permanente son de absoluta prioridad y urgencia. Hay otras cuestiones que forman parte de mi preocupación personal y que, como presidente de FEREDE, creo que deberíamos abordar. Algunas son de carácter formal jurídico y tienen que ver, por un lado, con impulsar una reforma de la Constitución en la que no haya mención explícita de ninguna confesión y todas sean respetadas por igual, y por otro lado, es necesaria una actualización de la ley que regula el principio de Libertad Religiosa y deberíamos ser proactivos en este asunto que, de hecho, fue aparcado por el Gobierno de Zapatero. En España no olvidemos que hubo una transición política que afectó muchos otros aspectos de nuestra sociedad, pero la transición religiosa se quedó a medias. Por otra parte, hay cuestiones de índole interna de nuestra realidad protestante que me preocupan. Son temas que requieren una reflexión profunda y pausada con todas las fuerzas vivas del protestantismo, y que especialmente tiene que ver con la identidad y relevancia del protestantismo español y su futuro en la sociedad contemporánea. Y aquí la cuestión es cómo ser una minoría que, unida en su diversidad, pueda llegar a ser minoría significativa e influyente con sus valores en la sociedad contemporánea. 



     



    P.-¿Podemos esperar mejoras en cuanto a libertad religiosa con el nuevo gobierno?



    R.-En nuestro país hay libertad religiosa, y está consagrada en la Constitución. Lo que ocurre es que una sociedad enmarcada durante tantos años en el nacionalcatolicismo, necesita saber vivir en democracia religiosa y aquí los comportamientos están viciados por el pasado. Por otro lado, el desarrollo de la libertad religiosa no veo que sea, por ahora, un asunto prioritario en la agenda de los partidos políticos, ni de ninguno de los Gobiernos, en lo que a las minorías se refiere. Buenas palabras, pero nada más. Sí lo es en cambio la relación con la Iglesia Católica. El agravio comparativo es notorio en todos los ámbitos. A nosotros tengo la sensación de que nos ignoran, o nos dan largas. 



     



    P.-¿Debemos los evangélicos incursionar en el mundo de la política? ¿Sería ésta una manera de ser agentes de cambio en nuestra sociedad? 



    R.-Los cristianos somos agentes de cambio en la sociedad en la medida en que vivimos a la luz del Reino de Dios, y en la medida en que nuestras comunidades son sal y luz allí donde estamos. Nuestras iglesias deben ser voz profética que denuncia la injusticia y el pecado estructural, y anuncia una nueva manera de vivir que se sustenta en el amor al prójimo y al mundo creado por Dios. Y que, además, tiene en cuenta el valor “todístico” de la persona, ¡todo su ser! Comunidades que defienden al débil, al huérfano y a la viuda, en lenguaje evangélico. ¡Esto es hacer política! Y se trata de no callar y de salir a la calle y denunciar, incluso con otros muchos que, desde otros planteamientos, claman por justicia. Más allá de esto es cuestión de vocación. Quien quiera hacer del servicio a los demás su vida y vocación, en el ámbito del servicio civil y la política, que lo haga. Y que lo haga como independiente o como miembro del partido más afín a sus convicciones. En cualquier caso, siempre estará el dilema de las cuestiones éticas, de valores y de conciencia. La cuestión no es fácil, porque en política se trabaja para todos los ciudadanos con pleno respeto de la libertad de conciencia de cada quien, y esto debe ser tenido muy en cuenta por quienes desean ejercer la carrera política. Sí llamaría la atención a tener cuidado con “arrimarse” al poder político para obtener prebendas y/o ser notorios e “influir”. ¡Cuidado! 



     



    P.-Hablamos de temas como el aborto, el divorcio, etc. Pero me pregunto cuánto hacemos para evitar que miles de niños menores de cinco años mueran por falta de una simple vacuna o de disentería… Qué hacemos desde nuestras entidades e iglesias para salvaguardar la familia.



    R.-Bueno, vamos por partes. Si hablamos de la niñez, creo que el pueblo evangélico hace y mucho. Son cada vez más las agencias cristianas —algunas muy grandes, otras más pequeñas— que alrededor del mundo trabajan por el desarrollo integral de los pueblos, y centrados especialmente en la niñez y su educación como clave de futuro. Son varias las denominaciones, miembros de la FEREDE, que tienen trabajo en esta área, y entidades evangélicas, asociadas o no a la FEREDE, que están haciendo un gran trabajo. Como familia, desde hace muchos años apadrinamos niños en países en desarrollo y, personalmente, colaboro estrechamente con World Vision; y como yo muchos otros. El problema es que la necesidad es inmensa y hay que trabajar políticamente para mover a los Gobiernos a destinar fondos al desarrollo; y por otro lado, en la parte receptora hay que trabajar para erradicar la corrupción y asegurarse de que la ayuda llega. Aquí es donde sí hay que tener cuidado y saber a quién damos nuestro dinero. La cuestión de salvaguardar la familia creo que comienza en nuestras propias congregaciones y en ser capaces de crear modelos de vida cualitativamente adecuados a las enseñanzas del evangelio. Núcleos familiares donde se vive y comparte la Palabra de Dios y para esto estoy convencido que no hay nada mejor que el modelo de la Escuela Dominical, con las adaptaciones necesarias a los tiempos, en el que toda la familia crece alrededor de la Palabra de Dios. A partir de ahí surgirán acciones pastorales que ayuden en el barrio o a las familias de nuestros amigos en su propio itinerario. 



     



    P.-¿Cuál es la misión de la iglesia para este siglo XXI?



    R.-Predicar a Jesucristo y a éste, crucificado. Es decir, vivir y morir por la misma causa que Cristo vivió y murió, el Reino de Dios. Esto tiene muchas implicaciones, pero fuera de esto la iglesia no tiene nada que hacer. 



     



    P.-¿Se está institucionalizando la Iglesia?



    R.-Alguien dijo que el recorrido de las instituciones es el siguiente: Movimiento-maquinaria-monumento. Todo comienza con una persona que origina un Movimiento con ideales y programa de vida. Se sigue con una institucionalización del movimiento que engendra toda una maquinaria que, al final, vive para sí misma, y los ideales del movimiento se convierten en su excusa –en el medio- pero dejan de ser el fin. Y Finalmente, la maquinaria se convierte en un monumento que ya nadie quiere por costoso e inútil. La pregunta sería: ¿Tenemos una iglesia que es “movimiento de Jesús” o tenemos maquinarias eclesiales, o lo que es peor, monumentos? Probablemente tenemos de todo como en botica y es urgente revisar dónde estamos, el punto en el que nos encontramos como iglesia de Dios. Hoy, como ayer, no nos vale una iglesia que haya dejado de ser movimiento de Jesús por un mundo nuevo y que no encarne los valores del Reino. ¡Por esto precisamente llegó la Reforma! Y cuidado, no nos engañemos, no nos vale una iglesia convertida en ONG que disuelve el Reino de Dios en puro asistencialismo material. Y tampoco nos vale una iglesia que, en escapismo espiritualista, disuelve el evangelio en puras experiencias espirituales. No. No nos vale una iglesia aparato y maquinaria, que solo tiene interés en su permanencia y subsistencia, en su crecimiento y en su influencia social para perpetuarse. No. No nos vale una iglesia que disuelve el evangelio en su propio programa convirtiendo la Buena Noticia en excusa de sus propios intereses ajenos al mensaje de Jesús. Tampoco nos vale una iglesia que es museo de la religión y que nada aporta al presente, más que la memoria histórica de un pasado más o menos glorioso. Necesitamos una iglesia dispuesta, comunidad de creyentes, que viven el evangelio como un movimiento de hombres y mujeres levadura, que leudan la masa de este mundo con sus vidas como una realidad integral. Una comunidad de creyentes que vive un mundo en el que no aceptamos la separación de secular y religioso, de lo espiritual y lo profano, y que ve siempre en el prójimo el rostro de Dios. Una comunidad de creyentes transformada por la renovación de su comprensión de la realidad. Una comunidad que celebra su fe en Dios estando presente e involucrada en el mundo, que se identifica con su dolor y por ende se hace relevante. Necesitamos una iglesia, comunidad de creyentes, que recobra el espíritu profético y alza su voz profética ante las injusticias del mundo y las estructuras de pecado, y denuncia el pecado al tiempo que anuncia la Gracia de Dios. Necesitamos una iglesia no acomodada a este mundo, sino una iglesia que se da por este mundo siguiendo el ejemplo de Jesús. Una iglesia que predica y vive el evangelio de la Gracia de Dios. Para una iglesia así, necesitamos hombres y mujeres así, que palpiten con el mensaje del evangelio. ¿Qué personas conformamos la iglesia? ¿Cuáles son las circunstancias personales y el nivel de exigencia que nos damos a nosotros mismos? Necesitamos hombres y mujeres que vivan hoy la inquietud intelectual, espiritual y social de hacer la voluntad de Dios aún y cuando pueda, incluso, ser políticamente incorrecto. Hay que complacer a Dios antes que a los hombres. 



     



    P.-Si le pido que haga un diagnóstico de la educación cristiana, ¿qué me diría? 



    R.-Pues que tenemos buenos seminarios, algunos hoy Facultad de Teología, y muchas oportunidades para formar laicos incluso on-line. Así que a nivel institucional hay posibilidades. Otra cuestión es que quizás debemos incidir más en animar a la formación de todos los miembros de la iglesia. Aquí luchamos también con algunas situaciones en las que se menosprecia la formación y, claro está, será difícil que una congregación crezca más en formación que la que tenga su propio pastor. Ahí está la clave primera. 



     



    P.- ¿Y del lugar que ocupan nuestros niños, adolescentes y jóvenes dentro de los planes, proyectos y presupuestos evangélicos?…



    R.-Supongo que cada iglesia y denominación hará todo lo posible por involucrarles a todos y por formarles adecuadamente. Son parte de la comunidad y parte esencial. Quiero pensar que todos estaremos preocupados por darles lo mejor y que no sean un apéndice de una comunidad de adultos que son “los que importan y cuentan”. 



     



    P.-¿Podemos decir que la misión dejada por Jesús es integral, o sea, que la proclamación sin lugar a dudas debe ir de la mano de la compasión?



    R.-Pues abundando en lo ya dicho anteriormente. A mí me gusta emplear el término “todístico”. No sé si lo he inventado, pero va más allá de lo “integral”. Con ello quiero decir el todo del todo y que no hay opción de separar lo espiritual de lo material. Creo en la salvación del mundo. 



     



    P.- ¿Qué versión de la Biblia aconsejaría para personas no creyentes que se acercan desde el mundo de la cultura? 



    R.-Evidentemente la última traducción de la Sociedad Bíblica: La Palabra. Se trata de un texto de altura literaria, fiel, claro y bello. 



     



    P.-Háblenos de ella, La Palabra, la última publicación de la Sociedad Bíblica…



    R.-Me limitaré a decir que la lean y que la aprecien por su propio valor. Compararla con Reina Valera como algunos hacen es errar el objetivo. Se trata de una traducción que pone todo su énfasis en la comprensión del mensaje sin traicionar la fidelidad. Las personas que la leen tratando de dejar a un lado prejuicios le sacan todo su sabor. Cada vez son más las iglesias y creyentes que la están usando. Pueden encontrar más información en www.biblialapalabra.com.



     



    Finaliza la entrevista. Gracias, José Luis, por darnos su opinión sobre diversos temas de nuestro ámbito evangélico; sabiendo que debemos pronunciarnos más en todo, implicarnos, comprometernos porque Jesús nos ha dado vida, y cuando hay vida hay movimiento, transformación. Que no nos acomodados a este mundo, sino que nos damos por este mundo, como Jesús. Gracias por La Palabra.



     



    2) ENTREVISTA REALIZADA EN 2014



    Hoy hablamos con José Luis Andavert, Presidente de FEREDE (Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España), y director general de la Sociedad Bíblica de España. Después de siete años nuevamente ha asumido el pastorado (interino) de la iglesia Bautista de Villalba. Interesantes son sus aportes acerca de los desafíos que presenta la cultura postmoderna tanto a la interpretación de la Palabra como a la exposición bíblica. Un desafío para el expositor bíblico de hoy. Además, insiste en que es fundamental tener en cuenta las necesidades y las circunstancias de la audiencia, por lo que debería existir una relación estrecha entre la predicación y el pastoreo. También hemos creído importante saber su opinión sobre si en las predicaciones es lícito abordar temas de actualidad que conciernen a la sociedad donde estamos insertos. Si el expositor debe preocuparse por la pobreza, por la corrupción, por la crisis, por el desempleo; todo ello desde una perspectiva bíblica, para que los creyentes sepan cómo actuar cuando estén fuera de las fronteras de sus iglesias, de sus casas. Y cómo pueden contribuir a recomponer su entorno tan fragmentado y a veces hostil. Si el expositor debe preocuparse no solo por la salvación del alma de su oyente, sino de sus otras necesidades y carencias; de su parte física, emocional, relacional... 



     



    Pregunta.-En la actualidad desarrollamos nuestra fe en un mundo postmoderno y secular, donde prima el relativismo ético, y la religión se oferta "a la carta", según las necesidades de la demanda. ¿Estamos en un momento de transición? 



    Respuesta.-Sí, efectivamente, creo que estamos en un momento de mutación antropológica sin precedentes. En unos años se hablará de los tremendos cambios de nuestra era con la irrupción de la tecnología en las comunicaciones y las relaciones sociales entre otras cosas y a propósito de la comunicación. El contexto se me antoja ya no secular, en el sentido de autónomo de Dios, sino netamente pagano en el que se desprecian los referentes de la tradición judeocristiana, y sin embargo, no encuentran sustituto que satisfaga. Así la situación, las gentes van tras todo tipo de dioses; se busca espiritualmente y hay sed de trascendencia. 



     



    P.-¿Qué desafíos presenta la cultura posmoderna tanto a la interpretación de la Palabra como a la exposición bíblica en la pastoral y docencia? 



    R.-Lo que mueve el mundo siempre ha sido una narrativa, una historia. Nuestro reto es saber comunicar al hombre contemporáneo la narrativa de la fe cristiana desde su crisol judío y hasta nuestro tiempo. El reto es narrar la historia de Jesús, releer el texto para la persona de hoy. 



     



    P.- ¿Cómo debe el expositor bíblico adaptarse a estos cambios culturales? Pero antes de contestar esta pregunta, díganos qué entiende por predicación expositiva. ¿Es un método nuevo o estamos hablando de la predicación de toda la vida...



    R.-En la historia de la homilética cristiana tenemos diversos estilos de predicación vinculados también a modelos distintos de aproximación al texto y al receptor del mensaje. De ellos serían ejemplos muy dispares la predicación basada en modelos interpretativos alegóricos en la época de los padres de la iglesia, como un Orígenes, y la predicación social de un Rushenbusch en el siglo XIX, con su énfasis en el evangelio social y un estilo discursivo de ideas. Entre esos dos hay toda una gama, y por supuesto la predicación expositiva. No es un método nuevo, pero es cierto que no se ha practicado mucho en según qué tradiciones eclesiales, y en realidad en unas más que en otras. Esto ha dependido también de las escuelas de formación teológica de los predicadores. El predicador de hoy, en primer lugar, debe de estudiar y prepararse a fin de realizar su trabajo con responsabilidad. Piedad cristiana y honradez intelectual deben ir de la mano y para ello deben de formarse. Además, con el fin de adaptarse y comunicar con la realidad deberá de saber leer la situación del momento actual con el fin de poder responder con el texto y desde el texto a las preguntas que la gente se hace, en vez de, como se hace a menudo, responder a preguntas que nadie hace. Para ello, el predicador deberá saber usar las herramientas hermenéuticas y aplicar una exégesis apropiada como preparación del mensaje. 



     



    P.-¿Podría hacer un diagnóstico de la situación de este ministerio en las iglesias de España? ¿Está el púlpito evangélico en crisis?



    R.-Pues en realidad no me veo con autoridad para ello. Hay muy buenos predicadores y bien preparados que domingo tras domingo realizan una gran labor de comunicación del mensaje. Pero también he visto, y lo digo con dolor y con todo respeto, que a muchos de nuestros púlpitos suben personas no preparadas para ello. Se abusa de la buena voluntad, pero con buena voluntad no se cubren las necesidades reales de la audiencia. Se escuchan tonterías sobre el texto y se realizan aplicaciones del texto fuera de todo contexto. Muchos no se dan cuenta de que la audiencia de hoy ha subido de nivel de formación, tiene mucha información, etc. ¡Hay que respetar a la audiencia! 



     



    P.-¿Y de otros puntos del mapa mundial que ha visitado como director de la Sociedad Bíblica de España?



    R.-Viajo mucho a América Latina y allí varía mucho de un país a otro y de una denominación a otra según la formación de los pastores y la formación media de la audiencia. Tengo la impresión de que en España tenemos hoy en día un pequeño mosaico de la realidad evangélica a nivel de países de habla hispana. 



     



    P.-¿Puede ser la narrativa una de las formas más acertadas de comunicar el evangelio en esta época posmoderna?



    R.-Si por narrativa entendemos recrear y decir la historia de Jesús explicando los detalles sociales, culturales y religiosos de la época para entender el pasaje y los ponemos en correlación con nuestra realidad, entonces digo un sí rotundo. Pero será necesario releer el texto trazando puentes de comprensión y aplicaciones relevantes a la mente y al corazón del siglo XXI. A la vez permíteme decir que la narrativa no es "el club de la comedia". He visto y escuchado a predicadores que usan el púlpito como si del club de la comedia se tratara. Entretenimiento y divertimento, NO. Tampoco el púlpito es para lucimiento personal. NO. Cuando la Palabra de Dios es anunciada el evento más importante de la historia está teniendo lugar. Se abre un momento sacro de intervención divina en la vida de las personas para la transformación del mundo por medio de la predicación, de la Palabra de Dios anunciada. 



     



    P.-Cuando se prepara una exposición, ¿es importante conocer y entender el contexto donde están insertos los oyentes, conocer sus desafíos, sus problemáticas; conocer la realidad que los circunda? O una exposición surge del criterio personal del predicador. 



    R.-Pues es verdad que por lo que uno oye, hay predicadores que predican sin tener para nada en cuenta las necesidades y circunstancias de la audiencia. Aquí hablamos de predicación y la predicación va conectada a la acción pastoral. El púlpito sin seguimiento pastoral no funciona. Será un bonito discurso, pero no es predicación. La predicación va seguida de la conversación después del culto, de la visita y de la acción comprometida con la comunidad. Esto quiere decir entonces que predicador y audiencia son cómplices, y por tanto, para transmitir un mensaje y comunicar con eficacia debemos usar el lenguaje del receptor. Esto implica entender sus claves culturales, su situación en la vida en toda su dimensión. Pero no solo del individuo, sino de la comunidad en la que el evento de la predicación acontece. 



     



    P.-¿Se abordan desde el púlpito temas como la pobreza, sexualidad, la crisis, la política, la corrupción, la violencia en todos sus aspectos, la injusticia social, etc.? O conviene no contaminarnos con la problemática que se cuece en el mundo que nos rodea... 



    R.-Pues está claro, si no se abordan se deben abordar, y si no ¿de qué hablamos? ¿Del sexo de los Ángeles? El evangelio de Jesús es subversivo y llama a la transformación y no deja indiferente. Se anuncia para la libertad aquí y ahora, libertad del pecado que tiene dimensiones estructurales y contra lo que hay que luchar. Efectivamente, el evangelio tiene que ver con las personas, pero no con individuos aislados, la fe es personal, que no individual, y por tanto tiene una dimensión comunitaria. Se trata de proclamar la presencia del Reino de Dios del cual somos levadura que debe leudar la masa de este mundo dando paso a una nueva realidad. Leudar implica "pringarse". 



     



    P.-¿Debe ser el predicador el primero en entusiasmarse, apasionarse, demostrar su fe, por la verdad para luego transmitirla a sus oyentes?



    R.-Querida Jaquelín, tú lo has dicho. 



     



    P.-¿Escasea el don pastoral cuando se predica o enseña? ¿Se están preocupando los predicadores por inspirar respeto y afecto por parte de quienes los oyen? 



    R.-Predicar es distinto que enseñar. Yo me he ido refiriendo a la predicación, y ya he dicho que predicar está íntimamente ligado a pastorear. Creo que pastorear implica oler a oveja. Cuando vives en la comunidad cristiana íntimamente ligado a ella y comprometido con ella, el púlpito gana relevancia y la comunidad te entiende incluso antes de hablar. Se crea un vínculo de amor y respeto los unos por los otros en el que cada uno sabe dónde está y cuál es su responsabilidad. Ahí, la autoridad, el afecto y el respeto surgen de modo natural porque se fundamentan en el ministerio que uno desempeña y no en el magisterio que a uno le puedan dar. 



     



    P.-¿Debe el predicador evaluarse cada cierto tiempo? Si es así, ¿cómo debe llevar a cabo esta evaluación? ¿Debe la iglesia evaluar a sus predicadores? 



    R.-La comunidad cristiana que llama a su pastor tiene la obligación de velar por él también, y en esa obligación el pastor debe de rendir cuentas ante quien se debe, que es su iglesia. Definitivamente sí, debe de evaluarse todo ministerio pastoral con criterios pastorales y ministeriales. A fin de llevar esto a cabo, deberían desarrollarse, con la ayuda de profesionales, criterios de evaluación para las diversas áreas de ministerio que desarrolla el pastor y según las responsabilidades que se le hayan dado. Esto evitaría que se juzgue al pastor con elementos meramente subjetivos. ¿Cómo realizar la evaluación? Pues si es de la predicación, será fundamental saber si el pastor comunica y si se operan cambios en la vida de la comunidad y de las personas. Pero también se podrá evaluar la forma de entregar el mensaje y la calidad del mismo en contenido. Para esto los seminarios y facultades de teología pueden ayudar con criterios de evaluación. 



     



    P.-¿Se están enfrentando los predicadores del siglo XXI a unos oyentes con una buena preparación bíblico-teológica o de otra índole?



    R.-Pues en muchos casos sí, y esto demanda mayor preparación y ciclos de formación continua que los hay. 



     



    P.-¿Se le resta autoridad a la Biblia si se admite que está culturalmente condicionada? 



    R.-En absoluto, todo lo contrario. Es una falta de respeto pensar que el texto está en un vacío cultural. El texto es relevante en primer lugar en su contexto, pero trasciende con su mensaje el contexto en el que nace para alcanzar otros contextos, pues el mensaje que transmite tiene que ver con el ser humano y sus realidades más íntimas, que son similares a través del tiempo y las culturas. El evangelio es totalmente transcultural. 



     



    P.-Una recomendación clave para los predicadores de este siglo XXI... 



    R.-No menospreciar a la audiencia. Respetar el texto y desde el mismo hablar al contexto actual. Para ello, Trabajar, trabajar y trabajar. 



     



    Finaliza la entrevista. Gracias, José Luis Andavert, por sus opiniones que vienen a poner un grano de arena en esta amplia reflexión sobre la predicación en un contexto desafiado por los cambios culturales de este siglo.


     

     


    0
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     



     
     
    ESTAS EN: - - - Dos entrevistas a José Luis Andavert
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    “Jesús nos abre los ojos a las personas que están necesitadas” “Jesús nos abre los ojos a las personas que están necesitadas”

    Nieves Carabaña nos explica el Reto Mateo 25, un programa de una semana que ayuda a los participantes a identificarse con quienes sufren las situaciones descritas en el texto bíblico.

     
    “Por mucho amor que reciba un niño en una institución, no es el medio ideal para desarrollarse” “Por mucho amor que reciba un niño en una institución, no es el medio ideal para desarrollarse”

    Francisca Capa explica el trabajo de REPINNAV (Red de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes en Vulnerabilidad) en Huaraz (Perú).

     
    “Queremos unir a la iglesia evangélica para orar” “Queremos unir a la iglesia evangélica para orar”

    El próximo 8 de junio las iglesias evangélicas son invitadas a participar de España oramos por ti, un evento simultáneo en 52 puntos del país.

     
    Protestantes en España: creer a la contra Protestantes en España: creer a la contra

    Documentos RNE dedica un amplio reportaje sonoro a la historia del protestantismo en España. Participan Gabino Fernández, Doris Moreno y Ricardo García.

     
    “Con nuestro trabajo podemos ser agentes de restauración” “Con nuestro trabajo podemos ser agentes de restauración”

    Jaume Llenas comienza una nueva etapa como asesor de los Grupos Bíblicos Graduados. En esta entrevista comparte su visión sobre el trabajo, la vocación y la misión en el ámbito laboral.

     
    FOTOS Fotos
     
    X Encuentro de Literatura Cristiana X Encuentro de Literatura Cristiana

    Algunas fotos de la entrega del Premio Jorge Borrow 2019 y de este encuentro de referencia, celebrado el sábado en la Facultad de Filología y en el Ayuntamiento de Salamanca. Fotos de MGala.

     
    Idea2019, en fotos Idea2019, en fotos

    Instantáneas del fin de semana de la Alianza Evangélica Española en Murcia, donde se desarrolló el programa con el lema ‘El poder transformador de lo pequeño’.

     
    15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

    Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

     
    Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

    Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

     
    ‘Los poetas y Dios’, 15ª edición ‘Los poetas y Dios’, 15ª edición

    Algunas fotos del encuentro de poesía espiritual celebrado los días 2 y 3 de noviembre en Toral (León). Fotos de Jacqueline Alencar.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    El informativo #5: Evangélicos en Cuba, Marcha por Jesús en París El informativo #5: Evangélicos en Cuba, Marcha por Jesús en París

    La crisis de refugiados que salen de Venezuela es uno de los temas en esta nueva edición del programa.

     
    Toda la Biblia: 1ª Juan Toda la Biblia: 1ª Juan

    Esta carta una y otra vez nos presenta la preeminencia del amor de Dios, un amor que quita todos los miedos.

     
    El informativo #4: Evangélicos en la OEA, la ONU pide proteger a minorías religiosas El informativo #4: Evangélicos en la OEA, la ONU pide proteger a minorías religiosas

    El 22 de agosto es el día designado por la ONU para conmemorar a las víctimas de violencia por motivo de creencia o religión. Esta y otras noticias en nuestro resumen semanal.

     
    Las Tres Tabernas: Marcos Vidal Las Tres Tabernas: Marcos Vidal

    Alex Sampedro entrevista a Marcos Vidal en profundidad sobre iglesia, pastorado, arte, literatura o redes sociales.

     
    Yo soy la resurrección y la vida Yo soy la resurrección y la vida

    En Jesús encontramos a un Dios que no es indiferente, sino un Dios que llora con nosotros.

     
    Yo soy el pan de vida Yo soy el pan de vida

    Si ningún placer de la vida puede satisfacernos del todo, puede que estemos hechos para algo más.

     
    “Es urgente renovar la praxis del ministerio a la infancia” “Es urgente renovar la praxis del ministerio a la infancia”

    Conversamos con Javier Martín, coordinador de min19, sobre la necesidad de dar espacio e importancia a los niños, tal y como hizo Jesús.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.