PUBLICIDAD
 
miercoles, 20 de noviembre de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    1
     

    El que la hace la paga

    Un estudio novelado de Hechos capítulo 12.

    AHONDAR Y DISCERNIR AUTOR Roberto Estévez 17 DE FEBRERO DE 2019 17:00 h
    Foto: Free Bible Images (CC)

    Hacía frío en la celda. El piso estaba húmedo y maloliente. Un hombre yacía allí tirado, entre despierto y dormido. Se oían los rítmicos pasos de los centinelas haciendo la ronda.



     Allí el apóstol Pedro estaba pasando la noche.



    Uno de los centinelas se le acerca y le entrega un pedazo de pan viejo y un jarro de agua y le dice:



    - ¡Come bien que esta es tu última comida! - El prisionero con tranquilidad le responde:



    - Si es la voluntad del Señor que esta sea mi última comida, lo acepto bien, pero mi Dios es el que manda en este mundo y no tu jefe. ¡Podría ser que fuese él quien muy pronto va a disfrutar de su última comida!



    Ante el asombro del guardián Pedro se arrodilla, cierra sus ojos y le da gracias a Dios por esos alimentos que muchos de nosotros no  los consideraríamos buenos ni para los puercos. Pedro siente en su corazón esa “paz que sobrepuja todo entendimiento”.



    Si, se ha enterado que hace pocos días, Jacobo, el hermano de Juan, ha sido ajusticiado. Su crimen ha sido creer que un hombre llamado Jesús es el Hijo Eterno de Dios.



    El rey Herodes ha planeado para la mañana siguiente ejecutar a Pedro. Su delito no era grave  Pero en  aquellos tiempos no se necesitaban muchas pruebas  para eliminar un enemigo.



    Se le había acusado  de muchas cosas. La más grave de todas era designada como un " ataque injustificado y criminal  con arma letal a un siervo del sumo sacerdote".



    Sin embargo  había un problema: existían  muchos testigos de que Pedro había hecho eso, pues le habían visto cortarle la oreja a un tal  Malco. Pero este  seguía con sus dos orejas y ni siquiera había quedado una cicatriz.



    También se le atribuía repetir una acusación contra las autoridades religiosas y civiles diciendo: “vosotros matasteis al Autor de la Vida a quien Dios ha resucitado de los muertos”.



    En otra parte de la ciudad el rey Herodes está  terminado su cena. Tiene un grupo de sus “amigotes” con él. Están bastante contentos después de unas cuantas copas de los mejores vinos de la región.



    - Alteza: ¿Cómo está la situación  en el país? -pregunta uno de los cortesanos  profesionales.



    - Bueno -responde el rey con ese tonito de voz muy similar a la de los políticos hablando ante las cámaras y micrófonos-,  es la historia de siempre, pero hay un grupo de  fanáticos que están perturbando el orden público diciendo que ese Jesús que fue crucificado vive todavía.



    ¿Se imaginan que haya gente que pueda creer que alguien que es crucificado pueda seguir viviendo? Mañana a primera hora hacemos un juicio de urgencia y “lo eliminamos”.



    Uno de los comensales con una sonrisa burlona le dice:



    - Espero que no se les escape como un pajarito.



    Herodes con una sonrisa diabólica responde:



    - Es imposible, está en un lugar de alta seguridad. Me han confirmado que está aprisionado  con dos cadenas. Por las dudas han reforzado la guardia con dos soldados al lado de él para custodiarlo. He dispuesto cuatro grupos de cuatro soldados cada uno para que lo custodie las 24 horas del día. Y si esto no fuera suficiente, la cárcel tiene una fuerte guardia de lanceros  alrededor para evitar cualquier eventualidad.



    Mientras tanto Pedro está profundamente dormido. De pronto siente que alguien le toca en el costado. No es el golpe bruto de los soldados  que el conoce tan bien y que siempre es doloroso y acompañado de gritos y palabras profanas.



    Ese toque es muy distinto. Al mismo tiempo  una luz intensísima ciega y paraliza a todos los guardianes. Pedro trata de ver a ese ser que le está hablando pero le cuesta mucho.



    Es como si uno tratara de ver algo que está delante del  sol. Apenas puede divisar la forma de ese ser angelical que parece que estuviera muy apurado. “Levántate pronto” le dice el ángel.



    Ante su asombro los grillos que tiene en las muñecas caen  al suelo como si se hubieran derretido. La segunda orden no se tarda: “cíñete y ata las sandalias”. Pedro actúa como si estuviera hipnotizado.  



    Se cubre con sus ropas y se ata rápidamente las sandalias. Entonces viene la tercera orden: “Envuélvete en tu manto” sugiriendo que es una noche fría. Para un prisionero que está preparado para morir al día siguiente la libertad es sin duda el anhelo más importante.



    El apóstol funciona  como alguien que no sabe si está despierto o soñando. Actúa en forma casi automática. Pedro comienza a seguir a ese ser angélico. Tiene que entornar sus ojos para no quedar deslumbrado.



    Ve con asombro como los soldados  de la primera guardia están como “paralizados”. La luz los ha enceguecido en tal forma que no pueden hacer más que cerrar sus ojos. Llegan así al segundo nivel de seguridad y pasan con toda naturalidad como si fuera su propia casa, de una habitación a otra.



    Llegan así al tercer nivel de seguridad.  Las pesadas  puertas de hierro hacen un quejido metálico y se abren lentamente como si fueran una de esas puertas modernas que se abren con  un “dispositivo electrónico”.



    En la calle caminan unos 80 metros.  El  ángel entonces se esfuma de la misma manera que apareció. El frío de la noche hace reaccionar a Pedro. Mira hacia atrás y ve los temidos muros de la horrenda cárcel.



    Se da cuenta que no es un sueño sino que en verdad está libre. Como si estuviera hablando consigo mismo dice “ahora entiendo verdaderamente que el Señor ha enviado su ángel y me ha librado de la mano de Herodes y de todo el pueblo de los judíos”.



    En la otra parte de la ciudad, en la casa de María la madre de Juan Marcos se ha reunido un  grupo de creyentes para orar. Lo han hecho desde el momento en que se enteraron del encarcelamiento de Pedro.



    Es una casa bastante grande. Han entrado en pequeños grupos para no llamar la atención y se ha dado la consigna que a ningún desconocido se le abra la puerta bajo ninguna circunstancia.



    Las oraciones son todas más o menos similares y se repiten frases tales como:



    - Señor, da fortaleza en esta hora de prueba a nuestro hermano Pedro.



    - Oh Dios, si es tu voluntad obra un milagro y que nuestro hermano pueda quedar libre.



    Alguno ora diciendo: "Señor, por favor cambia el corazón del  rey Herodes para que lo deje libre y no lo mate".



    Otros han dicho frases similares a: "Señor, dale paz y hazle sentir  tu presencia a nuestro hermano Pedro".



    Una y otra vez las oraciones van subiendo a la presencia del Señor.  Un fuerte y bien sentido amén es repetido por los hermanos y hermanas.



    De súbito  se oye un suave golpeteo  en el postigo.



    - Es el viento - dice uno de los presentes.



    El ruido se repite y cada vez es más fuerte. Una muchacha que está sentada cerca de la  entrada  va a investigar que sucede. La casa para mayor seguridad tiene dos puertas.



    Abre la primera y por la hendija  de la segunda mira hacia afuera.  Allí, por la luz de la luna reconoce la cara inconfundible del apóstol Pedro. Vuelve donde están los creyentes orando y empieza a los gritos ¡Es Pedro, es Pedro!  



    - Estás mal de la cabeza -le dice uno de los creyentes.



    - No seas loca, Pedro está preso –le dice otro.



    Ella sigue repitiendo como un disco rayado “Es Pedro”. Otro sugiere que quizás sea su ángel.



    - ¡Lo he visto -repite Rode-,  es nuestro hermano Pedro!



    Por fin todos se ponen de acuerdo y repiten al unísono como un coro bien entrenado: ¡tiene que ser su ángel”



    Se hace un silencio. El supuesto ángel golpea otra vez la puerta con más intensidad  y se pregunta a si mismo: -¿Por qué no abren ?



    Por fin  alguien decide abrir y ante el asombro de todos  Pedro entra en la habitación. Algunos empiezan a gritar ¡Aleluya! pero el apóstol les hace una seña de silencio. Los rostros de los hombres y mujeres muestran la alegría de ver al hermano amado, a quien casi daban por muerto.



    Todos se callan. Pedro les cuenta con detalles cómo el Señor le había sacado de la cárcel. Les pide que le informen a Santiago y a los otros hermanos de lo que ha acontecido.



    Han pasado varias semanas. Se ha corrido la voz que Herodes  se está muriendo revolcándose de dolor. Varios días después la noticia corre por todo el país. Herodes ha muerto en Cesarea.  Algunos han dicho que “el Ángel del Señor lo hirió por cuanto no dio la gloria a Dios” (v.23).



     



    LA HISTORIA BIBLICA Y YO



    ¿Por qué Dios permite que Jacobo muera por la espada de Herodes en cambio actúa para  que Pedro sea liberado de esa manera tan espectacular?



    Sin duda el Señor tiene planes muy especiales para la vida de cada uno de nosotros y tenemos que repetir las palabras de Job: "De oídas te había oído mas ahora mis ojos te ven" (42:5).



    ¿Cómo puede ser que ese Pedro que antes tenía temor ahora no tiene miedo  y puede descansar plácidamente unas horas antes de su ejecución?



    El apóstol demuestra una calma extraordinaria al poder dormir la noche previa a la aplicación de la pena capital. Él ha aprendido -cómo lo va a decir más tarde- que el Eterno a veces permite que pasemos por tribulaciones.



    Es así que va a escribir: ”El Dios de toda gracia, que nos llamó a su gloria eterna en Jesucristo, después que hayáis padecido un poco de tiempo, el mismo os perfeccione, afirme, fortalezca y establezca" (I Pe.5:10).



    Pedro era uno de los que estaban  aterrorizados  junto  con los otros discípulos que estaba en el barco durante la tormenta y empezaron a gritar:



    -¡ Maestro,  que perecemos! (Luc.8:24).



    También se atemorizó  cuando la sirvienta dijo: “este era uno ellos y él lo negó" (Luc.22:57).



    Sin duda que la única respuesta que tenemos a esa paz que el apóstol exhibe es que Dios ha obrado especialmente dándole la paz que sobrepuja todo entendimiento. El apóstol ha crecido espiritualmente, desde el punto de vista de aceptar la voluntad de Dios en su vida.



    Años después va a decir: "echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros" (I Pe.5:7).



    Es interesante que Pedro hace señal con la mano no solamente para tomar la palabra sino para que no hagan mucho ruido.  Seguramente los soldados muy pronto llenarían las calles buscando al prófugo y el bullicio despertaría las sospechas de las autoridades.



    Él tiene sentido común y no quiere que lo apresen de nuevo.



    Está agradecido al Señor que lo había liberado de la cárcel pero no tenía interés que el Todopoderoso tuviera que repetir el milagro.



    Es interesante que ese mismo Ángel del Señor que libera al creyente fiel va a actuar en forma judicial estricta con ese hombre impío que era el rey Herodes



    El rey Herodes con todo su poder no podía eliminar a Pedro  porque el Todopoderoso  tenía otro propósito.



     Dios en su providencia puede permitir que los suyos padezcan injusticias, enfermedades, accidentes o aún la muerte.



    Sin embargo el propósito que el Señor tiene para cada una de nuestras vidas se va a cumplir.



    El Eterno va a realizar su plan de rescate   la noche previa a la ejecución. Pensamos que  el Señor lo podría haber liberado la primera noche pero no lo hace. Esta  aparente "demora" obliga al creyente y a la iglesia  a ejercer su fe y constancia en la oración.



    Es importante notar los hechos  extraordinarios  que se suceden para integrarse en el milagro de la liberación de Pedro:



    a) una luz repentina en la cárcel (v.7)



    b) la aparición de un ángel (v.7)



    c) las cadenas se sueltan espontáneamente (v.7)



    d) la puerta de hierro se abre por si sola como si fuera por el uso de unos de estos dispositivos electrónicos de "control remoto" (v.10).



     



    DETALLES TÉCNICOS



    Herodes actúa no en relación a lo que está éticamente bien sino lo que le ayuda a su popularidad, imagen política y relaciones públicas. La Escritura nos dice: "y mató a espada a Jacobo, hermano de Juan y viendo que esto había agradado a los judíos procedió a prender  también a Pedro” (vs. 2,3).



    Con tal de congraciarse con el pueblo no tiene problema en matar a un hombre inocente. Él cree firmemente en el principio que muchos años después lo iba a destacar Maquiavelo: "el fin justifica los medios".



    Dieciseis soldados para cuidar que un hombre no se escape no son suficientes cuando el Omnipotente decide lo contrario.  La iglesia hacía sin cesar oración por él.



    Al parecer los creyentes tenían la idea  errónea que cada uno tenía un ángel especial, quizás para protegerles, y que estos tenían su mismo aspecto físico. Si bien las Escrituras nos dicen: “el Ángel del Señor acampa alrededor de los que le temen y los defiende” no hay base para inferir esto en cuanto a  una semejanza física.



    Respecto a la muerte de Herodes, como médico sospecho que hubo una obstrucción intestinal y luego una perforación probablemente del colon y una peritonitis. En este tipo de situación la muerte ocurre luego de varios días de sufrimiento intenso.



    Aquel monarca  que unos días atrás arrastraba las multitudes que quedaban deslumbradas con sus vestidos resplandecientes y su oratoria extraordinaria, en su interior tenía los  parásitos de una corrupción repulsiva.



     



    COMPARACIÓN ENTRE LIBERACIÓN DE LOS ISRAELITAS DE EGIPTO Y PEDRO



    Israel



    - Un pueblo es liberado



    - El Mar Rojo se abre



    - El pueblo se alegra



    - El ejército de Faraón perece



    Pedro



    - Un hombre es liberado



    - Las puertas de la cárcel se abren



    - Los creyentes se regocijan



    - Herodes perece

     



    COMPARACIÓN ENTRE LIBERACIÓN DE PEDRO Y DE PABLO



    Pedro



    - El enemigo es el pueblo y Herodes



    - El Señor utiliza un ángel



    - Hay una luz (v.7)



    - Pedro sale inmediatamente a la calle



    - Se soltaron las cadenas de Pedro



    - Los carceleros son ejecutados



    - La iglesia ora por él.



    Pablo y Silas



    - El enemigo es el pueblo (16:22)



    - El Señor utiliza un terremoto



    - No hay luz (v.29)



    - No salen inmediatamente



    - Se soltaron todas las cadenas (v.26)



    - El carcelero se convierte al Señor.



    - Pablo y Silas también oran (v.25).

     



    EL LÍDER QUE HAY EN CADA UNO



     En la historia relatada en el capítulo 12 de los Hechos de los Apóstoles hay 3 líderes.



    Dos de ellos son siervos de Dios y por lo tanto justos y el tercero es un rey inicuo (Herodes).



    Jacobo el hermano de Juan es muerto por la espada por orden de Herodes. El otro, es decir el apóstol Pedro es liberado en forma  extraordinaria.



    Cuando hay una inestabilidad social o política frecuentemente los lideres están en una condición de peligro mucho mayor que el resto de la congregación. Cuando se levanta la persecución son los líderes los primeros que sufren el desprecio, ostracismo, cárcel o aún la muerte.



    Pedro lo sabía pero tenía la convicción de que el Señor está en su Trono eterno e inconmovible.



    El líder debe preparar a quien lo sustituya en sus responsabilidades y también aconsejar los pasos a seguir cuando se da cuenta que está llegando al fin de su ministerio.



    Al pasar de los años el apóstol expresará: "Pues tengo por justo, en tanto que estoy en este cuerpo, el despertaros con amonestación; sabiendo que en breve debo abandonar el cuerpo, como nuestro Señor  Jesucristo me ha declarado.



    También yo procuraré con diligencia que después de mi partida vosotros podáis en todo momento tener memoria de estas cosas" (2 P. 1: 13, 14, 15).



     



    TEMAS PARA DISCUSIÓN EN GRUPO DE ESTUDIO



    1) ¿Por qué Dios actúa en forma diferente con Jacobo y Pedro?



    2) ¿En qué se basan los creyentes para interceder por Pedro?  (Juan 14:14; 15:7; 16:23)



    3 ¿Por qué podía Pedro dormir plácidamente la noche antes de su ejecución?



    4) ¿Dónde se ve la justicia y la severidad de Dios en este capítulo?



     



    BIBLIOGRAFIA



    *1 Josefo Antigüedades XIX, 343-50 (8.2)


     

     


    1
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    flash
    17/02/2019
    23:40 h
    1
     
    San Pedro a pesar de todo lo que ha hecho y le ha hecho al Señor, es al UNICO que su Señor le ha dicho: “Apacienta a mis ovejas, apacienta a mis corderos”. ¿Estas palabras dichas por Jesucristo, que alcance tienen en el tiempo? ¿Muerto Pedro, que pasa con estas ovejas y con estos corderos? No olvidemos que Pedro es un pastor VISIBLE para estas ovejas y para estos corderos. Saludos.
     



     
     
    ESTAS EN: - - - El que la hace la paga
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    España tras el 10N: César Vidal España tras el 10N: César Vidal

    Análisis de los resultados de las elecciones generales en España tras la votación del pasado 10 de Noviembre.

     
    Kanye West, elecciones, Día de la Reforma: 7 Días 1x05 Kanye West, elecciones, Día de la Reforma: 7 Días 1x05

    El rapero Andrés Pérez visita nuestro podcast para comentar la conversión al cristianismo de Kanye West y su disco ‘Jesus is King’.

     
    Chile, marchas por la libertad y Suiza: 7 Días 1x04 Chile, marchas por la libertad y Suiza: 7 Días 1x04

    Esta semana en 7 Días, la crisis política y social en Chile, las marchas por la libertad y contra el tráfico humano de A21 y la presencia evangélica en el parlamento de Suiza después de las elecciones federales.

     
    La indispensable formación en atención familiar La indispensable formación en atención familiar

    “La sociedad cambia a pasos agigantados”, explica Juan Varela, director de un curso de consejería y orientación familiar en el que, basados en la Biblia y de la mano de las ciencias, se enseñan principios prácticos.

     
    Unamuno y Mackay: el balcón y el camino Unamuno y Mackay: el balcón y el camino

    El teólogo Samuel Escobar explica la amistad entre el misionero escocés y el escritor vasco, y la influencia del Unamuno en el pensamiento teológico contemporáneo.

     
    FOTOS Fotos
     
    Min19: Infancia, familia e iglesias Min19: Infancia, familia e iglesias

    Algunas imágenes del primer congreso protestante sobre ministerios con la infancia y la familia, celebrado en Madrid.

     
    X Encuentro de Literatura Cristiana X Encuentro de Literatura Cristiana

    Algunas fotos de la entrega del Premio Jorge Borrow 2019 y de este encuentro de referencia, celebrado el sábado en la Facultad de Filología y en el Ayuntamiento de Salamanca. Fotos de MGala.

     
    Idea2019, en fotos Idea2019, en fotos

    Instantáneas del fin de semana de la Alianza Evangélica Española en Murcia, donde se desarrolló el programa con el lema ‘El poder transformador de lo pequeño’.

     
    15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

    Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Héroes: el valor de una adolescente Héroes: el valor de una adolescente

    Una reflexión sobre la historia de Eliseo y Naamán desde su inicio, desde la joven israelita que animó al funcionario sirio a buscar el favor del Dios de Israel.

     
    El informativo #18: Los británicos ya no ven inmoral la pornografía ni las drogas El informativo #18: Los británicos ya no ven inmoral la pornografía ni las drogas

    La pornografía y las drogas son cada vez más aceptadas por la población británica. Las relaciones homosexuales, la eutanasia y el aborto son otros aspectos cuya percepción moral también ha cambiado en el Reino Unido durante los últimos 30 años.

     
    Primer Congreso sobre infancia y familia, primera ponencia Primer Congreso sobre infancia y familia, primera ponencia

    Madrid acoge el min19, donde ministerios evangélicos de toda España conversan sobre los desafíos de la infancia en el mundo actual.

     
    31 de octubre, Día de la Reforma 31 de octubre, Día de la Reforma

    El movimiento que se inició con Lutero se extendió por todo el mundo, cambiando la historia para siempre.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.