PUBLICIDAD
 
sábado, 19 de enero de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
 

Feliz Navidad...eslomenos

¿Qué horripilante comedia autocomplaciente e hipócrita de enseñar sólo por estas fechas niños dolientes y pueblos hambrientos?

DESDE EL CORAZóN AUTOR Roberto Velert 17 DE DICIEMBRE DE 2018 19:00 h

De cuanto tenemos, nada hay tan esencial como la vida. Nacer, en sí, siempre es hermoso y bueno. Incluso ya con la necesidad de llorar; pues después de haber pasado más de nueve meses en un entorno seguro, ahora el nacido tiene que enfrentarse a sensaciones nuevas: su organismo empieza a depender de sí mismo, siente espacio a su alrededor, la temperatura es más baja... ¡y debe empezar a respirar por sí mismo!; todas esas sensaciones juntas provocan el llanto que suele acompañar a sus primeras respiraciones y a través del cual expresa su confusión y también su ansiedad por vivir. Es aparecer como un admirable acto de amor, salir de la inexistencia, sumergirse en los inmensos mares de la vida, y ser a la vez una admirable personita, parte del mundo. Nacer es ingresar en la incontable hermandad de los hombres, en la impaciente y larga búsqueda del amor, del sentido de la vida, de la verdad, a la que vemos tan turbia y tan lejana, cuando más descuidado tenemos al Creador de la misma y tan lejana como el pez ve a las estrellas. Un nacimiento, además de una evidencia del don de la maternidad, debería ser siempre una ocasión de gozo, una renovación de la esperanza, esa hermana siamesa de la vida. Quizá sea como uno de los simbolismos de la Natividad: alguien infinito que nace para compartir, para ejemplarizar lo que es el amar al prójimo, al ser humano. Por eso, aterra pensar en lo que la humanidad se ha convertido olvidando las directrices del Creador, y en lo injusto y atroz de sus repartos. No es ya el nacer uno de los primeros pasos hacia la confusa majestad de ser hombre, hacia la improbable felicidad si no se tiene relación con el Diseñador de benditos caminos, hacia la verde y agridulce danza de la naturaleza. 



El hombre es una vida consciente de sí misma, eso es lo que le erige en superior de todo lo demás, pues no en vano es creatura llevando la imagen de la divinidad. Y eso también es lo que le hace responsable. El lobo es inocente, el ciclón y las mareas también son inocentes. El hombre no lo es. Tan sólo diez justos hubieran salvado las ciudades de Sodoma y Gomorra: no se encontraron tantos. No, no es cualquier cosa, es nacer bueno y hermoso. Y quizá nos beneficie reflexionar en ello cuando conmemoramos la Navidad, que debió y debería transformarnos, pero no lo consiguió como no lo consigue porque no nos dejamos transformar, no nacemos de nuevo.



Alrededor de 815 ​millones de personas (20 más que en 2016) en el mundo no tienen suficientes alimentos para llevar una vida saludable y activa. Eso es casi una de cada nueve personas en la tierra (según la FAO). Y nadie podrá decir, que el Gran Diseñador no creara un mundo que produce lo suficiente para alimentar a toda la población mundial de 7 mil millones de personas. Sin embargo, una de cada nueve personas en el planeta va a la cama con hambre cada noche. En algunos países, uno de cada cuatro niños está bajo de peso y por causa de su nutrición deficiente, el 12,9% de la población presenta desnutrición, siendo la causa de que casi la mitad (45%) de las muertes sea de niños menores de cinco años (según el PMA 3,1 millones de niños cada año), que no han cometido más falta que la de estar vivos, quienes en el tiempo del tribunal eterno, reclamarán ante la irresponsable indiferencia de los padres ¿qué digo, padres? más bien progenitores, como podrían ser los conejos y las conejas. “Desde el Corazón” ¿no da escalofríos?; ¿no estremece?; ¿qué mundo ciego, sordo, insensible es este, que se dispone cada año, volviendo la cabeza, ‑aunque realice campañas de sensibilidad mediática, como aquella película de Berlanga Plácido, ponga en Navidad un pobre en su mesa‑, a celebrar su Navidad?; ¿qué Navidad es la que celebra este mundo egoísta, ensangrentado, devorador, materialista, necio?; ¿qué sinceridad cabe entre mazapanes, inventados Papás Noeles, belenes cuyas apariencias engañan tanto como las desapariencias?; ¿qué horripilante comedia autocomplaciente e hipócrita de enseñar sólo por estas fechas niños dolientes y pueblos hambrientos?; no penas fijas, no penas imaginarias, no desazones por sueños fracasados: sufren por hambre, por hambre de justicia, por hambre de esperanza, por hambre de pan, por hambre de caridad bien entendida. 



Por mucho que este año la Lotería Nacional, esté esgrimiendo que la suerte es compartir. Nacer no es compartir. El sufrimiento de las dos terceras partes de la humanidad no lo comparte con la otra. El Dios de amor que nació para enseñar con su vida, instrucción y hechos, que el compartir en amor es la ley y los profetas, millones no lo hacen, por eso, parte de este mundo quiere reemplazarlo por papaítos, nicolasitos y klausitas. Sé que El que vino en Navidad, volverá otra vez para remunerar, para poner las cosas en su sitio. Para denunciar que una humanidad que permite que cada año se dejen morir más del 12,9% de la población es una deshumanizada humanidad. Y debe concluir. Quizá por eso, para concluir, se esfuerza tanto en armarse, se esfuerza tanto para producir su propio suicidio. 



“Con el Corazón” he leído que con el coste de un misil intercontinental (90 millones de dólares) se podrían plantar doscientos millones de árboles, regar un millón de hectáreas, dar de comer a 50 millones de niños. La humanidad ha perdido el Norte, ya lo perdió clamorosamente cuando colgó en una cruz al Salvador del mundo. La humanidad que no sabe dónde está la luz, la verdad, el poder, cree avanzar y retrocede, piensa que progresa y vuelve a la caverna. Como si casi nada estuviese ocurriendo, seguiremos comiendo y bebiendo, en Navidad más aún, religiosos de días alegres y creyéndonos seguros ¡qué torpe farsa!.



No consintamos celebrar, con tal comedia, la Navidad de un niño que sobre todo habló de amor: de entrega, de renuncia, de compasión, de comunión, de vida. Comamos y bebamos, como dice el villancico “que me voy a emborrachar”, pero sin poner como pretexto al Niño de Belén. 


 

 


0
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 



 
 
ESTAS EN: - - - Feliz Navidad...eslomenos
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
Periodismo evangélico en una Europa poscristiana Periodismo evangélico en una Europa poscristiana

Joel Forster repasa los retos para los cristianos en el continente europeo y la labor que realiza desde hace cuatro años Evangelical Focus para conectar evangelio y sociedad.

 
Un sello que hace historia Un sello que hace historia

José Luis Fernández Carnicero explica las actividades programadas este mes de enero en Ourense para celebrar la emisión del sello de la Biblia del Oso y la Reforma Protestante.

 
La Inquisición española, ¿leyenda negra? La Inquisición española, ¿leyenda negra?

Ante una nueva edición del libro “Artes de la Santa inquisición Española”, Emilio Monjo nos explica su importancia, la relación con Casiodoro de Reina, y confronta los desvaríos históricos que se han realizado en los últimos meses en torno a la historia de la España del XVI.

 
#Forum18: ¿Cómo vas a brillar? #Forum18: ¿Cómo vas a brillar?

Samuel Escobar, Israel Montes, Ester Caballero y otros nos dan su valoración y qué se llevan para aplicar tras asistir a un evento cuyo lema fue ‘Brillando como estrellas’.

 
Jaume Llenas: fin de etapa en la AEE Jaume Llenas: fin de etapa en la AEE

Conversamos con Jaume Llenas sobre la Alianza Evangélica Española, su presente y futuro, tras 17 años en la secretaría general.

 
Alianza Solidaria: Ayuda a Venezuela Alianza Solidaria: Ayuda a Venezuela

Conocemos más de cerca el proyecto de alimentación a la infancia que lleva adelante esta entidad evangélica en Venezuela.

 
FOTOS Fotos
 
15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

 
Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

 
Idea2018, en fotos Idea2018, en fotos

El encuentro celebrado en Palma de Mallorca reunió a evangélicos de todo el país para conversar sobre convivencia, misión e interculturalidad.

 
VÍDEOS Vídeos
 
Toda la Biblia: Gálatas Toda la Biblia: Gálatas

Nuestra vida no depende de nuestras tradiciones o costumbres, sino de la dependencia de Dios.

 
Mi testimonio Mi testimonio

¿He conocido de verdad a Jesús? ¿Cómo saber si soy salvo? Sofía Oliver nos cuenta su historia.

 
Mi último día Mi último día

Un corto de animación que recrea la perspectiva de uno de los ladrones crucificados junto a Jesús.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.