PUBLICIDAD
 
jueves, 24 de enero de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
Maná para el peregrino XLI
1
 

Una vida de siembra: Mariano San León

Vuelvo a rescatar esa obra poética de D. Mariano San León que, en verso, nos retrata al poeta y maestro, pastor, padre y esposo entregado.

MUY PERSONAL AUTOR Jacqueline Alencar 11 DE NOVIEMBRE DE 2018 09:00 h
Portada de la Obra Poética de M. San León y Hondo Misterio. / J. Alencar

Hace algunos días, asistí al XV Encuentro ‘Los Poetas y Dios’, que es organizado en Toral de los Guzmanes (León) desde hace quince años por la Asociación Cultural Evangélica ‘Eduardo Turrall’, con el patrocinio del Ayuntamiento de esta localidad. Durante uno de los actos, escuché los versos de otro sembrador de palabras en verso como lo fue Mariano San León. Y recordé que hace unos años, dentro del marco de estos encuentros, se homenajeó al maestro y poeta San León, contándose en esa ocasión con la asistencia de sus familiares, quienes obsequiaron a los asistentes los dos volúmenes que recopilan gran parte de sus poemas e himnos. La obra se intitula: Vida de siembra, siembra de vida (Ediciones EVANA, 1985). Ese mismo año también se editó una plaqueta, “Hondo Misterio” (Betesda Ediciones), con una breve presentación y selección de poemas de Alfredo Pérez Alencart.



Así que vuelvo a rescatar esa obra poética de D. Mariano San León que, en verso, nos retrata al poeta y maestro, pastor, padre y esposo entregado… quien, cual Quijote, en su cabalgadura recorrió España, pero, sobre todo, se encarnó en la Vieja Castilla. Interesante es leer en el Prefacio de los editores de la citada obra, que el poeta Santos García Rituerto fue el encargado de leer los manuscritos de San León, entusiasmándose de tal manera que el proyecto salió adelante y se materializó en estos dos volúmenes. También aportaron su colaboración los familiares y algunos hermanos como Juan Solé Herrera, quien redactó la Nota  biográfica, y Pedro Gelabert. Además, la Comisión Consultiva y de Información de las Asambleas de Hermanos apoyó el proyecto, gesto importante en esa tarea de reconocer la obra de aquellos que dedicaron su vida a la difusión de la Palabra. Acertadamente, en el Prólogo, García Rituerto nos desmenuza cada una de las secciones de esta obra, en la que se incluyen composiciones inéditas del poeta, y una selección de algunos de sus himnos que aún se cantan en nuestras iglesias.



Mariano San León nació en Valladolid, el 29 de julio de 1898, y murió en Barcelona, el 11 de marzo de 1963. Dice en la Nota biográfica escrita por Juan Solé: 



“… Sintió y vivió el lacerante equívoco nacional que envolvía el albor de sus días y que le acompañó a lo largo de su vida. Solo a los dieciocho días del nacimiento de Mariano San León, Francisco Silvela escribía acerca de la desastrosa situación colonial: ‘Todos esperaban y temían algún estremecimiento popular; solo se advierte una nube general de silenciosa tristeza que presta como un fondo gris al cuadro, pero sin alterar vida, costumbres, ni diversiones, ni sumisión al que sin saber por qué ni para qué le toque ocupar el Gobierno... (El Tiempo, Madrid, 16 de agosto de 1898)”.



Ese será el entorno en el que irá creciendo, en medio de los avatares de su época. Su padre muere antes de su sexto cumpleaños. Mueren también dos de los cinco hermanos. Los tres hermanos inician una nueva andadura, primero por un colegio del Ayuntamiento, luego por un colegio religioso católico, y, más tarde, en un colegio evangélico, circunstancia esta, comenta Solé, “que lleva a la madre de San León al conocimiento de la fe cristiana evangélica”, que será “el germen de su vocación y formación cristianas”. El hecho de cursar sus estudios en un colegio evangélico, que hoy consideraríamos de lo más normal, pues gozamos de mayor apertura en materia religiosa, para él constituirá un problema a la hora de ser admitido en la Escuela Normal del Magisterio, en 1913. El joven se encuentra con la presión de la Iglesia Católica cuando uno de los catedráticos informa al cura de la parroquia que ha ingresado en la Escuela. Comenta Juan Solé que la gestión de don Federico Gray será fundamental para la admisión, gracias a su cercanía al rector de la Universidad. Señala que San León concluye sus estudios a los diecinueve años, en 1917, después de ir aprobando con las mínimas puntuaciones, ya que así se castigaba la fidelidad evangélica.



Desde 1908 asistía a los cultos junto a su madre y sus hermanos, y se dice que ya iba colaborando en el ministerio. Mas su ocupación fue en el Colegio Evangélico, cuya dirección estuvo a su cargo hasta la Guerra Civil. Se casa con Encarnación Gil en 1930, quien también intentó acceder en el Magisterio, pero sin resultados positivos, gracias a su condición de protestante que había cursado estudios en el Colegio Evangélico. 



Son unas breves pinceladas sobre estos años que intercalaban la alegría con la tristeza, en los que en vez de languidecer cogía fuerzas para desterrar apegos y tener como prioridad su compromiso con la Missio Dei. La prueba tiene lugar cuando, al iniciarse la contienda civil, cierran el colegio que dirigía. Al ser informado de que podía volver a abrir las puertas de la institución educativa siempre que colocara crucifijos en las aulas y llevara a los niños a la misa los domingos, no accedió, a pesar de tener que subsistir con clases particulares o algún trabajo artesano. Su castigo alcanzaba aun a los que habían sido enseñados por él: suspendían.



Leyendo las líneas tejidas por Solé, deduzco que los planes de Dios para él eran los de recorrer la geografía española atendiendo las necesidades de las iglesias, pues es fácil imaginarse las estrecheces de la época. Cuánta hambre de pan y de Palabra. Se necesitaban valientes dispuestos al sacrificio, al compromiso, algo que hoy ¿no necesitamos? Dice Solé que el diecinueve de abril de 1942 era encomendado por las iglesias de Castilla y León. Como si fuera poco, pesaba sobre él la preocupación por las iglesias, podemos decir, recordando las palabras paulinas.



 



 



¡OH, CASTILLA!



Encariñan, ¡oh Castilla!, 



la línea de tus senderos, 



el surco de tus ribazos 



con sus zarzales y almendros, 



tus corrientes sosegadas 



y tus regatillos secos, 



tus arboledas aisladas 



en medio del campo inmenso, 



la mancha de tus trigales, 



la mancha de tus viñedos, 



como la de tus pinares, 



como la de tus barbechos, 



el azul de tus colinas 



y la anchura de tu cielo. 



El gesto de tus castillos, 



el habla de tus labriegos, 



el trabajo de tus hijos 



y la ciencia de tus viejos. 



Las páginas de tu historia, 



tus visiones y tus sueños, 



la esperanza que te anima, 



la fe que hoy arde en tu pecho, 



la que, engañada, escondiste 



cuando otros te mintieron.



 



¡Pueblo grande, oh Castilla! 



Tiene los más anchos cielos, 



los más amplios horizontes, 



más dilatados senderos, 



gesto, el más noble en la Historia, 



y el más armonioso verbo.



 



Transitaré, tierra amada, 



transitaré tus senderos.



Quiero ver cómo sacudes 



tu ya prolongado sueño, 



quiero ver cómo resurgen 



tu Cid y tus Comuneros, 



tus Julianillos Hernández 



sembrando luz en tu pueblo, 



tus seguidores de Cristo, 



tus Cazallas y Herrezuelos. 



Quiero ver, roto el crisol 



y llegado ya el momento, 



los que hallada la Verdad, 



participante te hicieron.



 



Eres grande y eres noble 



mas tus hijos están ciegos. 



Piensa en ti, pobre Castilla, 



piensa en ti por un momento, 



que eres ciega para ver 



la verdad del Evangelio.



 



Cuántos pensamientos y sentimientos se fueron gestando en estos días con sus noches para luego brotar en poemas e himnos. Quizá este fue el maná enviado para resistir su andadura y lucha contra tantos molinos de viento. Pero vencía el gozo, como el de Pablo, de Silas y de tantos otros que cantaban, fuera en la cárcel o antes de sucumbir entre las llamas. Hoy siguen cantando, pues el relevo continúa, pareciera que llega la desesperanza y de nuevo oímos las voces que no han sido silenciadas.



 



EL PASTOR



La nieve ha borrado 



del todo la senda. 



¡Ay de tu rebaño 



si la noche llega!



 



Se ve en la negrura 



el ojo del lobo. 



¡Tu pobre rebaño 



perdió su reposo!



 



Cuchillo de hielo 



se hace su aullido. 



El balar, qué triste, 



de tus corderillos.



 



Traición en el bosque, 



traicionan las sombras. 



¡Qué largas, el miedo 



les hace las horas!



 



Mas veo tu rostro 



tranquilo y sereno. 



Te veo más alto, 



más fuerte y más dueño



 



de nieves y sombras, 



de sendas y lobos, 



de horas amargas, 



de instantes penosos.



 



Tu voz me parece 



más tuya y más llena 



de tierno cariño, 



de gracia y de fuerza.



 



Tú sabes que pronto 



vendrá la alborada 



tiñendo los cielos 



de luz sonrosada,



 



ungiendo los ojos, 



besando las almas, 



trayendo un rocío 



de paz y de calma.



 



Dejando la noche 



del todo vencida 



y tu grey amada 



segura y tranquila.



 



Decidió vivir modestamente para no renegar de sus principios sustentados en su Manual de instrucciones. Percibimos que tuvo apoyo por parte de su familia, algo vital para los que deciden adentrarse en los recovecos de los ministerios que exigen entrega.  



 



¿DE QUÉ TE SIRVE?



La vida del hombre 



no consiste en la abundancia 



de los bienes que posee



 



(SAN JUAN)



 



 



¿De qué te sirve la lluvia



de oro que te visita



y hace madurar el fruto



del huerto que tú cultivas,



si desconoces la mano



que tales dones te envía?



 



¿De qué te sirve la nube



deshecha en limpios cristales



que da canción a tu fuente



y aromas a tus rosales,



si muere de sed tu alma



cautiva en lazos carnales?



 



¿De qué te sirve la noche



cuajada de pedrería



si es mirada de los Cielos



que jamás al pobre olvidan,



si para ti tal mirada



es inconsciente y es fría?



 



¿De qué te sirve el pan blanco



que nunca falta en tu mesa



y el vaso que cual topacios



liquidados centellea,



si tienes a tu hermano



muriendo de hambre a tu puerta?



 



¿Cómo podía con todo? La respuesta era esa dependencia del Todopoderoso que no cambia, cuyo sí es sí y su no es no, que no tortura con la incertidumbre innecesaria. Por eso se dejaba llevar:



 



TODO EN TU MANO



En tu mano, Señor, mi ventura;



en tu mano, Señor, mi camino;



en tu mano está mi esperanza,



mi esperanza, mi gloria, mi sino.



 



En tu mano, Señor, mi firmeza;



en tu mano mi fin y destino,



en tu mano mi bien y ventura,



de tu mano mi senda camino



 



No fue necesario que le dijeran que la Misión era integral. Seguro que desde el mismo momento que dejó todo atrás para seguir al Buen Pastor supo que las necesidades del hombre eran no solo espirituales, sino también sociales, físicas, de techo, de emociones, de abrazo… Para ello es necesario hacerse uno con el otro, comer con él, sentir con él, tocar su lepra, quitarle las escamas de los ojos, sacrificar el día de reposo, partir juntos el pan…



 



SOY HOMBRE



Soy hombre y cada hombre



es mi hermano.



El que lleva en su frente el sello de la vida



y el que yace en su propia celda condenado;



el que me niega una mirada



y el que me brinda la fuerza de su brazo;



el que llama temblando a mi puerta



y el que vive en regalo;



el que cruza cantando la floresta



y el que sube la cuesta de un calvario:



en su ser tal vez aniden igualmente



idénticos gusanos.



 



El rencor del indigente



y el amargor del saciado



mas de una vez clavados en mi pecho



los sentí como dardos.



Y la llaga que los ojos miran



y la que esconde fino y blanco paño



quisiera ver sanadas



por una misma Mano.



 



¿Se olvidaron -¡oh Cristo!- de tus palabras



selladas con la sangre del Calvario?



¿Lo que son tus brazos extendidos



Y tu voz al decir: “Amaos,



que uno es vuestro Padre



y todos vosotros sois hermanos”?



 



¡Por qué sus ojos brillan con fulgores de Infierno



y sus dientes castañean blancos y afilados?



lobos y perros en su maldad se hicieron



¡y así la vida van atravesando!



 



¡Oh, si se hundieran con su ceguera las mansiones!



¡Si se hundieran con su ceguera las cabañas!



¡Y esta pobre humanidad que hiede,



la pobre humanidad que se engusana



respondiera a la Voz de Cristo



que a nueva vida llama!...



 



¡Oh pueblos que amáis la Verdad y la Justicia!



¡¡¡ Desatadla!!!



 



FRATERNIDAD



Llena tu vaso. Sediento



hoy uno de tus hermanos



tras fatigosa jornada



se va a tu puerta acercando.



 



Pon blanco pan en tu mesa,



aviva la roja llama,



templa el arpa; viene hambriento



y el alma trae llagada.



 



Sal a tu umbral, que no tenga 



que herir sus fríos nudillos.



Es tu hermano y esta noche



busca a tu lado cobijo.



 



Si te cuenta su calvario



óyele con simpatía;



hay un bálsamo en tu mano



para todas sus heridas.



 



Y mañana, cuando el alba



despunte, si es su deseo,



déjale seguir su ruta



del bien de tu casa lleno.



 



Resalto esa vida itinerante por nuestra geografía. Tierras de secano, de nieves, de frío o calor intenso. De caminos difíciles, pues los testimonios de la época hablan del barro de las calles, de luces tenues de lámparas eléctricas de diez vatios que a veces estaban apagadas por que había viento, o porque había demasiada agua en el río, o porque estaba demasiado seco… Mucha falta de escuela, de mínimas comodidades. Viajando tal vez en burro, a pie o en alguna moto los más afortunados. Repasar estos hechos nos hace recordar a Jesús, quien se movía entre el pueblo, entre el polvo, atendía sus necesidades; dice en Mateo 9.35: "Jesús recorría todos los pueblos y aldeas enseñando en las sinagogas, anunciando las buenas nuevas del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia". Fue alguien que tuvo compasión de las ovejas sin pastor, y que tuvo una denuncia profética tal como lo habían hecho los antiguos profetas: “¡Ay de los que dictan leyes injustas, y prescriben tiranía, para apartar del juicio a los pobres, y para quitar el derecho a los afligidos de mi pueblo; para despojar a las viudas, y robar a los huérfanos!” (Isaías 10.1-3).



 



POBRES REBAÑOS!



Los hombres, ¡pobres ovejas! 



¿Naciones? ¡Pobres rebaños 



en una noche sin luna 



pastoreados 



por ilusos o ladrones, 



ineptos o asalariados!



 



Una vez llegó el Pastor, 



¡le asesinaron!



 



Ha de volver, mas la hora 



no ha llegado.



Cuando Él llegue habrá un día, 



habrá un Pastor 



y un rebaño.



¡Ay, vosotros que os hicisteis 



ganaderos del rebaño, 



con tiaras y coronas, 



con chisteras y con cascos!



 



¡El Gran Pastor os conoce, 



en su Libro estáis marcados!



 



Jesús miró a las gentes con compasión, por eso iba enseñando, predicando y curando; transformaba a las personas en todas las áreas de su vida. Restauraba las vidas, les devolvía su dignidad. Y esto tenía una repercusión en las estructuras sociales. Y ese es el modelo que nos dejó. Ése es el poder del Evangelio. Restaurar vidas, abrir las puertas de la gran reconciliación entre Dios y el hombre para traer vida y más vida. Pienso que así lo entendió Mariano San León cuando hizo de la siembra su vida aspirando a esa herencia futura: “Peregrino me hiciste, / sembrador y soldado. / Una Patria me diste / y una bella canción: / la canción del que lucha, / la canción del que siembra, / la canción del que tiene / su herencia en Sion”.



Mostrar al peregrino que no está solo, para que pueda esperar un poquito más, hasta que Él vuelva… 



 



DADME AMOR PAR EL CAMINO



Dadme amor para el camino:



poco importa si el sendero



se nos hunde en negro valle



o se nos hace desierto.



No si el hogar está frío, 



ni si el hogar está lejos,



ni si el hogar está pobre;



llegaré pronto y contento.



Cruzados ya sus umbrales



nada echaré de menos.



 



Dame amor para el camino:



llegaré pronto y contento.



El amor será una brasa



y el amor hará un recuerdo



feliz de cada jornada



y de cada sufrimiento.



El amor se hará una vida,



un latir puro e intenso.



El amor se hará riqueza



y el hogar humilde ¡un cielo!



 



Dadme amor para el camino,



llegaré pronto y contento



y nada, el umbral cruzado,



¡nada echaré de menos!



 



PEREGRINO, SEMBRADOR Y SOLDADO



Peregrino me hiciste, 



sembrador y soldado. 



Una Patria me diste 



y una bella canción: 



la canción del que lucha, 



la canción del que siembra, 



la canción del que tiene 



su herencia en Sion.



 



Y estos días de marcha 



a través de las gentes, 



con un salmo en los labios 



y una limpia visión, 



me desprenden de Egipto 



con su yugo y su barro, 



con su triste destino 



y su vil condición.



 



Es la santa llamada 



del amor que no olvida, 



del amor que redime 



con completo perdón, 



de la gracia que abre 



su tesoro infinito, 



sus eternas promesas, 



su gloriosa visión.



 



¡Peregrino, Dios mío! 



¿Y tu cielo mi Patria? 



En tu casa me espera 



la feliz heredad.



Has quebrado mis yugos



Cuando libre tu Gracia



ha sanado mis llagas. 



¡Ya conozco tu paz!



 



Una tierra de muerte, 



sin semillas ni agua, 



pero voy de tu mano 



el desierto a cruzar. 



La columna de fuego 



para mí no es extraña, 



ni es extraña tu nube 



ni es sorpresa el maná.



 



Mi esperanza ya liba 



en tus fieles promesas, 



ese gozo supremo 



de la vida de fe, 



ese gozo del alma 



que atesora tu Nombre, 



esa dicha del alma 



que se goza en creer.



 



Peregrino me hiciste, 



sembrador y soldado. 



Nuevo pulso en mis venas 



tú has hecho latir. 



Ese mar de las gentes 



de tu mano he cruzado; 



Babilonia y Egipto, 



¿qué son ya para mí?



 



Mariano San León colaboraba con revistas evangélicas como Edificación Cristiana, El Camino, Constancia, El Escudriñador Bíblico, El Joven Cristiano, y también en los ‘Cuadernos de Orientación Bíblica de la Alianza Evangélica Española’. ¿Cómo con tanta dificultad se podía pensar en publicaciones? Ejemplo tenemos de hermanos que sortearon los obstáculos para difundir la Palabra. Hoy recuerdo a José Grau, Juan A. Monroy, Ernesto Trenchard, Juan Blake, entre otros, que dejaron abierta la senda de las publicaciones sin todos los medios tecnológicos y de otra índole de los que hoy gozamos. ¡Cómo funcionaba el internet de la época! Llegaba a destino porque la creatividad estaba garantizada para sortear los senderos intransitables. Como los escritos de Pablo que circulaban por Éfeso, Tesalónica, Corinto… Con intervenciones de la policía, como contó Grau en una entrevista que le hice hace algunos años: 



“Efectivamente, topamos con la censura que era obligatoria en aquel entonces para toda clase de publicaciones. Si el carácter de las mismas era religioso tenían que llevar el “Nihil obstat” del obispado católico del lugar. La censura franquista nos remitía a estos trámites que, obviamente, ningún protestante podía admitir. Esto significaba que todo lo publicado por no católicos, al carecer de dicho requisito, quedaba clasificado en la esfera de lo ilegal. Lo que llamáis un “falso pie de imprenta de Suiza” no era tan falso como tal vez alguien suponga. Correspondía a la sede de la misión que coordinaba el interés de numerosas congregaciones helvéticas en la extensión del Evangelio por medio de la página impresa en España y América Latina. Previo al juicio al que fui sometido, mi abogado trató de mediar para que el obispado retirara los cargos contra nosotros. No tuvo éxito. Estaban demasiado enfadados por el folleto sobre los “Diez mandamientos” que hicimos circular por los alrededores del cine donde se estrenó la película de Cecil B. DeMille con este título. Así que hubo juicio, confiscación y condena por la acción conjunta de ambas censuras, la franquista y la católica”.



Estimulante resultan estas experiencias de nuestros hermanos en la España de la represión, pues en medio de los obstáculos querían mantener la siembra y esos logros alcanzados durante aquellas primera y segunda Reformas. De esta última comenta J.A. Monroy en uno de sus artículos que, sobre la Transición Religiosa en España, está publicando en este medio:



“… la Segunda Reforma en España fue un éxito. En menos de un siglo se implantaron congregaciones evangélicas en casi toda la geografía española. Se fundaron clínicas y hospitales evangélicos en Madrid y Barcelona. Surgieron seminarios e institutos para la formación de pastores en Sevilla, Zaragoza, Barcelona, Madrid. La prensa protestante abundó durante la Segunda Reforma. Se fundaron unas 40 publicaciones, algunas de ellas de aparición semanal, otras mensual, trimestral, etc. En 1919 se decidió fundir todos los esfuerzos aislados en una sola revista común, España Evangélica. El primer número apareció el 29 de enero de 1920. Se publicaba semanalmente. Llegó a adquirir un gran prestigio. Contrariamente a lo que ocurre ahora, los líderes evangélicos de la Segunda Reforma dieron mucha importancia a la educación escolar. Se establecieron escuelas para niños en muchas capitales españolas. Algunos de estos centros, como El Porvenir, en Madrid y El Escorial, aún siguen educando niños. En cuanto a la población evangélica, Claudio Gutiérrez Marín dice que al estallar la guerra civil en 1936 había en España: 166 Iglesias establecidas, “sin contar los grupos pequeños y aislados”. 48 pastores ordenados y más de un centenar de evangelistas. 7.000 niños matriculados en las escuelas diarias. 22.000 miembros convertidos en el país. Un patrimonio en propiedades inmobiliarias que ascendía a seis millones de pesetas de entonces. Lo conseguido fue mucho, si tenemos en cuenta la intolerancia religiosa predominante y los escasos medios humanos y económicos disponibles”.



Al leer las líneas donde se menciona la importancia que se dio a la educación escolar, vislumbré al maestro San León desarrollando su misión en la escuela que dirigía, con esa vocación pastoral que lo apasionaba. Si son ciertas las anécdotas que se cuentan, no negaba el acceso a la escuela a los niños de escasos recursos, porque sabía que era vital la lectura y el conocimiento para crecer en todos los ámbitos de la vida. Quizá recordando al Dios que vino en forma de niño, quien, al crecer, recibió y bendijo a los niños, dejando a su equipo, entrenado durante tres años, la misión de trabajar para acercarlos a él.



 



JESÚS



Cuan hermoso resplandeces, 



¡oh Jesús! en tu humildad, 



cuando de los cielos vienes 



a salvar la humanidad. 



Tu venida nos anuncia 



dulce coro celestial: 



¡Gloria a Dios y hacia los hombres 



paz y buena voluntad!



 



Hombres doctos te rodean 



en días de tu niñez, 



asombrados te contemplan 



pasmados de tu saber.



Bien pudieron con asombro 



tus palabras escuchar 



aquellos sabios humanos: 



tu saber es celestial.



 



Hombre ya, los pequeñitos, 



en tu seno bienhechor, 



escuchan tu voz bendita, 



reciben tu bendición. 



¡Cuán felices los pequeños 



se sienten cerca de ti! 



«No les estorbéis —nos dices—, 



dejadles venir a mí.»



 



Debemos intentar conocer, informar cuando sepamos, sobre esta larga travesía de los que nos antecedieron por largos siglos. Nos animan en esta carrera que tenemos por delante. Ya sé que que no lo hicieron para recibir aplausos, pero sería edificante agradecer y valorar, pues dedicaron horas de su tiempo de descanso, sudaron en exceso y pasaron mucho susto y fuego.  Así lo hizo también San León. Señala Solé:



“La vida fue levantando sus mojones de alegría y de dolor … Con todo, su ministerio no se encogía; se ampliaba. Las Conferencias Anuales en Madrid, con su amplia convocatoria a nivel nacional, en las que participaba, contribuían a la extensión de su ministerio a lo largo y ancho de la España que tanto amó y recorrió. Invitado por la iglesia de Trafalgar, viene a Madrid a finales de 1960 (don Juan Biffen había fallecido en junio de ese mismo año), donde cubre los tres últimos años de su fecunda vida y ministerio”



 



LOS TUYOS



(Salmo 5:11-12)



 



No faltan a los tuyos 



las sanas alegrías, 



las dulces ambrosías, 



la paz del corazón. 



En días de invierno 



o noches estivales, 



en prados o eriales 



elevan su canción.



 



Señor, tú les defiendes, 



tus alas extendidas 



refugio de sus vidas 



por siempre les serán. 



Si ruge la tormenta 



o brama el enemigo, 



Señor, están contigo, 



tranquilos dormirán.



 



La gloria, tu Palabra, 



su gozo, tu gran Nombre, 



feliz aun el más pobre 



se siente en tu grey. 



Te tienen por escudo, 



desean tu presencia 



y son su pan y ciencia 



los dichos de tu Ley.



 



En ti fijan su vista 



si empuñan el arado, 



atravesando el vado 



o al surcar el mar, 



y tú, Señor, les amas 



y ricas bendiciones 



das a sus corazones 



hasta sobreabundar.



 



Bendice sus cabañas, 



aumentas sus rebaños, 



les libra de mil daños 



tu sabia dirección. 



El fruto de sus lomos 



humildes te presentan 



y sus pesares cuentan 



a ti en oración.



 



Y así los tuyos viven



felices y gozosos; 



tenaces, valerosos 



en la persecución. 



Volviendo cada día 



al cielo la mirada, 



esperan tu llegada 



en gloria, ¡oh Señor!



 



Pienso en las manos heladas por el frío invierno de Castilla, que nos escribieron ensayos, poemas, himnos, folletos, con una tinta que no fue barata; brotando desde las sencillas casas de la España rural, para dejarnos material que resistiese los vendavales del tiempo y la sinrazón, como aquellos que escribieron los de la iglesia primitiva o los reformadores del XVI, o del XIX. 



Hoy aplaudo y brindo por los que recorrieron nuestra España a pie o en mula para repartir Biblias, folletos, escondiéndose cuando llegaba la autoridad, como si fuesen los manteros de nuestra época. A aquellos que, sin medir las consecuencias, continuaban de forma clandestina traduciendo y publicando la Palabra que permanece, como si fuesen los contrabandistas de Biblias en los países donde hay persecución a causa de la fe; o como esos fotógrafos y periodistas que realizan su labor desde las trincheras o ciudades, y a veces pierden la vida. A los que tuvieron la valentía de pedir más libertad religiosa y de conciencia a pesar de que todo parecía en vano, pero al final lo consiguieron y podemos cantar. Algunos viven todavía, pero son los grandes desconocidos para los que vamos detrás.



Hoy, desde la meseta castellana, recordamos a este maestro y poeta que amó y se encarnó en su época sabiendo que había sido enviado para sembrar la parcela que le correspondía, y pudo decir antes de partir a su patria celestial: “He acabado la obra que me diste que hiciese… (Juan 17.4).



Son estas unas sencillas impresiones personales para animaros a leer sobre la vida y obra de D. Mariano San León. Y concluyo con este himno donde nos presenta a Aquel que fue el centro y motor de su peregrinaje por este mundo y más allá.



 



HONDO MISTERIO



¿Cómo en su sangre pudo haber



tanta ventura para mí,



si yo sus penas agravé



y de su muerte causa fui?



¿Hay maravilla cual su amor?



¡Morir por mí con tal dolor!



 



Hondo misterio: ¡el Inmortal



hacerse hombre y sucumbir!



En vano intenta sondear



tanto prodigio el querubín.



Mentes excelsas, ¡no inquirid!



y al Dios y Hombre bendecid.



 



Nada retiene al descender



sino su amor y caridad.



Todo lo entrega: gloria, prez,



corona, trono, majestad.



Ved redimidos, es su afán,



los tristes hijos de Adán.



 



Mi alma, atada en la prisión,



anhela redención y paz.



De pronto vierte sobre mí



la luz radiante de su faz.



Cayeron mis cadenas, vi



mi libertad ¡y le seguí!



 



¡Jesús es mío! Vivo en Él.



No temo ya condenación.



Él es mi todo, vida, luz,



justicia, paz y redención.



Me guarda el trono eternal,



por Él, corona celestial.


 

 


1
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 

Enrique Lara
12/11/2018
14:05 h
1
 
Gracias Jacqueline. Gracias por reinvidicar la obra de los que dieron tanto por el avance del Reino en esta dura tierra. La poesía nos sirve para expresar los más hondos sentimientos cuando no tenemos palabras. Gracias a Dios por el libro de Salmos.
 



 
 
ESTAS EN: - - - Una vida de siembra: Mariano San León
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
Periodismo evangélico en una Europa poscristiana Periodismo evangélico en una Europa poscristiana

Joel Forster repasa los retos para los cristianos en el continente europeo y la labor que realiza desde hace cuatro años Evangelical Focus para conectar evangelio y sociedad.

 
Un sello que hace historia Un sello que hace historia

José Luis Fernández Carnicero explica las actividades programadas este mes de enero en Ourense para celebrar la emisión del sello de la Biblia del Oso y la Reforma Protestante.

 
La Inquisición española, ¿leyenda negra? La Inquisición española, ¿leyenda negra?

Ante una nueva edición del libro “Artes de la Santa inquisición Española”, Emilio Monjo nos explica su importancia, la relación con Casiodoro de Reina, y confronta los desvaríos históricos que se han realizado en los últimos meses en torno a la historia de la España del XVI.

 
#Forum18: ¿Cómo vas a brillar? #Forum18: ¿Cómo vas a brillar?

Samuel Escobar, Israel Montes, Ester Caballero y otros nos dan su valoración y qué se llevan para aplicar tras asistir a un evento cuyo lema fue ‘Brillando como estrellas’.

 
Jaume Llenas: fin de etapa en la AEE Jaume Llenas: fin de etapa en la AEE

Conversamos con Jaume Llenas sobre la Alianza Evangélica Española, su presente y futuro, tras 17 años en la secretaría general.

 
Alianza Solidaria: Ayuda a Venezuela Alianza Solidaria: Ayuda a Venezuela

Conocemos más de cerca el proyecto de alimentación a la infancia que lleva adelante esta entidad evangélica en Venezuela.

 
FOTOS Fotos
 
15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

 
Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

 
Idea2018, en fotos Idea2018, en fotos

El encuentro celebrado en Palma de Mallorca reunió a evangélicos de todo el país para conversar sobre convivencia, misión e interculturalidad.

 
VÍDEOS Vídeos
 
Toda la Biblia: Gálatas Toda la Biblia: Gálatas

Nuestra vida no depende de nuestras tradiciones o costumbres, sino de la dependencia de Dios.

 
Mi testimonio Mi testimonio

¿He conocido de verdad a Jesús? ¿Cómo saber si soy salvo? Sofía Oliver nos cuenta su historia.

 
Mi último día Mi último día

Un corto de animación que recrea la perspectiva de uno de los ladrones crucificados junto a Jesús.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.