PUBLICIDAD
 
sábado, 19 de enero de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
1
 

Las noticias como drogas

Desintoxiquémonos. No nos limitemos a desarraigar tan virulentas hierbas, sino que plantemos buenas semillas. 

DESDE EL CORAZóN AUTOR Roberto Velert 20 DE OCTUBRE DE 2018 22:30 h

Auto obligado prácticamente varios días a la semana (en especial los Lunes), para resumir los guiones radiofónicos sobre “Noticias de Antaño y Actualidad”, para el programa “Hombres que dejaron Huella”, debo leer, escuchar y, en algunos momentos, visionar el “mundo de las Noticias”. Este viejo concepto que en latín, notitia, se nos enseñaba como el contenido de una información que nunca antes había sido comunicada. En otras palabras, la noticia constituye un saber o un conocimiento nuevo. Un término que tenía cierta pureza y que los códigos deontológicos de las Ciencias de la Información, resaltaban que debían ser usados en veracidad y honestidad. 



En los medios de comunicación masivos, por noticia se entiende un texto o un testimonio que le permite al público estar al tanto de un episodio novedoso, reciente o fuera de lo común, que se ha desarrollado en una comunidad específica, en un País o en un contexto particular, hoy con alcance global, lo que amerita su difusión. No obstante, quizás porque envejezco, o acumulo juventud y me creo más maduro, “Desde el Corazón” pienso, porque leo, que las noticias verdaderas son casi tan malas como las falsas. Más que esto, son la droga más dañina, nauseabunda y adictiva de nuestra era moderna; evidentemente salvando las honrosas excepciones.



Casi nos podemos olvidar de los “mojitos” las “caipiriñas”; “el bingo” o la “marihuana”, que para uso recreativo ya se ha legalizado en Canadá ¡qué gran progreso!: las noticias son las que aturden el cerebro, nuestra visión del mundo, nos intoxican de cacofonías y nos hacen recelosos de nuestra sociedad. Y esto no lo digo simplemente “Desde el Corazón” ni metafóricamente ni como una hipérbole: las noticias arruinan mucho más de lo que nos gustaría. 



Según estadísticas, el ochenta y cinco por ciento de los occidentales vemos las noticias a diario; de tres cuartos de hora a hora y media al día, es decir, tres años completos de una vida. Y esta dedicación se ha convertido en un factor decisivo de la imagen que tenemos del mundo, más importante que la fe, la educación, el civismo, las clases sociales o los abandonados “valores absolutos”.



Tres cuartas partes de las preguntas realizadas en el Parlamento se basan en los reportajes emitidos en las noticias, y como decía mi viejo profesor de Ciencias “a las pruebas me remito”, yo simplemente aconsejo la sabia observación. Los resultados de las elecciones, antes de ellas, todos van a ganar, después de ellas, aun los perdedores han ganado, pero cada vez estamos más influenciados por las noticias y las encuestas que se publican en los informativos que aparecen durante las dos últimas semanas antes de celebrarse. Incluso cuando algún descerebrado declara que un “proceso” se habría ganado “si en él hubiera habido algún muerto”.



Las noticias son una fuente inagotable de incidentes negativos y sensacionalistas sin contexto. Sus ingredientes principales son los conflictos, las corrupciones, la agitación, el miedo, el peligro, los chismes -que estimulan a los que viven para el “corre, ve y dile”, las inmoralidades y las mentiras; éstas agitan la indignación, la furia, la ansiedad, la desconfianza. Generan miedos sobre conceptos erróneos y nos hacen recelar de la gente equivocada. Hacen aumentar nuestro cinismo sobre la sociedad, los políticos, los jueces, la fe y el prójimo. Nos hacen confundir constantemente la excepción con la regla, y aborregada la masa, tientan a los políticos a elaborar reglas para las excepciones. Si no prestamos atención, iluminamos nuestras mentes y corazones con Luz de lo Alto, las noticias tendrán absoluto control sobre nosotros.



¿Qué pasaría si dejáramos de ver los informativos? imaginémonos que apagamos la televisión hasta que se aprueben los confusos presupuestos, nos olvidemos de Waterloo, dejemos desconectadas las “cajas de atontar, marionetas de los poderes ocultos, las próximas elecciones, los escándalos de las parejas de famosos, las trampas de los ídolos modernos, y escuchamos música en la Radio, y utilizamos los periódicos para poner en el suelo sus hojas cuando hemos fregado el suelo a la antigua –con agua para no ensuciarlo con las pisadas. Desintoxiquémonos. Intentemos no tener debates. Nada. Y no nos limitemos a desarraigar tan virulentas hierbas, sino que plantemos buenas semillas. 



Utilicemos el tiempo que ganamos cada día, para leer buenos libros, el mejor por su excelencia de “capacitar al hombre para toda buena obra”, con los que regenerar la esperanza, la fe, el amor; echar unos vistazos a programas de auténtica cultura y genuina documentalidad, conversemos con personas de integridad y edifiquemos nuestro ser interior con el Evangelio de Jesucristo que prepara para saber escudriñarlo todo y escoger lo bueno. Y sorprendámonos al descubrir que el Cristianismo es la mejor noticia que jamás hemos escuchado. Más que buenos consejos: buenas noticias. Consejos para saber administrar la vida, invertir en eternidad. Saber darle propósito a nuestra existencia, con verdadera vida y en abundancia y primordialmente porque la noticia más grandiosa, inconmensurable, liberadora y llena de gracia y paz, es la salvación. Para aquí y para la eternidad.


 

 


1
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 

sergio de lis
28/10/2018
17:11 h
1
 
Sí, es verdad. Las noticias nos 'atan' al mundo. Yo mismo estoy bastante informado, aunque deslinde las cosas mundanas y lo propio de mi fe. Pero, estoy muy conforme, especialmente, con el último párrafo. Enhorabuena por este artículo, Roberto.
 



 
 
ESTAS EN: - - - Las noticias como drogas
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
Periodismo evangélico en una Europa poscristiana Periodismo evangélico en una Europa poscristiana

Joel Forster repasa los retos para los cristianos en el continente europeo y la labor que realiza desde hace cuatro años Evangelical Focus para conectar evangelio y sociedad.

 
Un sello que hace historia Un sello que hace historia

José Luis Fernández Carnicero explica las actividades programadas este mes de enero en Ourense para celebrar la emisión del sello de la Biblia del Oso y la Reforma Protestante.

 
La Inquisición española, ¿leyenda negra? La Inquisición española, ¿leyenda negra?

Ante una nueva edición del libro “Artes de la Santa inquisición Española”, Emilio Monjo nos explica su importancia, la relación con Casiodoro de Reina, y confronta los desvaríos históricos que se han realizado en los últimos meses en torno a la historia de la España del XVI.

 
#Forum18: ¿Cómo vas a brillar? #Forum18: ¿Cómo vas a brillar?

Samuel Escobar, Israel Montes, Ester Caballero y otros nos dan su valoración y qué se llevan para aplicar tras asistir a un evento cuyo lema fue ‘Brillando como estrellas’.

 
Jaume Llenas: fin de etapa en la AEE Jaume Llenas: fin de etapa en la AEE

Conversamos con Jaume Llenas sobre la Alianza Evangélica Española, su presente y futuro, tras 17 años en la secretaría general.

 
Alianza Solidaria: Ayuda a Venezuela Alianza Solidaria: Ayuda a Venezuela

Conocemos más de cerca el proyecto de alimentación a la infancia que lleva adelante esta entidad evangélica en Venezuela.

 
FOTOS Fotos
 
15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

 
Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

 
Idea2018, en fotos Idea2018, en fotos

El encuentro celebrado en Palma de Mallorca reunió a evangélicos de todo el país para conversar sobre convivencia, misión e interculturalidad.

 
VÍDEOS Vídeos
 
Toda la Biblia: Gálatas Toda la Biblia: Gálatas

Nuestra vida no depende de nuestras tradiciones o costumbres, sino de la dependencia de Dios.

 
Mi testimonio Mi testimonio

¿He conocido de verdad a Jesús? ¿Cómo saber si soy salvo? Sofía Oliver nos cuenta su historia.

 
Mi último día Mi último día

Un corto de animación que recrea la perspectiva de uno de los ladrones crucificados junto a Jesús.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.