PUBLICIDAD
 
martes, 23 de octubre de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
Maná para el peregrino XXXIV
1
 

Aspirando a tomar en serio el Sermón del monte

Como cristianos, ¿podemos decir que nunca oímos o leímos palabras que conformaban una hoja de ruta con instrucciones que venían de lo alto?

MUY PERSONAL AUTOR Jacqueline Alencar 23 DE SEPTIEMBRE DE 2018 23:25 h
Foto: Jacqueline Alencar.

En estos días en los que he estado recorriendo la vida y obra de Juan de Ávila, uno de nuestros reformadores hermanos del XVI, me ha quedado estampado en la memoria el tema del ejemplo. Ejemplo fueron para él Cristo y  Pablo, sus modelos. Sobre todo, Cristo, quien bebió una copa amarguísima para no devolver mal por mal, sino bien por mal; nos amó fraternalmente, fue misericordioso, compasivo, bendijo, guardó su lengua, buscó la paz, se sacrificó, abrió las puertas para todos con lo difícil que es. Porque sabía que tenía que ser ejemplo, ya que su nombre era Justo, y los que estaban viéndolo deberían querer llevar este nombre también y vestirse de su justicia.



El modelo es Cristo, pero mientras vamos caminando por este mundo como peregrinos que quieren llegar a la meta, así hable o ministre, debe hacerlo conforme al poder de Dios, como leemos en 1 Pedro, para que Dios sea glorificado en todo en Jesucristo. Pero, ante todo, leyendo la Palabra, tomo conciencia de que se me pide que, si tengo que padecer por algo, lo mejor sería padecer como cristiano y no como homicida, o ladrón, o malhechor, murmurador, desleal, o por entrometerme en lo ajeno… Y si tengo que ser responsable de algo, lo haga siendo ejemplo, así sea en mi casa, iglesia, trabajo, resto de la sociedad.



¡Ay miserable de mí! ¡Cuántas mañanas me cuesta ponerme la armadura de Dios, revestirme de su modelo porque a veces la talla no me da! Y me levanto con un harapo que es más leve, pues me permite estar más cómoda para sentarme y pergeñar estrategias sobre cómo defenderme de los ataques, o elaborar una estrategia para atacar, en vez de preocuparme por dar a conocer la anchura del reino de Dios, hasta que Él vuelva. Me dejo envolver por todo este tiempo convulso, dentro y fuera. Y veo pululando, no los resultados de la fe, como el amor, la bondad, la paciencia, la paz… sino la pereza, lo facilón; olvidándome que la gracia no es barata pues le costó a Dios su único Hijo. La desidia que me hace abrazar el laissez faire, laissez passer, que todo se arregle solito, pues poco me importa lo que esté más allá de lo cercano. ¡Sálvese quien pueda! Desconecto porque me lo merezco y no me encontrarán aun cuando me quieran comunicar que un incendio lo está consumiendo todo y solo quedará la llave.



No. Debo tomarme en serio el Sermón del monte, como decía D.B., comprometerme por una causa, la de Cristo. Por eso, para los sencillos y tardos en entender como yo, son necesarios ejemplos que se puedan tocar y que no se deshagan a la primera.  De esos que dicen que están en la luz, que han conocido al Padre, y este les llama ‘hijitos’. Son hijos de la promesa. Que andan como Él anduvo.



Porque yo quiero ser ejemplo. Pues plugo al Señor dar la oportunidad a todos. Porque quiero hacer justicia, ser imparcial.  Que pueda sentir y amar como Dios ama. Y brote la humildad que da lugar a la unidad, a las buenas relaciones. Que no juzgue porque así haré añicos cualquier posibilidad de construir comunidades que sean luz que alumbre la realidad social.



Como cristianos, ¿podemos decir que nunca oímos o leímos palabras que conformaban una hoja de ruta con instrucciones que venían de lo alto? ¿Acaso no se anunciaron ya al inicio de los tiempos? ¿Acaso no nos encontramos con Jesús paseándose y sirviendo por las villas, plazas, caminos, calles, de la tierra, como uno más entre nosotros? ¿Acaso no lo anunció el profeta Isaías y luego Jesús lo republicó (leyó) y llevó a la práctica?:



“El espíritu del Señor está sobre mí,



Por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres;



Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón;



A pregonar libertad a los cautivos,



Y vista a los ciegos; 



A poner en libertad a los oprimidos; 



A predicar el año agradable del Señor”.



 



Él fue solidario con toda la humanidad, se mezcló con la problemática de su tiempo, porque primeramente había amado de tal manera; ¡oh el amor! que todo lo soporta, que está dispuesto al sacrificio. Y no juzgó, sino sirvió.



 



Que así sea. Lo que pasa es que a veces me olvido y Dios se vale de todos los medios para recordármelo.  Ya fue dicho antes, y ahora se está diciendo nuevamente, y se dirá en las siguientes generaciones; pero la pregunta es: ¿estamos dispuestos a repensarlo todo nuevamente?



 



No quiero “seguir el camino de Caín, lanzarme en pos del lucro como Balaam”; o ser “como nubes sin agua llevadas de acá para allá”, o un cristiano nominal de domingo y otras cosas más; ni coadyuvar a que otros lo sean. Pero necesito ayuda que viene de lo alto, y también de la que viene de abajo. Necesito sentirme parte de la historia del pueblo de Dios para poder cantar como María (Lucas 1.46-48), como me lo ha recordado un librito que he vuelto a abrir, que habla de teología sencilla:



 



“Mi alma glorifica al señor, y mi espíritu se regocija en Dios mi Salvador,



Porque se ha dignado fijarse en su humilde sierva.



Desde ahora me llamarán dichosa



Todas las generaciones”.


 

 


1
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 

EZEQUIEL JOB
29/09/2018
19:01 h
1
 
Cristo para nosotros es SEÑOR, no modelo, María le dice "Señor" y ella se considera su "humilde sierva"( Sierva.- Persona enteramente sometida o entregada al servicio de otra.). Por eso nosotros como cristianos vivimos como lo manda el Señor Jesús en el evangelio, viviendo en integridad, honestidad, en amor y piedad al prójimo,etc)(1Pe 1:15 sino, como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir;)
 



 
 
ESTAS EN: - - - Aspirando a tomar en serio el Sermón del monte
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo

Caminando por Libertad es una marcha contra la trata de personas, la esclavitud del Siglo XXI. Loida Muñoz explica en qué consiste.

 
La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal

Tras los escándalos de títulos universitarios dados a políticos, César Vidal analiza la raíz de este mal en España. El origen, dice, está en la moral de la cultura católica.

 
Prostitución: abolicionismo Prostitución: abolicionismo

Jorge Rodrigo, de la asociación Esclavitud XXI, explica en qué consiste el modelo abolicionista para luchar contra la trata y rescatar a víctimas de prostitución.

 
Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño

María Mercedes Páez relata su experiencia como madre de acogida y el programa de acogimiento familiar que desarrolla Aesvida.

 
Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo

Jaume Llenas expone el reto que desde el Movimiento de Lausana se ha planteado, de alcanzar a las personas que están alejadas de la fe, a pesar de considerarse a sí mismos como cristianos.

 
¿Qué pasa con los errores de la Biblia? ¿Qué pasa con los errores de la Biblia?

Para el cristiano la Biblia es la Palabra de Dios. Pero ¿coincide la Biblia de hoy con el texto original? ¿o está llena de errores? (Andy Wickham)

 
FOTOS Fotos
 
15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

 
Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

 
Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga

El encuentro congregó unas 50 personas de 12 países.

 
VÍDEOS Vídeos
 
‘Vaso roto’, Alex Sampedro ‘Vaso roto’, Alex Sampedro

Un corazón quebrantado ante Dios en la voz del compositor español.

 
Toda la Biblia: Lucas Toda la Biblia: Lucas

Este evangelio nos muestra a Jesús con detalle, descrito por un investigador preciso.

 
¿Es la Biblia fiable? ¿Es la Biblia fiable?

Algunos cuestionan la Biblia porque piensan que su antigüedad le quita veracidad. ¿Es así?

 
Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal

El comunicador cristiano tiene retos, pero también buenas herramientas, para llevar a cabo su labor con palabras que sanen y construyan.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.