PUBLICIDAD
 
sábado, 19 de enero de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
5
 

Caminando junto a Jesús

No siempre el Señor se nos manifiesta en el fuego espectacular y en el bullicio de la multitud. Podemos experimentar la presencia de Dios a solas.

PARA VIVIR LA FE AUTOR Tomás Gómez Bueno 09 DE SEPTIEMBRE DE 2018 12:00 h

La experiencia de caminar y conversar con una persona de nuestro agrado resulta relajante y renovadora. Parece que el ejercicio de caminar nos da la sensación inspiradora de que nuestras ideas también están en marcha, de que vamos hacia delante. Aun cuando nuestros pensamientos no sean lo más optimistas, cuando caminamos y conversamos los puntos más oscuros de nuestro tema parecen irse esclareciendo con la marcha.



Después de la muerte de Jesús, dos de sus discípulos salieron caminando a una aldea llamada Emaus, a unos once de Jerusalén. Su caminata estaba marcada por el pesar. Su líder había muerto y ellos se replegaban acongojados a una aldea cercana. Quizás querían evitar el contacto con un público locuaz y dispuesto a interpelarlo como es el de las zonas urbanas. En una pequeña aldea encontrarían más quietud y así, pronto, un proyecto dado por frustrado pasaría al olvido de forma rápida y sin mayor resonancia.



El camino tenía sorpresas para los apesadumbrados peregrinos. De forma inusitada un caminante más se agregó a la marcha y le preguntó: ¿Qué conversación es esta que ustedes tienen y por qué están tan tristes? (Lucas 24:17) Y uno de los caminantes le respondió que si él era el único que desconocía los acontecimientos sobre la muerte de Jesús de Nazaret que fue varón profeta, poderoso en obra y en palabra delante de Dios y de todo el pueblo.



Los dos caminantes le decían al forastero de cómo Jesús había sido muerto y con Él la esperanza de liberación que ellos habían puesto en este hombre. Todo transcurría entre la confusión y el asombro para estos dos caminantes, pues citaron la versión de unas mujeres que habían dado cuenta de que Jesús había resucitado, pero ellos insinuaron que se trataba de un rumor que no les daba a ellos ninguna certeza y mucho menos esperanza.



Ante estas vacilaciones, el caminante comienza desvelarse. Los llama insesatos y les recuerda las promesas que estaban escritas. Les recrimina el hecho de que hayan olvidado las tantas veces que se dijo que este hombre iba a resucitar. Les recordó las Escrituras, les citó a los profetas. Entró a Emaus junto a ellos y allí compartió el pan hasta desaparecer.



Momento después de su ausencia ellos reconocen que su acompañante de caminata era Jesús. Entonces fue que entendieron y comentaron sobre como las palabras de su Señor ardían en sus corazones. El Jesús resucitado había hecho el trayecto con ellos y apenas se habían dado cuenta de quién era Él  estaba a su lado. Jesús desapareció de su vista, pero también desaparecieron las dudas y los temores, el pesar y la desesperanza cedieron a un nuevo impulso de vida. El Jesús resucitado estaba con ellos.



Los creyentes tenemos que aprender a caminar con Jesús. El problema está en que con frecuencia nos vamos delante o nos quedamos muy atrás. Tenemos que aprender su compás para ir al ritmo de su marcha y escuchar su voz mientras nos desplazamos junto Él. Hay quienes no son capaces de discernir su compañía, pues no han saboreado la grata experiencia de caminar junto a Jesús y dialogar con Él.



El cristiano tiene que crecer en su comunión particular con el Señor. No siempre el Señor se nos manifiesta en el fuego espectacular y en el bullicio de la multitud. Podemos experimentar la presencia de Dios a solas.



Es maravillo levantarse orar y luego continuar en comunión cercana con Dios mientras hacemos nuestra caminata de rutina. El Señor es un amigo, es nuestra compañía y el apoyo emocional y espiritual y en todos los sentidos que ha prometido asistirnos en cualquier circunstancia.



Si tenemos dudas o temores, si hay confusión y pesar en nosotros, podemos contar siempre con su compañía y llevarles a Él nuestras ansiedades y problemas, con la seguridad de que Él le dará una salida sabia y apropiada.



Caminando con el Señor, Él nos va a mostrar su amor paternal, su amor que sobrepasa todo entendimiento. Andemos al compás con nuestro Señor, caminemos con Él y aprovecharemos más todas las bendiciones que Dios tiene para nosotros.


 

 


5
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 

jorgevaron
14/09/2018
16:32 h
2
 
Mas que caminar a su lado, lo que Cristo clama es que abramos la puerta de nuestro ser para que El y el Padre ingresen y hagan morada en nosotros; al fin y al cabo para eso fuimos creados, para ser templos de su santo Espíritu lo demás es literatura mas o menos buena.
 
Respondiendo a jorgevaron

EZEQUIEL JOB
15/09/2018
06:53 h
5
 
Gracias jorgevaron(2), Cuando creemos en el evangelio y empezamos a OBEDECERLO, ahí es cuando el Padre y Cristo empiezan a morar en nuestro corazón. "Jua 14:23 Respondió Jesús y le dijo: El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada con él." ¿Pero como sabemos que Dios vive en el corazón de alguien?, cuando sus FRUTOS (hechos, palabras, actitudes, pensamientos, etc.) son agradables a Dios, en concordancia con el EVANGELIO(Mat 7:20)(Mat12:34).
 

EZEQUIEL JOB
10/09/2018
05:38 h
1
 
Siempre que leo estos artículos, me emociono y espero leer la "cereza sobre la torta", o el "eslabón perdido", y en este artículo esperé la respuesta a la pregunta lógica que se presenta: ¿Y que es caminar junto a Jesús?. Pues caminar con Jesús es ANDAR EN OBEDIENCIA A SU EVANGELIO Y PERSEVERAR EN ELLO: "2Jn 1:9 Cualquiera que se extravía, y no persevera en la doctrina de Cristo, no tiene a Dios; el que persevera en la doctrina de Cristo, ése sí tiene al Padre y al Hijo. "
 
Respondiendo a EZEQUIEL JOB

jorgevaron
14/09/2018
16:48 h
3
 
¿No será que te quedaste en el catolicismo romano, y te falta entender el cristianismo bíblico, que parte de aquella advertencia que Jesús le hace al muy devoto y obediente Nicodemo: "el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios." Jn 3:3.? Y luego comprender que tú no puedes hacer nada bueno a menos que el Espíritu de Cristo (si es que mora en ti), la nueva criatura, el nuevo hombre sea el que realice las obras que "Dios preparo de antemano para que anduviésemos en ellas" Ef 2:10?
 
Respondiendo a jorgevaron

EZEQUIEL JOB
15/09/2018
06:30 h
4
 
Gracias jorgevaron(3), solo el nacido de nuevo, el que es nueva criatura en Cristo, el nuevo hombre, aquel en el cual mora el Espíritu de Dios(Cristo), solo ese puede OBEDECER EL EVANGELIO Y PERSEVERAR EN ELLO: "Eze 36:27 Y pondré dentro de vosotros mi Espíritu, y haré que andéis en mis estatutos, y guardéis mis preceptos, y los pongáis por obra.","1Pe 1:22 Habiendo purificado vuestras almas por la obediencia a la verdad, mediante el Espíritu, para el amor fraternal no fingido, amaos unos....
 



 
 
ESTAS EN: - - - Caminando junto a Jesús
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
Periodismo evangélico en una Europa poscristiana Periodismo evangélico en una Europa poscristiana

Joel Forster repasa los retos para los cristianos en el continente europeo y la labor que realiza desde hace cuatro años Evangelical Focus para conectar evangelio y sociedad.

 
Un sello que hace historia Un sello que hace historia

José Luis Fernández Carnicero explica las actividades programadas este mes de enero en Ourense para celebrar la emisión del sello de la Biblia del Oso y la Reforma Protestante.

 
La Inquisición española, ¿leyenda negra? La Inquisición española, ¿leyenda negra?

Ante una nueva edición del libro “Artes de la Santa inquisición Española”, Emilio Monjo nos explica su importancia, la relación con Casiodoro de Reina, y confronta los desvaríos históricos que se han realizado en los últimos meses en torno a la historia de la España del XVI.

 
#Forum18: ¿Cómo vas a brillar? #Forum18: ¿Cómo vas a brillar?

Samuel Escobar, Israel Montes, Ester Caballero y otros nos dan su valoración y qué se llevan para aplicar tras asistir a un evento cuyo lema fue ‘Brillando como estrellas’.

 
Jaume Llenas: fin de etapa en la AEE Jaume Llenas: fin de etapa en la AEE

Conversamos con Jaume Llenas sobre la Alianza Evangélica Española, su presente y futuro, tras 17 años en la secretaría general.

 
Alianza Solidaria: Ayuda a Venezuela Alianza Solidaria: Ayuda a Venezuela

Conocemos más de cerca el proyecto de alimentación a la infancia que lleva adelante esta entidad evangélica en Venezuela.

 
FOTOS Fotos
 
15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

 
Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

 
Idea2018, en fotos Idea2018, en fotos

El encuentro celebrado en Palma de Mallorca reunió a evangélicos de todo el país para conversar sobre convivencia, misión e interculturalidad.

 
VÍDEOS Vídeos
 
Toda la Biblia: Gálatas Toda la Biblia: Gálatas

Nuestra vida no depende de nuestras tradiciones o costumbres, sino de la dependencia de Dios.

 
Mi testimonio Mi testimonio

¿He conocido de verdad a Jesús? ¿Cómo saber si soy salvo? Sofía Oliver nos cuenta su historia.

 
Mi último día Mi último día

Un corto de animación que recrea la perspectiva de uno de los ladrones crucificados junto a Jesús.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.