PUBLICIDAD
 
sábado, 19 de enero de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
 

¿Y tú cómo estás?

Supongo que ningún niño me estará leyendo, pero quiero terminar esta reflexión con algo alegre para ese niño que todos llevamos dentro... Dios es amor.

FOLLAS NOVAS AUTOR Beatriz Garrido 28 DE JULIO DE 2018 21:00 h


”El niño que no juega no es niño, pero el hombre que no juega perdió para siempre al niño que vivía en él, y que le hará mucha falta” Pablo Neruda.





 



“En cada niño se debería poner un cartel que dijera: Tratar con cuidado, contiene sueños” Mirko Badiale.




 



El pasado domingo, no estaba muy concurrida la iglesia en la que me congrego y pastoreo al lado de mi esposo; es de lo más normal en estas fechas de verano, vacaciones, viajes… Pero lo más, ¡Ni sé que decir! Es que en nuestra iglesia, en la que hay muchos niños, faltaban casi todos… Niños, adolescentes, jóvenes… Es normal, todos están en campamentos y demás.



El hermano que comenzó la reunión, hizo alusión a lo que sucedía esa mañana y comenzó a contar algo que le había sucedido con su niña más pequeña. Él había tenido que viajar por bastante tiempo, el día estaba nublado, y toda la familia salió a dar un paseo; entonces se juntaron con algunas familias amigas cerca de la playa, y al poco, sus dos hijas mayores ya estaban jugando con los otros niños; casi le caían las lágrimas cuando contó que su hija chiquita, le tomó de la mano y no se la soltó; entonces comenzó a hablar y no paró ni un segundo contándole cosas, sobre casi dos horas. ¡Fue precioso!



Era una de esas mañanas en las que dices, Hmmm… ¡A ver! Pero para mi gran sorpresa el Espíritu del Señor fue hilando todo en un mismo sentir, los niños que no estaban.



Hacia el final de la reunión, se levantó una hermana y compartió algo que yo sabía, pero que en aquel culto tan poco concurrido, y cuando faltaban los niños, por alguna razón toco profundamente mi corazón.



La hermana compartió algo totalmente real que había sucedido en su vida, cuando tuvo a su segundo hijo. Todo era alegría en la familia, otro niño precioso para alegría de sus padres y la Gloria del Señor.



Esta querída hermana, contó con todo lujo de detalles lo que sucedió en una tarde en la que su suegra, en la casa donde estaba en eso momentos, preparó una merienda con toda clase de maravillas para agasajar a tantas visitas. Ella estaba en la cama todavía medio dolorida, y su precioso niño en su cunita al lado de ella. Cuando iba llegando la gente todo eran sonrisas, regalos, felicitaciones, buenos deseos; pero en un momento la habitación se quedó vacía, todos se fueron al comedor. Mi hermana se quedó en la cama y con el niño, supongo que cansada, y un poco triste por quedar sola. Cuando menos lo esperaba, apareció un niño de 8 años, un familiar; se acercó a ella, la tomó por el hombro, la miró a los ojos, y le preguntó, ¿Y tú cómo estás?. Cuando decía estas palabras se le quebrantó la voz, y simplemente lo aplicó al tema general de la importancia de los niños, pero imagino que por su interior pasaban miles de recuerdos de aquel momento y de toda una vida. Todos estaban comiendo, disfrutando y celebrando aquel nacimiento, pero sólo un niño de 8 años se acordó de ella y vino a consolarla con todo el amor del mundo, y con toda la franqueza y naturalidad que tienen los niños.



Cuando terminó la reunión, había una chica de Canadá que había venido a hacer el camino de Santiago, dos chicas de Colombia, una vino aquí a estudiar y ya trabaja en nuestra ciudad, hablé largo y tendido con un matrimonio muy especial que está pasando un tiempo con nosotros, son de Méjico…. Al haber menos gente pude saludar, charlar, abrazar a todo el mundo; y lo que en un principio parecía que iba a ser algo… Terminó en algo muy hermoso, realmente lo disfruté muchísimo; pero lo que compartió la hermana quebrantó mi corazón. Pensé en tantas veces en las que estamos a la mesa hablando, riendo, compartiendo… Y nos olvidamos de quien nos puede necesitar. Son demasiadas las veces que ya vamos por la mañana “de cabeza”, hasta un domingo, y no pensamos en quien nos puede estar necesitando. La cosas aparentes brillan más, ¿no es cierto? Pero lo que hacemos entre nuestro Señor y nosotros, cuando nadie lo puede ver, tiene el valor más precioso para quien lo recibe, y sobre todo a los ojos de nuestro Dios.



Cuando llegué a casa pensé, ¡ya tengo un artículo! No es nada del otro mundo, ni un estudio maravilloso, es simplemente un testimonio que tocó mi corazón y quiero compartirlo con vosotros. La mamá y el niño tienen cara preciosa y están en la foto de portada, os puedo asegurar que fue algo que pedí con temor y temblor, mi hermana no es de las que le gusta “salir en la foto” es una de esas personas que trabaja mucho y desde el silencio, tiene muchos dones, pero el de servicio es uno de los más grandes; aunque otros sean más llamativos.



El culto, los niños, los himnos viejos que toda la gente mayor pedía, los hermanos que nos visitaron y esta preciosa historia, llenaron mi alma y la siguen llenando.



Para empezar, nunca te entristezcas si una reunión está poco concurrida, puede llegar a ser la mayor bendición y podemos vernos disfrutando de la misma presencia de Dios.



En segundo lugar, da la importancia a los niños que el Señor les da, entre otras muchas cosas recogidas en la Biblia, se dice que si no nos hacemos como ellos, no podremos entrar en el reino de los cielos.



En tercer lugar, atesora, igual que María cada detalle que ocurre en tu vida y en relación con tu Señor, siempre es algo especial, que tal vez después de unos 48 años, pueda seguir bendiciendo.



Y ¡Por supuesto! Jamás menosprecies las palabras de una mujer tan hija de Dios como tú, a lo mejor, tiene mucho que enseñarte.



Supongo que ningún niño me estará leyendo, pero quiero terminar esta reflexión con algo alegre para ese niño que todos llevamos dentro... Dios es amor.





Quiero dedicar este artículo con todo mi cariño, a Ruisbel


 

 


0
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 



 
 
ESTAS EN: - - - ¿Y tú cómo estás?
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
Periodismo evangélico en una Europa poscristiana Periodismo evangélico en una Europa poscristiana

Joel Forster repasa los retos para los cristianos en el continente europeo y la labor que realiza desde hace cuatro años Evangelical Focus para conectar evangelio y sociedad.

 
Un sello que hace historia Un sello que hace historia

José Luis Fernández Carnicero explica las actividades programadas este mes de enero en Ourense para celebrar la emisión del sello de la Biblia del Oso y la Reforma Protestante.

 
La Inquisición española, ¿leyenda negra? La Inquisición española, ¿leyenda negra?

Ante una nueva edición del libro “Artes de la Santa inquisición Española”, Emilio Monjo nos explica su importancia, la relación con Casiodoro de Reina, y confronta los desvaríos históricos que se han realizado en los últimos meses en torno a la historia de la España del XVI.

 
#Forum18: ¿Cómo vas a brillar? #Forum18: ¿Cómo vas a brillar?

Samuel Escobar, Israel Montes, Ester Caballero y otros nos dan su valoración y qué se llevan para aplicar tras asistir a un evento cuyo lema fue ‘Brillando como estrellas’.

 
Jaume Llenas: fin de etapa en la AEE Jaume Llenas: fin de etapa en la AEE

Conversamos con Jaume Llenas sobre la Alianza Evangélica Española, su presente y futuro, tras 17 años en la secretaría general.

 
Alianza Solidaria: Ayuda a Venezuela Alianza Solidaria: Ayuda a Venezuela

Conocemos más de cerca el proyecto de alimentación a la infancia que lleva adelante esta entidad evangélica en Venezuela.

 
FOTOS Fotos
 
15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

 
Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

 
Idea2018, en fotos Idea2018, en fotos

El encuentro celebrado en Palma de Mallorca reunió a evangélicos de todo el país para conversar sobre convivencia, misión e interculturalidad.

 
VÍDEOS Vídeos
 
Toda la Biblia: Gálatas Toda la Biblia: Gálatas

Nuestra vida no depende de nuestras tradiciones o costumbres, sino de la dependencia de Dios.

 
Mi testimonio Mi testimonio

¿He conocido de verdad a Jesús? ¿Cómo saber si soy salvo? Sofía Oliver nos cuenta su historia.

 
Mi último día Mi último día

Un corto de animación que recrea la perspectiva de uno de los ladrones crucificados junto a Jesús.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.