PUBLICIDAD
 
jueves, 24 de enero de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
Cantar de Cantares (30)
 

El amor y el vino en Cantar de Cantares

La primera figura que encontramos como expresión del amor es el vino: “¡Oh, si el me besara con besos de su boca! Porque mejores son tus amores que el vino”.

COHELET AUTOR J. M. González Campa 02 DE JUNIO DE 2018 18:00 h
copa vino, uvas rojas Roberta Sorge / Unsplash

En el libro de Cantares encontramos diversas figuras, semejanzas o simbolismos del amor. Antes de entrar en el estudio de alguna de ellas, debemos de tener en cuenta que este libro fue escrito en hebreo. Cuando en él nos encontramos con el término amor, nunca debemos traducirlo por eros o fileo (amor humano) La traducción correcta sería por agapao, verbo que siempre se utiliza para expresar el amor de Dios.



 



EL VINO



La primera figura que encontramos como expresión del amor es el vino: “¡Oh, si el me besara con besos de su boca! Porque mejores son tus amores que el vino”. Esta misma expresión la encontramos, más adelante, en boca del esposo: “¡Cuán hermosos son tus amores! hermana, esposa mía! ¡Cuánto mejores que el vino, tus amores!”.



El esposo habla a través de las deliberaciones oníricas de la esposa, que sueña con un amor sublimado que trasciende lo estrictamente erótico y lo fraternal. Se afirman que son el uno para el otro (“el enfrente”), mediatizados por el amor que se realiza mediante la comunicación y el diálogo.



Pero esforzándonos en realizar una exégesis más profunda, Fray Luis de León traduce el correspondiente vocablo hebreo por “amores” y también por “caricias”. En el verso 2 del capítulo I de Cantares está muy claro que la esposa expresa un deseo vehemente por fundirse en un encuentro con su amado, que enajena los sentidos y llena el alma de una sensación de felicidad intraducible en términos humanos.



La pasión estremece todo su ser fundiéndose en una unión hipostática inigualable. En este contexto el vino aparece como una figura del amor más puro y auténtico.



Pero preguntémonos: ¿qué simboliza el vino?



La Biblia y la experiencia empírica nos enseña que simboliza, entre otras realidades, alegría. La Biblia y la Ciencia nos describen el efecto que hace el alcohol al actuar sobre el cerebro y euforizar el estado anímico de una persona, pero también nos advierte que esa alegría puede convertirse en un pozo profundo de tristeza. En el Salmo 104:15, leemos: “Y el vino que alegra (que produce alegría) el corazón del hombre”.



Aquí no se habla del corazón “de carne”, sino de la esfera de la intimidad de una persona.



El vino aparece como una sustancia estimulante de la alegría; y éste es el sentido que tiene en Cantares 1:2. Quizás esa elaboración onírica en que se encuentra la esposa sea compatible con una sensación de desmayo. Así lo entiende Fray Luis de León cuando describe a la sulamita “como si estuviese desmayada”. Esta época de la Historia salomónica corresponde a un periodo de tiempo en que el vino era considerado, en determinados casos, como elemento terapéutico.



Existen otras partes de la Biblia en las que el vino es considerado como un símbolo de la vida, aunque es más bien la vid de la que éste procede la que simboliza esta realidad.



En la mitología universal el vino es un símbolo de Dios. En la mitología griega representa al dios Dioniso y en la romana al dios Baco.



Al igual que la pasión sexual desenfrenada puede desestructurar el equilibrio psicosomático y psicoemocional de una persona, el vino puede sedar (narcotizar, adormecer) la corteza cerebral y permitir una desinhibición de todo un conjunto de tendencias instintivas reprimidas (especialmente contenidos de naturaleza psico-sexual) a nivel inconsciente.



Al liberarse de la supervisión córtico-cerebral, las estructuras y zonas del cerebro límbico o cerebro emocional (ubicadas en la zona hipotalámica del cerebro medio), liberan una serie de los contenidos que permanecen reprimidos por el super-yo o conciencia ético-moral.



Sin embargo, también en las propias Escrituras las bebidas alcohólicas son un símbolo del pecado y la locura (Proverbios 20:1): “El vino es escarnecedor, la sidra alborotadora, y cualquiera que por ellos yerra no es sabio” La exégesis de este texto nos permite realizar una hermenéutica adecuada del mismo.



El término “vino” corresponde al vocablo hebreo yayin y tiene la clara referencia a una bebida alcohólica. El nominativo “sidra” corresponde al término hebreo sekar; término que expresa una bebida de muy alta graduación, literalmente se traduciría por bebida fuerte.



Por otro lado, el significado literal de “escarnecedor” debería ser traducido por la expresión “sin freno”. Y finalmente, el término hebreo que viene traducido en Reina Valera del 60 por “alborotadora” tiene un significado, inequívoco, de “violencia”. Se trata de la misma palabra que encontramos en Proverbios 9:13: “La mujer insensata es alborotadora” En el hebreo, el término alborotadora hace referencia a “doña locura”.



En cuanto a los efectos farmacológicos y farmacocinéticos del alcohol, se pueden resumir aclarando que el alcohol (entiéndase vino, sidra, etc.) adormece la dimensión consciente de la psique humana al sedar la corteza cerebral, que deja o disminuye su control sobre las estructuras cerebrales subcorticales.



Como consecuencia de esta realidad, todo el material inconsciente reprimido en los estratos más profundos de la esfera de la intimidad, queda en libertad para ascender a la esfera yoica (conciencia como conocimiento de un instinto o complejo reprimido) y asentarse en la misma, orientando, en este estado de alienación, la conducta de la persona. En este sentido, el vino quita el freno.



En Oseas 4:11, leemos: “Fornicación, vino, y mosto (lit-hebreo: licor, según la mejor traducción de L.A. Schokel) quitan el juicio”.



Por consiguiente nos encontramos con simbolismos del vino positivos y negativos.



Retomando los pasajes de Cantares, se nos presenta una mujer desmayada a la que se le ofrece vino –como estimulante– para reanimarla. Si bien es cierto que el vino puede, en un primer momento, tener un efecto estimulante, hay que tomar en consideración que esta bebida es siempre un sedante del Sistema Nervioso Central, un depresor de la consciencia.



La esposa de Cantares, desmayada, puede recibir vino para su reanimación. Es entonces cuando asciende, desde el estrato más profundo de la esfera de su intimidad, el pensamiento onírico (inconsciente) que revela el remedio que sacie sus deseos más profundos y sublimes: el amor del esposo que la conduce a vivencias “cuasi inefables” que inundan todo su ser y que la lleva a experimentar una experiencia hedonística que trasciende los órganos de los sentidos. El aliento del amado eleva el ser a la experiencia mística que envuelta en el abrazo trascendente, afirma: “Porque mejores son tus amores que el vino”.


 

 


0
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 



 
 
ESTAS EN: - - - El amor y el vino en Cantar de Cantares
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
Periodismo evangélico en una Europa poscristiana Periodismo evangélico en una Europa poscristiana

Joel Forster repasa los retos para los cristianos en el continente europeo y la labor que realiza desde hace cuatro años Evangelical Focus para conectar evangelio y sociedad.

 
Un sello que hace historia Un sello que hace historia

José Luis Fernández Carnicero explica las actividades programadas este mes de enero en Ourense para celebrar la emisión del sello de la Biblia del Oso y la Reforma Protestante.

 
La Inquisición española, ¿leyenda negra? La Inquisición española, ¿leyenda negra?

Ante una nueva edición del libro “Artes de la Santa inquisición Española”, Emilio Monjo nos explica su importancia, la relación con Casiodoro de Reina, y confronta los desvaríos históricos que se han realizado en los últimos meses en torno a la historia de la España del XVI.

 
#Forum18: ¿Cómo vas a brillar? #Forum18: ¿Cómo vas a brillar?

Samuel Escobar, Israel Montes, Ester Caballero y otros nos dan su valoración y qué se llevan para aplicar tras asistir a un evento cuyo lema fue ‘Brillando como estrellas’.

 
Jaume Llenas: fin de etapa en la AEE Jaume Llenas: fin de etapa en la AEE

Conversamos con Jaume Llenas sobre la Alianza Evangélica Española, su presente y futuro, tras 17 años en la secretaría general.

 
Alianza Solidaria: Ayuda a Venezuela Alianza Solidaria: Ayuda a Venezuela

Conocemos más de cerca el proyecto de alimentación a la infancia que lleva adelante esta entidad evangélica en Venezuela.

 
FOTOS Fotos
 
15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

 
Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

 
Idea2018, en fotos Idea2018, en fotos

El encuentro celebrado en Palma de Mallorca reunió a evangélicos de todo el país para conversar sobre convivencia, misión e interculturalidad.

 
VÍDEOS Vídeos
 
Toda la Biblia: Gálatas Toda la Biblia: Gálatas

Nuestra vida no depende de nuestras tradiciones o costumbres, sino de la dependencia de Dios.

 
Mi testimonio Mi testimonio

¿He conocido de verdad a Jesús? ¿Cómo saber si soy salvo? Sofía Oliver nos cuenta su historia.

 
Mi último día Mi último día

Un corto de animación que recrea la perspectiva de uno de los ladrones crucificados junto a Jesús.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.