PUBLICIDAD
 
miercoles, 19 de junio de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    2
     

    El Edén revisitado

    Si el movimiento LGBTI con su ideología de género trata de borrar la diferencia entre los sexos, el feminismo radical no le va a la zaga: incluso converge con él en sus objetivos.

    ACTUALIDAD AUTOR Juan Sánchez Araujo 22 DE ABRIL DE 2018 08:00 h
    Manzana, Mujer KIan Shea / Unsplash

    El problema del machismo en nuestra sociedad difícilmente se resolverá del modo en que pretenden hacerlo las feministas: con leyes de cuotas, discriminación positiva, inversión de la carga de la prueba en los pleitos, imposición del reparto de las tareas domésticas, etc. Es muy difícil lograr la igualdad de la mujer con el hombre con medidas tan coercitivas, tan poco igualitarias y que respetan tan poco la intimidad de la familia como esas. Más bien pareciera que el machismo ─propiamente definido como el menosprecio, la injusticia, el abuso y la violencia contra las mujeres─ ha aumentado desde que se utilizan esta clase de tácticas, si nos atenemos al incremento de asesinatos de mujeres a manos de hombres en nuestro país durante los últimos años.



    El problema está en que la propaganda feminista ─tan necesaria allí donde existe una verdadera discriminación por el hecho de ser mujer─ se ha convertido, en el avanzado mundo occidental, en un instrumento de ingeniería social cuyo objetivo es conseguir un ser humano unisex. El hombre tiene que ser más femenino y la mujer más masculina; de modo que se fomenta en ambos una forma de ser, de pensar y de actuar como la del sexo opuesto, obviando las diferencias biológicas, psicológicas y relacionales de cada uno.



    La mujer se ve lanzada a competir con el hombre en terrenos que, por lo general, no le son propios: por su complexión física o por los intereses que le dictan su cromosoma XX o esa progesterona y esos estrógenos que la diferencian del varón. Al hacerlo, abandona otros quehaceres que son inherentes a su sexo ─como la maternidad o el cuidado de los hijos, sobre todo cuando estos son pequeños─, con el considerable perjuicio para la familia, la sociedad y ella misma. En el caso de las solteras, o de las mujeres sin hijos, la cosa es más comprensible y menos desestabilizadora.



    Por otro lado, la solución que se propone para la esquizofrenia que crea en la mujer con hijos el tener que conciliar su vida laboral con sus responsabilidades en casa, es simplemente que el hombre asuma por ley el 50 por ciento de las tareas domésticas y del cuidado de los hijos, y tenga el mismo tiempo de permiso de paternidad que la mujer de maternidad. ¡Todo menos que le toquen al feminismo ese pequeño monstruo híbrido que está criando! Pero de ahí a conseguir que la mujer piense, sienta o actúe como el varón de un modo natural es tan poco realista como esperar que el varón dé a luz hijos.



    Si el movimiento LGBTI con su ideología de género trata de borrar la diferencia entre los sexos, el feminismo radical no le va a la zaga: incluso converge con él en sus objetivos. Lo que ya no es tan comprensible es que los creyentes en Cristo, que sabemos que Dios creó al hombre a su “imagen y semejanza” como “varón y mujer”[1], admitamos esa clase de igualdad ficticia y sin futuro en vez de subrayar la diferencia y la complementariedad que el Creador ideó para la pareja humana.



    La lucha de la mujer por igualarse con el hombre en todo es, sin duda, una penetración del espíritu de la época en la Iglesia de Cristo, que no puede defenderse ni con una teología bíblica rigurosa ni aduciendo razones naturales. La Biblia afirma ─como hace también la propia naturaleza─ que el hombre y la mujer son iguales en dignidad y valor, pero, al mismo tiempo, complementarios, y que están sujetos a un orden establecido por Dios en la Creación y confirmado en el Nuevo Testamento[2].



    Por otro lado, el auténtico machismo ─no lo que se presenta interesadamente como tal para justificar ese adefesio unisex que propugnan las feministas─ implica, como ya hemos dicho antes, menosprecio, injusticia, abuso y violencia contra las mujeres. Ese machismo ─el verdadero─ es consecuencia de la Caída; como también lo es la rebeldía de la mujer hacia el varón. En palabras de David Burt: “La Caída significó, entre otras cosas, el trastorno del orden establecido por Dios: en vez de escuchar la mujer la voz del hombre, Adán obedeció la voz de Eva (Génesis 3:17). Entonces, Dios anunció a Eva que la consecuencia sería la «guerra» entre los sexos […]. A partir de aquel momento, la mujer intenta dominar el matrimonio con manipulaciones emocionales y victorias dialécticas. El varón responde con fuerza, violencia y con imposición tiránica” [3].



    El cristianismo, sin embargo, introdujo el verdadero antídoto contra el machismo cuando el apóstol Pablo comparó la relación entre el marido y la mujer con la de Cristo y la Iglesia[4]. Y Pedro confirma esto mismo cuando dice a los maridos: “Vosotros, maridos, igualmente, vivid con ellas sabiamente, dando honor a la mujer como a vaso más frágil, y como a coherederas de la gracia de la vida” (1 Pedro 3:7). Esto fue, sin duda, lo que inspiró la caballerosidad del hombre hacia las mujeres que ha prevalecido en la sociedad occidental hasta hace poco más de un siglo. El problema es que muchas mujeres, hoy en día, ya no quieren que las consideren un “vaso más frágil”.



    No estamos negando que las mujeres deban tener la misma posibilidad de estudiar aquello que más les guste, o de ejercer profesiones o desempeñar cargos que hasta hace poco han sido en su mayoría ocupados por los hombres (después de todo también hay profesiones y cargos en los que los hombres han estado siempre en minoría).  Lo que no es justo es que se incite a las mujeres, con argumentos espurios, a abandonar lo que solo ellas pueden hacer para competir con los varones por el poder, la autoridad o el dinero. Mucho menos si para ello se echa mano de tácticas competitivas poco leales como las cuotas en el gobierno de los partidos políticos, en las empresas e incluso entre los directores de cine; o como esa otra de la discriminación positiva legalizada por Rodríguez Zapatero. A lo único que una estrategia así contribuye es a devaluar a las mujeres que realmente valen para desempeñar esa clase de funciones u ostentar tales cargos.



    En el testimonio bíblico, como en la vida corriente, hay normas y excepciones a las normas, porque Dios no renuncia a su soberanía. Él ha levantado a lo largo de la historia a mujeres destinadas para el liderato. Pero el espíritu de Débora, Abigail, Ester o Priscila es tan diferente del que demuestra el feminismo actual que difícilmente se puede identificar como el espíritu de Jesús. La difunta misionera y escritora Elisabeth Elliot, se quejaba de que en Estados Unidos el discurso feminista tenía siempre que ver con aspectos referentes a la autoridad, el poder, la competición o el dinero y nunca con la feminidad[5].



    Si como buenos evangélicos nos atenemos a la enseñanza normativa de la Palabra de Dios, hemos de reconocer que, desde el principio, Él tuvo para la relación entre el hombre y la mujer un propósito caracterizado por la igualdad, la diversidad, la complementariedad y el orden.



    Lo que el feminismo nos propone hoy en día ─además de esa criatura híbrida de que hemos hablado─ es un nuevo diseño que trastoca el propósito divino para los seres humanos en el matrimonio, la familia, la sociedad y la iglesia. Se trata simplemente del Edén revisitado[6].



     



    [1] Génesis 1:27





    [2] Mateo 19:4-6; 1 Corintios 11:3, 8-9, 11-12; Efesios 5:22-24





    [3]David Burt, “Maridos abnegados, mujeres sumisas”, Tiempo de Hablar, 2005.





    [4] Efesios 5:25-30





    [5] Elliot Elisabeth, “The Essence of Femininity”, en Recovering Biblical Manhood & Womanhood, John Piper y Wayne Grudem, eds. (Wheaton, IL, EEUU: Crossway Books, 1991).





    [6]  1 Timoteo 2:11-15;




     

     


    2
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    JavierJP
    23/04/2018
    10:18 h
    2
     
    Excelente!
     

    Mindundy
    23/04/2018
    09:52 h
    1
     
    Las generalizaciones sobre el feminismo actual son injustas ¿Y qué de la pastoral sobre dones y llamados particulares? Lo sorprendente en la Biblia no son las excepciones de mujeres en liderazgo sino que hayan existido siendo posesión legal del marido. Mezclar la ausencia de derechos, educación, supervivencia procreativa, etc. de las culturas en las que se desarrolla la pastoral bíblica con la idea de "mandato para hoy" es el mismo error eisegético que se cometió con la esclavitud por siglos.
     



     
     
    ESTAS EN: - - - El Edén revisitado
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    “Por mucho amor que reciba un niño en una institución, no es el medio ideal para desarrollarse” “Por mucho amor que reciba un niño en una institución, no es el medio ideal para desarrollarse”

    Francisca Capa explica el trabajo de REPINNAV (Red de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes en Vulnerabilidad) en Huaraz (Perú).

     
    “Queremos unir a la iglesia evangélica para orar” “Queremos unir a la iglesia evangélica para orar”

    El próximo 8 de junio las iglesias evangélicas son invitadas a participar de España oramos por ti, un evento simultáneo en 52 puntos del país.

     
    Protestantes en España: creer a la contra Protestantes en España: creer a la contra

    Documentos RNE dedica un amplio reportaje sonoro a la historia del protestantismo en España. Participan Gabino Fernández, Doris Moreno y Ricardo García.

     
    “Con nuestro trabajo podemos ser agentes de restauración” “Con nuestro trabajo podemos ser agentes de restauración”

    Jaume Llenas comienza una nueva etapa como asesor de los Grupos Bíblicos Graduados. En esta entrevista comparte su visión sobre el trabajo, la vocación y la misión en el ámbito laboral.

     
    Cuidado pastoral y psicología Cuidado pastoral y psicología

    El teólogo Julio Díaz Piñeiro explica el desarrollo histórico del cuidado pastoral en Estados Unidos, con sus aciertos y errores a la hora de aplicarse a un contexto como el español.

     
    FOTOS Fotos
     
    X Encuentro de Literatura Cristiana X Encuentro de Literatura Cristiana

    Algunas fotos de la entrega del Premio Jorge Borrow 2019 y de este encuentro de referencia, celebrado el sábado en la Facultad de Filología y en el Ayuntamiento de Salamanca. Fotos de MGala.

     
    Idea2019, en fotos Idea2019, en fotos

    Instantáneas del fin de semana de la Alianza Evangélica Española en Murcia, donde se desarrolló el programa con el lema ‘El poder transformador de lo pequeño’.

     
    15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

    Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

     
    Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

    Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

     
    ‘Los poetas y Dios’, 15ª edición ‘Los poetas y Dios’, 15ª edición

    Algunas fotos del encuentro de poesía espiritual celebrado los días 2 y 3 de noviembre en Toral (León). Fotos de Jacqueline Alencar.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Toda la Biblia: 2ª Pedro Toda la Biblia: 2ª Pedro

    Un Dios lleno de gracia prepara algo especial para nosotros en los cielos nuevos y la tierra nueva.

     
    El informativo #4: Evangélicos en la OEA, la ONU pide proteger a minorías religiosas El informativo #4: Evangélicos en la OEA, la ONU pide proteger a minorías religiosas

    El 22 de agosto es el día designado por la ONU para conmemorar a las víctimas de violencia por motivo de creencia o religión. Esta y otras noticias en nuestro resumen semanal.

     
    Las Tres Tabernas: Marcos Vidal Las Tres Tabernas: Marcos Vidal

    Alex Sampedro entrevista a Marcos Vidal en profundidad sobre iglesia, pastorado, arte, literatura o redes sociales.

     
    Yo soy la resurrección y la vida Yo soy la resurrección y la vida

    En Jesús encontramos a un Dios que no es indiferente, sino un Dios que llora con nosotros.

     
    Yo soy el pan de vida Yo soy el pan de vida

    Si ningún placer de la vida puede satisfacernos del todo, puede que estemos hechos para algo más.

     
    “Es urgente renovar la praxis del ministerio a la infancia” “Es urgente renovar la praxis del ministerio a la infancia”

    Conversamos con Javier Martín, coordinador de min19, sobre la necesidad de dar espacio e importancia a los niños, tal y como hizo Jesús.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.