PUBLICIDAD
 
lunes, 16 de septiembre de 2019   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    José Antonio García Villalta
     

    Trasplante de alma

    Texto premiado con el primer accésit en la modalidad de relato de la XXXIII edición del certamen literario González-Waris, escrito por José Antonio García Villalta.

    GONZÁLEZ-WARIS 17 DE MARZO DE 2018 11:00 h

    ⎯ Perdona ¿qué me decías? ⎯ preguntó el hombre acostado con la mirada fija en el techo.



    ⎯ Lo que has oído ⎯ le contestó la mujer, tendida a su lado, relajada, acariciándole la mano, mirando también el techo pero tratando de estudiarlo, como si viese algo que había allí⎯. ¿Qué te parece?



    ⎯ Repítelo ⎯ contestó.



    ⎯ Imagínate ⎯le reiteró tras un largo paréntesis⎯ que pudieras volver a enamorarte de tu mujer, ¿lo harías?



    ⎯ Es una pregunta bastante extraña.



    ⎯ No lo creo. El mundo sería mucho mejor si funcionara como deberían funcionar los mundos. Sería hermoso que los seres humanos pudiesen volver a enamorarse para ser felices siempre. Tuviste una época en la andabas locamente enamorado de Ana.



    ⎯ Es cierto.



    ⎯ Es imposible olvidar eso.



    ⎯ Estoy de acuerdo contigo.



    ⎯ Pues bien. Siendo así ¿te gustaría…?



    ⎯ Ya, aunque no se trata de gustos sino de lograrlo.



    ⎯ Figúrate un nuevo escenario en tu vida en el que todo funcionara bien, que Ana volviera a conducirse de manera adecuada y no como es habitual. Entonces, ¿qué ocurriría?



    Él se incorporó y la miró fijamente.



    ⎯ ¿Qué te ocurre? Te encuentro rara esta noche.



    ⎯ Es posible. Probablemente tenga algo que ver con el hecho de que mañana cumplo cuarenta y tres años y tu cuarenta y ocho el mes que viene. Y me pregunto ¿por qué si los hombres enloquecéis a los cuarenta y ocho años no podemos las mujeres volvernos sensatas cinco años antes? Los seres humanos deberían seguir enamorados toda la vida de la misma persona. Qué pena que tengan que buscar a otras para ser felices, para reír, para llorar. Es una pena.



    Extendió el brazo hasta tocar con la mano la cara de la mujer y notó las lágrimas.



    ⎯ Pero si estás llorando.



    ⎯ No es nada. Me siento triste. Observo tristeza en todo el mundo. Nadie está conforme con lo que tiene. ¿Habrá sido siempre así? Envidio a esas personas que vivieron hace cien años. Ahora todo se hace a escondidas.



    El hombre besó suavemente las lágrimas que brotaban de los ojos de la mujer.



    ⎯ En las novelas y en las películas, la gente fuma después ⎯dijo ella cruzando los brazos sobre el pecho ⎯ ¿por qué lo harán? Se me ha venido a la mente el bueno de Luis y en lo chiflada que estuve por él durante una temporada y en qué pinto yo aquí cuando debería estar con él.



    ⎯ Ya. Y en que más.



    ⎯ Cavilaba en lo bien que me cae Ana. Es una mujer extraordinaria. ¿Estás de acuerdo?



    ⎯ Si, pero a qué viene eso. Tú eres distinta.



    ⎯ Contéstame a una pregunta ⎯ ella se abrazó a las rodillas y hundió la mirada en él ⎯. Dime que ocurriría si ella fuese yo.



    ⎯ No sé. Es tan raro todo esto.



    ⎯ Quiero decirte que si todas las aptitudes que ves en mí, de repente las encontrases en ella ¿conseguirías amarla de nuevo?



    El hombre se puso en pie frente a la ventana dando la espalda a la mujer.



    ⎯ ¿Qué fin persigues con esas preguntas que no tienen respuesta?



    ⎯ ¿Lo crees de verdad? ⎯dijo la mujer acercándose al hombre⎯. Encuentro en ti lo que no tiene mi marido y yo poseo lo que le falta a tu mujer. ¡Necesitamos un doble trasplante de alma o mejor, de corazón! Estoy convencida.



    La mujer apoyó su cabeza sobre la espalda del hombre tratando de sonreír, pero solo le surgió un leve llanto.



    ⎯ Estamos viviendo una historia de la que no encontramos la salida a no ser que…



    Ella comenzó a pasear nerviosamente por la habitación. Frente al espejo contempló su melena suelta y se hizo una coleta.



    ⎯ Lo que hace todo tan complicado es que Luis ha cambiado últimamente. Actúa como antes, amable, cariñoso en fin, lo encuentro genial.



    El hombre cerró los ojos dejando transcurrir un largo silencio.



    ⎯ Ana lleva unos días que se conduce de manera especial ⎯dijo él con voz cansada.



    La mujer lo tomó por la cintura mirándole a la cara.



    ⎯ Estamos en esta habitación de hotel para pasar la noche juntos, ya que tanto tu mujer como mi marido han ido a visitar a sus respectivos padres. ¿Exacto? ⎯la mujer hizo una pausa tratando de buscar las palabras ⎯ Sin embargo te propongo algo: ¿qué te parece si cada uno pide un deseo para el otro?



    El hombre puso cara de extrañeza y dijo ⎯ ¿Un deseo?



    ⎯ Te hablo en serio, ⎯la mujer lo miró fijamente a los ojos. Le tomó las manos. Él cambió el semblante. Ella continuó. ⎯ Si un deseo, que se cumplirá mientras dormimos, un milagro quizás, por magia, porque lo que pediremos será muy hermoso, porque un gran sueño siempre se cumple, ⎯ realizó una pausa y después continuó ⎯, pediremos volver a enamorarnos, como el primer día, tú de tu mujer, yo de mi marido. ¿Qué opinas?



    El hombre guardó silencio. Miró fijamente los ojos de ella en los que encontró un fuego vivo, un fuego que no se aplacaba, Acarició su cara y le contestó sorprendido.



    ⎯ ¡Vaya! ¿Me hablas en serio?



    ⎯ Muy en serio y no me mires como si me hubiese vuelto loca. Solo quiero saber si estás decidido a intentarlo. Si quieres tómalo como un favor que te pido. Por mi parte haré lo mismo por ti. Es muy sencillo, cuando éramos niños lo hacíamos a menudo y se cumplían los sueños ¿recuerdas? Y ¿sabes por qué? Porque realmente no eran deseos sino rezos.



    ⎯ Perdí la costumbre de rezar.



    ⎯ Estoy segura que rezas. ¿Cuántas veces has deseado volver al primer día de tu matrimonio? ¡Muchas! Eso es rezar también.



    El hombre bajó la mirada.



    ⎯ Dime algo ⎯ le pidió la mujer.



    ⎯ ¿De verdad quieres que pida ese deseo para ti?



    La mujer se sentó en el borde de la cama, cerró los ojos y las lágrimas comenzaron a surcar sus mejillas.



    ⎯ Ay, cariño ⎯murmuró suavemente.



    Se acostó girando el cuerpo y se tapó con la sábana. Golpeó discretamente con la mano el otro lado de la cama. El hombre advirtió la señal y se acomodó junto a ella. Apagó la luz, se puso de costado y lo abrazó.



    ⎯ ¿Te encuentras bien?



    ⎯ Si, aunque me pregunto por qué estoy aquí.



    ⎯ No te preocupes por eso. Ahora, con los ojos cerrados, pide tu deseo. Buenas noches.



    ⎯ Que descanses —le deseó él.



    Se despertó sobresaltado por lo que había soñado. Corría a través de un enorme campo de maíz seco del que no lograba encontrar la salida. De repente se desencadenó una fuerte tormenta acompañada de rayos, uno de los cuales le afectó directamente. Abrió los ojos y vaticinó que el deseo se le había concedido. No tenía la certeza racional de que así hubiera sido pero había en la habitación una calidez inverosímil que emanaba de la atrayente mujer dormida a su lado. Solo su sueño lo sabía y lo decía el aliento que exhalaba su serena respiración. Ahí estaba la señal. Se inclinó para ver su rostro que encontró más hermoso que nunca. Quiso despertarla para que descubriese su felicidad. Acercó la mano para tocar su cara pero desistió. Se movieron sus parpados y sus labios se despegaron. El hombre se volvió y esperó.



    Había trascurrido un largo rato cuando notó que ella estaba levantada. La sintió andar deprisa por la habitación, como si ejecutara unos pasos de baile, señal de que estaba alegre. Se acercó hasta él, lo tocó, creyó que estaba dormido y se sentó a su lado. La mujer lo besó en la mejilla, esbozó una sonrisa y lo volvió a besar. Abandonó la estancia para llamar por teléfono. El hombre cerró los ojos con fuerza y escuchó.



    ⎯ ¿Luis? ⎯ dijo la mujer riendo ⎯ ¿Eres tú? ⎯ insistió ⎯ Quiero verte, mejor dicho, necesito verte. Estaría ahí en un par de horas. Me hace mucha ilusión que estemos juntos. ¿Me esperarás? ¿Qué me pasa, dices? No me lo preguntes, pero si me dices que sí me harás muy feliz. ¿Sí? ¡Esplendido! ¡Adiós!



    Trascurrió un rato hasta que oyó a la mujer entrar en la habitación y sentarse en la cama, junto a él. Estaba vestida. El hombre le buscó la mano y se la estrechó suavemente.



    ⎯ Te noto muy alegre ⎯ musitó.



    ⎯ Sí ⎯ dijo ella.



    ⎯ El deseo ¿verdad? ⎯ intervino él.



    ⎯ Se ha cumplido.



    ⎯ ¡Parecía imposible, pero lo hemos conseguido!



    ⎯ Yo he rogado profundamente que se cumpliera tu deseo ⎯ se expresó el hombre con un leve susurro.



    ⎯ Y yo el tuyo. Es maravilloso que los dos lo hayamos conseguido al mismo tiempo. Habría sido espantoso que solo cambiara uno y el otro siguiera igual.



    ⎯ Si, espantoso ⎯ reconoció el hombre.



    ⎯ ¿No te parece asombroso? ⎯ interrogó la mujer que continuó sin esperar respuesta ⎯ Creo que lo hemos logrado al pedirlo igual que lo hacíamos cuando éramos niños, con fuerza, con sinceridad y sintiéndonos inocentes.



    ⎯ Es posible. Si tú lo crees así.



    ⎯ Aunque también ha podido ser que nuestro ego misterioso no se haya reconocido en la vida que hemos llevado hasta ahora y nos ha persuadido para que en adelante actuásemos de manera correcta. ¿Puede ser eso?



    ⎯ Solo entiendo que acabo de escuchar que hablabas por teléfono. Llamaré a Ana cuando te hayas ido.



    ⎯ ¡Qué alegría me das!



    ⎯ Me alegro.



    ⎯ ¡Me siento feliz por ti, también por mí, por los dos!



    ⎯ Márchate ya, deprisa, vete a casa.



    La mujer se alisó el pelo con el cepillo, se calzó y se dispuso a salir.



    ⎯ Me da igual si mi aspecto es ridículo.



    ⎯ Estás radiante ⎯ la enmendó el hombre.



    Ella se aproximó, lo besó sutilmente y comenzó a llorar.



    ⎯ ¿Será nuestro último beso?



    ⎯ Sí. ⎯ El hombre se quedó cavilando⎯. El último.



    ⎯ Entonces quiero uno más



    ⎯ Solo uno.



    La mujer aprisionó entre las manos la cara del hombre y la miró.



    ⎯ Gracias por el deseo ⎯dijo.



    ⎯ Gracias por el tuyo.



    ⎯ ¿Ahora llamaras a Ana?



    ⎯ Enseguida.



    ⎯ Salúdala de mi parte.



    ⎯ Dale recuerdos a Luis. Adiós.



    La mujer salió de la habitación, cerró la puerta y la estancia quedó silenciosa. Se oyeron sus pasos camino del ascensor. Sentado en la cama miró el teléfono sin tocarlo. Volvió la cabeza hacia el espejo y vio las lágrimas irreprimibles que brotaban de sus ojos.



    ⎯ Tú ⎯le dijo a su propia imagen ⎯ Tú. Embustero. ⎯y repitió ⎯ ¡Embustero!



    Se volvió y se acostó extendiendo una mano para acariciar la almohada vacía.


     

     


    0
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     



     
     
    ESTAS EN: - - - Trasplante de alma
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    Genética y homosexualidad: análisis del genetista Daniel Beltrán Genética y homosexualidad: análisis del genetista Daniel Beltrán

    Beltrán analiza el mayor estudio científico realizado hasta la fecha, su metodología y conclusiones. Una entrevista de Julio Pérez (Onda Paz, El Tren de la Vida).

     
    España, ante la ‘tormenta perfecta’ España, ante la ‘tormenta perfecta’

    La crisis de investidura tras las elecciones nacionales, la amenaza de un Brexit duro y la sentencia del "procés" en septiembre colocan a España ante una "tormenta perfecta" social, política y económica, opina César Vidal.

     
    “Operación Tránsito es una gran experiencia misionera” “Operación Tránsito es una gran experiencia misionera”

    Luis Fajardo explica de qué forma involucrarse en esta iniciativa para regalar el Nuevo Testamento a miles de personas que atraviesan la frontera en verano.

     
    Día del Orgullo gay: análisis crítico Día del Orgullo gay: análisis crítico

    Entrevista a César Vidal, sobre la celebración de Madrid, con ataque a partido político que participaba en el evento. Analiza también el trasfondo de esta manifestación.

     
    “Cuando trabajamos juntos los cristianos podemos lograr un cambio” “Cuando trabajamos juntos los cristianos podemos lograr un cambio”

    Nacho Marqués, director de Agape en España, explica la visión de la entidad que celebra su 50ª aniversario este año 2019.

     
    “Jesús nos abre los ojos a las personas que están necesitadas” “Jesús nos abre los ojos a las personas que están necesitadas”

    Nieves Carabaña nos explica el Reto Mateo 25, un programa de una semana que ayuda a los participantes a identificarse con quienes sufren las situaciones descritas en el texto bíblico.

     
    “Por mucho amor que reciba un niño en una institución, no es el medio ideal para desarrollarse” “Por mucho amor que reciba un niño en una institución, no es el medio ideal para desarrollarse”

    Francisca Capa explica el trabajo de REPINNAV (Red de Protección de Niños, Niñas y Adolescentes en Vulnerabilidad) en Huaraz (Perú).

     
    FOTOS Fotos
     
    X Encuentro de Literatura Cristiana X Encuentro de Literatura Cristiana

    Algunas fotos de la entrega del Premio Jorge Borrow 2019 y de este encuentro de referencia, celebrado el sábado en la Facultad de Filología y en el Ayuntamiento de Salamanca. Fotos de MGala.

     
    Idea2019, en fotos Idea2019, en fotos

    Instantáneas del fin de semana de la Alianza Evangélica Española en Murcia, donde se desarrolló el programa con el lema ‘El poder transformador de lo pequeño’.

     
    15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

    Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

     
    Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

    Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    El informativo #12: Por la vida y la familia en México El informativo #12: Por la vida y la familia en México

    La actualidad evangélica desde México a la Unión Europea, donde se pone en marcha un proyecto pionero de estudio del cerebro.

     
    El informativo #11: Evangelismo entre alemanes en Mallorca El informativo #11: Evangelismo entre alemanes en Mallorca

    Entre otros temas, viajamos a Hong Kong, donde se ha celebrado un congreso para promover la unidad de los cristianos chinos.

     
    El informativo #10: Día mundial contra la trata El informativo #10: Día mundial contra la trata

    Visitamos las excavaciones arqueológicas que revelan la ciudad bíblica de Gat. Un testimonio directo nos explica cómo los cristianos memorizan la Biblia en Corea del Norte.

     
    El informativo #9: la llegada del hombre a la Luna cumple 50 años El informativo #9: la llegada del hombre a la Luna cumple 50 años

    Tras conocer algo más sobre la fe de los astronautas repasamos la actualidad visitando Brasil, Montreal, Taiwán y Jerusalén.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.