PUBLICIDAD
 
lunes, 18 de junio de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    Las ‘Sola’ de la Reforma ayer y hoy (4)
    8
     

    El alcance de la ‘Sola gratia’

    La enseñanza bíblica de la gracia sostiene que el originador y realizador de la salvación del hombre es el Espíritu Santo, llamado también Espíritu de Gracia.

    LA CLARABOYA AUTOR Félix González Moreno 18 DE FEBRERO DE 2018 19:00 h
    aurora boreal Vincent Guth / Unsplash

    El tercer gran principio de la Reforma reza sola gratia, solo la gracia. Para Lutero gracia es la acción de Dios por medio de su Hijo Jesucristo. ¿Cómo llega Lutero a esta conclusión?



    Llega a ella desde el Nuevo Testamento, y más exactamente desde los escritos del apóstol Pablo. El contenido del evangelio que anuncia Pablo y el objetivo de su misión evangelizadora mundial se deja resumir en una única palabra: ¡Gracia!



    Pero ¿qué es gracia? Gracia es siempre algo que no se merece. Algo a lo que no se tiene derecho. Desde una perspectiva social, justicia es algo que podemos reclamar. Nosotros podemos requerir justicia de un tribunal.



    Tenemos derecho a que se nos haga justicia.  Pero ¿tenemos derecho a la gracia? No. La gracia se recibe inmerecidamente. Dicho con otras palabras: Gracia es siempre una acción bienintencionada de arriba abajo, del cielo a la tierra.



    El agraciado es alguien que recibe un favor que le cae de arriba sin haber hecho mérito alguno para ello. La gracia se recibe sin ningún mérito personal, extra nos. Gracia es favor inmerecido.



    ¡Solo la gracia! Con este postulado comienza la Reforma, y con él se sostiene hasta hoy. Quien no lo vea así, o quien simplemente pretenda añadir a este principio algo más, por insignificante que sea, lo está poniendo todo en juego. Un peligroso juego con fuego del que saldrá quemado.



    Lutero percibió  esto con suma agudeza. El Nuevo Testamento está repleto de amonestaciones a personas que creían poder mantenerse firmes delante de Dios en virtud de sus méritos personales.



    Sola gratia constituía para los fariseos de los días de Jesús una viga en sus ojos; algo que les irritaba y les indignaba, predisponiéndoles contra Jesús y su mensaje. Decían los que se justificaban a sí mismos: “¿Ser aceptados por Dios de pura gracia? ¡Esto es injusto! Nosotros hacemos muchas obras de justicia. ¡Oramos, ayunamos y damos diezmos y limosnas! ¿Y ahora viene Jesús y se junta con publicanos y pecadores? ¡Esa gente no tiene nada a su favor en la cuenta de las buenas obras! ¡Solo números rojos, solo culpas y pecados! ¡No se lo “merecen”!” Precisamente esto es gracia: ¡Que uno no se lo merece!



    Así que, gracia es una decisión soberana de Dios que nos es impartida únicamente, exclusivamente, en virtud del mérito del sacrificio realizado por Jesús en la cruz. Lo único que puede hacer el hombre ante la gracia, es recibirla y agradecerla.



    De la aceptación de esta gracia divina surge una vida de santidad que no es otra cosa que respuesta agradecida, y que no puede ser evaluada como obra que origina mérito.



    La sola gratia fue en su origen reformador una respuesta al error de creer que el hombre podía desear de sí mismo su redención y lograr por sus esfuerzos personales el perdón de sus pecados.



    En cambio, la enseñanza bíblica de la gracia sostiene que el originador y realizador de la salvación del hombre es el Espíritu Santo, llamado también Espíritu de Gracia; él es quien “convence al hombre de pecado, de justicia y de juicio” (Juan 16:8), el que provoca la fe y guía al arrepentimiento.



    Contrariamente a lo expuesto, muchos cristianos dentro del protestantismo defienden la idea de la existencia del “libre albedrío” y, consecuentemente, consideran la salvación como el resultado de un mérito personal.



    Esto no es otra cosa que un retorno a la enseñanza católico romana que sostiene que para la consecución de la salvación son imprescindibles las buenas obras y que coloca la absolución de los pecados en manos del clero.



    Con la renuncia al principio de la sola gracia el Protestantismo dejó libre el camino al Humanismo, que hoy ha penetrado en amplios círculos evangélicos y que está llevando a una nueva consideración, nada bíblica, de la soberanía de Dios y de su gracia.



    Otra de las consecuencias de la dilución de la sola gratia es la colocación del hombre en el centro de la vida espiritual. Así, se cree que se trata únicamente, o al menos en primera instancia, del hombre, y que la tarea de Dios consiste en dar satisfacción a todas las necesidades terrenales del ser humano.



    De esta manera se busca primordialmente que a la hora de los cultos y demás actos religiosos el hombre “se sienta bien”, “se sienta a gusto”. Los recursos para esto son la oración, los cantos de alabanza y una predicación de carácter ético y social.



    Todo al servicio de la vida del hombre en el más acá. Al infierno se le manda al infierno y del cielo, ya veremos, que no está la vida para tan altos vuelos.


     

     


    8
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    flash
    21/02/2018
    13:44 h
    8
     
    He leído todos los documentos del Magisterio de la Iglesia, y efectivamente, NO dice tal postura. Como dice el señor: "Conoceréis la verdad y la verdad os hará libres". Considero que hay que ser honestos si es que queremos ser cristianos. Como reconozco que la Iglesia tiene luces y sombras, pero no las oculta. Saludos
     

    Andrés
    20/02/2018
    22:51 h
    6
     
    Voy a hacer la pregunta de siempre: donde dice la Iglesia que la salvación es por mérito? Yo invito a cualquiera que lea este comentario a que busque el Decreto sobre la Justificación y sobre la Reforma del Concilio de Trento. Léelo entero, no recortes partes que convengan según tu postura teológica. Lo que te pido es que ya no asumas como indudablemente cierto lo que otros dicen que la Iglesia enseña. Busca lo que realmente enseña la Iglesia. Porque sinó estás basando tu fé en una falacia.
     

    flash
    20/02/2018
    00:23 h
    5
     
    Claro que si Cristo llama a la "puerta" evidentemente que le abrimos, pero puede suceder lo contrario, es decir, le podemos decir: NO. A esto se llama LIBRE ALBEDRÍO.
     

    flash
    20/02/2018
    00:20 h
    4
     
    La cooperación de María en la obra de salvación ha sido puesta más de relieve por el teólogo luterano H. Asmussen. Dice: “en el protestantismo se habla frecuentemente de la SOLA GRACIA. Pero hay que tener presente que la gracia SOLO opera en aquellos hombres QUE COOPERAN. Y sólo cuando los hombres entran en la decisión de María puede la decisión de María serles saludable.” Esto por ejemplo, es teología católica siendo el autor protestante.
     

    JRRiudoms
    19/02/2018
    19:23 h
    3
     
    El 'libre albedrío' no tiene porque considerar la salvación como el resultado de un mérito personal. Y no es cierto que el 'libre albedrío' sostenga "que para la consecución de la salvación son imprescindibles las buenas obras y que coloca la absolución de los pecados en manos del clero". Dios nos creó libres; no somos robots ni muñecos en sus manos. Somos nosotros -pecadores- que oyendo que Cristo llama a nuestra puerta, le abrimos -pecadores en proceso de santificación- o no. Atentamente
     
    Respondiendo a JRRiudoms

    flash
    21/02/2018
    03:53 h
    7
     
    JRRiudoms, no he dicho "buenas obras",sino "libre albedrío". Mi libertad decide si me salvo o me condeno. Lo grande de Dios es que EL no se mete con nuestra libertad, porque EL es un Caballero. Saludos
     

    flash
    18/02/2018
    04:28 h
    1
     
    Si yo atribuyo mi salvación a toda la misericordia divina, ¿Qué papel juega mi libertad humana? No olvidemos lo que San Agustín dijo: “Dios que te creó sin ti no te salvará sin ti”. Saludos
     
    Respondiendo a flash

    bnsalvador
    19/02/2018
    11:45 h
    2
     
    Está en creerle "todo aquel que en él cree", en su nombre. Es por gracia, no es por obras, ni siquiera las de Su ley, sólo una obra es válida, la de Dios, que es creerle, esa es la Verdad, la cual es la que nos hace libres en Él. Si quieres comprobarlo sin añadir nada a Su Palabra, lo puedes hacer en los siguientes versículos: (Jn 3:16; 1:12; Efe 2:8-9; Gal 2:6, Jn 6:29; 14:6; 8:32; Dt 12:32),
     



     
     
    ESTAS EN: - - - El alcance de la ‘Sola gratia’
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    Galicia insumisa: Eva Sierra habla de su último libro con César Vidal Galicia insumisa: Eva Sierra habla de su último libro con César Vidal

    La nueva identidad del gallego evangélico tras abrazar la nueva fe: abandonaron ancestrales y arraigadas creencias populares, fruto del sincretismo mágico-pagano y del catolicismo que quiso implantarse desde el s. XVI.

     
    “Llevamos un mensaje de redención y de convivencia” “Llevamos un mensaje de redención y de convivencia”

    Aarón Lara, coordinador del Congreso Iberoamericano para la Vida y la Familia, analiza lo sucedido en la última Asamblea General de la OEA.

     
    ¿Qué pasa con los errores de la Biblia? ¿Qué pasa con los errores de la Biblia?

    Para el cristiano la Biblia es la Palabra de Dios. Pero ¿coincide la Biblia de hoy con el texto original? ¿o está llena de errores? (Andy Wickham)

     
    ¿Es Dios un 3 en 1?

    Muchos creen que tras morir Jesús sus seguidores le idealizaron hasta hacerle Dios con el Padre y el Espíritu Santo ¿Es posible un solo Dios con tres personas a la vez? Reflexión de Andy Wickham.

     
    Cristianos PSOE, un puente entre política y fe cristiana (Juan Carlos González) Cristianos PSOE, un puente entre política y fe cristiana (Juan Carlos González)

    Entrevista a Juan Carlos González, Coordinador Federal de Cristianos Socialistas, sobre su papel, visión del hecho religioso en la vida pública y puntos centrales de conflicto fe-política en España.

     
    ¿Qué hay después de la muerte?

    Todo ser humano muere. La gran cuestión es: ¿Qué pasa luego, seguimos existiendo, hay otro tipo de vida, cómo sería? ¿Me pedirán cuentas por cómo he vivido? Reflexión de Andy Wickham.

     
    Todas las religiones ¿llevan al mismo Dios?

    Existe la idea de que toda religión en lo esencial es igual, con sólo diferencias secundarias. ¿Es así? ¿Son lo mismo o tienen todas parte de la verdad? Reflexión de Andy Wickham.

     
    FOTOS Fotos
     
    Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga

    El encuentro congregó unas 50 personas de 12 países.

     
    Idea2018, en fotos Idea2018, en fotos

    El encuentro celebrado en Palma de Mallorca reunió a evangélicos de todo el país para conversar sobre convivencia, misión e interculturalidad.

     
    Las 95 Tesis, clavadas en España Las 95 Tesis, clavadas en España

    Evangélicos presentan 'Las 95 Tesis de la Reforma 500 años después' a gobiernos locales y regionales, por toda España.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Toda la Biblia: Ezequiel Toda la Biblia: Ezequiel

    El profeta tenía que dar el mensaje, sin importar si la gente quería escucharlo o no.

     
    Me gustan los lunes Me gustan los lunes

    Porque el lunes también puede ser un gran día.

     
    ‘El amor que viene’, Luis Avero y Sammy Planes ‘El amor que viene’, Luis Avero y Sammy Planes

    Ritmos alegres para celebrar el mayor regalo: el amor de Dios.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.