PUBLICIDAD
 
jueves, 20 de septiembre de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    CASIODORO DE REINA: LIBERTAD Y TOLERANCIA EN LA EUROPA DEL SIGLO XVI (3)
    4
     

    Casiodoro de Reina llega a Ginebra

    Pronto se fue desencantando de cómo se estaba efectuando el movimiento de Reforma bajo la figura de Calvino.

    KAIRóS Y CRONOS AUTOR Carlos Martínez García 27 DE ENERO DE 2018 22:36 h
    Ginebra, perspectiva aérea del monumento a la Reforma. / Alexey M., Wikipedia (CC)

    El protestantismo de Casiodoro de Reina tuvo puntos de contacto con las principales fuerzas doctrinales protestantes de su época, pero no se identificó totalmente con alguna de ellas. En este sentido, como apunté al final de la entrega anterior, el protestantismo de Reina era sui generis en un contexto de aguda confesionalización en el campo protestante.



    Doris Moreno en su obra Casiodoro de Reina: libertad y tolerancia en la Europa del siglo XVI (Sevilla, Fundación Pública Andaluza Centro de Estudios Andaluces, 2017), revalora al personaje más allá del perfil por el cual es conocido: el de ser el primer traductor de la Biblia de los idiomas originales al castellano, cuyo fruto fue la llamada Biblia del Oso publicada en 1569. En sí mismo el arduo trabajo de traducción realizado por Casiodoro, que se valió de lo antes realizado por Francisco de Enzinas y Juan Pérez de Pineda, ha sido fuente por siglos para el protestantismo iberoamericano y ello representa un aporte central para sucesivas generaciones que han abrevado en la Biblia del Oso los preceptos bíblicos. Es imprescindible tener esto presente, al mismo tiempo que no reducir la figura y obra de Casiodoro a la de traductor de las Escrituras.



    Reina llegó a Ginebra a finales de 1557. La figura preponderante era Juan Calvino, y la organización eclesiástica de la ciudad reflejaba los postulados teológicos del reformador francés. Casiodoro huyó de Sevilla para evadir a las fuerzas inquisitoriales y las mismas lo llevarán a juicio. Como apunta Doris Moreno, antes de su exilio “había leído a radicales disidentes como [Bernardino] Ochino o [Juan de] Valdés”. Tanto su experiencia de primera mano con la persecución y el conocimiento de propuestas en el terreno del protestantismo distintas a las dominantes (luterana y calviniana), se conjugaron para irse desencantando de cómo se estaba efectuando el movimiento de Reforma en Ginebra.



    En la ciudad que Calvino tutelaba teológicamente, Reina conoció los pormenores del caso Miguel Servet. Además se integró a la iglesia de italianos en Ginebra, en la cual había “crítica con la política y doctrina de Calvino”. En cuanto a lo acontecido a Servet, Doris Moreno describe que Reina “se sentía profundamente emocionado cuando paseaba por la colina de Champel y recordaba que el 27 de octubre de 1553, en aquel mismo lugar había muerto quemado vivo, encadenado a sus libros, en una hoguera encendida con leña verde su compatriota Miguel Servet. Aquella muerte golpeaba sus entrañas”. Casiodoro escribió: aquel “gran hombre” fue condenado “por falta de caridad”, hubiera podido hacer “un gran provecho a nuestra nación”. Consideraba “que el señor Calvino habría hecho quemar a Servet en Ginebra injustamente y por envidia”.



    El mayor crítico del actuar de Calvino en el caso Servet fue Sebastián Castellio, él escribió pocos meses después de la ejecución que tanto conmovió a Casiodoro de Reina un opúsculo, publicado anónimamente, bajo el título Historia de la muerte de Servet. Después se sabría el nombre del autor, lo que le acarrearía la rotunda enemistad de Calvino y sus seguidores. Castellio consideró cómplice del “escándalo de escándalos” a Juan Calvino. Para refutar el señalamiento, Calvino redactó Defensa de la fe ortodoxa, que salió de la imprenta en febrero de 1554, donde el reformador de Ginebra “justificó el asesinato de herejes como Servet” (Perez Zagorin, How the Idea of Religious Toleration Came to the West, Princeton University Press, New Jersey, 2004, p. 97).



    Un nuevo escrito de Castellio acerca del caso Miguel Servet apareció en marzo de 1554, Sobre si los herejes deben ser perseguidos, firmado con el seudónimo de Martín Bellius. Hizo una defensa de la libertad para disentir doctrinalmente de un determinado cuerpo de creencias tenido por el verdadero, el cual no debería ser sostenido mediante la violencia y el poder político. Para Castellio las diferencias de opinión entre cristianos nunca deberían llevar a que algunos, con el respaldo del gobierno, impusieran sus convicciones a otros, y menos que recurrieran a la pena de muerte para extirpar a los que pensaban distinto en materia teológica. 



    Conociendo la postura de Calvino sobre que en Ginebra debería haber una sola confesión religiosa aprobada por las autoridades y excluir a las demás, Reina, nos informa Doris Moreno, “defendió que los anabaptistas debían ser considerados como hermanos y tradujo al castellano y publicó entre los refugiados españoles en [Ginebra] Sobre si los herejes deben ser perseguidos de Castellio”. Este atrevimiento de Casiodoro mostró un compromiso que mantuvo en años posteriores: defender el derecho a disentir doctrinal y teológicamente de las distintas ortodoxias sin tener que ser perseguido por ello y menos castigado corporalmente o con pena de muerte.



    A la controversia entre Castellio y Calvino se sumó Teodoro de Beza, y lo hizo en apoyo al reformador de Ginebra, “denunciando las impiedades vomitadas” por Castellio. Éste volvió a la carga con el escrito titulado Contra el libelo de Calvino, una de cuyas copias manuscritas llegó a Ginebra en junio de 1554. Al parecer no hubo impresor que se atreviera a desafiar la censura, por lo que solamente se conoció en formato manuscrito y circuló de mano en mano. Castellio explicó en el prefacio que no pretendía “defender las doctrinas de Servet, sino mostrar la falsedad de Calvino”.



    Sebastián afirmaba que era más peligroso para sus críticos ofender a Calvino en Ginebra que en su palacio al rey de Francia, y agregó: “Si un cristiano llega a Ginebra, será crucificado. Porque Ginebra no es un lugar de libertad cristiana. Está gobernada por un nuevo Papa, uno que quema personas vivas, mientras el Papa de Roma por lo menos primero las estrangula” (Perez Zagorin, op. cit., p. 116). Castellio fue tajante contra Calvino, de quien dijo “quiere matar a todos los herejes y quiere que todos los que disienten de él sean considerados herejes. De ahí que todos los papistas, luteranos, seguidores de Zwinglio, anabaptistas y cualesquiera otros, si los hay, deban ser, de acuerdo con el parecer de Calvino, condenados a muerte y que sobrevivan en la tierra únicamente los calvinistas junto a los turcos y los judíos, con quienes hace una excepción”.



    Tras su experiencia en Sevilla, cuando debió adelantarse a los agentes de la Inquisición que vigilaban a los monjes de San Isidoro del Campo y junto con once de sus compañeros huyó (cada uno se fue por su lado, acordando encontrarse en Ginebra) para evadir un seguro encarcelamiento, de la misma manera Reina aquilató que debía salir de la ciudad en la que pensó hallaría la libertad que le fue negada en Sevilla. Abandonó Ginebra menos de un año después de haber arribado. Se marchó hacia Londres, a donde llegó tras una breve estancia en Frankfurt, donde posiblemente se encontró con otro monje escapado de San Isidoro, su querido amigo Antonio del Corro.



    Reina no nada más tradujo Sobre si los herejes deben ser perseguidos de Sebastián Castellio, sino que, como señala Doris Moreno, mantuvo correspondencia con él durante los meses que permaneció en Ginebra y el tiempo de su primera estancia en Londres (fines de 1558 a otoño de 1563). Castellio murió en 1563, en Basilea, donde tras varios años de penurias y ganarse la vida en distintos trabajos obtuvo un puesto como profesor universitario. En Basilea era integrante de un grupo de estudiosos con distintos trasfondos y tendencias, de tal grupo formaba parte el anabautista David Joris.



    Por la correspondencia que intercambió con Castellio y por haber leído sus libros, Casiodoro de Reina debió estar enterado que las continuas presiones de Calvino y Teodoro de Beza (mano derecha y sucesor de Calvino en Ginebra) para que fuese expulsado de Basilea el autor de Historia de la muerte de Servet y el muy crítico Sobre si los herejes deben ser perseguidos. Anota Doris Moreno que “un cansado Castellio” instó en sus últimos tiempos a Beza para que cesara maniobras persecutorias en su contra, fue así que le escribió: “Te pido por la sangre de Cristo, déjame en paz y deja de perseguirme. Garantízame la libertad de mi fe y la libertad para confesarla, de la misma forma que yo te garantizo tu libertad. No condenes siempre a los que discrepan de ti como apóstatas o blasfemos. En los aspectos principales de la religión no estoy en desacuerdo contigo. Quiero servir apasionadamente a la misma religión que tú sirves. Estoy en desacuerdo contigo solo en unos pocos temas de interpretación y muchas personas pías comparten este desacuerdo conmigo. Todos nosotros estamos errando […] Déjanos de una vez tratarnos amablemente los unos a los otros. Todos conocemos en qué consiste la caridad cristiana. Déjanos cumplir este trabajo y hacerlo para reducir a nuestro común enemigo al silencio”.



    En el otoño de 1567 Casiodoro de Reina llegó a Basilea, donde dos años más tarde sería publicada su traducción de la Biblia al castellano. La traducción la realizó en circunstancias muy adversas, cuidándose de los enviados españoles que buscaban secuestrarlo para llevarlo a España, defendiéndose de acusaciones que en distintas ciudades europeas en las que se instaló levantaron en su contra líderes calvinistas (de lo que ofrece pormenores Doris Moreno), buscando fondos para imprimir la Biblia traducida por él, limitaciones económicas padecidas junto con su esposa e hijos, y abogando por la libertad de pensamiento y la expresión de las ideas.


     

     


    4
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    Protestantólogo
    30/01/2018
    19:17 h
    3
     
    La Reforma fue y es obra de Dios, los reformadores son siervos de interpretaciones y de las circunstancias históricas. Hay cuellos de botella ligados a contextos que han hecho perder horizonte a más de alguno, sin embargo la obra mayor confiada, el Señor la ha preservado para bendición de generaciones. Recuérdese que la misma Roma que asfixió a los monjes de San Isidoro del Campo, poco después concibió, por obra y gracia de un español, la Compañía de Jesús, látigo de los santos hasta hoy.
     
    Respondiendo a Protestantólogo

    Blanco
    31/01/2018
    22:00 h
    4
     
    Si con la frase "los reformadores son siervos de interpretaciones y de las circunstancias históricas" se pretende justificar las injusticias y crímenes cometidos en el nombre de Dios por los "reformadores", también se podría usar para justificar todo crimen cometido en el nombre del Dios por la Cristiandad a lo largo de la historia, incluida la inquisición o la quema de brujas en Alemania. Lo que pasa es que la justificación por "circunstancias históricas" se la aplicamos a quienes nos conviene.
     

    Félix de Alcalá
    28/01/2018
    20:07 h
    2
     
    Me parece enorme la figura de Casiodoro de Reina a la luz de estos artículos. Lástima que en nuestras iglesias evangélicas aún pululen algunos Calvinos, que aunque ya no pueden mandar matar a nadie, si que son unos intransigentes con los que no opinan como ellos. Gracias don Carlos por la objetividad que está tratando esta historia d l os reformadores del siglo XVI.
     

    tristan
    28/01/2018
    00:18 h
    1
     
    Perseguido en España por los inquisidores católicos y en Ginebra por los inquisidores protestantes. ¡ Que tragedia cuando creemos que un grupo denominacional es el guardian de la fe!. Sólo Jesús es el Camino, la Verdad y la Vida. Gracias hermano por el artículo. Muy necesario.
     



     
     
    ESTAS EN: - - - Casiodoro de Reina llega a Ginebra
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño

    María Mercedes Páez relata su experiencia como madre de acogida y el programa de acogimiento familiar que desarrolla Aesvida.

     
    Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo

    Jaume Llenas expone el reto que desde el Movimiento de Lausana se ha planteado, de alcanzar a las personas que están alejadas de la fe, a pesar de considerarse a sí mismos como cristianos.

     
    Galicia insumisa: Eva Sierra habla de su último libro con César Vidal Galicia insumisa: Eva Sierra habla de su último libro con César Vidal

    La nueva identidad del gallego evangélico tras abrazar la nueva fe: abandonaron ancestrales y arraigadas creencias populares, fruto del sincretismo mágico-pagano y del catolicismo implantado desde el s. XVI.

     
    “Llevamos un mensaje de redención y de convivencia” “Llevamos un mensaje de redención y de convivencia”

    Aarón Lara, coordinador del Congreso Iberoamericano para la Vida y la Familia, analiza lo sucedido en la última Asamblea General de la OEA.

     
    ¿Qué pasa con los errores de la Biblia? ¿Qué pasa con los errores de la Biblia?

    Para el cristiano la Biblia es la Palabra de Dios. Pero ¿coincide la Biblia de hoy con el texto original? ¿o está llena de errores? (Andy Wickham)

     
    FOTOS Fotos
     
    Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga

    El encuentro congregó unas 50 personas de 12 países.

     
    Idea2018, en fotos Idea2018, en fotos

    El encuentro celebrado en Palma de Mallorca reunió a evangélicos de todo el país para conversar sobre convivencia, misión e interculturalidad.

     
    Las 95 Tesis, clavadas en España Las 95 Tesis, clavadas en España

    Evangélicos presentan 'Las 95 Tesis de la Reforma 500 años después' a gobiernos locales y regionales, por toda España.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Toda la Biblia: Zacarías Toda la Biblia: Zacarías

    Lo más importante en la vida no son los logros que podamos conseguir, sino que sepamos disfrutar del camino.

     
    Mediterráneo Mediterráneo

    “Algo cambiará si tienes hambre y sed de justicia”, canta la artista valenciana Eva Betoret.

     
    ‘Mentiras’, Sal150 ‘Mentiras’, Sal150

    Primer adelanto de ‘Vale la pena vivir’, con el sonido inconfundible del grupo.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.