PUBLICIDAD
 
miercoles, 24 de octubre de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
 

En la carretera o, favor con favor se paga

Comparto un relato de la escritora valenciana Pilar Dobles.

EL ESCRIBIDOR AUTOR Eugenio Orellana 14 DE ENERO DE 2018 12:00 h

(Nota del Escribidor: He venido compartiendo con mi lista de amigos algunas historias que caen dentro de la categoría “Cuentos del tío”. Una de mis lectoras, la escritora valenciana Pilar Dobles, me ha enviado este relato que -según me dice- le ocurrió a un primo de su esposo. Si bien no se trata de un típico “cuento del tío” por lo simpático de la historia y por la belleza del estilo con que se relata, he pensado compartirla con mis amigos de P+D.)



A la salida de Teruel en dirección a Zaragoza hay una recta en la carretera que resulta inusual en nuestra montañosa España. Allí, los que, en los últimos años sesenta conducíamos, teníamos el placer de poder poner el coche a más de cien kilómetros por hora, si el pobre daba para tanto. Háganse cargo Vds. que las autovías no existían -salvo un pequeño tramo en la provincia de Madrid- y de las carreteras nacionales, solo las que fueron reparadas en el famoso plan REDIA de los años sesenta eran medianamente transitables.



Por lo tanto, cuando salías de Teruel y veías aquella inmensa recta que avanzaba hasta llegar a unos cinco kilómetros del desvío de Albarracín, el pie sobre el acelerador se convertía en plomo y el motor del seiscientos, el dos caballos, el gogomóbil, el biscúter… iba perdiendo el resuello para que, al llegar al final, hubiéramos podido alcanzar los ansiados cien kilómetros por hora como máximo.



Había ido a Zaragoza a recoger un coche Mercedes. Mi jefe lo adquirió de segunda mano y me pidió que fuera a buscárselo. Al salir de la ciudad llené el depósito de combustible. En la propia gasolinera, un señor de mediana edad, bien vestido -en aquella época se entiende con traje y corbata- y con buenos modales, afablemente, me dijo, mientras señalaba otro coche de alta gama aparcado en un rincón de la gasolinera, que se le había estropeado su automóvil y que precisaba urgentemente llegar a Valencia. Iba solo, así que le invité a que tomara asiento a mi lado.



Los viajes se hacían largos por el mal estado de las vías y la poca potencia de los coches, y, si alguien te acompañaba, era más llevadero. Por el camino se portó amablemente y me explicó que se dirigía a Valencia porque iba a cerrar un negocio importante y tenía que estar, como muy tarde, al día siguiente.



Al llegar a la recta mencionada al principio, quise poner a prueba aquella máquina, cuya categoría nunca había catado y, casi seguramente, no volvería a catar. Así que aceleré a fondo y el coche, sin tremolar, alcanzó con rapidez los ciento veinte kilómetros por hora. Velocidad suicida si se tiene en cuenta que el asfalto no se hallaba en buen estado, los arcenes no existían y los cruces directos eran numerosos. Pero no nos pasó nada.



Bueno, miento. Nos pasó. Pasó que, anocheciendo, a mitad de la recta más o menos nos hizo el alto la Guardia Civil y uno de los números me indicó que una de las luces no se encendía. Le expliqué que el auto era recién comprado y ni siquiera era mío pero no atendió a razones. Sacó su libretita y el papel calco (¿se acuerdan Vds. de él?) Pues la guardia civil actualmente AÚN lo utiliza en algunos trámites porque no tienen presupuesto para impresos autocopiativos. Me pidió mi documentación y la del vehículo y me puso mi primera multa de tráfico. Yo porfiaba y le mentaba mi condición de asalariado y la consecuencia que, con casi toda seguridad, iba a tener aquello: que la multa me la descontarían del salario, que… El Guardia Civil, con el mostacho reglamentario, no parpadeó, extendió la denuncia, me pasó el papelito, me hizo firmar en el lugar adecuado, se cuadró y se fue hacia su compañero que, pacientemente le esperaba subido en la moto -no tenían presupuesto para coches, al menos los de carretera.



Proseguimos el viaje, y aquel señor que venía conmigo se me hizo de lo más simpático. Llegamos a Valencia pasada la media noche y encontramos la ciudad bullendo en medio de la fiesta de la Plantá de las Fallas. Reparé en que mi acompañante sólo llevaba una maleta pequeña y le pregunté si iba a casa de algún familiar. Sí, no se preocupe por mí. Es que si no tiene dónde quedarse, hoy y los próximos días será difícil que encuentre hospedaje. Ya le digo, no se preocupe. Ha sido Vd. muy amable conmigo trayéndome. Por eso, le voy a contar un secreto y le voy a hacer un regalo. O al contrario.



Parsimoniosamente, metió su mano en el bolsillo de la chaqueta y sacó una libretita. La dejó un momento a mi vista sin entregármela ¡No podía ser! ¡Era la libreta de multas del Guardia Civil que me había puesto la sanción! Sí, no se equivoca. Es la libreta del guardia, si Vd. tiene su copia y él no tiene la libreta, la multa no puede prosperar. Sencillamente ha pasado a la no existencia.



El estupor de mi semblante le hizo reír. Ya le he hecho el regalo. Ahora le voy a contar el secreto porque no nos volveremos a ver. El negocio que me trae aquí, a Valencia, precisamente en Fallas, es que soy carterista profesional y estos cuatro días son maravillosos para nuestra vieja profesión. Yo no tengo coche pero miento bien y Vd. ha sido muy amable. Para pagarle sus servicios y su cortesía he decidido quitarle al Guardia la libreta: para dársela a Vd. y que no sufriera ninguna represalia por parte de su jefe.



Se dio la vuelta y marchó doblando una esquina. Corrí tras él no sé con qué propósito; preguntarle tal vez algo o volver a contemplarle para saber que no había sido un espejismo. No le vi ya. Había desaparecido entre el gris marengo de la ciudad en aquella hora. Pero tenía entre mis manos la libreta. La guardo aún como un objeto preciado, testigo de algo que no se volverá a repetir.


 

 


0
COMENTARIOS

    Si quieres comentar o

 



 
 
ESTAS EN: - - - En la carretera o, favor con favor se paga
 
PUBLICIDAD
 
 
 
AUDIOS Audios
 
Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo Caminando por Libertad 2018: la trata, esclavitud de nuestro Siglo

Caminando por Libertad es una marcha contra la trata de personas, la esclavitud del Siglo XXI. Loida Muñoz explica en qué consiste.

 
La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal La raíz de la corrupción en España es moral: C. Vidal

Tras los escándalos de títulos universitarios dados a políticos, César Vidal analiza la raíz de este mal en España. El origen, dice, está en la moral de la cultura católica.

 
Prostitución: abolicionismo Prostitución: abolicionismo

Jorge Rodrigo, de la asociación Esclavitud XXI, explica en qué consiste el modelo abolicionista para luchar contra la trata y rescatar a víctimas de prostitución.

 
Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño Vástagos de amor: cambiando la vida de un niño

María Mercedes Páez relata su experiencia como madre de acogida y el programa de acogimiento familiar que desarrolla Aesvida.

 
Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo Cristianos solo de nombre: enfrentando el nominalismo

Jaume Llenas expone el reto que desde el Movimiento de Lausana se ha planteado, de alcanzar a las personas que están alejadas de la fe, a pesar de considerarse a sí mismos como cristianos.

 
¿Qué pasa con los errores de la Biblia? ¿Qué pasa con los errores de la Biblia?

Para el cristiano la Biblia es la Palabra de Dios. Pero ¿coincide la Biblia de hoy con el texto original? ¿o está llena de errores? (Andy Wickham)

 
FOTOS Fotos
 
15º Aniversario de Protestante Digital 15º Aniversario de Protestante Digital

Fotos de la celebración realizada en Barcelona el 5 de octubre.

 
Medio siglo de GBU, en fotos Medio siglo de GBU, en fotos

Un repaso gráfico a la historia de GBU en nuestro país.

 
Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga

El encuentro congregó unas 50 personas de 12 países.

 
VÍDEOS Vídeos
 
‘Vaso roto’, Alex Sampedro ‘Vaso roto’, Alex Sampedro

Un corazón quebrantado ante Dios en la voz del compositor español.

 
Toda la Biblia: Lucas Toda la Biblia: Lucas

Este evangelio nos muestra a Jesús con detalle, descrito por un investigador preciso.

 
¿Es la Biblia fiable? ¿Es la Biblia fiable?

Algunos cuestionan la Biblia porque piensan que su antigüedad le quita veracidad. ¿Es así?

 
Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal Pablo Martínez: la palabra con gracia, sazonada con sal

El comunicador cristiano tiene retos, pero también buenas herramientas, para llevar a cabo su labor con palabras que sanen y construyan.

 
 
Síguenos en Ivoox
Síguenos en YouTube y en Vimeo
 
 
RECOMENDACIONES
 
PATROCINADORES
 

 
AEE
PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
 

Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.