PUBLICIDAD
 
martes, 17 de julio de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    1
     

    Un rápido psicoanálisis

    Sentimos una fuerte tensión al ver lo apartados que están nuestros majestuosos ideales y su pobre relación.

    DESDE EL CORAZóN AUTOR Roberto Velert 14 DE ENERO DE 2018 12:50 h

    Psicoanálisis significa, originariamente, examen del alma, y tal psicoanálisis es útil si lo dirige honestamente el propio individuo. Examinando nuestra alma, nos será posible aprender como mínimo, cinco verdades sobre todos los seres humanos. Sin entrar en detalles teológicos acerca de los elementos constitutivos del hombre. Sin detenernos en la filosofía del Oriente cristiano que considera al hombre como una tricotomía, es decir, como un “tripartito”, es decir, que consta de tres partes: cuerpo (soma en griego), alma (psykhé) y espíritu (pneuma). Como tampoco nos detendremos en la filosofía que prevaleció en la Iglesia Occidental, con su teoría dicotomista o sistema que supone al ser humano compuesto esencialmente de dos partes: cuerpo y alma, creencia muy común en la Cristiandad. Y como he mencionado el concepto psicoanálisis sólo mencionaré que la Medicina y Psicología modernas admiten dicha unidad antropológica en el ser humano, de forma que nuestra persona es en su definición más simple un sólo ser existencial y en él sus decisiones son un único hecho humano. Existe como un “yo” que tiene inevitablemente una “espiritualidad”, que existe de hecho en la autocomunicación a la materialidad. El ser humano es un sujeto encarnado.



    Y en este rápido psicoanálisis de este aprendiz de escribidor, un año más, la primera verdad que analizamos, es que todos somos duales. Sentimos una fuerte tensión al ver lo apartados que están nuestros majestuosos ideales y su pobre relación; al comprobar la lucha entre nuestro ego, con su anhelo por la supremacía y las voluntades ajenas, con sus deseos contradictorios. Hay choques entre nuestras ansias de librarnos de toda restricción y el hecho de que nuestros placeres nos sacan de nosotros mismos. En claro y resumido: es un estado de tensión endémico en el hombre.



    La segunda, es que tal conflicto está restringido al hombre. Los animales no conocen la tortura de dudar entre dos diosecillos aparentes que los hagan moverse en direcciones distintas. Esta diferencia nos da la clave de todas las tensiones, porque el hombre tiene alma y el animal no.



    Los hombres vivimos rodeados de conflictos porque vivimos suspendidos entre lo finito y el infinito. Somos como escaladores a mitad de la ladera de la montaña que aspiramos a la cumbre y temblamos de temor a caer en los abismos que a nuestros pies tenemos.



    La tercera, es que como estamos compuestos de cuerpo y alma, tenemos que elegir entre una de las direcciones en que podemos movernos, por el camino de lo animal o del ser interior con sus constituyentes espirituales pneumatológicos, porque nos cabe ascender o descender. Podemos elevarnos sobre el nivel humano buscando a Dios con todo el apasionado ardor de nuestra alma. También podemos deslizarnos en la desesperación, el fracaso y la melancolía de los que han dejado de buscar a la divinidad y la imagen que de ella llevamos. Los límites de lo humano pueden cruzarse en dos sentidos: hacía arriba, a través de la fe; hacia abajo, a través de la increencia. Todo hombre y a toda hora avanza en una dirección y otra, sin que pueda permanecer normalmente al mero nivel humano, porque nuestros egos son demasiado angostos y escuálidos para servir de morada a nuestras almas.



    “Desde el Corazón” pienso que los hombres y mujeres que prescinden de todo esfuerzo para mejorar sus almas y afirman que son felices, nos mienten. Su desesperación puede resultar invisible, pero no es menos real y latente.



    La cuarta, es que hay dos barreras que separan a los hombres de encontrar su destino feliz, y las dos pueden hacer que un hombre o una mujer tímidos se desplomen en la desesperación del “sin sentido de la vida”. Hay hombres que no quieren buscar la verdad por sí misma, ni procuran descubrir qué es su vida en resumen, humillando su orgullo lo suficiente para admitir que Dios puede ser distinto a como ellos lo conciben. Otro obstáculo es la negativa a reconocer la divinidad por las exigencias que tal fe debe implicarnos, y porque no osamos afrontar la vida sin los hábitos de avaricia, orgullo, lujuria y egoísmo que la fe nos haría abandonar. No es de sorprender que el cantor de Judea proclamara “dijo el necio en su corazón: no hay Dios”.



    Y la quinta, es que el hombre que verdaderamente penetra en sí mismo, nunca queda complacido enteramente por lo que allí encuentra, y su vacío interior puede llevarle a la más triste desolación. Hay dos géneros de vacíos: la vasta oquedad de un cauce seco e imposible de llenar, y la cavidad de un nido dispuesto a dar cobijo a los pájaros que van a nacer. De aquí que haya dos clases de desesperación: la satánica, que se niega a creer en la clemencia de Dios, y la desesperación creativa de los que aspiran a que Dios alivie la incredulidad. La primera forma de desesperación fue la de Judas, que acabó ahorcándose. La segunda fue la de David, cuando exclamó: “ten piedad de mí, Dios, ten piedad de mí”.



    Puesto que tal compasión está al alcance de todos los que desesperen de sus conflictos, confusiones e imperfección interna, debe deducirse que el pecado no es lo peor que puede ocurrir a un hombre. Lo peor es la negativa a reconocer nuestros pecados. Si somos pecadores, hay un Salvador. Habiendo un Salvador, hay una cruz. De haber una cruz, hay un modo de amoldarla a nuestras vidas, y nuestras vidas a ella. Hecho esto, la desesperación será eliminada y tendremos “la paz que no puede dar el mundo sólo de materia”.


     

     


    1
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    Alfonso Chíncaro (Perú)
    15/01/2018
    16:29 h
    1
     
    Buen artículo. Gracias. Espero que tenga más lectores, el tema me parece pertinente. La psicología ha adquirido mayor importancia, sus términos más comunes se difunden cada vez más y aproximarse al hombre desde su discurso, manteniendo una óptica bíblica, puede ayudar a muchos el entender mejor quiénes (y también qué) somos. No necesariamente hablo de una nueva teoría psicológica, pero creo que el artículo da una buena interpretación de lo que constituye al ser humano.
     



     
     
    ESTAS EN: - - - Un rápido psicoanálisis
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    Galicia insumisa: Eva Sierra habla de su último libro con César Vidal Galicia insumisa: Eva Sierra habla de su último libro con César Vidal

    La nueva identidad del gallego evangélico tras abrazar la nueva fe: abandonaron ancestrales y arraigadas creencias populares, fruto del sincretismo mágico-pagano y del catolicismo implantado desde el s. XVI.

     
    “Llevamos un mensaje de redención y de convivencia” “Llevamos un mensaje de redención y de convivencia”

    Aarón Lara, coordinador del Congreso Iberoamericano para la Vida y la Familia, analiza lo sucedido en la última Asamblea General de la OEA.

     
    ¿Qué pasa con los errores de la Biblia? ¿Qué pasa con los errores de la Biblia?

    Para el cristiano la Biblia es la Palabra de Dios. Pero ¿coincide la Biblia de hoy con el texto original? ¿o está llena de errores? (Andy Wickham)

     
    ¿Es Dios un 3 en 1?

    Muchos creen que tras morir Jesús sus seguidores le idealizaron hasta hacerle Dios con el Padre y el Espíritu Santo ¿Es posible un solo Dios con tres personas a la vez? Reflexión de Andy Wickham.

     
    Cristianos PSOE, un puente entre política y fe cristiana (Juan Carlos González) Cristianos PSOE, un puente entre política y fe cristiana (Juan Carlos González)

    Entrevista a Juan Carlos González, Coordinador Federal de Cristianos Socialistas, sobre su papel, visión del hecho religioso en la vida pública y puntos centrales de conflicto fe-política en España.

     
    ¿Qué hay después de la muerte?

    Todo ser humano muere. La gran cuestión es: ¿Qué pasa luego, seguimos existiendo, hay otro tipo de vida, cómo sería? ¿Me pedirán cuentas por cómo he vivido? Reflexión de Andy Wickham.

     
    Todas las religiones ¿llevan al mismo Dios?

    Existe la idea de que toda religión en lo esencial es igual, con sólo diferencias secundarias. ¿Es así? ¿Son lo mismo o tienen todas parte de la verdad? Reflexión de Andy Wickham.

     
    FOTOS Fotos
     
    Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga

    El encuentro congregó unas 50 personas de 12 países.

     
    Idea2018, en fotos Idea2018, en fotos

    El encuentro celebrado en Palma de Mallorca reunió a evangélicos de todo el país para conversar sobre convivencia, misión e interculturalidad.

     
    Las 95 Tesis, clavadas en España Las 95 Tesis, clavadas en España

    Evangélicos presentan 'Las 95 Tesis de la Reforma 500 años después' a gobiernos locales y regionales, por toda España.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Toda la Biblia: Oseas Toda la Biblia: Oseas

    El profeta habla de las bendiciones de la obediencia y las consecuencias de la desobediencia.

     
    Y para ti, ¿qué es la amistad? Y para ti, ¿qué es la amistad?

    Para ser mejores amigos, podemos seguir el mayor ejemplo de amistad.

     
    Mosaico en Buenas Noticias TV Mosaico en Buenas Noticias TV

    El programa evangélico de RTVE dedica un amplio reportaje a presentar la comunidad de youtubers cristianos, que está a punto de cumplir su primer año.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.