PUBLICIDAD
 
lunes, 22 de enero de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    19
     

    Lloyd-Jones: ¿Qué es un evangélico?

    13 características del pueblo evangélico.

    BRISA FRESCA AUTOR Will Graham 09 DE DICIEMBRE DE 2017 23:40 h
    Dr. Martyn Lloyd-Jones.

    Dr. Martyn Lloyd-Jones (MLJ) fue el expositor bíblico más destacado del Reino Unido en el siglo XX.



    Hoy queremos centrarnos en su segunda ponencia compartida en la conferencia del International Fellowship of Evangelical Students en 1971, en la cual redactó una lista de trece características de los evangélicos.



    1.- El evangélico está centrado en la Biblia



    Los evangélicos aceptan la suprema autoridad de la Escritura en cuanto a fe y conducta. Como John Wesley, son creyentes de “un solo libro”. Según MLJ, “El evangélico es un hombre de un solo libro. Comienza con la Biblia; se somete a ella porque es su autoridad.



    No arranca desde una autoridad extra-bíblica. Se limita, y se sujeta, a la enseñanza de la Biblia”.



    2.- El evangélico da prioridad a los principios evangélicos



    Un evangélico no pone los intereses de su denominación (sea la iglesia bautista, la presbiteriana o la episcopal) antes que los grandes principios de la fe evangélica. Para el evangélico, lo más importante es el evangelio.



    Allí reside su primera y suprema lealtad. Cuando su denominación se aparta del evangelio; el evangélico se ve obligado a levantar la voz desde adentro.



    3.- El evangélico vela



    En obediencia a los claros mandatos de las Escrituras, el evangélico vigila (Mateo 26:41; Hechos 20:28-29; 1 Corintios 16:13-14; Efesios 6:12; 1 Timoteo 6:3-4; 1 Juan 2:20, etc.).



    No acepta todo lo que le enseñan. “Cuando un hombre deja de velar, deja de ser evangélico. La persona que dice: ‘No pasa nada. No hay que preocuparse. Todos somos cristianos y lo estamos pasando muy bien juntos’. Esta persona –al no velar- ya se ha apartado de la cosmovisión bíblica”.



    4.- El evangélico no confía en la razón humana



    Desde los días de Tertuliano en adelante, los evangélicos se sienten incómodos con los sistemas filosóficos erigidos en base a la sabiduría humana. Fue la exaltación de la razón caída la que produjo la gran disputa entre Lutero y la naturaleza aristotélica del Catolicismo medieval.



    También llevó a los puritanos a separarse de la iglesia oficial de Inglaterra (Anglicanism). El evangélico depende de la revelación de Dios; no de los caprichos de “aquella vieja bruja, la señora razón” (Lutero).



    MLJ echó la culpa a los apologistas de la iglesia primitiva por haber casado el evangelio cristiano con la filosofía griega, produciendo así una mezcla híbrida que caracterizaría la teología de la iglesia institucionalizada de la Edad Media.



    Advirtió a los estudiantes acerca del peligro de deificar la erudición, animándoles a emplear la razón como un siervo, no como un amo.



    “Cuando los hombres empiezan a arrodillarse ante la erudición, sometiéndose a ella, creyendo que es la autoridad suprema, sugiero que se han apartado del camino y que han dejado de ser evangélicos”.



    Añadió que la iglesia evangélica había sufrido a lo largo de los últimos dos siglos por la desviación de muchos seminarios teológicos. Los evangélicos, pues, tienen que andar cuidadosamente, siempre velando, y dudar de los que les hacen dudar de la Palabra de Dios en el nombre de la razón o la erudición.



    5.- El evangélico tiene una perspectiva ‘baja’ de los sacramentos



    Aunque MLJ no desarrolle la idea de los sacramentos (bautismo y la cena del Señor) en su segunda ponencia, sí aparece en su tercera conferencia en la cual destaca que los evangélicos rechazan cualquier tipo de sacerdotalismo asociado con las ordenanzas.



    “No hay ninguna eficacia intrínseca en el acto sacramental en sí. El sacramento no sirve de nada si no está acompañado de fe por parte del recipiente. No creemos en la eficacia independiente de los sacramentos”.



    El predicador galés, pues, rechazó cualquier idea de regeneración bautismal o elemento vicario presente en la eucaristía como contrarios al espíritu evangélico.



    6.- El evangélico lee la historia y la tradición de manera crítica



    Donde los católicos hacen hincapié en el principio de la continuidad histórica, los evangélicos –al no confiar tanto en las instituciones religiosas- están más interesados en la discontinuidad.



    No se glorían en el institucionalismo y su deseo es que sus denominaciones estén alineadas con la Palabra de Dios. Por esta razón, los evangélicos se acercan al tema de la historia y la tradición de manera crítica, fundamentándose en el principio de Sola Scriptura.



    7.- El evangélico actúa sobre sus creencias



    Lutero, Calvino y Knox eran hombres que actuaban sobre sus creencias. Por lo tanto, fueron evangélicos. El evangélico no está feliz dedicándose a una teología académica, cerebral, divorciada de la vida real. Además de tener profundas convicciones bíblicas, la familia evangélica siente la necesidad de actuar porque tienen al Espíritu Santo.



    El evangélico está dispuesto a cambiar sus creencias y conducta cuando la Palabra así lo exige.



     



    Martyn Lloyd-Jones era el 'Charles Spurgeon' del siglo XX.



    8.- El evangélico lo simplifica todo



    A diferencia del paradigma aristotélico del Catolicismo y las filosofías antropocéntricas de la teología liberal, el evangélico quiere hablar en términos claros y sencillos para que todos puedan entender la Palabra de Dios.



    Los evangélicos no solamente aspiran a la sencillez en cuanto a su doctrina y forma de predicar, sino también en el gobierno eclesial, su liturgia, la vestimenta de los ministros y hasta en la arquitectura de la iglesia. El espíritu evangélico rechaza lo complicado, lo complejo y lo espinoso, gozándose en la simplicidad de la fe.



    9.- El evangélico se preocupa por la iglesia



    Los evangélicos están apasionados por la pureza de la iglesia. De allí la salida de Lutero de la iglesia de Roma y la de los puritanos de la iglesia anglicana. El evangélico, “se preocupa por la pureza de la iglesia.



    No cree en la iglesia estatal. Necesita tener una perspectiva correcta acerca de la verdadera naturaleza de la iglesia cristiana”.



    La historia de la iglesia da testimonio a la fricción constante entre la iglesia institucionalizada por un lado y la comunidad sencilla de creyentes por el otro. Los evangélicos anhelan congregarse en una iglesia bíblica bajo la dirección del Espíritu Santo.



    10.- El evangélico resalta el nuevo nacimiento



    En vez de quedarse satisfecho con una “ortodoxia muerta”, el evangélico combina su teología con un celo pietista. Se da cuenta de que la vida cristiana empieza con el poder del Espíritu en la regeneración (nuevo nacimiento), y que produce una vida llena de fe.



    Lutero, Calvino, Arndt, Spener, Francke, William Perkins y Jonathan Edwards estaban todos inmersos en la presencia del Espíritu. Habían experimentado el nuevo nacimiento y querían que la llama siguiese ardiendo.



    Por lo consiguiente, el culto de oración es la marca del pueblo evangélico. Sin la reunión de oración, la fe evangélica perece. Además, los evangélicos creen en la necesidad de santidad personal, entregando sus cuerpos y almas a la causa del Señor.



    11.- El evangélico se deleita en el estudio del avivamiento



    Las iglesias institucionalizadas, como regla general, no muestran gran interés en el tema del avivamiento. No obstante, los evangélicos se gozan en aprender acerca del derramamiento del Espíritu a lo largo de la historia. El tema del avivamiento entusiasma a los creyentes.



    El evangélico genuino, “siempre desea un derramamiento del Espíritu. Y los grandes despertares se han dado gracias a la efusión del Espíritu Santo. El evangélico, por naturaleza, está grandemente interesado en el avivamiento”.



     



    Lloyd-Jones se dedicó al ministerio de la predicación expositiva en Londres.



    12.- El evangélico da prioridad a la predicación



    La predicación de la Palabra da vida al evangélico. No se cansa de oír la Palabra predicada. Al evangélico le encanta oír la Palabra expuesta y aplicada. “Para el evangélico, nada se compara a la predicación”.



    A lo largo de los siglos, la fe evangélica se ha alegrado en la proclamación autoritativa de la Escritura. No hay ningún otro sector de la iglesia cristiana que haya sido más singularmente bendecido con el ministerio de predicadores poderosos que el ala evangélica.



    13.- El evangélico cree en el evangelismo



    Los evangélicos creen que tienen la necesidad de alcanzar a otros para Cristo. Puesto que el evangélico ha experimentado el poder salvador de Dios en su propio corazón, su oración es que muchos lleguen a compartir la misma plenitud.



    Consiguientemente, el evangélico hace algo más que asistir a una iglesia una vez a la semana, es un ganador de almas.



    El evangélico verdadero “cree en el infierno, el castigo eterno, y se preocupa por los hombres que están muriendo en oscuridad espiritual. Tiene una carga por las personas y no está satisfecho hasta que haya hecho todo lo posible por llevar a la gente al conocimiento de la verdad de Jesucristo”.



    Conclusión



    Para recapitular todo lo hemos aprendido del ‘doctor’ hoy. Un evangélico genuino:




    • Está centrado en la Biblia.

    • Da prioridad a los principios evangélicos.

    • Vela.

    • No confía en la razón humana.

    • Tiene una perspectiva ‘baja’ de los sacramentos.

    • Lee la historia y la tradición de manera crítica.

    • Actúa sobre sus creencias.

    • Lo simplifica todo.

    • Se preocupa por la iglesia.

    • Resalta el nuevo nacimiento.

    • Se deleita en el estudio del avivamiento.

    • Da prioridad a la predicación.

    • Cree en el evangelismo.


     

     


    19
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    Marc
    16/12/2017
    02:54 h
    18
     
    ¿Como no confía en la razón si la razón fue creada por Dios? Caracoles..., sin razón ¿qué seríamos? Necesitamos razonar en cada actos de nuestras vidas de lo contrario seríamos peor que animales.
     
    Respondiendo a Marc

    Will Graham
    26/12/2017
    11:54 h
    19
     
    ¿Cree ud. en la doctrina de la caída? WG
     

    Protestantólogo
    15/12/2017
    13:14 h
    17
     
    Lo que da vida a un evangélico fiel es la Palabra en sí, lo auténticamente autoritativo, no su predicación, realización humana. Da prioridad a la vida devocional diaria, al transcurso entre una y otra predicación. Nada se compara al contacto cara a cara con el Dios de la Revelación. Los formatos evolucionan, cientos de hermanos predican “wasapeando” devocionales, llenos de intención, santidad y amor. Mark Zuckerberg, creador de Facebook, les ha investigado, impresionado por su persistencia.
     

    calvin
    14/12/2017
    13:24 h
    16
     
    "Este es un asunto doloroso, me lo estoy diciendo a mí mismo, pero el problema de todos nosotros es que estamos demasiado fuertes. La humildad no se observa con frecuencia en la actualidad. Un rebote de autoconfianza superficial esta al orden del día, no la mansedumbre, no la humildad, el luto por los pecados, una falta de conciencia de la indignidad y la imperfección. No, estamos dormidos en los remos. Estamos satisfechos." Lloyd-Jones
     

    bnsalvador
    13/12/2017
    11:18 h
    13
     
    Muy buen artículo, no tiene desperdicio. Le doy gracias al Señor que haya podido ser publicado y a los hermanos que lo han hecho posible (autor, expositor y responsable de Protestante Digital)
     

    jorgevaron
    12/12/2017
    18:49 h
    11
     
    Magnifica lista, para un creyente evangélico de apie como yo, todas los puntos del artículo hacen parte de lo que hemos encontrado mediante la meditación, oración y estudio de la escritura, de la mano del MAESTRO: nuestro Señor Espíritu Santo. Solo el punto 12 me produce una pequeña "rasquiña". Para mi "nada se compara" con la oración y estudio de la biblia y la predicación tiene que pasar todos los filtros de la escritura para poder ser aceptada. Gracias hermano WG.
     

    Protestantólogo
    12/12/2017
    15:13 h
    8
     
    Muchos evangélicos privilegian los intereses de su denominación por sobre los principios de la fe cristiano-bíblica. Es el caso de amados hermanos que conminan a creyentes de reconocido testimonio a no acercarse a la mesa del Señor (que no es la de su denominación), por no haber practicado una determinada FORMA de bautismo. Esto implica no discernir el cuerpo de Cristo, un atentado contra la iglesia invisible. Es dotar de eficacia intrínseca al acto sacramental, negar el bautismo del E. Santo.
     

    Andrés
    11/12/2017
    03:00 h
    7
     
    Los evangélicos son personas que, al agruparse, están en un constante proceso de división en doctrina y prácticas. Todos esos grupos, c/u por su lado, pueden identificarse con los puntos que enumera la nota. Así que ese listado no es concluyente a los fines de definir a un ¨evangélico¨. La verdad es que ser ¨evangélico¨ simplemente es ser Trinitario pero sin ser miembro de la Iglesia Católica Apostólica Romana ni de las comunidades reformadas. Apenas una categoría residual (no se malinterprete)
     
    Respondiendo a Andrés

    Protestantólogo
    12/12/2017
    16:12 h
    9
     
    En cuanto a pureza, un evangélico NO se preocupa prioritariamente por la iglesia, que es una realidad temporal, sino que de la predicación pura del EVANGELIO eterno, de la fidelidad a la verdad revelada, “que ha sido una vez dada a los santos”.Vela y DEFIENDE ardientemente la fe objetiva (Judas 3). La mayoría de los evangélicos hoy se conforman con una defensa pasiva de la fe, esto genera tibieza y descrédito externo. El grito de guerra es: “la Biblia se defiende sola”,“el Señor no nos necesita"
     
    Respondiendo a Protestantólogo

    Andrés
    13/12/2017
    13:25 h
    15
     
    ¨evangélico¨ es un término, como expliqué, muy general y residual. Por lo tanto la ¨pureza¨ entre evangélicos es algo relativo: lo que es ¨puro¨, ¨objetivo¨ y ¨verdad¨ para uno no lo es para otro siendo todos ¨evangélicos¨. Y las comunidades organizadas, como realidad temporal, son totalmente prioritarias. De lo contrario no habría tantas, incluso organizadas en torno a una familia pastoral (como empresa familiar casi y aún como parte del acervo hereditario)
     

    Andrés
    11/12/2017
    03:00 h
    6
     
    El punto 5 es muy llamativo, porque expone una de las diferencias entre evangélicos y reformados: por un lado los evangélicos tienen una perspectiva ¨baja¨ de los sacramentos; y por otro lado los reformados tienen una perspectiva ¨alta¨ de los sacramentos. Tan alta que definen a la verdadera iglesia de la falsa. Luego, es absurdo que un ¨evangélico¨ se identifique como ¨reformado¨, como ocurre desde hace unas décadas.
     

    Óscar Margenet Nadal
    10/12/2017
    19:53 h
    5
     
    Citar a este varón de Dios de manera sencilla, como haces Will, es todo un homenaje a la vida de quien vivió de la manera que enseñó. Admiro en MLJ que siendo elegido médico de cabecera por la Reina de Inglaterra renunció a ese enorme honor porque le hubiese impedido dedicarse al servicio completo del Rey de reyes. Expuso con claridad que un 'cristiano evangélico' es quien nunca está ansioso por las cosas de este mundo, ni se aparta a vivir entre cuatro paredes por ello. Bendiciones hermano.
     
    Respondiendo a Óscar Margenet Nadal

    Pablo Quezada S.
    13/12/2017
    11:56 h
    14
     
    Un evangélico es un hombre o mujer de un solo libro en tanto que allí, en las Escrituras, reside y define su primera y suprema lealtad. Pero, por recomendación del Apóstol Pablo- connotado bibliófilo y políglota-, es un hombre o mujer de muchos libros, cuantos más y más variados, mejor (I Tes. 5:21). El principio del libre examen dinamitó al oscurantismo medieval, abrió las puertas a la investigación científica, a la paz (derecho internacional: H. Grocio) y a la libertad espiritual y política.
     
    Respondiendo a Pablo Quezada S.

    jorgevaron
    12/12/2017
    18:51 h
    12
     
    Y excelente comentario el tuyo, hermano Oscar.
     
    Respondiendo a jorgevaron

    Protestantólogo
    12/12/2017
    16:42 h
    10
     
    El evangélico simplifica, pero no es un simplón de oficio, no postula a representar la “fe del carbonero”, de allí que me cause cierto “repelús” estribillos como: ”No preciso discutir ningún argumento más, me basta con…”. Desconfía en el raciocinio humano, por limitado y pedante, a la vez que entiende que su fe, fundada en las promesas y mandamientos del Señor, es razonable. Creer también es pensar, concluye J. Stott. Respecto de los avivamientos distingue entre entusiasmo y “entusiasmismo”.
     

    Iosephus
    10/12/2017
    11:38 h
    4
     
    ¡Muchísmias gracias por tu magnífica exposición! Yo hermano Will soy anglicano evangélico y en mi herencia espiritual están Lloyd Jones, Packer, Edwards, Whitfield, el obispo Ryle etc. Amén por tu labor. Muchas gracias por todos tus artículos que son de gran bendición para el pueblo evangélico. Sí, estos trece puntos son para mí una verdadera declaración doctrinal del verdadero cristiano. Gracias hermano y un fuete abrazo en el amor del Sadai.
     

    Rogelio
    10/12/2017
    09:17 h
    3
     
    También me recuerda a aquel pastor de la anécdota que decía que en su iglesia los únicos dos con sana doctrina eran él y su señora... y de su señora no estaba del todo seguro. Por la excomunión hacia Dios.
     

    Rogelio
    10/12/2017
    08:57 h
    2
     
    SOLOS COMO LOS DE TUDELA Se suele usar esta expresión (especialmente en el norte de España) cuando dos personas se quedan solas. Forma también parte de una jota que empieza "Nos han dejado solos, como a los de Tudela..." Con mucha probabilidad, el origen de esta expresión está en un hecho histórico: la conquista de Navarra por las tropas castellanas en 1512. La última población en rendirse fue precisamente Tudela. Durante algunos días, los tudelanos debieron sentir que se habían quedado solos.
     

    EZEQUIEL JOB
    10/12/2017
    02:12 h
    1
     
    Causa extrañeza en el artículo la ausencia de las palabras "obediencia" a los mandatos del Señor Jesús para SALVACIÓN(Heb5:8-9)(Mat7:21). Tampoco existe la palabra "cristiano" como "discípulo" del Señor Jesús(Mat28:19-20)(Jn8:31). Pero me parece positivo este denominativo de "evangélico" para llegar a ser un "cristiano" o "discípulo" del Señor Jesús, que es lo que el Señor quiere.
     



     
     
    ESTAS EN: - - - Lloyd-Jones: ¿Qué es un evangélico?
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    “La cristianofobia es una realidad en Europa” “La cristianofobia es una realidad en Europa”

    Ted Blake, director de Puertas Abiertas en España, analiza en profundidad la Lista Mundial de Persecución 2018.

     
    Profecías cumplidas en Jesús (César Vidal) Profecías cumplidas en Jesús (César Vidal)

    Análisis de las principales profecías cumplidas en la persona de Jesús, especialmente en su nacimiento. Entrevista a César Vidal 

     
    El cristiano y la ideología de género: Juan Varela El cristiano y la ideología de género: Juan Varela

    “No podemos ser pasivos y sí huir del liberalismo y del fariseísmo", dice Juan Varela, autor de la "Guía sobre ideología de género, familia y matrimonio" de la Alianza Evangélica Española.

     
    “Enzinas es un ejemplo de compromiso, rebeldía y pasión” “Enzinas es un ejemplo de compromiso, rebeldía y pasión”

    Alejandro Britos y Bambalúa Teatro recrean en una obra teatral la vida de Francisco de Enzinas, el burgalés que hace cinco siglos vivió por una pasión: acercar la Palabra a todos.

     
    Francisco de Enzinas, pasión por la Palabra

    Miguel Ángel Vieira presenta a la figura del burgalés, el primero en traducir la Biblia al castellano en el siglo XVI, que está siendo homenajeado este año en Burgos.

     
    95 Tesis para la España de hoy 95 Tesis para la España de hoy

    Xesús Manuel Suárez presenta el documento en el que han colaborado más de 90 evangélicos de España de distintas áreas para aportar a la sociedad desde la cosmovisión protestante.

     
    FOTOS Fotos
     
    Las 95 Tesis, clavadas en España Las 95 Tesis, clavadas en España

    Evangélicos presentan 'Las 95 Tesis de la Reforma 500 años después' a gobiernos locales y regionales, por toda España.

     
    La Biblia a través de la historia La Biblia a través de la historia

    Una exposición recorrerá Galicia este año 2017 mostrando la historia de la Biblia y su importancia para la Reforma Protestante.

     
    Las diversas capacidades de Mefi-Boset Las diversas capacidades de Mefi-Boset

    El ministerio Mefi-Boset lleva 20 años trabajando el tiempo de ocio y apoyo a las familias de personas con discapacidad intelectual en Terrassa y Barcelona. Algunas imágenes de este curso que acaba.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Toda la Biblia: 2º Samuel Toda la Biblia: 2º Samuel

    La historia de David nos recuerda la importancia de vivir en la presencia del Señor y compartir esa vivencia con los que nos rodean.

     
    SUO 2018: “Peregrinos y Extranjeros” SUO 2018: “Peregrinos y Extranjeros”

    La Alianza Evangélica Española anima a orar juntos en la próxima Semana Unida de Oración, del 14 al 21 enero.

     
    Cómo lidiar con el fracaso Cómo lidiar con el fracaso

    ¿Qué sucede cuando somos incapaces de cumplir aquello que nos proponemos?

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.