PUBLICIDAD
 
lunes, 16 de julio de 2018   inicia sesión o regístrate
 
Protestante Digital

 
PUBLICIDAD
 
SÍGUENOS EN
  • Twitter
  • Facebook
  • Google +
  • Instagram
  • YouTube
  • Rss
 

  • Donar a Protestante Digital
  •  
    PUBLICIDAD
     
     



    El Pensamiento Cristiano XXV
    9
     

    Obedecer a Dios a pesar de las injusticias

    La Biblia enseña que obedecer a los gobernantes es obedecer a Dios. ¿Está bien obedecer si el gobierno es corrupto, o una dictadura? ¿Cuándo debemos defendernos de las injusticias?

    AGENTES DE CAMBIO AUTOR Óscar Margenet 25 DE NOVIEMBRE DE 2017 21:48 h

    Siguiendo con el artículo (01) comenzado tomando como base el escrito del predicador y autor John MacArthur (02), hemos visto en la Biblia que los gobernantes están para causar temor en los malhechores; en los que hacen obras malas, que desafían, violan y quebrantan la ley. Y el apóstol Pablo dice que es razonable infundir cierta medida de terror en aquellos que hacen el mal; pues cuando un gobierno no infunde temor en los corazones de los malhechores los resultados son trágicos para toda la sociedad. 



    Parafraseando al autor, en términos generales, ¿coincidiremos al decir que los gobernantes seculares, aquellos que no conocen al Señor o a la verdad bíblica, tienen conocimiento de la diferencia que hay entre lo que está bien y lo que está mal? ¿Es correcto afirmar que ellos conocen la categorización de las obras entre las que son buenas y malas? Es obvio que sí. 



    Se puede demostrar con el primer libro de la Biblia: “Tomó, pues, Jehová Dios al hombre, y lo puso en el huerto de Edén, para que lo labrara y lo guardase. Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: ‘De todo árbol del huerto podrás comer; mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás.” (03) ¿Qué significa esto?



    Que Adán y Eva desobedecieron a Dios. ¿Cómo? Comiendo del árbol del conocimiento del bien y del mal. Por lo tanto, cuando pecaron entraron al conocimiento del bien y del mal. Ese conocimiento ha sido trasmitido a todos los hijos e hijas de Adán. Y todo hombre y mujer que viene a este mundo tiene un conocimiento inherente y básico del bien y del mal.



    En la epístola a los Romanos encontramos una idea semejante, y es esta: “Cuando los gentiles 04 no tienen ley, hacen por naturaleza lo que es de la ley, éstos, aunque no tengan ley, son ley para sí mismos, mostrando la obra de la ley escrita en sus corazones.” (05)



    El mundo no regenerado tiene la ley de Dios escrita en su corazón. ¿Qué quiere decir eso? El conocimiento del bien y del mal. Eso es parte de la conciencia. Eso es parte de lo que llamamos en teología “revelación natural”, en contraste a la revelación especial: las Escrituras. Entonces, el gobierno del hombre conoce la diferencia entre el bien y el mal. Inclusive los paganos comprenden la moralidad básica mediante la razón humana, mediante la revelación natural, mediante la gracia común. Ellos entienden lo que es una moralidad básica.



    A pesar de que esa moralidad básica está erosionándose desde hace de tiempo, como lo vemos en nuestra propia sociedad actual, hay algunos principios medulares de lo que está bien y lo que está mal, que forman parte de la preservación de la vida y la propiedad. La sociedad reconoce que son esenciales para evitar que se creen situaciones caóticas, de autodestrucción. Existe un sentido básico de lo que está bien y lo que está mal que se encuentra en el corazón inclusive de las personas no regeneradas. Y eso se refleja en el gobierno que Dios ha establecido para la protección y preservación del hombre.



    ¿Puede imaginarse lo que sucedería en una sociedad en donde nadie estuviera en control? Se autodestruiría de manera instantánea. Si nadie pudiera proteger su vida o su propiedad excepto por sí mismo tendríamos una guerra constante.



    Inclusive en un gobierno corrupto, en términos básicos, el hombre tiene un sentido de lo que está bien y lo que está mal. El gobierno es colocado por Dios para la preservación de la vida y de la propiedad no para atemorizar a aquellos que hacen el bien, sino para accionar de inmediato en contra de aquellos que hacen lo malo. Tres condiciones deben cumplirse al hacerlo.



    1. Actuar sin compasión. En el AT aprendemos que un gobierno debe actuar contra los malhechores sin compasión. De un asesino dice: “No le compadecerás; y quitarás de Israel la sangre inocente, y te irá bien.” (06) Un gobierno tiene que actuar contra un malhechor sin compasión. Si no se le hace a ese asesino lo que él le ha hecho a otro no se quita la culpabilidad del derramamiento de sangre inocente. El resultado es que no habrá prosperidad. Por ello, debe haber retribución equivalente sin compasión: “Y no le compadecerás; vida por vida, ojo por ojo, diente por diente, mano por mano, pie por pie.” (07)



    Ello redundará en que: “Y los que quedaren oirán y temerán, y no volverán a hacer más una maldad semejante en medio de ti.” (08) Cuando se implementa el castigo sin compasión la gente teme y está restringida de hacer el mal.  Pero, además: “Y el hombre que procediere con soberbia, no obedeciendo al sacerdote que está para ministrar allí delante de Jehová tu Dios, o al juez, el tal morirá; y quitarás el mal de en medio de Israel. Y todo el pueblo oirá, y temerá, y no se ensoberbecerá.” (09) Cuando alguien no obedece a aquellos que gobiernan debe ser sentenciado sin compasión, de modo de causar temor en otras personas para que no actúen de la misma manera.



    2. Actuar sin parcialidad. En el diseño de Dios no existe la parcialidad. En otras palabras, nadie debería situarse por encima de la ley por razón de una simple preferencia. Leamos:



    “Si te incitare tu hermano, hijo de tu madre, o tu hijo, tu hija, tu mujer o tu amigo íntimo, diciendo en secreto: ‘Vamos y sirvamos a dioses ajenos’, que ni tú ni tus padres conocisteis, de los dioses de los pueblos que están en vuestros alrededores, cerca de ti o lejos de ti, desde un extremo de la tierra hasta el otro extremo de ella; no consentirás con él, ni le prestarás oído; ni tu ojo le compadecerá, ni le tendrás misericordia, ni lo encubrirás, sino que lo matarás; tu mano se alzará primero sobre él para matarle, y después la mano de todo el pueblo. Le apedrearás hasta que muera, por cuanto procuró apartarte de Jehová tu Dios, que te sacó de tierra de Egipto, de casa de servidumbre.” (10)



    En un sentido esto se aplica a Israel cuando era una teocracia; allí y entonces, guiar a la gente a  adorar a un dios falso, era un crimen. Y el punto a enfatizar es que no importara si era hermano, hijo, esposa, amigo o quien fuera; la ley de Dios debe aplicar el castigo sin parcialidad: “Para que todo Israel oiga, y tema, y no vuelva a hacer en medio de ti cosa semejante a esta.” (11)



    Si el gobierno actuara sin compasión y sin parcialidad, convencería por mucho a los malhechores para que cambiaran sus caminos.



    3. Actuar sin retraso. “Si hubiere pleito entre algunos, y acudieren al tribunal para que los jueces los juzguen, éstos absolverán al justo, y condenarán al culpable. Y si el delincuente mereciere ser azotado, entonces el juez le hará echar en tierra, y le hará azotar en su presencia; según su delito será el número de azotes.” (12) En otras palabras, si se lo encuentra culpable, se procede de inmediato y allí mismo se le da lo que merece. El que gobierna debe actuar sin compasión, sin parcialidad y sin retraso; pues nada desalienta más a la gente que tenerles compasión a los criminales, la parcialidad en el trato, y demorar la condena y el castigo.



    Esdras declara lo mismo: “Y cualquiera que no cumpliere la ley de tu Dios, y la ley del rey, sea juzgado prontamente, sea a muerte, a destierro, a pena de multa, o prisión.” (13) Dicho de otra manera, el juicio debe ser ejecutado rápidamente.



    Si el gobierno actuara sin compasión, sin parcialidad y sin demora, permitiría que el terror entrase en los malhechores. Desafortunadamente, este principio es erosionado. Con mucha frecuencia, oímos que se clama por compasión para con el criminal. Su necesidad de misericordia es comprensible. Pero cuando eso se vuelve la norma todo el mundo piensa que puede hacer lo que quiera y escapar al juicio.



    Entonces, debemos someternos y obedecer la orden de Dios respecto del gobierno. Rebelarse es resistirlo a Él. Resistirse a Él es traer castigo. Y el gobierno está diseñado para refrenar el mal. Y, como cristianos, debemos aferrarnos a cualquier cosa que restrinja el mal. No debemos destruir lo que Dios ha establecido para exaltar la bondad y restringir el mal.



    Podríamos detenernos en este punto y hacer preguntas: ¿pero qué si el gobierno lo trata a usted mal? ¿Qué sucede si el gobierno le quita sus libertades? ¿Qué sucede si el gobierno lo trata del tal manera que usted piensa que es injusto?



    Bueno, las respuestas las tenemos nuevamente en el ejemplo del apóstol Pablo. Había sido encarcelado en Filipos, sin haber hecho nada para merecerlo. El médico Lucas relata que fue acusado, “Estos hombres, siendo judíos, alborotan nuestra ciudad, y enseñan costumbres que no nos es lícito recibir ni hacer, pues somos romanos. Y se agolpó el pueblo contra ellos; y los magistrados, rasgándoles las ropas, ordenaron azotarles con varas.” El lugar es Filipos; el orden público está alterado por una turba de gente enojada por una suma de intereses de todo tipo que ven peligrar; y los apóstoles no han hecho nada malo. “Después de haberles azotado mucho, los echaron en la cárcel, mandando al carcelero que los guardase con seguridad. El cual, recibido este mandato, los metió en el calabozo de más adentro, y les aseguró los pies en el cepo.” (14) ¿Qué estaban haciendo Pablo y Silas a la medianoche? ¡Cantaban himnos a Dios!



    Habían sido tratados mal por un gobierno; absolutamente de manera injusta. Atención: el mismo Pablo que fue tratado de esa manera nos dice que debemos someternos al gobierno. El apóstol Pablo sabía lo que era soportar la injusticia: tres veces en distintos lugares fue golpeado con varas, una vez fue apedreado. Existen esas ocasiones en las que hay injusticia e iniquidad pues el gobierno sobrepasa sus límites. Pero aun así, el principio de obediencia permanece en pie.



    En Éfeso pasó algo parecido: “Entonces el escribano, cuando había apaciguado a la multitud, dijo: ‘Varones efesios, ¿y quién es el hombre que no sabe que la ciudad de los efesios es guardiana del templo de la gran diosa Diana, y de la imagen venida de Júpiter? Puesto que esto no puede contradecirse, es necesario que os apacigüéis, y que nada hagáis precipitadamente. Porque habéis traído a estos hombres, sin ser sacrílegos ni blasfemadores de vuestra diosa. Que si Demetrio y los artífices que están con él tienen pleito contra alguno, audiencias se conceden, y procónsules hay; acúsense los unos a los otros.’” (15)



    El notario que estaba a cargo de la ciudad detiene a la multitud que hubiera eliminado a aquellos que estaban proclamando a Cristo. Notemos la actitud del funcionario público: “‘Y si demandáis alguna otra cosa, en legítima asamblea se puede decidir. Porque peligro hay de que seamos acusados de sedición por esto de hoy, no habiendo ninguna causa por la cual podamos dar razón de este concurso’. Y habiendo dicho esto, despidió la asamblea.” (16)



    Primero vimos que el gobierno actuó en contra del apóstol Pablo. Y luego que lo hizo en su defensa rescatándolo de una multitud belicosa. La conclusión que podemos sacar es que hay ocasiones en las que el gobierno puede sobrepasar sus límites y otras en las que podemos depender mucho de su provisión. El principio de obediencia siempre debe estar en pie.



    Sea que el gobierno nos proteja o nos maltrate de manera injusta, necesitamos ser sumisos. Por supuesto que tenemos derechos y debemos proclamarlos en el momento apropiado. Como hizo Pablo cuando iba a ser azotado en otra oportunidad. El centurión dispuso llevarlo para ser azotado, entonces “… Pablo dijo al centurión que estaba presente: ‘¿Os es lícito azotar a un ciudadano romano sin haber sido condenado?’” (17)  Él echó mano de su ciudadanía romana como una protección en contra de lo que le iban a hacer. Y fue respetado. Lo logró sin desobedecer. Actuó manteniendo firme la verdad. 



    Principio 5. El gobierno sirve para promover el bien. “¿Quieres, pues, no temer la autoridad? Haz lo bueno, y tendrás alabanza de ella.” (18)  La sumisión ordenada por Dios se debe a que el gobierno está puesto por Él para traer alabanza a aquellos que hacen el bien.



    Pablo dice: “Haz lo bueno, y tendrás alabanza de ella.” Esto es, de aquellos que ejercen la autoridad. Disfrutar de una vida tranquila y pacífica, una vida de bondad, demostrando el amor y piedad de Cristo; no siendo alguien rebelde que cause problemas descubrirá que recibe alabanza. El gobierne se convierte así en el “servidor de Dios para tu bien.” ¿No es esa una declaración maravillosa?



    Y aquí vemos el propósito del gobernante, no sólo para ser el terror para aquellos que hacen las obras llamadas malas sino para ser la alabanza para aquellos que hacen las obras que son llamadas buenas. Personalmente, quizás no conozcan a Dios en absoluto, pero lo representan. Ellos representan su deseo por la paz y seguridad entre los hombres. Y entonces, hacemos lo que podamos por mantener la paz, vivir de manera honorable, vivir con sobriedad y dignidad, cultivar la armonía, ser ciudadanos modelo para que aquellos que están cumpliendo el servicio a Dios en el gobierno nos puedan honrar.



    Y ciertamente, de los que somos cristianos evangélicos y realmente exaltamos el nombre de Cristo, se espera que seamos modelos de ciudadanos. Hacerlo así en cualquier sociedad sirve para que los que están en puestos gubernamentales como siervos de Dios puedan ver en nosotros algo totalmente único, diferente y atractivo.



    Robert Haldane (19) escribió en su comentario sobre Romanos: “La institución del gobierno civil es una dispensación de misericordia. Y su existencia es tan indispensable, que en el momento que cesa de estar, en alguna forma, se restablece a sí misma en otra.”  Un golpe de estado, un país en estado de revolución o de guerra civil, nunca va a significar la eliminación del gobierno, sino que servirá para un cambio de gobierno, porque el hombre no puede sobrevivir sin él.



    Haldane continúa diciendo: “El mundo desde la caída, cuando el dominio de una parte de la raza humana sobre otra fue inmediatamente introducida, ha sido en un estado tal de corrupción y depravación, que sin el obstáculo poderoso presentado por el gobierno civil en contra de las pasiones egoístas y malas de los hombres, sería mejor vivir entre las bestias del bosque que en la sociedad humana. Tan pronto como las restricciones son quitadas, el hombre se muestra a sí mismo en su verdadera persona. Cuando no había rey en Israel todo el mundo hacia lo que estaba bien a sus propios ojos.” - cita John MacArthur.



    Por su parte, al presentar su defensa, Pablo mantiene firme estos principios fundamentales de la obediencia en la relación de los cristianos y el gobierno. Termina el autor este quinto principio enfatizando el llamado a someternos al gobierno porque Dios es quien lo ha originado. “Rebelarnos es resistir contra Dios. Resistir contra Dios trae juicio.  El gobierno terrenal está establecido para refrenar el mal. Debemos dar la honra que merece un gobierno que restringe la maldad. El gobierno está ahí para promover el bien. Y debemos conducirnos bien si hemos de disfrutar de los beneficios del gobierno.” 



    Concluiremos esta miniserie con los dos últimos principios del autor mencionado. Será en coincidencia con las elecciones en Cataluña del 21 de diciembre. Dios bendiga a nuestros hermanos y hermanas que votarán ese día, y también a los responsables gubernamentales encargados de asegurar un proceso eleccionario transparente y pacífico; y para que todos respeten el resultado. 



    -------ooooooo0ooooooo-------



    Notas



    01.   http://protestantedigital.com/magacin/43441/Gobernar_es_servir



    02.  “La responsabilidad del cristiano al gobierno, 4ª parte”; http://www.gracia.org/Productos.aspx?product=45-100



    03.   Génesis 2:15 -17.



    04.   Significado de ‘gentiles’: aquellos no convertidos a Jesucristo, los que no son parte del pacto de Dios.



    05.   Romanos 2:14.



    06.   Deuteronomio 19:13.



    07.   Ibíd. 19:21.



    08.   Ibíd. 19:20.



    09.   Ibíd. 17:12.



    10.   Ibíd. 13:6.



    11.   Ibíd. 13:11.



    12.   Ibíd. 25:1,2.



    13.   Esdras 7:26



    14.   Hechos 16: 20 - 25.



    15.   Ibíd. 19:35 - 38.



    16.   Ibíd. 19: 39 - 41.



    17.   Ibíd. 22: 25 - 29.



    18.   Romanos 13:3.



    19.   Robert Haldane (1764-1842) predicador escocés, junto con su hermano, James Haldane, Robert estableció 85 iglesias en Escocia e Irlanda. Las iglesias plantadas por ellos practicaban el bautismo por inmersión, comunión semanal y gobierno congregacional (gobierno autónomo). También operaron un seminario y sus principios fueron influenciados por otros pensadores independientes como John Glas y Robert Sandeman.



    Importante: El texto del artículo ha sido adaptado de la fuente citada. Las citas y los énfasis en negritas son del autor.



    Importante: el texto de este artículo está adaptado por su autor, ya que proviene de una prédica mucho más larga y coloquial (nota 02). Tanto las citas como los énfasis son responsabilidad del autor.


     

     


    9
    COMENTARIOS

        Si quieres comentar o

     

    Earendil
    29/11/2017
    06:18 h
    8
     
    La opinión del articulista se queda muy en la superficie del principio de autoridad que Dios nos enseña en la Biblia. El primer mandamiento supedita al resto. Lo primero es amar ( obedecer) a Dios. El alemán que ocultó a judíos de los nazis, desobedeciendo las leyes, obedecia a Dios.Cuando doy unos azores a mi hijo para disciplinarle, no obedezco la legislación española pero si obedezco a Dios.
     
    Respondiendo a Earendil

    EZEQUIEL JOB
    29/11/2017
    17:54 h
    9
     
    Estimado Earendil(8), la obediencia a la ley de los gobernantes que se refiere el evangelio, es aquella ley que NO SE OPONE a Dios, es decir a la sana doctrina enseñada por el Señor Jesús y sus apóstoles(1Tim1:8-11). Caso contrario no tenemos porque obedecer. Es necesario obedecer a Dios (El Evangelio) antes que a los hombres (Hech5:29), pero Dios juzgará a los malos gobernantes y sus malas leyes (Is10:1-3)
     

    EZEQUIEL JOB
    27/11/2017
    16:07 h
    3
     
    Hay que orar y pedir por los gobernantes sujetándonos a las leyes(1Tim2:1-4), porque todo aquel que pide recibe(Lc11:9-10), Dios pone y quita reyes(Dn2:21), Dios nos escuchará solo si somos OBEDIENTES al evangelio(Jn15:7)(Jn9:31), viviendo en paz y armonía con nuestro prójimo, en honestidad en la sociedad, etc. Si hacemos las cosas que agradan a Dios tendremos paz y alegría(Ec2:26)(Pr16:7). La maldición nunca viene sin causa(Pr26:2-3), porque Dios nunca aflige ni entristece sin causa(Lam3:33).
     

    felipe de jesus
    27/11/2017
    07:31 h
    2
     
    Una pregunta: exijir o demandar la renuncia de un gobernante corrupto es equivalente a resistir a Dios?En México, nuestra constitución nos lo permite. Cómo pueblo hemos estado sumisos a gobiernos corruptos y Perversos,además de asesinos y narcomafiosos y no llega la paz ni la dignidad. Podríamos seguir así otros 500 años como cuando la invasión española y la esclavitud consecuente....hasta que se levantaron en rebelión.Pregunto.
     
    Respondiendo a felipe de jesus

    Óscar Margenet Nadal
    27/11/2017
    23:31 h
    7
     
    A #2 Estimado Felipe: según he comprobado, la Constitución Federal mexicana no prevé ningún instrumento o procedimiento jurídico para que los ciudadanos mediante un ejercicio democrático, revoquen el mandato presidencial, salvo en el Estado de Chihuahua donde hay un procedimiento para hacerlo con sus gobernantes. Exponer el Evangelio públicamente, en la prédica y vida diaria de cada creyente, es la mejor denuncia de corrupción que conozco. Sugiero leas mi respuesta a #1. Bendiciones.
     
    Respondiendo a Óscar Margenet Nadal

    EZEQUIEL JOB
    27/11/2017
    17:04 h
    4
     
    Estimado felipe de jesus(2), el gran problema de México es la idolatría a la virgen de guadalupe, la idolatría es la ABOMINACIÓN mas grande ante Dios, y causa de maldiciones, a todo esto se suma cultos a los muertos, calaveras, santería, brujería, etc. La verdadera libertad no está en hacer revolución, sino en OBEDECER al Evangelio del Señor Jesús(Jn8:31-36). México se levantó en rebelión, como gran parte de Sud América....y como están?. Haití fue el primer país libre en América........?....DTB.
     

    Dra.Cole
    26/11/2017
    08:24 h
    1
     
    Y si ocurre esto? - Nicolás Maduro, en una serie de confesiones que dio a conocer este miércoles aseguró que por la revolución lo ha dado y seguiría dando todo: “Si hay que hablar con el diablo, se habla”, comentó sin pudor. "Yo he hablado hasta con el diablo, yo me pongo en sus manos, él es el gran protector nuestro, es una de las grandes fuerzas de nuestra espiritualidad que tiene nuestra revolución y nuestra vida histórica, con todos ellos (los diablos) yo he hablado”, manifestó...
     
    Respondiendo a Dra.Cole

    EZEQUIEL JOB
    27/11/2017
    23:17 h
    6
     
    Dra.Cole(1),sorprende la degradación espiritual en Venezuela, pero hay que mirar adelante. Como cristianos debemos consagrar más nuestra vida al Señor, viviendo honestamente, en paz y amando al prójimo, sin rencores y pleitos, perdonando, con misericordia, orando en todo tiempo y haciendo todo en nombre del Señor Jesús(Col3:17)(Jn15:7), pidiendo que este gobierno se arrepienta(1Tim2:1-4), o Dios ponga otro conforme a su voluntad,(Sal37:5 Encomienda a Jehová tu camino, Y confía en él; y él hará.)
     
    Respondiendo a EZEQUIEL JOB

    Óscar Margenet Nadal
    27/11/2017
    21:21 h
    5
     
    A #1: La historia enseña que la obediencia a Jesucristo nunca es sin sufrimiento; frente a Herodes en Israel, al César y el imperio romano, a Hitler y el nazismo, a Mussolini y el fascismo, o a Fidel y el castrismo; entre tantos otros. Esto no cambia con Maduro. Si los cristianos nos negamos a obedecer a un gobierno corrupto que intenta condicionar nuestra fe en Jesucristo, tarde o temprano Dios termina fortaleciendo a Su iglesia y sacando del medio al usurpador. Saludos.
     



     
     
    ESTAS EN: - - - Obedecer a Dios a pesar de las injusticias
     
    PUBLICIDAD
     
     
     
    AUDIOS Audios
     
    Galicia insumisa: Eva Sierra habla de su último libro con César Vidal Galicia insumisa: Eva Sierra habla de su último libro con César Vidal

    La nueva identidad del gallego evangélico tras abrazar la nueva fe: abandonaron ancestrales y arraigadas creencias populares, fruto del sincretismo mágico-pagano y del catolicismo implantado desde el s. XVI.

     
    “Llevamos un mensaje de redención y de convivencia” “Llevamos un mensaje de redención y de convivencia”

    Aarón Lara, coordinador del Congreso Iberoamericano para la Vida y la Familia, analiza lo sucedido en la última Asamblea General de la OEA.

     
    ¿Qué pasa con los errores de la Biblia? ¿Qué pasa con los errores de la Biblia?

    Para el cristiano la Biblia es la Palabra de Dios. Pero ¿coincide la Biblia de hoy con el texto original? ¿o está llena de errores? (Andy Wickham)

     
    ¿Es Dios un 3 en 1?

    Muchos creen que tras morir Jesús sus seguidores le idealizaron hasta hacerle Dios con el Padre y el Espíritu Santo ¿Es posible un solo Dios con tres personas a la vez? Reflexión de Andy Wickham.

     
    Cristianos PSOE, un puente entre política y fe cristiana (Juan Carlos González) Cristianos PSOE, un puente entre política y fe cristiana (Juan Carlos González)

    Entrevista a Juan Carlos González, Coordinador Federal de Cristianos Socialistas, sobre su papel, visión del hecho religioso en la vida pública y puntos centrales de conflicto fe-política en España.

     
    ¿Qué hay después de la muerte?

    Todo ser humano muere. La gran cuestión es: ¿Qué pasa luego, seguimos existiendo, hay otro tipo de vida, cómo sería? ¿Me pedirán cuentas por cómo he vivido? Reflexión de Andy Wickham.

     
    Todas las religiones ¿llevan al mismo Dios?

    Existe la idea de que toda religión en lo esencial es igual, con sólo diferencias secundarias. ¿Es así? ¿Son lo mismo o tienen todas parte de la verdad? Reflexión de Andy Wickham.

     
    FOTOS Fotos
     
    Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga Levantando “puentes para la inclusión” desde Riga

    El encuentro congregó unas 50 personas de 12 países.

     
    Idea2018, en fotos Idea2018, en fotos

    El encuentro celebrado en Palma de Mallorca reunió a evangélicos de todo el país para conversar sobre convivencia, misión e interculturalidad.

     
    Las 95 Tesis, clavadas en España Las 95 Tesis, clavadas en España

    Evangélicos presentan 'Las 95 Tesis de la Reforma 500 años después' a gobiernos locales y regionales, por toda España.

     
    VÍDEOS Vídeos
     
    Toda la Biblia: Oseas Toda la Biblia: Oseas

    El profeta habla de las bendiciones de la obediencia y las consecuencias de la desobediencia.

     
    Y para ti, ¿qué es la amistad? Y para ti, ¿qué es la amistad?

    Para ser mejores amigos, podemos seguir el mayor ejemplo de amistad.

     
    Mosaico en Buenas Noticias TV Mosaico en Buenas Noticias TV

    El programa evangélico de RTVE dedica un amplio reportaje a presentar la comunidad de youtubers cristianos, que está a punto de cumplir su primer año.

     
     
    Síguenos en Ivoox
    Síguenos en YouTube y en Vimeo
     
     
    RECOMENDACIONES
     
    PATROCINADORES
     

     
    AEE
    PROTESTANTE DIGITAL FORMA PARTE DE LA: Alianza Evangélica Española
    MIEMBRO DE: Evangelical European Alliance (EEA) y World Evangelical Alliance (WEA)
     

    Las opiniones vertidas por nuestros colaboradores se realizan a nivel personal, pudiendo coincidir o no con la postura de la dirección de Protestante Digital.